Invocarais a menudo a Miguel...

Guardián de la Iglesia

Víspera de la Anunciación a Nuestra Señoramarzo 24 1971

Nuestra Señora—“Por favor rezad el Rosario más lentamente y pensad en lo que rezáis.

“La misericordia de Mi Hijo no conoce final. Por favor confiad en Nosotros, porque Mi Hijo tiene un plan. El no quiere ver que alguno de Sus hijos se pierda.

(En este momento hubo un gran disturbio que interrumpió la recitación del Rosario).

“Hijos Míos, no tengáis miedo, porque éste es tan sólo el plan de satanás para molestaros. Continuad con vuestras oraciones. Daos cuenta, hijos Míos, que el poder de satanás es muy grande y él busca deteneros en vuestras oraciones de expiación. Por favor creed en lo que os digo, hijos Míos. No hay nada que temer.

“Hija Mía, en este momento ya no hay nada que decir. Yo espero que seas guiada por las señales del pasado, y te guiaré hacia la gran pausa que se avecina.

“No deseo inculcar miedo en tí, pero debo amonestarte con un Corazón amoroso de Madre para traer pronto a Nosotros las almas de quienes amas.

“No te dejo, hija Mía. (Nuestra Señora se había hecho hacia atrás). Estoy a cierta distancia de tí.

“Mi Corazón está apesadumbrado. Siento que las últimas gotas de sangre han salido de Mi Corazón, y la de Mi Hijo ya ha llenado la copa. Ahora deseo que vosotros, hijos Míos, mantengáis una vigilia constante de oración. Estaré con vosotros para guiaros.


VERÓNICA, UNA PORTAVOZ PARA EL CIELO

“Mi Hijo te ha vuelto Su mensajera, y ésto es lo que esperamos de tí: llevar a cabo la misión de amor que te Hemos confiado como Nuestra portavoz. A pesar que podemos parecerte distante, lo único que tendrás que hacer es llamar. Alza tus manos y pensamientos hacia Nosotros, porque Nosotros siempre estamos contigo, aún en los días venideros.”

Verónica—Jesús implora a todas las almas que realmente Los pueden amar suficiente, que Les lleven otra alma, ya que entonces ciertamente ellos recibirán una estrella en su corona en el Cielo. Porque, oh, qué gran alegría en el Cielo el saber que pudimos arrebatarle a Lucifer una amada criatura a quien él pensó poder entrampar.

Jesús—“Nadie se Nos perderá si existen suficientes que se preocupan. Puede haber alegría máxima cuando Nosotros vamos más allá de los días oscuros venideros, porque el Inmaculado Corazón de Mi Madre triunfará sobre la oscuridad.


SAN MIGUEL, GUARDIÁN DE LA IGLESIA

“Quisiera que invocarais a menudo a Miguel. El es el guardián de Mi Casa. Debo daros la triste verdad, hijos Míos, que una Casa en tinieblas llevará una banda de muerte alrededor.”

Nuestra Señora—“Para sobrevivir en esos días oscuros venideros, tendréis que aprender, hijos Míos, a vivir en el espíritu. ¿No podéis comprender el significado? Hablad con Nosotros, hijos Míos, con vuestros corazones; no nos habléis con vuestros labios. Estamos esperando pacientemente. Necesitamos vuestro amor. Por favor, hijos Míos, no Nos olvidéis, porque sólo Nosotros podremos llevaros a través de las tinieblas. Realmente llueve lágrimas del Cielo.

“Recordad, hijos Míos, que soy Vuestra Madre. Yo llevo la luz.”


TRES ESTRELLAS POR CAER

A las 11:50 una estrella cayó del cielo. Nuestra Señora dijo:

Nuestra Señora—“Tres estrellas caerán antes de la gran oscuridad.”

Verónica Nuestra Señora dijo que escribiera estas fechas: FATIMA 1917—AMERICA 1971.


Notas de Rosas de Verónica:

Les pedimos a todos que por favor recen un Rosario dedicado por el Papa Pablo. El está en grave peligro. Nunca dejen de decir estas oraciones por él.

FIN