Antes de la llegada de Mi Hijo, habrá un...

Gran Conflicto Mundial!

Fiesta de Todos los Santos y Víspera de Todas las Animas1 de noviembre de 1972

Nuestra Señora-"Verdaderamente soy la Madre de Dolores. Veo el número de Mis hijos que está comprometido en conflicto, conflicto innecesario entre hermanos. Mientras estáis involucrados en disputas temporales, el enemigo de vuestro Dios toma su ventaja.

Nosotros reunimos las oraciones de Nuestros amados hijos para llevarlas a las puertas para la liberación de los que están esperando. Hay muchos quienes han sido olvidados, hijos Míos. Un pequeño sacrificio de vuestra parte soltaría a una de estas almas que esperan.


OLVIDADO EL CLERO EN EL PURGATORIO

"Vuestro clero, los ministros de vuestro Dios, están olvidados en estos oscuros aposentos. Mira, hija Mía, las incontables almas que esperan ser liberados. Estás sorprendida, hija Mía, de ver que hay ministros de la Casa de Mi Hijo. Un ser humano no tiene rango cuando él trabaja por la salvación de su alma. El debe ir por el camino de todo ser humano. Os pido, hijos Míos, más oraciones por el clero que se ha ido.

Veo los rostros llenos de temor que cubre el amor. Yo no vengo para colocar temor en vuestros corazones, hijos Míos. Vengo únicamente para preparaos para la batalla que está por delante. La cosecha de almas es grande. Muchos serán tomados de la tierra antes de la venida de Mi Hijo entre vosotros.

Penitencia, sacrificio, trabajos de misericordia son ahora necesitados.

Hija Mía, estás perturbada por los eventos a tu derredor. Guía a todos Mis hijos sobre un curso recto. Ningún hombre malo triunfará. El Padre Eterno desea que sepas que mucho es permitido y será invertido en su curso cuando el tiempo sea preciso.

Preguntas, hija Mía, por fechas. Esto no será necesario. Lo que importa es que te prepares."

Verónica-El cielo se vuelve muy brillante. Y hay figuras - oh, las reconozco ahora - cientos, cientos de figuras. Están vestidas en diferentes vestimentas. Reconozco a Teresita. Y con ella están sus hermanas: una, dos, tres. Santa Catarina viene por el lado derecho del asta de la bandera. Y Nuestra Señora ahora se ha unido a Santa Catarina. Ella sostiene hacia arriba Su Rosario. El Rosario es muy grande y blanco, como perlas, perlas enormes. Y a medida que Ella gira - Nuestra Señora gira hacia Santa Catarina - las perlas ahora tienen un resplandor rosado. Y el crucifijo es muy grande y dorado.

Nuestra Señora ha girado hacia atrás y Ella señala a todo el clero que está colocándose en filas detrás de las monjas. Hay un hombre que se adelanta - oh, él es muy joven. Tiene el cabello crespo y sonríe. Yo sé que es Santo Domingo. Santo Domingo dice:


SANTO DOMINGO

Santo Domingo-"He pasado un gran secreto a mis hermanas sobre la tierra, el secreto de la salvación de María, la Reina del Cielo. No lo desechéis por vuestros intereses y búsquedas mundanas temporales. Todo el tiempo debe ser empleado ahora para la repatriación de todas las almas. Todas las coronas en el Cielo fueron ganadas con tribulación. No os alejéis del sufrimiento, mis hermanos. Aprended el valor del sufrimiento."

Verónica-Ahora hay cuatro hombres que se adelantan, y están de pie contiguo a Nuestra Señora. Jesús - oh, Jesús viene por el lado derecho del asta de la bandera. El está vestido con un traje largo de color rojo-borgoña, y tiene - es como Su, como una capa. Su túnica es de color crema. Y tiene zapatillas, sandalias - marrón; se ven como de cuero. Jesús ahora ha levantado Su mano, y El señala hacia los tres hombres. El dice:

Jesús-"Doctores de la Casa de Dios."

Verónica-Ahora veo los nombres que aparecen sobre las cabezas de los hombres: Santo Tomás de Aquino, San Roberto Belarmino, y el otro hombre tiene un signo de interrogación sobre su cabeza. El hombre - Jesús dice:


HOMBRE DE MUCHOS ROSTROS

Jesús-"Este es el hombre de muchos rostros que ahora camina en la santa Casa de Dios. Solo vosotros sostenéis la decisión de su destino."

Verónica-¡Oh! Nuestra Señora gira y también señala hacia este hombre que no tiene rostro. El ha girado ahora y no puedo ver un rostro. Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"El está siendo desarrollado para entrar a la sede de Pedro. Todas las tribulaciones que vienen del abismo pueden entrar en este hombre de perdición. Una constante vigilia de oración tiene que ser mantenida ahora a través de vuestra tierra. El tiempo para vuestro Vicario se ha extendido, pero sólo por un corto tiempo. Cuando él sea removido de la Sede de Pedro, el hombre de secretos oscuros estará esperando.

Muchos en la Casa de Dios han aceptado su ceguera. Cuando un hombre de Dios cae de la gracia, él puede ser cegado a la verdad. Su camino de regreso será uno de gran penitencia. Buscad y encontraréis el camino de regreso. Id por el camino ancho, y entraréis al abismo."

Verónica-Nuestra Señora ahora se ha acerca mucho, hacia la derecha.

Nuestra Señora-"Yo lucho, hijos Míos, para alcanzar a todos antes del Castigo. Habrá muchos desórdenes internos en vuestra nación, mucho sufrimiento. Proteged a vuestros hijos ahora dentro de vuestros hogares.

Necesito mucha ayuda. Muchos ejércitos son necesarios. Pido vuestra ayuda, y la ayuda de todos los que tienen amor por Mi hijo. No permitáis que aquellos de mala infiltración profanen el Cuerpo de Mi Hijo. Así como sembráis, así cosecharéis.

La Casa de Mi Hijo ahora está infiltrada, hijos Míos, con muchos agentes del infierno. Reconoced los signos de vuestros tiempos. Os He dado la armadura para vuestra salvación. Viene desde el Cielo una gran movilización de fuerzas. Los santos que han mantenido sus vestimentas puras sobre la tierra entrarán en la gloria sin mancha de la salvación eterna. A medida que entramos en gran batalla con los agentes de Lucifer, muchos aceptarán su martirio.

La balanza está inclinada hacia vuestra destrucción. El hombre ha creado una balanza dispareja. A medida que él agrega a las atrocidades creadas por él para profanar la naturaleza divina del Padre Eterno, él trae sobre sí el acercamiento de su propia destrucción.

El Padre Eterno, hijos Míos, no es un Dios de castigo. El espera, El admira, El ama y El es todo misericordioso. Mi corazón está entristecido al tener que deciros que vuestro tiempo se acorta.

El Padre Eterno ha creado vuestro mundo, y El puede eliminar toda fuente de maldad purificando vuestra tierra y comenzando de nuevo. La santa Casa de Dios será purificada por tribulación. De esta manera, aquellos que permanecéis cuando Mi Hijo llegue, estaréis preparados para establecer el glorioso Reino.

Para evitar esta destrucción principal sobre vuestro mundo, tiene que haber un giro completo y sin compromiso de vuestras malas vidas.

La luz ha sido disminuida sobre vuestra tierra, pero Nuestras candelas alcanzarán todas la oscuridad."

Verónica-Nuestra Señora ha flotado hacia el lado izquierdo del asta de la bandera. Ella está vestida con un manto azul profundo, un manto como capa, que cubre Su cabeza y baja a Sus pies. Y tiene sandalias doradas, y una túnica de color crema con un bello cinturón dorado. Jesús está muy complacido de encontrar a muchos quienes muestran interés.

Nuestra Señora dice que al final de todos los misterios Jesús bendecirá todos los sacramentales y objetos que serán guardados - para guiarlos y para ser su fuente de consuelo en los oscuros días venideros.

Veo cientos, cientos de cruces blancas que cubren el terreno - miles de cruces blancas que cubren el terreno. Nuestra Señora dice:


LAS GUERRAS SON UN CASTIGO POR EL PECADO

Nuestra Señora-"Las guerras son un castigo por los pecados del hombre. Satanás promueve estas guerras al emplear la debilidad del hombre. Mientras el hombre idolatra y busca las cosas temporales de este mundo, la tierra, él se aleja más de las leyes establecidas por su Dios. A medida que el hombre se voltea de las leyes de su Dios. él estará comprometido en conflicto de guerra. Antes de la llegada de Mi Hijo y los ejércitos del Cielo, habrá un gran conflicto mundial. Rezad que vuestros amados no estén involucrados.

La medida para evitar la catástrofe y la destrucción a vuestra tierra será en proporción a la penitencia, los sacrificios y los actos de expiación que se hagan a un Dios deshonrado. Recibiréis lo que habréis sembrado."

Verónica-Todos los que pueden arrodillarse, por favor, háganlo, ya que Jesús ahora se adelanta.

Jesús-"Hija Mía, has que todos extiendan sus Rosarios, todos los sacramentales y objetos de naturaleza divina de Dios."

Verónica-Nuestra Señora ahora sonríe. Ella - Ella flota hacia acá. Ella está del lado izquierdo del asta de la bandera. Y ahora Jesús está a la par de Ella. Oh, Nuestra Señora se ve mucho más baja que Jesús esta noche. Oh, veo; Ella ha descendido más bajo en el cielo. Esto hace que Ella Le llegue a Jesús como a Su cintura. El ahora desciende. ¡Ay! (Verónica se ríe.) El dijo - no sé si debo repetirlo. Jesús dijo:

Jesús-"Eres muy observadora, hija Mía. ¿Es mejor así?

Verónica-¡Oh! Oh, ahora Jesús levanta Su mano; El sonríe. Y El bendice con la señal de la Trinidad: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Y El gira ahora hacia el área de los árboles. Ahora - oh, El va a bendecir con la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Oh, ahora se Le une Santo Domingo. Oh, y allí está - Santo Aloisio, Santa Teresita y Santa Catarina Labouré. Y hay muchos, muchos otros. No sé, hay - deben haber por lo menos cincuenta o sesenta mujeres del lado derecho del asta de la bandera.

Allá - algunos están vestidos en vestimentas que - oh, yo ...son de la época diría, de los años 1700s o 1600s. Se ven muy - como algo que vemos en nuestros libros de historia. Y - pero veo a estas monjas; son monjas vestidas en toda clase de diferentes hábitos. Algunas tienen sombreros que parecen grandes sombreros y veo a Santa Catarina con un grupo grande de monjas con las mismas piezas sobre sus cabezas, esos sombreros de alas muy anchas. Y luego...también veo algunas monjas que parecen tener - no sé lo que son. Tienen cruces rojas sobre sus brazos, enfermeras, creo. Ahora allá veo a mucho - oh, muchos hombres. Y Jesús dice: "Los santos de la tierra." Estos hombres - ¡oh! Está el Padre Pío. ¡Oh! Y está - tiene el cabello largo. Está - oh, yo sé quien es. Es Rose Ferron. Oh, pero ella se ve muy joven, y tiene el cabello largo - cortado hasta su espalda como - como si se lo hubiera cortado, como que hubiera sido tronchado, pero está sobre su espalda. Y hay alguien - no sé quien es. Pero Jesús ahora, El ha girado hacia nosotros y dice...El dice:


SANTIDAD AL PEDIRLO

Jesús-"Estos son los santos de vuestra tierra. Tomad nota que nada es imposible para vuestro Dios. Pedid y recibiréis. El reino de los santos es vuestro, todo al pedirlo. Seguramente , hijos Míos, no giraríais voluntariamente del camino iluminado y aceptaríais el reino de satanás. Porque si os pudiese abrir las puertas del infierno por un momento, pasaríais el resto de vuestra vida terrenal sobre vuestras rodillas y huyendo de las tentaciones e inducciones que llevan vuestro ser inmortal al abismo."

Verónica-Oh, veo una caverna muy oscura; parece un gran hoyo. Las personas - oh, parecen estar desnudas. Y están cayendo. Es como si un fuerte viento las estuviera halando hacia abajo. Pero a la vez están flotando, y saltan y se golpean entre ellas. Y gritan; ellas están gritando. Oh, hay estas cosas que se ven horribles. Oh, estas cosas, son...oh, no sé cómo explicarlas. Son mitad animales, mitad seres humanos. Son verdaderamente horribles.

Ahora, ahora veo - veo a dos personas religiosas con piezas de cabeza puestas. Son mitras. Y ellos gritan; ellos gritan a medida que van - uno va de cabeza y el otro parece estar cayendo. Y dos cosas, estas dos cosas los tienen por las piernas y los están halando hacia abajo. Y luego veo...oh, veo que estos otros son negros, (Verónica llora con gran angustia) como carbones, y flotan. No parecen detenerse; continúan girando.

Uno ahora ve hacia arriba y dice: "Si hubiese sabido, si hubiese sabido, si hubiese sabido." Y lo repite. Ahora a medida que él ve hacia arriba - este hombre, él mira hacia arriba y veo todos estos cúmulos, filas de filas de cuerpecitos, algunos sin piernas, algunos sin cabezas, algunos cortados en dos, algunos con cabezas y brazos rebanados. Es como amontonar el depósito.

Ahora veo - a medida que están ahí, hay algo que sale - cientos y cientos de pequeñas luces blancas que salen de todos esos cuerpos. Nuestra Señora ahora extiende Su mano y todo se vuelve oscuro. Ya no puedo ver. Ella dice:


EL INFIERNO ESPERA A LOS ABORCIONISTAS

Nuestra Señora-"Esto, hija Mía, es el primer nivel del infierno. Ves lo que espera a los que han masacrado a los inocentes. Cada cuerpo ha recibido el espíritu de vida, a destiempo enviado de regreso al Padre. Ay del hombre malo quien se ha establecido para destruir la vida creada por el Padre. ¡Nunca ha habido tanta maldad igual desde el tiempo de Noé! ¿Cómo podéis esperar una suspensión tardada? Vuestra advertencia, dada aquí en Mis terrenos sagrados, es ahora una de las últimas advertencias dadas a vuestra civilización.

Yo He escogido a muchos portavoces a través de vuestro mundo, pero todos darán el mismo mensaje del Padre: Arrepentíos ahora mientras tenéis el tiempo, porque seréis destruidos según vuestras ofensas en contra de las leyes de Dios. No seréis juzgados por las leyes del hombre, ya que el hombre ha perdido su camino y ha establecido un ídolo para adorarse a sí mismo. Penitencia, penitencia, expiación - ¿qué más os puedo decir? ¡Vuestro tiempo se acorta!

Verónica-Ahora Jesús viene por el lado derecho del asta de la bandera. El extiende Su mano.

Jesús-"Escuchad, atended y actuad sobre las palabras de Mi Madre. Vuestras ofensas han alcanzado una tolerancia que Nosotros encontramos que debe detenerse. Bajo estas condiciones todos habréis sido preparados para lo que está por venir. Apresuraos, atened y escuchad, ya que las palabras irán a través de todo el mundo, y luego la cortina caerá.

Os bendigo, hijos Míos. Tened esperanza en vuestros corazones a medida que permanecéis en la luz."

FIN