ßu confianza han caído...

Respaldad a Mi Vicario!

Víspera del Inmaculado Corazón de Maríaagosto 21, 1978

Nuestra Señora—"Respaldad a Mi Vicario. Habrá muchos mártires durante la conflagración. ¡No abandonéis al Santo Padre porque él es vuestro padre en la tierra! No abandonéis el regalo de Mi Hijo a vosotros en la santa Iglesia, porque es Nuestro hogar en la tierra. Es vuestra costumbre celestial que os abriga de los caballeros oscuros que asechan para arrastraros al pozo sin fin. Encontrar refugio en los brazos de Jesús. Permaneced cerca de El."

(Luego Jesús habló con Verónica en locución):

Jesús— "No pongáis a prueba Mi misericordia, hijos Míos, porque vuestro castigo será muy severo. Confortadme, hijos Míos, porque duele poner la otra mejía.

¡Os debo amonestar para detener ahora estos asesinatos! El castigo planeado es mucho peor de lo que vosotros podríais concebir jamás en vuestra imaginación. Padre contra hijo, hijo contra padre. Hija contra madre. ¡Ay del hombre que rehuse arrepentirse de su pecado! ¡Ese día hasta la estrella más brillante del firmamento estará mortecina!

¡Madres, uníos! Burlen al enemigo que busca destruir a vuestros hijos."

Nuestra Señora—"No seais flojos en vuestras oraciones, hijos Míos, siguiendo los placeres del mundo actual, ¡ya que no existe medición de tiempo en el Cielo! Mil años aquí en la tierra es un día.

"Las estrellas más brillantes en el Cielo ganaron sus coronas a través del sufrimiento.

"El Cielo está justamente después de la luz enviada por el Padre de amor.


NO LE FALTEIS EL RESPETO A NUESTRO VICARIO

"No le faltéis el respeto a Nuestro Vicario. El no es la causa de la discordia ni del desorden. Muchos de los de su confianza han caído.

"¡No desecréis la Presencia física de Mi Hijo sobre la tierra! Oh criatura descuidada e irreflexiva, ¿cuánto tiempo creis que puedo detener Su mano?

"¡Rezad, hijos Míos, rezad! Recuperad todas las almas del purgatorio. La muerte física es tan sólo el comienzo de la vida espiritual, la vida eterna. Soy la Madre del mundo. Venid a Mí, porque os consolaré.

"Botad los templos que han sido eregidos por satanás, porque muchos están ahora en vuestro país. Almacenad vuestras gracias, hijos Míos; ¡la batalla final está cerca!"

[Nuestra Señora se refirió al culto de los adoradores del diablo y tambíen a la misa negra que ahora está en existencia en varias ciudades de nuestros Estados Unidos, Nueva York y San Francisco. Llevan a cabo ritos de sacrificio, de naturaleza demoníaca, que involucra la desecración del cuerpo humano, ¡y la basfemia y burla del alma y la negación de la majestad del Reino Eterno del Padre! Muchas personas de alta reputación social se han unido a estos grupos. ¡Ellos buscan la ira de Dios! Su libertinaje ha sido publicado en la televisón y en muchos de los periódicos.]

FIN