Creed lo que veréis en este...

Gran Espectáculo!

Vispera del Santo Rosario7 de octubre 1971

Nuestra Señora—“La hora se acerca, hija Mía. Vuestras oraciones son dolorosamente necesitadas ahora porque ya está en movimiento el plan para remover a Nuestro Vicario de entre vosotros. ¡Rezad! Rezad como nunca habéis ofrecido oraciones antes.

“Tú, hija Mía, Verónica, ejercitarás sumo cuidado en tus asociaciones ahora. No te puedo prevenir lo suficiente. No queremos que Nuestras advertencias caigan sobre oídos sordos, hija Mía.


SOMBRERO ROJO CON MALAS INTENCIONES

“Te advierto ahora, Sombrero Rojo con malas intenciones, que no expulsarás a Mi Vicario de Roma! Tú que has vendido tu alma a Lucifer, ¿crees que Nosotros no vemos? Tus pecados no son cometidos en una oscuridad tal que Nosotros no podamos penetrar. ¡Traerás la espada sobre tí.

“Todos los que sois de buen espíritu no debéis temer el espectáculo que está ante vosotros. Si Nuestra Advertencia no es escuchada, muchos caerán en la gran catástrofe que estaremos forzados a enviar sobre vosotros.

“Creed lo que veréis en este gran espectáculo que os daremos a través del Corazón misericordioso de Mi Hijo. ¡Creed lo que veréis! Muchos verán y no creerán, por que ya habrán recibido la marca de la bestia: habrán sido reclamados por satanás.”

Verónica—Espera, espera, espera, espera. Nuestra Señora dijo que ésta es Su fiesta pero que Ella no tolerará a los tres quienes han venido aquí a burlarse.

Nuestra Señora—“Rezaréis vuestros Rosarios, o daréis vuelta y dejaréis estos terrenos inmediatamente, vosotros tres con la sonrisa sobre vuestros rostros. Incurrís la ira de Mi Hijo. Qlejaos de Mis terrenos, ¡o sufriréis las consecuencias!”

Verónica—Dios tenga misericordia de ellos.

(Pausa. El Rosario continúa.)

Nuestra Señora—“Todos deben recibir el mensaje. Todo debe alcanzar las almas porque la hora ha llegado. Podéis contar el tiempo ahora en días.

“Muchas señales os han sido dadas, hijos Míos. Leeréis vuestras notas, Mis mensajes del pasado, y todo os será claro. Porque ahora Mis palabras del futuro no serán necesarias. Absorberéis lo que os ha sido dado en los meses pasados de vuestro tiempo terrenal, y lo leeréis bien. Y os prepararéis ahora para lo que está por venir, la severidad dependerá de vuestra expiación y de vuestra penitencia.

“La batalla se libra, hijos Míos. Pronto os encontraréis divididos. Los que permanezcáis fieles a Mi Hijo recibiréis la luz en estos días oscuros. No abandonaremos a ninguno a Lucifer. Todos los que pidiereis Nuestra ayuda y asistencia recibiréis las gracias para tolerar y superar.


VISITAD A JESUS EN LOS TABERNACULOS

“Llevaréis puesto vuestro Rosario y permaneceréis cerca a los tabernáculos de Mi Hijo en todo el mundo. No paséis vuestro tiempo questionando las éticas o el razonamiento de un simple hombre quien empleó la Casa de Mi Hijo; sino retiraos dentro del espíritu y venid a Mi Hijo en Su Casa, mirándolo a El a través del espíritu y no a través de ojos mundanos. El siempre estará ahí en Su Casa.

“Nuestros legalmente ordenados sacerdotes benditos, siempre tendrán el poder de llevaros a Mi Hijo en Cuerpo físico. Los adornos, como tales, hija Mía, colocados sobre el procedimiento por el hombre son como nada, porque viviréis en el espíritu, no en el aspecto de mundanalidad y de decoración.

“Todo lo que ha sido destruído y removido de la Casa de Mi Hijo son sino símbolos, indicaciones de la principal enfermedad en la Casa de Mi Hijo, causada por la entrada del maligno a quien llamáis anticristo, el adversario de satanás y de oscuridad.

“Escuchad bien, hijos Míos, Mis palabras y recordadlas en los días venideros. Re-leed, hijos Míos, Mis palabras, para que no os seáis confundidos en los días venideros. Rezad por la luz.

“Ayudad a salvar a vuestra nación con el regalo que os He dado, las cuentas de oración hacia el Cielo. Construid un sólo eslabón para rechazar la oscuridad que ahora cubre vuestra tierra y el mundo.”

(Pausa)

Verónica—Jesús está aquí. Por favor, todos arrodílensen.

Oh, Jesús ha colocado sobre la cabeza de Nuestra Señora una bella corona dorada. Y tiene. oh.

piedras, y es bella. Son piedras rojas y blancas, y verdes y púrpuras. Y Nuestra Señora ahora está sentada sobre esta bella silla con respaldo rojo, y Ella tiene este gran Rosario. Oh, es muy grande y brilla mucho. ¡Oh! ¡Oh.

Jesús dice que continúen con el Rosario.

(Pausa)

Ahora Jesús dice que todos los sacramentales, Rosarios y medallas deben ser extendidos. Y en honor a Su Madre, la Reina del Santo Rosario, todos los Rosarios serán extendidos. Jesús los bendice con la señal de la Trinidad. Y Jesús dice:

Jesús—“Os bendigo a todos, hijos Míos, en Mi Padre, Mi Madre y el Espíritu que os enviamos desde el Cielo. Todas las gracias recibidas en este santo lugar pueden ser aplicadas a todas las almas que sufren en el purgatorio, quienes pronto serán necesitadas en vuestros ejércitos. Amén.”

Verónica—En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra Señora ahora esparce algo de Sus manos. No sé lo que es, pero parece como vidrio, ustedes saben, como astillas de vidrio. Oh, Ella dice:

Nuestra Señora—“Estas son gracias, hija Mía, que te doy a tí y a todos los que vienen a honrarme en este terrenos sagrado.”

Verónica—Oh, pueden ver, si ven hacia la luz, porque detrás de Nuestra Señora están estos ángeles muy grandes. Uno, dos, tres ángeles muy grandes. Y hacia la derecha hay un grupo de lo que parece ser niños pequenos. Parecen ser de diferentes tamaños, pero están vestidos en rosado con rosas rosadas sobre sus cabezas, botones de rosas. Y tienen puesto. Uno tiene puesto un vestido rosado con adorno dorado, y el otro lleva uno celeste muy pálido con adorno dorado, y llevan puestas sandalias doradas. Oh, sí. Es como que vienen del Cielo.

Y Nuestra Señora está complacida con el Rosario. Oh, sí.

Bueno. Jesús nos bendice de nuevo con la señal de la Santísima Trinidad. El dice que continuemos con el Rosario. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


Notas de Rosas de Verónica:

Verónica ruega su comprensión en la demora en contestar toda la correspondencia que está llegando. Toda será contestada tan rápidamente como sea posible. Las medallas alcanzarán a todos quienes las quieran. ¡Todas las bendiciones del Cielo en la luz!

FIN