Hay un establecimiento una orden...

secreta de satanás!

Víspera de de la Natividad Nuestra Señora7 Sept. 1972

EL COMIENZO DEL PERIODO "Y"

Nuestra Señora-"Estáis ahora entrando al comienzo del período llamado 'Y'. Cuánto durará ésto depende de la penitencia del mundo. Yo He venido para preparaos para el gran cataclismo que está por venir.

Os He pedido innumerables veces y en muchos lugares hacer penitencia. Cuando el cataclismo venga sobre vosotros, el Castigo que es tan dolorosamente necesitado ahora, Yo no podré protegeros ya de él.

Todos los que son de buen espíritu no tendrán motivo para temer. Pasarán por ésto con gran esperanza y corazón, ya que el final último será con gozo para todos quienes han permanecido con Mi Hijo."

Verónica-Hay un hombre que aparece del lado derecho de Nuestra Señora. El está vestido con vestimentas toscas de color marrón. El sostiene un Libro y un gran palo con el cual apunta al Libro. El dice:

San Juan-"Yo, Juan, os he hecho saber lo que está por venir en los últimos días de vuestra era. Todos examinaréis las páginas ahora y conoceréis lo que os está por venir. No hay misterio en las palabras, ya que con la luz del Espíritu comprenderéis. Todo será revelado para los que buscáis."

Verónica-Nuestra Señora desciende. Ella está de pie a la izquierda del asta de la bandera. Tiene puesta la más bella capa. Es dorada en las orillas con un forro de satín azul profundo. Y la cobertura exterior es amarilla pálida. Lo amarillo está lleno de piezas brillantes de metal que parecen estrellas. Nuestra Señora ahora señala hacia abajo - oh, al estandarte.

Ella levanta dos dedos, y dice:

Nuestra Señora-"Los de la Casa de Mi Hijo ahora reciben la advertencia final que ellos no removerán a Nuestro Vicario de la santa Casa de Dios. Ya que si lo hacen pondrán en movimiento el advenimiento del anti-papa dentro de vuestra Casa. No profanéis a Mi Hijo de esta manera.


AGENTES DE SATANAS EN LA CASA DE DIOS

"Todos los cardenales, todos los obispos dejarán de desperdiciar sus palabras y se pondrán de rodillas ahora. Satanás está entre vosotros, y sus agentes se multiplican en la santa Casa de Dios. Muchos venden sus almas por los placeres temporales y riquezas de este mundo. Rezad, hijos Míos, rezad mucho por los que han caído.

La Bola de la Redención esta suspendida ahora. Cuán pronto se acerque a vuestra tierra será la decisión del hombre. Vuestro bautismo de fuego se acerca. De esta manera Nosotros reunimos las almas para la victoria final de la Casa de Mi Hijo en la tierra. Debo decir con gran tristeza que el número a sobrevivir será poco. Pero los que caen, lo habrán hecho de su propia elección.

Yo advierto a todos los padres de familia que preparéis las almas de vuestros hijos ahora para el Castigo que no tardará en venir. Es mejor que los padres hagan planes para ésto, ya que derramarán muchas lágrimas de arrepentimiento si no lo hacen.

El Padre Eterno no es Uno Quien castiga sin razón, ya que El vuelve todo lo malo en bueno. Muchas veces solamente será una manera de traeros de regreso al redil. Muchos ahora están cayendo en fila y siguiendo, como ovejas al matadero. El infierno se está llenando tan rápidamente que Nosotros no podemos ver sin que Nuestros corazones derramen - desgarrados, deshechos por las innumerables almas que están cayendo en el infierno.


ORDEN SECRETA DE SATANAS

"Hay ahora un establecimiento en vuestro mundo, una orden secreta de satanás. Esta orden ha entrado en todas las formas de vuestra vida. Cada forma de vuestro entretenimiento, vuestro gobierno, vuestras escuelas, ha sido infiltrada.

En vuestra complacencia, hijos Míos, solamente esperáis y veis y no hacéis nada para salvar vuestras almas, o las almas de otros. No esperéis hasta que ésto entre en vuestros hogares. Preparad vuestros hogares para ésto. Resguardad las almas de vuestros hijos mientras tenéis la oportunidad.

Os He prometido estar con vosotros en los días oscuros venideros. Tengo la intención de permanecer con vosotros en los oscuros días por delante y guiar a todos quienes no Me han dejado afuera de sus corazones. Mi Hijo estará con vosotros, y El implora por vuestra comprensión en los oscuros días por delante, que no vayáis por el camino fácil ni desecréis Su Cuerpo.

Los oscuros días por delante serán una prueba para todos. Será como poner metales en el fuego y la separación de las ovejas de las cabras.

Todos no pueden entrar, sí os digo que ninguno puede entrar a menos que se arrepienta de sus pecados y deseche el mal que se ha sido permitido como manera de vida con ellos. Y ésto tiene que ser hecho de libre albedrío.

Os He dado, a través de innumerables visitas a vuestra tierra, los sacramentales para vuestra completa salvación y redención. No tengo que repetirme; ya que, hijos Míos, si no habéis aprendido solamente un poquito con Mis visitas, ¿qué puedo esperar en el futuro? (Pausa)

Verónica-Jesús ha aparecido contiguo a Nuestra Señora, y El dice:

Jesús-"Os doy Mi paz, como el Padre os da Su paz, y Nosotros os imbuimos con el Espíritu Santo para vuestras tribulaciones durante los oscuros días que están por delante de vosotros."

Verónica-Ahora Jesús levanta Su mano muy alta arriba de Su cabeza, y noto - puedo ver las Llagas en Sus manos; son muy rojas. Jesús lleva puesta una capa de color rojo profundo, casi de color marrón. Y tiene una túnica debajo, blanca-cremosa. Y tiene sandalias en Sus pies - se ven como de cuero marrón.

Ahora Jesús ha puesto Su mano a Su lado. Y levanta Su mano de nuevo, sobre Su cabeza. Oh, El va a bendecir todos los sacramentales. Si extienden sus Rosarios, sus postales, sus recuerdos, cualquier cosa de origen divino, Jesús los bendecirá para los días venideros. El ha levantado Su mano muy alto sobre Su cabeza, y bendice a todos ahora con la señal de la Trinidad, así.

Oh ahora Jesús viene al lado izquierdo del asta de la bandera, Su lado derecho. Y El ve hacia atrás. Nuestra Señora se adelanta. Ella está de pie ahí, a la par de Jesús y tiene un gran Rosario blanco que extiende, así. Jesús se ha inclinado y habla con Nuestra Señora. Ellos ven hacia este lado. El levanta Su mano, Jesús, arriba de Su cabeza de nuevo; y va a bendecir a todos del lado izquierdo del asta de la bandera con la señal de la Trinidad: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Ahora ha ido hacia, El está por los árboles. Y El mira hacia abajo, aunque, en la dirección - y levanta Su mano y bendice a todos.

Jesús ahora viene; está ahora del lado derecho del asta de la bandera. Y ha levantado Su mano - El quiere que yo escuche.

Jesús quiere que se sepa que El no desea sufrimiento sobre la humanidad, que el hombre se ha colocado a sí mismo en esa dirección. Es la voluntad del Padre que el hombre sea purificado para Su regreso. Por lo tanto, todos se prepararán a sí mismos.

Ahora - ¡oh! Oh, a la espalda de Jesús, vienen hacia delante muchas personas. Están vestidas en diferentes clases de túnicas. Puedo ver que algunas son monjas. Y reconozco a Santas Catarina Labouré y Teresita. Y sus hermanas están con Teresita. Y allá - cerca de Nuestra Señora, detrás de Nuestra Señora, está Santo Domingo. Y cerca de Santo Domingo está Santa Rita. Y ahora los ángeles vienen hacia delante, y Miguel está ahí. Miguel ahora ha levantado su mano y levanta sus cinco dedos, así. El señala hacia, allá hacia atrás - cinco dedos. Oh, Jesús ahora - El ha retrocedido y Nuestra Señora levanta Su Rosario. Y con la cruz - Ella tiene una cruz dorada muy grande en Su Rosario, y ahora lo levanta muy arriba de Su cabeza. Ella hace un gran arco con él. Oh, Ella bendice con la señal de la Trinidad, Nuestra Señora. Y Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"Deseo que vosotros, hijos Míos, continuéis con oración y sacrificio. Os fortalecerán en las tribulaciones que están por delante."

Verónica-Nuestra Señora dijo que continuarán con sus oraciones de expiación, porque muchas son necesitadas. Muchos están cayendo en el abismo, más numerosos a medida que pasan los días. Muchas familias sufrirán en los días venideros. Pero los que mantienen la verdad en sus hogares y remueven a satanás de entre ellos, se acercarán a estos días con corazones más grandes.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

FIN