En su escudo de armas la hoz...

De la Media Luna!

Víspera de Nuestra Señora del Rosario6 octubre 1972

Nuestra Señora-"...pasaréis esta hora y muchas horas del día venidero. A través del mundo Mis amados hijos estarán de pie en defensa de Mi Hijo. Muchas oraciones son necesitadas en expiación por aquellos quienes han caído dentro de la Casa de Mi Hijo.

Alertaréis a todos los obispos y cardenales de los oscuros días venideros. Muchos ahora caminan en oscuridad. A menos que los recobréis con vuestras oraciones y actos de sacrificio, muchas mitras caerán al infierno.

Yo He advertido a todos los padres de familia que cuiden las almas de sus hijos. El ejemplo que vemos en muchos hogares es abominable. Los destructores de almas son traídos a las casas por los padres de familia. Verdaderamente llueven lágrimas del Cielo.

Yo os He dado el camino para vuestra salvación. Os He proporcionado con toda vuestra armadura. Durante muchos años He ido por vuestra tierra en lágrimas. ¿Cuántos han buscado aliviar el dolor en Mi corazón y en el corazón de Mi Hijo? No negociéis ni pactéis dentro de la Casa de Mi Hijo, porque estáis formando almas para ser destruidas.


HOMBRE DE SECRETOS OSCUROS

" Estamos complacidos con el número que está haciendo expiación al Padre por el rescate de vuestro Vicario. El mal rodea a vuestro Vicario. El plan es removerlo de entre vosotros. Cuando él sea removido, recibiréis al hombre de secretos oscuros sobre la sede de Pedro. Ay del hombre malo quien rehusa arrepentirse de sus maneras."

Verónica-Hay una luz tremenda...Deben quitar la sombrilla encima de mí, por favor; no puedo ver la luz. Es más allá. Hay una tremenda luz azul en todo alrededor de los árboles. Y Nuestra Señora ahora viene hacia adelante. Nuestra Señora está vestida de blanco con un adorno dorado en toda la orilla exterior de Su manto. Tiene sandalias doradas sobre Sus pies, y tiene un Rosario muy grande. El Rosario es blanco, y tiene un crucifijo dorado. El crucifijo es muy brillante y brilla.

La luz es tan fuerte que apenas puedo ver, pero hay alguien que se mueve detrás de Nuestra Señora. Oh, es Miguel. Miguel está de pie al lado derecho de Nuestra Señora. Ahora Nuestra Señora va hacia el lado derecho del asta de la bandera - no, el lado izquierdo, de este lado. Y Ella señala hacia el convento y la iglesia, y dice:

Nuestra Señora-"No te preocupes por la opinión del clero. Reza por ellos y Nosotros les daremos la luz."

Verónica-Miguel es muy alto. Oh, él está a la par de Nuestra Señora. El es mucho más alto que Nuestra Señora y es muy ancho, pero no gordo. Es solo que toda su estructura es muy grande. Y él - ahora noto que tiene sandalias puestas en sus pies y están atadas con cordones hasta sus rodillas. Tiene puesta una como falda, con piezas de metal en las costuras de la falda. Y tiene una capa sobre sus hombros. La capa es verde. Miguel le entrega a Nuestra Señora un estandarte. El estandarte tiene las letras "Fieles y Verdaderos".

Ahora Nuestra Señora viene más cerca al lado derecho del asta de la bandera y señala hacia el lado derecho. Hay un gran mapa, es un mapa de Italia. Y veo sangre que se derrama por el mapa; la sangre parece emanar de este mapa de Italia hacia el agua. Y veo una gran iglesia en Roma. Oh, es una gran iglesia; yo sé que es la Catedral de San Pedro. Y los cardenales y todos están entrando en la iglesia. Pero ahora entran muchas personas extrañas. Parecen ser extranjeros; no parecen ser como alguien que yo reconozco. Son extranjeros - no sé de qué lugar proceden.

Ahora noto que hay un grupo de monjas por el lado izquierdo de la iglesia y comienzan a quitarse sus ropas. Ahora al quitarse las ropas tienen puestas faldas cortas. Pero detrás de ellas hay un grupo de monjas mayores y ellas tienen puestas, las vestimentas, y alcanzan detrás de ellas y sacan estas vestimentas. Y les están diciendo que reemplacen sus ropas, que son una desgracia para sus órdenes.

Nuestra Señora ahora está de pie arriba de la iglesia. Ella sube, está subiendo hasta estar encima de la iglesia y está de pie arriba de San Pedro. Ella dice:

Nuestra Señora-"Yo soy la Reina del Cielo, Madre de la tierra y Mediadora de todas las gracias. Yo estaré aquí a través del disturbio que está por venir dentro de la Casa de Dios.


LA HOZ DE LA MEDIA LUNA

"Todos reconoceréis el signo de él, que busca destruir. El tendrá en su escudo de armas la hoz, la hoz de la media luna. Todos haréis expiación por vuestros obispos y cardenales.

La balanza está dispareja. Si la balanza se inclina más hacia la izquierda, Nosotros estaremos forzados a enviar sobre vosotros el segundo desastre a vuestra nación. Entre más grande el pecado, más grande el castigo que caerá sobre vuestra nación.

La ciencia no tendrá una cura para la plaga que será enviada sobre vuestra nación.

Mantendréis todos ahora una constante vigilia de oración. Mi Rosario cubrirá vuestra nación. Todos iréis hacia adelante y rescataréis a vuestros hermanos caídos. El poder de la oración alcanza muy alto en el Cielo. El resultado final del castigo planeado para vuestra nación y el mundo descansa, ahora en la voluntad del Padre.


EL CASTIGO MEDIDO POR EL PECADO

"Seréis medidos por el alcance de vuestro pecado. El grado de castigo sobre vuestra nación y el mundo será la medida según el alcance del pecado del hombre y actos y comisiones de locura en contra de vuestro Dios y las leyes del Padre Eterno.

Un alma sabia conoce el verdadero significado de ahorrar. Oración, sacrificio, expiación son vuestras medidas para la recuperación. Hay mucha palabrería en los vientos, palabrería que es destructiva y no constructiva. Esto lo encontramos en la santa Casa de Dios. Mejor que deis vuelta ahora, poneos de rodillas e implorad perdón por vuestras ofensas en contra de vuestro Dios. El rango no salvará a los malos. Recordad a Luciel - él fue echado del Reino eterno. Todos los que voltean sus espaldas a los mandatos del Padre Eterno se reunirán con Luciel en este mundo oscuro."

Verónica-Todos los que puedan, por favor, arrodíllense porque Jesús está aquí.

Jesús-"Yo sé que todos los que Me aman harán todo para rescatar a Mis altos sacerdotes. Ahora, hijos Míos, extenderéis todos los sacramentales y objetos de vuestro Dios, y Yo les daré las bendiciones necesarias para curaciones y coversiones como manifestaciones en los oscuros días venideros.

Muchos de vosotros encontraréis en el futuro que vuestros sacramentales serán una gran fuente de consuelo y verdadera fuente de manifestación por vuestro Dios y el desarrollo de la misión de Mi Madre aquí en vuestro santuario de pureza."

Verónica-Ahora Jesús levanta Su mano arriba de Su cabeza, muy alto, y puedo ver - oh, puedo ver la llaga en Su mano. Oh, es muy profunda. Y El levanta Su mano y pone dos dedos, así. Ahora El va hacia el lado izquierdo, y bendice con la señal de la Trinidad: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora ahora se acerca a El, y Ambos se van hacia el lado derecho del asta de la bandera. Detrás de ellos está Miguel. Pero ahora bajando del cielo hay...cientos - oh, tanto ángeles. Oh, son - oh, parecen estar por todo el cielo ahora. Y algunos están detrás de los árboles aquí. Ellos son muy pesados. Y oh, ahora - dos bajan directamente a la estatua de Nuestra Señora. Están justo arriba de Su corona. Y, oh, sé que uno es Rafael; lo sé por sus ropas. El tiene puesto esta (túnica) roja, como de color carmesí, borgoña, una túnica roja oscura. Pero no puedo ver sus pies ahora. Es hacia - el flota hacia el lado derecho. Y se une a Nuestra Señora y Jesús.

Ahora Nuestra Señora sostiene Su Rosario. Ella tiene un Rosario blanco muy grande. Y toma el crucifijo - es dorado - oh, y muy brillante. Ella lo extiende enfrente de Ella, así, y bendice a todos. Pero esta vez lo levanta muy alto y hace la señal de la cruz.

Ella ahora viene hacia, Nuestra Señora, y Jesús está detrás de Ella. Ambos están de frente a nosotros del lado izquierdo del asta de la bandera. Jesús ahora levanta Su mano de nuevo y bendice con la señal de la Trinidad, así, muy rápidamente. Y ahora ve hacia los árboles.

El ha girado y ve hacia arriba, señala hacia arriba. Y Oh, ¡Oh! Veo - oh, una gran bola que viene por el cielo. Es - oh, gira muy rápidamente, y tira fuego; es como el sol que cae. Oh, gira y va dirigido hacia - oh, casi puedo sentir el calor. Y, ahora pasa, pero tienen una larga cola encendida. ¡Oh! El aire se aclara y puedo volver a ver. Veo a Jesús y a Nuestra Señora y a todos los ángeles. Jesús se ve muy, muy triste. El dice:

Jesús-"Os doy la visión de lo que ha de venir sobre vuestro mundo en los días finales."

Verónica-Oh, Jesús ahora levanta Sus manos y lo sostiene extendidas hacia delante. Y dice:

Jesús-"Mirad Mis manos y sabed que ahora tenéis la intención de crucificar Mi Cuerpo Místico. Ay del mundo que ha colocado al hombre como un objeto para ser adorado y ha desechado a vuestro Dios. Las llamas eternas alcanzarán a muchos."

Verónica-Nuestra Señora se adelanta. Ella se ve muy triste. Ella ha alcanzado...y con el borde de Su capa, Su manto, Ella se enjuga Su rostro. Y Ella dice:

Nuestra Señora-"He viajado por todo el mundo derramando muchas lágrimas. Serán pocos los reunidos en los días finales. Ya la Bola de la Redención ha sido planeada por el Padre. Enviad Mis palabras a través de vuestra tierra en el tiempo que os queda."

Verónica-Jesús se adelanta, y está de pie con Nuestra Señora. El dice:

Jesús-"Os doy Mi bendición, como Mi Padre otorga Sus gracias sobre vosotros, y Nosotros difundimos entre vosotros al Espíritu Santo para guiaros en los oscuros días por delante. Removed vuestros corazones y mentes del mundo de satanás. Retiraos ahora dentro del espíritu que Nosotros os hemos encomendado. Es Nuestra intención que ese espíritu Nos sea regresado para la eternidad. No deseamos que uno solo sea entregado al adversario, satanás. La guerra es ahora; los lados se están alineando, y haréis vuestra elección ahora mientras todavía tenéis el tiempo. Tendréis que permanecer cerca de vuestros sac..." (fin de la cinta.)

FIN