Al momento de la concepción...

El Espíritu de Vida

Víspera de la Visitación de Nuestra Señora1 de julio de 1970

Nuestra Señora—“Mi Rosario será la luz del mundo.

“La oración sólo puede detener al hombre de perdición. La mitad del mundo ya está en tinieblas. Ningún hombre está fuera del alcance de satanás. Muchos perecerán en el sumergimiento. Existe salvación en la oración. Id hacia Mi Hijo. Dadle vuestro corazón.

“Orad por aquellos que no han vivido. El respira el espíritu de vida al momento de la concepción. ¡No asesinéis a los pequeños!

“Su mano se vuelve pesada. Muchas almas serán perdidas. Todo el Cielo está entristecido. ¡El hombre anda sobre el camino de su propia destrucción! Rezad por vuestros prójimos. Llevad Mi Mensaje al mundo.

“¡Tantísimas almas serán perdidas!

“El hombre se ha olvidado de Mi Hijo. Duele ser rechazado. ¡Amad a Mi Hijo como El os ama a vosotros! No podéis hacer trato con Dios y con el hombre. A uno amaréis y al otro odiaréis.

“El fuerte debe cargar al débil. Mantened Su cruz siempre delante de vosotros. La oración y el sacrificio serán vuestras guías hacia la luz. No pongáis vuestra confianza en este mundo, porque es vuestro exilio. ¡La eternidad es para siempre!

“Los niños son las víctimas inocentes. Rezad por vuestros hijos. Mis lágrimas caen sobre todas las madres. Venid a Mí, porque Yo os consolaré.

“¡Rezad! ¡Rezad siempre, hijos Míos. Hay muchas almas que deben salvarse.

“Conozco el corazón roto de una Madre, que lágrimas no pueden remendar. Mi Hijo os consolará.

“Os bendigo a todos, hijos Míos. Rezad diariamente Mi Rosario.”

FIN