Un poder Inglaterra—una conspiración...

Para destruir a los EUA!

Víspera de la Natividad de Jesús—diciembre 24 1970

Nuestra Señora— “Ves, la tarea que te pido es muy difícil, porque tú tendrás que abandonar a todos los demás y confiar en Mí y en Mi Hijo. Este es sólo un pequeño sacrificio que se te pedirá.

(Muchos afrontaron las objeciones de sus familias y amigos que prefirieron pasar esta noche en parranda y ocupación mundana. Nuestro Padre y la Misión deben ir primero).

Entonces Nuestra Señora dijo que se procediera con el Rosario.


REZAD POR VOCACIONES

Nuestra Señora—“El número de aquellos que están en el servicio de vuestro Padre se hace más pequeño. Rezad por las vocaciones que son dolorosamente necesitadas. Está siendo creado un gran vacío por la pérdida de vocaciones, ya que se está dejando que los pequeños vaguen.

“¡Mis pobres hijos, deseáis tanto cosas materiales y tan poco en lo espiritual! Vemos tantos hogares que se están convirtiendo en la razón para la destrucción de las almas de los niños. La memoria de la verdad sobre la existencia de Mi Hijo debe ser mantenida en los hogares.”

Se le permitió a Verónica, a travÉs del amor del Padre, tener visión de la escena de la Natividad:

Verónica Veo un hoyo grande excavado dentro de una montaña; la entrada es muy grande. Puedo ver a una Señora sentada en el suelo. El suelo se ve polvoriento y duro.

Hay algunos animales a Su alrededor; hay tres ovejas. La Señora reunió a las ovejas más cerca para que dieran calor alrededor de la pequeña Figura que está acostada en un montículo de paja ó grama seda. Hay un hombre debe ser San José vestido en una túnica de tela marrón, que ve hacia abajo al Bebé. El Bebé es muy pequeño, envuelto en sábanas color crema. La Señora estaba empujando más cerca a las ovejas. Un gran animal con cuernos grandes y con piel color marrón de aspecto áspero, del tamaño de una vaca, estaba de pie cerca de la entrada.

Está muy oscuro en la cueva, pero parece haber una luz alrededor de ellos; la luz parece salir del aire. Hay dos ángeles muy grandes detrás del hombre; pero creo que la Señora no está consciente de Ésto, porque Ella continúa viendo hacia abajo. Oh, ¡cuán pobres se ven! Pero se ven tan felices. Nuestra Señora está sentada recta en el suelo duro, en el polvo. Debe haber sido muy difícil para Ella traer al Niño al mundo, pero ¡Ella se ve tan feliz!

Nuestra Señora—“La comida que tuvimos estaba dura, pero la luz estaba sobre nosotros y lo aceptamos con alegría.”

Verónica Pude ver que Nuestra Señora tenía un pedazo de lo que parecía ser pescado seco, y que era muy difícil de masticar. José tenía una sección oscura, casi negra, de lo que parecía ser pan en sus manos. No era un pan ancho, sino muy delgado, como que hubiera sido cocido sin levadura. También se veía duro y seco.

Puedo escuchar música. Nuestra Señora y José sonríen porque pueden escuchar la música. La cueva estaba llena de voces de pequeños niños en canto. Las voces están cantando, “Salve, Pequeño Salvador vestido en la luz. Nacido para unirse en la lucha del Cielo.“

Nuestra Señora—“Muchos llegaron portando regalos, pero vimos dentro de sus corazones y los enviamos por su camino.“

Verónica Alguien, un hombre en túnica blanca, metió su cabeza por la entrada a la cueva, pero no escuchó la música ni vio a los ángeles. (Hubiera sido evidente en su rostro). El hombre comenzó a hablarle a José. No pude escuchar sus palabras.

(Estoy convencida que sólo es por gracia especial dada por el Padre, que uno puede compartir en una manifestación sobrenatural).

El rostro del pequeño Bebé fue muy inusual. Se veía tan joven, y sin embargo Su rostro tenía la sabiduría de las Épocas. María se ve tan amorosamente feliz. Pero también hay cierto matiz de tristeza nostálgica, porque Ella ya conoce el camino por venir. El pesar que Ella tendrá que afrontar en el futuro le ha sido dado. Ella dijo, en los tonos más suaves:

Nuestra Señora—“He aquí la esclava del Señor. Hágase en Nosotros según Tu voluntad.“El ángel vino a la par de María y dijo: “Esta criatura será nutrida por la luz.”

(Pausa).

Verónica podía ver al águila. Los demonios habían hecho un camino recto desde el infierno. Están tratando de empujar al águila desde atrás. Están tratando de empujar al águila por el precipicio.


HA DE OBSERVARSE INGLATERRA

Verónica Veo un poder Inglaterra pero no puedo comprender completamente el involucramiento con satanás. Ellos pretenden ser amigos. Han de ser observados. Es una conspiración. Está uniendo las fuerzas para destruir a los Estados Unidos. Hasta ahora han hecho bien su trabajo. Pero nuestra Santísima Madre hace Énfasis en el poder de la oración para retener la oscuridad.

Estos son tiempos desesperados. No seáis engañados por los clamores momentáneos de paz. Veo en número creciente a los profetas, astutos en su engaño, hasta para los elegidos.

Nuestra Señora—“Muchas ciencias, muchas religiones falsas tratarán digo tratarán de tomar el lugar de la verdad, personificada por vuestro Dios. Creedme hijos Míos, cuando os digo que sólo tendrán éxito momentáneamente, porque todo ésto será equilibrado al momento de la destrucción. Porque las cabras serán separadas de las ovejas.

Los ojos del Cielo están sobre vosotros. Llevad Mis palabras a vuestros vecinos, porque necesitamos ser todos apóstoles para el Padre en la recuperación de las almas.”

Verónica En relación al bello muñeco infante Cristo Niño, que ha traído tan amorosamente al sitio E. M., para que sea colocado en los brazos de nuestra Madre (representado por Verónica, debido al tamaño del muñeco y de la bella túnica de terciopelo rojo y borde de piel blanca) Nuestra Santísima Madre dijo (ya que la túnica y el manto para tapar la cabeza se caían todo el tiempo):

Nuestra Señora “El Bebé tiene el calor de la luz. ¡No necesita ropa!”

FIN