Huid de ángeles de luz...

Los Pastores Falsos

Exaltación de la Cruz y Víspera de Nuestra Señora de los Dolores14 de septiembre de 1971

Nuestra Señora—“Hija Mía, ¿tienes miedo? No hay necesidad de tener miedo. No deseo asustarte. El hombre ha estado caminando sobre este camino bastante tiempo. Cuando caiga la destrucción, sólo será porque él ha rehusado venir a Nosotros. Hemos suplicado expiación, sacrificio, y oración. Si Nos dan la espalda, debo acatar la voluntad del Padre; y aún debo darle Mi espalda a las penas que veré.

“Las dagas en Mi Corazón son incontables, hija Mía. Esta, hija Mía, es la hora. Nosotros, también, estamos ocupados. Muchos de aquellos que se han pasado sus vidas en la tierra están con Nosotros en esta batalla. Continúa en tus actos de sacrificio. Debes continuar liberando aquellas almas del purgatorio quienes se unirán a tí en esta batalla final.

“Ay del hombre maligno que ha buscado destruir las almas de los jóvenes. El va por allí sembrando las semillas para su propia destrucción.

“Muchos signos y manifestaciones han sido dados al mundo. Algunos han sido reconocidos y otros han sido arrojados a un lado en total ceguera. Muchos de vosotros ni siquiera darán crédito a vuestro Dios por la destrucción que El traerá sobre vosotros.


CONSPIRANDO CONTRA DEL SANTO PADRE

“Vuestro Vicario, vuestro padre en la tierra, necesitará vuestro consuelo. El está muy apesadumbrado, hijos Míos, por la desobediencia a su derredor. Hay muchos que ya están conspirando en contra de su vida.

“Cuidado, hijos Míos con aquellos a vuestro derredor que se pavonean como ángeles de luz. Repito que debéis huir de ellos. Huid de vuestros pastores falsos no para traer descrédito a la Casa de Mi Hijo, sino para prevenir que las almas de vuestros hijos sean contaminadas por el mal.

“Satanás trabaja duro dentro de la Iglesia de Mi Hijo, pero ésto lo recordaréis en los días venideros: no triunfarán. El mal nunca es triunfante. ahora bajaremos con la espada y destruiremos a estos malignos en la casa de Mi Hijo Pero aún ellos son Mis hijos y busco regresarlos a mí aquellos que una vez estuvieron en la luz y ahora han caminado dentro de la oscuridad.

“Extiendo a vosotros el conocimiento, hijos Míos, que el último grano se aproxima en vuestro reloj de arena. La medición del tiempo en la tierra no coincide como una balanza con el tiempo en el Cielo.

“Esperaremos que aquellos que han recibido las gracias que vengan a Mi tierra santificada aquí para tomar los mensajes que te he dado, hija Mía. Será necesario en la reunión de las almas ahora.

“Caridad, hija Mía, divulgad el amor de tu Padre a todos a tu derredor. Pena por cada alma que ha caído. Reza por todos los hombres de pecado.


EL CASTIGO POR VENIR

“A menos que seáis capaz de penetrar la oscuridad con el conocimiento de la verdad, muchos llevarán la cruz con Mi Hijo. Os digo ahora: no contéis con la extensión de este Castigo; porque, repito, el último grano se acerca.

“Si no fuese por el Corazón misericordioso de Mi Hijo en el Padre, recibiréis mucho peor, hijos Míos, de lo que se ha planeado distribuir entre vosotros. Vuestro equilibrio, hijos Míos, será medido por la extensión del pecado en vuestra tierra, el pecado a través del mundo, las ofensas a vuestro Dios.

“La hora la sonado, hijos Míos; ya no hay regreso. Sólo podéis retener ahora la oscuridad. No os abandono en los días venideros. Siempre estoy con vosotros. La decisión final vendrá primero del hombre al Padre, y del Padre pasará Su decisión al hombre.

“Cuando, hijos Míos, encontréis un cáncer que está constantemente creciendo y destruyendo todo alrededor, lo único que podéis hacer, hijos Míos, es cortar ese cáncer y sacarlo.

“Continúa con el Rosario, hija Mía, y espera a Jesús tal y como se ha instruido. El estará contigo al final de este Rosario, hija Mía.”

(Pausa)

Verónica—Jesús bendice a todos aquí esta noche. Oh, Jesús extiende Su mano. Y El dice:

Jesús—“Os bendigo por Mi Padre y por Mi Madre.

“Hijos Míos, no He venido a agregar a las palabras de Mi Madre, sino a daros Mi Corazón que ha derramado hasta la última gota de sangre por vosotros.

“Si ahora regresara, ¿qué encontraré allí más que ninguna fe? No es que queramos el castigo sobre vosotros, hijos Míos. Esta decisión será tomada por vosotros en los días venideros, que son os doy esta palabra ahora pocos.

“Tú, hija Mía, Verónica, continuarás el trabajo que se te ha dado. Te he hecho una promesa y tenemos la intención de cumplir con esta promesa, hija Mía. De manera que recuerda cuando los días venideros están llenos de rocas y espinas, la gloria más allá del velo compensará por todo el sufrimiento de Mis hijos que permanecen fieles a Mí en los días venideros.

“Continuarás sin detenerte, llevando las palabras de Mi Madre al mundo. Cada alma tendrá una libre elección. Si cayera ahora sería de su propia elección.

“El Reino del Cielo fue hecho para todos, pero no todos entrarán a menos que se despojen de su ceguera y se arrepientan por su propia voluntad. Muchos han hecho a un lado las gracias que se les han dado. Están cegados ante la caída final. Ellos han sido mal guiados en creer que su vida será sin fin. Cada cabello de vuestra cabeza ha sido contado. Cada momento de vuestra vida está equilibrado.”

Verónica—Jesús extiende Sus manos. En la palma de Sus manos hay agujeros muy grandes. Puedo ver la corona de espinas sobre Su cabeza.

Jesús—“Salvaos vosotros ahora, hijos Míos, en Mi más Sagrado Corazón. Os bendigo a todos. Venid a Mí en creencia.”

Verónica—“is extender vuestros Rosarios ó cualquier sacramental de vuestra elección,” dijo Jesús.

Jesús bendice los Rosarios y los sacramentales así: El hace la señal de la Trinidad.

Jesús—“Rezad por todos los hombres de pecado en los días venideros.”


FOTOGRAFIA DE “JACINTA 1972”

Notas de Rosas de Verónica:

Fue recibida una fotografía milagrosa. Un hombre tomó una fotografía en los terrenos de la basílica y de la estatua de Nuestra Señora con una cámara instantánea Polaroid, que desarrolla en el acto n negativo. En una escritura espectral, sobrenatural, a lo largo de la fotografía, están estas palabras: JACINTA 1972.

Al día siguiente Jesús dijo:

“Considerad este acertijo para que la raza humana lo descifre. Si no es resuelto con el pasar del tiempo, pondré Yo mismo la respuesta en el mundo. ¡El futuro es ahora!”

FIN