El mal en Nueva York...

Está Como Cáncer!

Víspera de la Fiesta de la Ascensión19 de mayo de 1971

Jesús se apareció con Nuestra Señora.

Jesús—“Hija Mía, no es por accidente que escogimos este sitio para expiación. El mal está sin paralelo en tu ciudad. ¡Es como cáncer! Si ahora pusiera Yo la espada, tu ciudad quedaría a ras. Pero Mi Madre me suplica que os dé tiempo para expiación.”

Nuestra Señora— “Si, hijos Míos, estoy aquí con Mi Hijo esta noche. Nuestros Corazones deberían estar gozosos, pero Hemos visto más allá de vuestro estado en los corazones de vuestros compatriotas. Vemos que lo malo se riega hacia el oeste. Ya están profanando las almas de vuestros hijos.”

Jesús—“El maligno sobre quien os He advertido, ha continuado en sus actos cobardes de destrucción. ¿Cuándo os despertaréis de vuestros sentimientos de seguridad falsa? Todos estáis ciegos, hijos Míos. ¿Tomará una castástrofe mayor para despertaros?


LOS ABORTOS HAN DE TRAER DESTRUCCI

“Las almas que habéis enviado de vuelta a Mi Padre serán vuestra hoja de apuntes para la destrucción que caerá sobre vosotros! Estos ángeles inocentes han sido cortados inoportunamente del plan de Mi Padre. Ya no estáis compartiendo con Mi Padre la creación, ¡porque habéis escogido estar en contra de Mi Padre!

“Si Nos hubieseis escuchado, el hombre de pecado no hubiese entrado a vuestra nación. Dejasteis la puerta abierta. Rezad que esta serpiente no entre en vuestra casa; porque él vaga, reuniendo estas almas para Lucifer. Ahora estamos en guerra, pero la guerra de los espíritus tiene consecuencias mucho más horrendas que los seres humanos en combates de guerras mundiales.

“Mi Madre ha dado el plan para la salvación, incontables veces. ¿Serán contados sólo unos pocos en el total final? Esto dependerá de la oración, obras y esfuerzos de amor en acción demostrada por todas las almas restantes en esta tierra.

“He escogido de este mundo a muchos mensajeros para que repitan Nuestros clamores, pero ellos también, compartirán el camino de la cruz.”

Nuestra Señora giró hacia Jesús y dijo tristemente:

Nuestra Señora—“Oh, Mi Jesús, ¡cuán bien cubre la oscuridad la tierra! Vemos odio, avaricia, paganismo, y asesinato. ¡Se comenten los pecados más oscuros!


EL RAYO IMPIO

“Proteged a vuestros hijos del rayo impío. Mantened los monumentos (estatuas) en vuestra casa. Mantened alrededor de vuestro cuello el Rosario. Estos no fueron dados para ser decoración. No podemos tolerar por más tiempo las blasfemias contra Nosotros.

“Ahora os amonestaros para que salvéis vuestra alma y las almas de vuestros amados. Siempre estamos con vosotros. Simplemente elevad vuestros corazones en oración hacia Nosotros. Vuestras oraciones y sacrificios serán necesitados por vuestros sacerdotes.”


DISCORDIA ENTRE LA JERARQUIA

Jesús—“n necesarios para salvaguardar a aquellos que Me representan en Mi Casa. Porque el hombre de perdición entrará en lugares más altos para rendir discordia entre aquellos que gobiernan Mi Casa en la tierra.

“Tened piedad por aquellos que caerán en esta trampa. Sólo la oración y la mortificación de los sentidos pueden recuperar a una de estas almas. Nadie estará libre de los asaltos de la Iglesia por el llamado anticristo a menos que mantengáis con vosotros, no como una visita ocasional, sino como un acto diario de amor.

“Satanás ha colocado a sus discípulos en vuestras escuelas, vuestro gobierno, vuestras maneras de entretenimiento, vuestros medios de comunicación todo ha sido infiltrado. Los podéis ver fácilmente, hijos Míos, ¡cuán lejos ha progresado para destruir.

“Estamos reuniendo Nuestros ejércitos del Cielo. Sí, estamos observando y Nos uniremos en el combate eventual, porque el Corazón de Mi Madre sanará cuando removamos triunfalmente al maligno de entre vosotros.”

Entonces Verónica recibió un mensaje personal de Jesús, que ella no puede revelar en este momento.

Nuestra Señora—“Continuaremos guiándoos en los días oscuros por venir. Urgentemente os suplicamos por actos de penitencia, expiación, sacrificio diariamente. Esto será todo lo que puede retener la oscuridad. Hijos Míos, escucharé todas las oraciones y ruegos que llegan a Mí. Estoy reuniendo las gracias para fortaleceros en los días venideros.”


Notas de Rosas de Verónica:

El Poder del Rosario

San Buenaventura dijo en su libro de salmos que quien desatendiera a Nuestra Señora perecía en sus pecados y sería condenado. “Aquel que La niegue morirá en sus pecados.” Si tal es el castigo por desatenderla, ¡cuál será el castigo que aguarda a aquellos que realmente se apartan de sus devociones al Rosario!

Mientras San Domingo predicaba el Rosario en Carcassonne, un hereje hizo burla de los milagros y los quince misterios del santo Rosario, y ésto evitó que otros herejes fuesen convertidos. Como castigo, Dios permitió que 15,000 demonios entraran en el cuerpo del hombre. Sus padres lo llevaron al Padre Domingo para que fuese despojado de los malos espíritus. El comenzó a rezar, y suplicó a todos quienes estaban allí que dijeran en recio el Rosario con él. En cada Ave María, Nuestra Señora alejó a 100 demonios del cuerpo del hereje, y ellos salieron en forma de carbones hirvientes.

El franciscano versado, Cartagena, relató esta historia real que se llevó a cabo en 1492: El venerable James Sprenger y otros religiosos de su orden, trabajaban celosamente para reestablecer la devoción al Santo Rosario, y también para elegir una confraternidad en la ciudad de Cologne.

Desafortunadamente, dos sacerdotes que eran famosos por sus habilidades predicadoras, estaban celosos de la gran influencia que ejercían a través de predicar el Rosario. De manera que estos sacerdotes hablaron contra la devoción en cualquier oportunidad que tuvieron. Ya que eran muy elocuentes y tenían gran reputación, persuadieron a muchas personas para que no se unieran a la confraternidad.

Uno de ellos, comprometido y determinado a lograr este maligno fin, escribió un sermón especial contra el Rosario y planificó darlo el siguiente domingo. Cuando llegó la hora para el sermón, nunca apareció, y después de cierta cantidad de tiempo de espera, alguien lo fue a buscar. Fue encontrado muerto y evidentemente, murió solo, sin nadie que lo ayudara y sin ver a un sacerdote.

FIN