Usad el Rosario como vuestra arma...

No recurráis a las armas!

Víspera de Nuestra Señora del Rosario—6 de octubre de 1970

Nuestra Señora—“Quiero un hilo de Rosarios por todo vuestro país, de costa a costa, una cadena sólida para mantener fuera al enemigo, una cadena sólida de protección. Uníos en oración para mantener fuera al enemigo.


EL ROSARIO TIENE EL PODER DE DIOS

“Daos cuenta del poder en vuestra mano con el Rosario, porque en vuestras manos sostenÉis el poder de Dios. Si no reconocéis al Rosario, ¿podéis esperar ser reconocido por Mi Hijo? ¿Cuánto podéis esperar? ¿Por qué escondéis Mi Rosario? Fue con un corazón amoroso de Madre que escogí daros estas perlas del Cielo que vosotros rechazáis.

“¡Ay de todos los dedicados que buscan remover éstas de las manos de los pequeños, porque su castigo será medido de acuerdo a ello!

“¿Por qué el hombre sofisticado ha hecho a un lado estos presentes de Mi amor? Aquellos que permanecéis fieles a Mi Rosario no seréis tocados por los fuegos. Reunid estos tesoros, hijos Míos, porque vendrá el día en que no los encontraréis en los mostradores de vuestras tiendas.

“Rezad vuestro Rosario lentamente, hijos Míos, no con vuestros labios sino con vuestro corazón.”

Santa Teresita le entregó a Nuestra Santísima Madre una gran ramo de rosas. Nuestra Señora las colocó, una por una, delante de Ella, para formar un Rosario. Jesús, Quien estaba de pie a Su izquierda, extendió Su mano derecha para asir una sección de este Rosario, y a medida que Verónica observaba, Jesús haló la guirnalda del Rosario y la guirnalda formó un globo del mundo. El aire se puso pesadamente perfumado con rosas.


NO RECURRAIS A LAS ARMAS.

Nuestra Señora—“No recurráis a las armas, hijos Míos. Simplemente usad el Rosario como vuestra arma. Ahora Mi Hijo se le manifiesta a muchos. Esto no debería ser fuente de temor ni confusión, porque muchos compartirán los misterios del Cielo. Como He dicho antes, necesitamos muchas almas víctimas, pero también necesitamos muchas cajas de resonancia—portavoces (voice boxes).

“Comprended Mi palabra: la ‘caja de resonancia’ llevará el Mensaje del Reino. Es sólo por la urgencia de lo que está por venir que ésto debe hacerse ahora. El Cielo abre todos los canales de comunicación para salvar almas. Con el tiempo todos comprenderán.

“Los que estamos aquí en el Cielo deseamos que Nuestros hijos se den cuenta que somos seres vivientes, completamente reconocibles cuando paséis del otro lado

“Si estáis Conmigo, si realmente Me amáis, a Mí y a Mi Hijo, ayudaréis, cada uno, a aliviar Nuestros sufrimientos con vuestras oraciones por un alma, una alma perdida que vaga. Regresadla con vuestro Rosario. Vuestras oraciones son dolorosamente necesitadas.”

Verónica— Nuestra Madre Bendita está de pie en un círculo de luz azul. Ella sostiene en Sus manos un gran Rosario hecho todo de oro. Nuestra Señora está vestida en color rosado profundo, y tiene rosas doradas en Sus pies.

Nuestra Señora—“¡Oh, Mis hijos amorosos, si tan sólo pudiérais comprender cuánto quiero compartir las alegrías de Nuestro mundo aquí, con vosotros! ¡Cuántas almas ansío tocar con la gracia para que ‘vean’! Muchos podrían compartir esta gracia si tan sólo Nos abriesen sus corazones. Cerrad vuestros ojos, vuestros oídos y escuchad con vuestro corazón.

“Ellos tratarán de apagar tu voz, hija Mía, pero no temas. Te rodeo con Mi Inmaculado Corazón.

“El reconocimiento del Padre no será negado, ya que Sus hijos desobedientes estarán pidiendo un castigo del Padre. No busco poner temor en vuestros corazones, sino sólo la realización de las posibles consecuencias. Velad, porque los días oscuros serán acortados para los elegidos, los hijos que buscaron confortarnos cuando fuimos arrojados a un lado.”

Verónica—Jesús está de pie a la izquierda del asta de la bandera. El bendijo tres veces los Rosarios, comenzando de derecha a izquierda. Nuestra Señora sonreía tan bellamente a medida que El bendecía los Rosarios. Entonces Nuestra Señora dijo que Verónica debía darla a Donna una rosa, para la realización de su intención.

Nuestra Señora—“Hijos Míos, siempre estamos con vosotros, pero debéis pensar vuestro camino hacia Nosotros. Esto puede ser confuso al principio, pero realmente es muy sencillo; porque la oración es una forma de meditación del alma a través del proceso del pensamiento. Lo que escucháis desde adentro es el Espíritu desde adentro.

“Lo que véis en visión es un levantamiento temporal del velo que separa la vida en vuestro mundo de la vida en el Reino que ha de venir. Mi Hijo y Yo, a través del amor del Padre, Nos elevamos sin tener que levantar este velo. La ciencia nunca compensará ni penetrará este velo. Ningún hombre será más grande que su Creador.

“Recordad siempre, os traigo compasión del Corazón de Mi Jesús. Lloramos por cada alma que será perdida. Os ruego, hijos Míos, oraciones. Enviaremos una lluvia de rosas, una lluvia de gracias.


HACED QUE SE CONOZCA ESTE LUGAR DE ROSAS

“Haced que todos conozcan este lugar santificado de rosas que He escogido. No sólo es por casualidad que este terreno ha sido escogido para hacerlo santo, sino se ha seguido el plan del Padre.

Muchas gracias serán dispersadas desde este terreno santificado. Hay mucho trabajo por hacer, pero pronto veréis un gran trabajo de belleza. Habrá un Pabellón en estos terrenos.”

Verónica vió en una visión a dos sacerdotes que entraban al Pabellón para celebrar Misa, pero ella no los reconoció.

Nuestra Señora—El mundo sólo encontrará redención y paz con las gracias del Cielo. Hijos Míos, permaneced en una vigilia constante de oración.”

FIN