Una visión por Verónica...

De la Pasión de Jesús

Verónica Atestigua Pasión de Jesús8 de marzo de 1971

La Pasión fue vista en una visión por Verónica durante el rezo de los Misterios Dolorosos del Rosario. Presentes durante este fenómeno estaban Caille Debrowski, Ben y Mary Salomone, y Evelyn Murphy.

Verónica recibió la estigmata de las manos y pies en este momento. Apareció una cruz en su pie derecho, en el área del empeine, directamente en línea recta con el dedo gordo y el segundo dedo, cerca del centro del empeine, pero más hacia su lado izquierdo del empeine, centrado entre el área del tobillo y los dedos. Apareció la magulladura del clavo en el empeine del pie izquierdo, más centrado entre el segundo y tercer dedo desde el dedo gordo, en el centro del empeine. El pie derecho estaba cruzado sobre el izquierdo. La cruz encajó perfectamente en la línea con la marca del clavo en el pie izquierdo.


La Pasión tal y como fue relatada por Verónica

Verónica—Jesús comenzó solicitando que en las tres cuentas iniciales del Rosario dijéramos los Actos de Fe, Esperanza y Caridad. Entonces entramos en los Misterios Dolorosos.


LA AGONIA EN EL HUERTO

Durante la primera década vi a Jesús de Rodillas, doblado en angustia, orando. El tenía puesta una capa larga color borgoña sobre una vestimenta de material color beige, que era larga y ondulante. Había gran tristeza en Su rostro, gran pesar. El hablaba con Su Padre en el Cielo: “Padre, beberé de este cáliz, hasta la última gota, si es Tu voluntad. No soy Yo quien para buscar que se Me quite este cáliz. Mi fortaleza es eterna en la luz y Mi Corazón es una vasija sangrante para este cáliz.”


LA FLAGELACION

Durante el segundo Misterio, clamé, “¡No! ¡No! ¡Detengan eso!” Porque allí esta nuestro amado Jesús siendo halado hacia adelante y hacia atrás a medida que Sus atormentadores halaron Su vestimenta superior quitándola de Su espalda. Ellos ataron Sus muñecas juntas y clavaron una púa en una viga superior. Las manos de Jesús estaban atadas por tiras de un cordón marrón tipo cuero. Entonces la parte central del cordón que ató Sus manos estaba enrollada en la púa en la viga. Pobre Jesús estaba sujetado por Sus manos.

Había cinco personas en esta habitación tipo cueva que parecía haber sido excavada de la ladera de la montaña, una especie de cuarto hoyo en la ladera de la montaña.

Grité y me sobresalté a medida que dos soldados se turnaban en pegarle a la espalda desnuda de Jesús con una correa larga, color marrón, como de cuero. En esta correa había ganchos metálicos, apostados horizontalmente a lo largo de la correa. Estos aditamentos como clavos, como garras, sobre la correa, cortaban y acuñaban profundamente dentro de la carne de Jesús, haciendo que saliera sangre. Era un juego despreciable con los soldados. Ellos se reían y se mofaban. Jesús nunca dijo palabra alguna.

Yo grité, “¡Dí algo! ¡Dí algo!” El podía salvarse, pero Jesús permaneció en silencio mientras ellos Lo escupían e insultaban. Su espalda se convirtió en una masa de latigazos y carne rota. Jesús estaba descalzo; Sus sandalias se habían caído cuando golpetearon una estaca más alta sobre el poste y elevaron al pobre Jesús de manera que sus dedos casi no tocaban el piso. El piso simplemente era sangre y tierra. El soldado comentó, “Quizá le cortaron Su lengua mentirosa. ¡Ha, ha!” Nuestro pobre Jesús permaneció en silencio.

A un lado ví una habitación. Había una olla grande, de apariencia muy antigua de metal tosco, de color marrón rojizo profundo, muy grande. Debajo había una hoguera; había un líquido muy espeso que hervía. A un lado estaba otro receptáculo de metal más largo, lleno de agua. Había dos soldados vestidos en vestimentas cortas faldas cortas hasta la rodilla, con piezas metálicas punteagudas que colgaban en un patrón de triángulos alrededor de toda la cintura, adelante y atrás.

Ellos tenían una cubierta metálica tipo chaleco en sus pechos y yelmos metálicos de color plateado que tenían forma de gorra, pero haladas hacia arriba en un diseño fluido en la parte superior. Otros tres hombres estaban casi desnudos, vestidos en vestimenta como pañales. Sostenían una pieza larga de metal. Ellos colocaron el extremo en una olla grande; tenía un resplandor rojo vivo. Entonces el tercer hombre tenía un martillo grande como mazo, y él le pegaba al metal caliente. El le daba de golpes alrededor y alrededor hasta que parecía púa. Entonces lo mojaba en esa olla metálica con agua. Dos soldados hablaban a un lado. Más tarde tomaron las cinco púas (Se habían hecho cinco púas grandes).


LA CORONACION DE ESPINAS

Entonces vi a Jesús. El había sido desatado del poste y se había caído. Un soldado Lo haló rudamente hacia un banco tipo mimbre y Lo dejó caer. Pobre Jesús, colgaba hacia adelante, y un soldado malo puso una vara larga en Sus manos para equilibrarlo hacia arriba, y gritó “¡Ha, ha! ¡De manera que éste es el Rey de los Judíos! ¡Vistámoslo como corresponde!”

El soldado salió para regresar con un manojo de arbusto de zarza. El usó las pinzas metálicas para que lo pudiera manejar mejor. Hizo una especie de sombrero y le metió como especie de forro, un círculo de zarza. De esa manera, lo pudo manejar mucho mejor y lo empujó sobre la cabeza de pobre Jesús. Las espinas eran demasiado duras para tejer, para quedarse juntas, de manera que se pensó en la gorra. Era tan grande, y él continuaba pegándole con un palo. El sadista se exultaba malignamente a medida que pegaba. Jesús, queridísimo Salvador, nunca dijo palabra alguna. El dolor era extremo. Lágrimas rodaron por las mejías de nuestro pobre Jesús, pero eran de pesar. ¡El mayor pesar estaba en Su Corazón!

Las manos de Jesús estaban atadas de nuevo con el material marrón tipo cuero; y El fue arrastrado hasta ponerlo de pie. El soldado colocó su túnica sobre Su espalda rota. Oh, pude ver cómo se pegó a Su sangre que emanaba. ¡Oh, fue horrible!


LA LLEVADA DE LA CRUZ

Entonces un soldado empujó a Jesús fuera de la entrada tipo agujero, y por un camino. Había muchas personas, todas en espíritu de carnaval. Dos soldados empujaron a Jesús a un lado de la gran viga transversal que era llevada a través del gentío. Parecía como un leño pesado sumamente tosco, y una madera color como marrón. Dos soldados lo levantaron y otro llevó a Jesús hasta donde estaba. Dos soldados comenzaron a amarrarle Sus manos al mismo. Estaba apoyado contra Su espalda y sobre los hombros. Se veía sumamente pesado y difícil de manejar. El lazo de cuero marrón estaba tirante a través del área de Su codo. Parecía balancear y soportar la viga a medida que El luchaba.

Había tres señoras y un hombre que caminaban a un lado con El. Las damas lloraban en silencio. El hombre tenía su brazo alrededor de una dama. El hombre era muy alto. El tenía puesta una túnica larga color marrón, y tenía una barba color marrón y cabello marrón claro. Las damas llevaban túnicas de color beige; pero una de ellas tenía una túnica tipo abrigo sobre la de ella.

Jesús tropezó y cayó. Ahora estaba dan débil que la viga lo había hecho perder Su equilibrio ya que tambaleó. Pobre Jesús se cayó. Un hombre malo y viejo salió de la muchedumbre para escupirlo y patearlo vieja bestia mala! Traté de rasgar mi túnica para limpiarle la sangre de Sus ojos. ¡Era horrible! El me vió los soldados no me dejaron pasar. Halé mi cabello de frustración y angustia. Jesús me vió y ví el amor de una promesa eterna y gloriosa. Grité, “¡Qué puedo hacer?” Grité, “¡Ayúdenlo! ¡Por favor ayúdenlo!” Yo, Verónica, no podía levantar la cruz. Sólo podía esperar limpiarle Su querido rostro.

Pronto un soldado agarró a un hombre de la muchedumbre. Este hombre tenía una larga túnica con rayas por delante, y él tenía un turbante alrededor de su cabeza con rayas al frente. Seguramente él no quería cargar la viga, pero sabían que Jesús no llegaría fuera del pueblo. De manera que este hombre se puso la viga en sus hombros mientras la muchedumbre enloquecida se mofaba. Jesús fue empujado y halado. Por todos lados El tenía suciedad y sangre; era un retrato de mugre sangrienta.

Yo estaba nauseabunda; estaba enferma. ¡Oh, tal horror! ¡Tal tortura! ¿Cómo podían hacerle ésto? ¡Qué hizo El más que amar a todos! ¡Bestias! ¡Bestias! Pronto el soldado corrió con cinco púas. Cuando llegaron a la colina, había ya en el suelo un pedazo largo de madera. Un soldado levantó la viga de los hombros de este otro hombre y la tiró al suelo. Otros dos soldados la colocaron sobre el pedazo largo de madera para formar una cruz a todo lo largo hasta abajo, y con una especie de salida arriba. Ellos somataron una púa en las dos vigas y se hizo la cruz.


LA CRUCIFIXION

Dos soldados asquerosos tiraron a Jesús al suelo, y ellos halaron Sus brazos para estirarlos a lo largo de la viga transversal. ¡Oh, cómo dolió, la espalda tan rota! Podía ver el dolor en los ojos de Jesús, pero El nunca emitió una sola palabra. Simplemente se veía triste. Entonces tomaron una cuerda como de cuero de color marrón, y la amarraron alrededor de Sus muñecas a la tabla, atado a la tabla. Entonces levantaron y amarraron las muñecas a la tabla, ataron y amarraron la cuerda de cuero alrededor de los tobillos y la madera, para sostenerlo en lugar.

Entonces fueron tiradas al suelo las púas, y un soldado se hincó y colocó la púa en el centro de la palma de la mano del pobre Jesús. Con un mazo metálico la perforó a través de la piel y salió a la tabla. ¡Yo grité! ¡Vomité! Esto fue repetido con la mano derecha. Entonces Jesús vió hacia el cielo. Ellos comenzaron en las piernas una púa grande para ambos pies, Su pie derecho sobre el izquierdo, en un ángulo medio torcido, colocados para estar planos uno contra otro. Estaba nauseabunda cuando escuché el metal contra la carne y huesos y la madera. Una púa salió hasta el otro lado. Ellos martillaron un bloque de madera debajo de Sus pobres pies, “para alinearlos,” dijeron. ¡Eso fue horrible.

Vi hacia la muchedumbre. Oh, había sólo como nueve personas allí que se quedaron con Jesús. Ahora conocía a Su Madre, María Cleofas (la esposa de Clopas), María Magdalena, y Juan. Oh, pobre Jesús nunca dijo una palabra mientras lo clavaron a la madera. ¡Oh, tanto amor.

Pronto dos soldados levantaron la cabeza de la madera y tres de ellos la parte inferior, llevando a Jesús sobre la cruz, y dejaron caer un extremo dentro de un hoyo. ¡Entró con un porrazo! Jesús se encogió. Y razgó aún más Sus manos. Sangre escurría sobre Su rostro. El no podría mover Su cabeza. El dolor era horrible; cada movimiento le cortaba profundamente. El se aflojó un poco, pero se irguió. Cuando se aflojaba se rasgaba más.

María (Su Madre) y María (Cleofas) corrieron hacia El. Ellas no hablaron al principio; ellas hablaron con sus ojos una a otra. Ellas no necesitaban palabras. Juan se acercó, porque la túnica inferior de Jesús se cayó. Oh, estaba casi desnudo. Vi para otro lado, pero Juan corrió y amarró como nudos, como un pañal. ¡Oh, la humillación para el pobre Jesús! Entonces Jesús le dijo a Juan: “He aquí a tu Madre. Y éste, Madre, es Tu hijo. Pronto debo ir al Padre.”

La muchedumbre comenzó a retirarse. Jesús clamó: “Abba abba sabba la bec tori” a eso es lo que sonó un sonido extranjero. Sabba sabba sabba la bec tori (No lo puedo escribir bien, sólo por el sonido) Entonces vio hacia arriba. “Tengo sed” (Esto lo escuché en inglés). “...Agua, agua amarillente... la cabeza de Jesús colgó a Su derecha. Se hizo oscuro, tan oscuro. Todos se fueron menos los nueve. Todos ellos se acercaron; y María Le abrazó los pies, sin palabras en Su pesar.”

(Verónica terminó la recitación de lo que ella experimentó y se encontró que sus pies se habían hinchado y sus brazos estaban adoloridos, los pies marcados y las manos ardiéndole. Su reacción sin palabras fue una mezcla de maravilla, alegría y amor alegría que ahora ella podía unírsele a Jesús en Su sufrimiento y sostener Su mano en el camino hacia el Reino.)


20 de marzo de 1971

Dibujo de Moisés con una espada que señala hacia abajo, rodeada por las palabras: EVISIN SENTIA MVNIAMVR Ver el dibujo y el intento de Verónica para descifralo. Deberá agregarse más como explicación.

FIN