Limpiad los roperos de vuestras hijas...

Queméis su ropa!

Víspera de la Fiesta de Cristo Rey—21 de noviembre de 1970

Nuestra Señora—“Oh, hijos Míos, cuán liviano haces Mi Corazón con los muchos Rosarios que enviáis a Nosotros. Vemos a un mundo pagano, y Mi Corazón sangra por la ceguera de aquellas almas que son guiadas al matadero. Son como ovejas que juegan a seguir al líder.

“¿Por qué debéis insultar a Mi Hijo? ¿No podéis doblar vuestras rodillas? ¿No es El vuestro Rey?

“Existe gran desobediencia a Nuestro Vicario. Estos desobedientes están entre sus más confiados. ¿Por qué buscáis las riquezas de este mundo? ¿Por qué os habéis olvidado de vuestro Dios?

“Ahora el pecado se ha convertido en una forma de vida en vuestro país. Madres, ¿qué les pasará a vuestros hijos fuera de vuestras casas? Proteged a vuestros hijos; porque no existe salvación fuera de vuestra casa, el ancla de un buen hogar dedicado a Cristo Rey.

“A pesar que las fuerzas del mal han entrado en la santa Iglesia, no destruirán la casa de Mi Hijo. No abandonéis a Mi Hijo debido a la actual confusión, porque El os rescatará de las tinieblas.

“¡Vírgenes tontas! ¿Por qué escogéis vivir en este mundo terrenal? ¿Os habéis quedado ciegas a la modestia? ¿Ha invadido la vanidad vuestros corazones? Ay de aquellas que causen la caída de Nuestros dedicados con sus ejemplos. Estáis siguiendo el círculo maligno, Mis dedicados; porque es como una cadena del mal, eslabón por eslabón. Con vuestro ejemplo formás una cadena sólida al infierno. ¡Porque ay de aquellos confiados con las almas de lo pequeños, y quienes lleven a los pequeños al infierno!

“¿Cuánto tiempo continuaréis con la matanza en masa? Jesús os ordena, Yo os ordeno, ¡detened la matanza! Porque ahora invocáis sobre vosotros la mano de un Dios iracundo. Escuchad mientras todavía haya tiempo.

“Vosotros escucháis, pero la mente está cerrada a la verdad. La iniquidad abunda en vuestra tierra y la caridad se ha vuelto débil. Sin caridad no tendréis la luz dentro de vosotros.


RITUALES PAGANOS—BAILE Y APLAUSOS

“¿Quién creó los ritos paganos que veo delante de Mí en los lugares santos de oración? Porque bien recuerdo como ellos también, bailaron alrededor de la cruz de Mi Hijo, unieron sus manos al ritmo de la caída de cada gota de Su Sangre. ¿Por qué debéis hacer que Mi Hijo continúe con Su angustia? ¡Ved la carne razgada, el corazón al desnudo! ¿Por qué no estáis ahora debajo de la cruz Conmigo?

“No puedo garantizar vuestra felicidad en este mundo; pero si Me ayudáis a cargar Su cruz, la gloria del Cielo será vuestra, porque el tiempo no es tan largo. Todos y cada uno de vosotros seréis salvados si tan sólo venís a Nosotros.”

Entonces Verónica vió a Nuestra Señora y a Jesús a la izquierda del asta de la bandera. Nuestra Señora estaba vestida en blanco y azul con un borde de oro en su vestimenta externa. La luz brillante que envolvía toda Su figura era un espectáculo de belleza indescriptible.

Jesús usaba una larga túnica de terciopelo rojo. Una gran cruz de madera estaba detrás de Ellos en el fondo. Jesús y Nuestra Señora sonreían bellamente, pero había trizteza en Sus sonrisas.

Nuestra Señora—“Hijos Míos, haced ahora vuestros pedidos de Rosarios en vuestras tiendas. Mantenedlos sobre los mostradores.


LIMPIAR ROPEROS DE LAS HIJAS

“¡Madres, limpiad los roperos de vuestras hijas! ¡Es mejor que queméis su ropa que dejar que sus almas se quemen para siempre en el infierno! Cuán triste es encontrar a los niños que ya no pueden reconocer el pecado.

“La condición de vuestra nación no es un accidente del destino, como alguien diría que es la causa. Es el método usado para la destrucción, fomentando la pudrición de la moral.

“Divulgad Mi mensaje al mundo. El tiempo se acorta. Vuestras lágrimas pronto caerán inútilmente.

“He venido a advertiros, pero Mi voz se hace débil. Todos debéis hacer un esfuerzo verdadero para tratar de asir sus almas, porque Mi Hijo os repite: ‘Lo que hagáis por ellos lo hacéis por Mí. Lo que le negáis a ellos, lo negáis a Mí.’

“Carne, desnudez—¿no tenÉis vergüenza? ¿Os gloriáis en vuestro pecado? Por los placeres del cuerpo, dejaís que muera vuestra alma. No podéis correr de estas fuerzas destructivas, porque si no seréis consumidos por los fuegos, como una polilla que investiga lo prohibido.

“Los pesares están delante de vosotros. Sí, se por qué lloras, hija Mía; porque tú también conoces nuestras angustias. Nuestra Teresita colocó el camino delante de tí, trayendo con ella el amor por las almas, la sed de almas. Y ahora, debéis compartir con Nosotros el tormento del conocimiento de cuántas será perdidas. Sólo la oración y el sacrificio pueden recuperarlas. Esto les digo a todos Mis hijos: sin vuestras oraciones y sacrificios, muchas será perdidas.

“Visitad a menudo a Mi Hijo en los tabernáculos del mundo. No seáis auyentado por el conflicto actual, porque siempre debÉis recordar: en donde está Jesús está vuestra Iglesia.

“Mis dedicados, no quitéis los cuadros y las estatuas, porque entonces los niños posarán sus ojos en las cosas del mundo. Seremos tan sólo una memoria, una leyenda para ellos.

“Benditas sean las queridas almas que pusieron a la criatura en Mis brazos.

“Te prometo los Angeles Azules, hija Mía. Ves, no Nos olvidamos.

“Recordad las estatuas—¡fuera de vista, fuera de mente!


OASIS EN TIERRA DESIERTA

“Este lugar querido, este lugar santificado será un oasis en una tierra desierta porque aquí dispensaremos muchas gracias sobre todos vosotros. Sabemos que os importa. Sabemos que amáis y Nosotros estamos esperanzados junto con vosotros.

“Os digo ésto porque Mi amado Hijo siempre ha estado sufriendo. El lleva Su cruz por vosotros porque os ama. ¿No lo ayudaréis a carga Su cruz? No será fácil, pero Nuestros pequeños ejércitos a través del mundo rescatarán a muchas almas antes del fin.

“No es por casualidad que escogí este lugar, porque aquí encontré la semilla de la esperanza.

“Orad sobre vuestras rodillas para honrar a Mi Hijo, para hacer reparación por aquellos que no honran a Mi Hijo.”

Entonces Jesús se apareció a Verónica y le dió esta advertencia:

Jesús—“El buho tiene ojos adelante y atrás. El vive en la oscuridad. El viaja de noche, siempre observando al águila. Cuando el mundo clame por ‘paz’, ¡entonces atacará!

“Deliberad ésto bien, porque no uso Mis palabras en forma vana.”

FIN