un error en la Igesia `institucionalizada'...

Pentecostales no de Dios!

Víspera de la Solemnidad del Santo Sacramento15 Junio 1974

Verónica-Ahora Nuestra Señora se adelanta y detrás de Ella, de pie a Su derecha, está San Miguel. San Miguel tiene puesta una larga túnica esta noche. El tiene una banda alrededor de su cintura. Es una banda dorada, y su túnica cubre sus pies - no puedo ver sus sandalias, o si tiene algo puesto en sus pies; la túnica es muy larga.

Jesús-"Hija Mía, como notarás, Yo rara vez cambio el color de Mi túnica. Esto puede ser una lección a la humanidad que el cambio no siempre es de buen espíritu. Incrementa confusión y error."

Verónica-Ahora Nuestra Señora habla muy quedamente - apenas La puedo escuchar.

Nuestra Señora-"Hija Mía, llevo puestos los colores de Mi tristeza. Los números contados en el conteo final serán muy pocos - todo porque muy pocos han escogido regresar (debido a) Mis muchas advertencias dadas sobre la tierra a través de muchos videntes, en muchos lugares.

La humanidad, los hijos de la tierra, se han obsesionado con los placeres de la carne. Sus ojos están ciegos, y ellos mismos así se han llevado al camino ancho que los lleva al abismo.

Muchas voces en la Luz, gobernadas por el Espíritu del Cielo, han clamado las advertencias para que os preparéis: preparaos para la gran prueba que está por delante para una generación impenitente. El Padre - vuestro Creador - El no busca enviaros el cataclismo de fuego; sin embargo, será el gran y eventual destino de la humanidad, si ella no escucha las advertencias del Cielo.

Yo he venido, hijos Míos, como una Mediadora entre el Padre y Mi Hijo, para advertiros que debéis retroceder ahora de vuestro camino actual. Es un camino que ofende mucho al Padre, porque os habéis permitido ser gobernados en error y engaño.

Los hijos son las víctimas de sus mayores. Los padres de familia ahora sostienen la balanza para la recuperación de las almas de sus hijos. Muchos se han volteado en contra de sus padres, y se han entregado a sí mismos al mundo de maldad a su derredor.

Es triste ver, hija Mía, que muchos han removido sus sacramentales. Oh, cuán triste es ésto, ya que ellos no saben que dejan el camino abierto para la entrada de los espíritus malos sobre ellos. No fue por decoración que vuestro Dios os dio estos objetos. No, ellos son vuestra armadura, ¡vuestra protección en estos días!

¿No reconocéis, hijos Míos, las señales de vuestros tiempos? No, falláis en reconocer estas señales, porque ya no reconocéis el Libro de la Vida como una guía para vosotros. El Apocalipsis ha sido desechado y reemplazado por mitos y razonamientos ilógicos de la humanidad. "Razonamiento científico" lo han llamado ellos, hija Mía, pero no, es el engaño y la oscuridad de satanás.

Hija Mía, no estás sola en la batalla por delante. El Padre Me ha permitido el tiempo para reunir muchos pequeños ejércitos a través del mundo. Sus estandartes son conocidos a todos quienes proceden en la Luz. Sus estandartes serán rechazados por todos quienes proceden en la oscuridad.

Te he dicho, hija Mía, muchas veces, que tu camino estará lleno de espinas. Todo el que busca defender a Mi Hijo, recibirá estas espinas. Pero ¡cuán agradable y cuán magnífica será la recompensa para todos quienes perseveren en los días por venir!

Nosotros del Reino del Padre encontramos que muchos errores están siendo propagados en la Casa de Mi hijo - Iglesia. Es el gran engaño que es permitido a la humanidad en estos últimos tiempos. Será de esta manera que las ovejas sean separadas de las cabras. Todos los que se han entregado a si mismos a satanás serán conocidos, porque sus frutos se caerán ya que ellos se marchitarán en la vid, y ¡todo lo que está podrido, caerá!

REZAD MUCHO POR VUESTROS PASTORES

"Rezad mucho, hijos Míos, por vuestros pastores para que a ellos les sea dada la fortaleza del Padre para ir adelante en la verdad y en la Luz. Es triste decir, hija Mía, que muchos han perdido su camino, prefiriendo recibir las recompensas del hombre. Su conocimiento de lo sobrenatural ha sido desechado y reemplazado por el humanismo y el modernismo de vuestros tiempos, ¡racionalizando aún el pecado, hija Mía!

Hemos pedido a todos los que están con Mi Hijo, que no abandonen Su casa. No juzguéis Su Casa por el hombre que la ha estado gobernando - ¡vuestros pastores y vuestro clero! Porque ellos son solamente humanos, sujetos aún al pecado. Recordad que el corazón y la verdadera base de la Casa de Jesús es la Eucaristía, que recibís en la Santa Comunión. ¡Ay del día, hija Mía, cuando aún esto os será negado!

Se está desarrollando, hija Mía, en vuestro país y el mundo, un curso muy peligroso: es el de la separación de Pedro, la cabeza de vuestra Iglesia. ¡No llevaréis a cabo esta separación de la Silla de Roma! No tenéis nada que ganar, y todo por perder, ya que si seguís adelante con este plan de separación, iréis por el camino del abismo - llevándoos al abismo - muchas almas. ¡Ay de los pastores! ¡Ay del clero quienes ahora se establecen como líderes para confundir, embrollar y mal guiar!

NOVELERÍA

"La novelería, hija Mía, ha sido la ruina de muchas almas. ¡Cambio! ¿Por qué la humanidad siempre pide cambio, hija Mía? ¿No es la prueba del tiempo una guía cierta para la humanidad? Nosotros no cambiamos para complacer a la humanidad, sino Nos colocamos a Nosotros mismos como ejemplos para llevar a la humanidad a su Dios.

¡Orgullo intelectual, hijos Míos! Orgullo intelectual ha enviado a muchos - los ha colocado sobre el camino hacia el infierno. Sí, no desechéis este conocimiento, esta verdad de la existencia del infierno. Los agentes a vuestro derredor que trabajan para el príncipe de las tinieblas, han hecho su deber remover de vuestras mentes la realidad de la existencia de un reino de castigo.

Yo les He pedido a todos Mis hijos leer (`leer' es pronunciado con un tono muy implorativo), el Libro de la Vida. Es vuestra guía para el futuro. Todos rezaréis al Espíritu Santo para guiaros en vuestra lectura, para que no caigáis en los errores de vuestros días.

Hay gran peligro de separación de Roma, hijos Míos. La humanidad está buscando, buscando dentro de un mundo que ellos nunca podrán comprender. Nosotros vemos sobre vuestro mundo muchas organizaciones y sociedades secretas. Ellas son de satanás.

Como en los días de Noé, hija Mía, así es en vuestro tiempo. Muchos se han entregado a la adoración de falsos ídolos. Muchos se han entregado a sí mismos a la adoración de satanás. Se están cometiendo abominaciones en las vidas de los laicos y, también, dentro de las Casas de Mi Hijo. La tolerancia no garantizará la conversión, hijos Míos; vuestro ejemplo ha alejado a muchos del camino.

Todo el que haya sido escogido por el Padre para recibir la gracia del bautismo, tendrá desde ese día en adelante, un pacto con el Señor.

¡Es la voluntad del Padre, hijos Míos, que Yo os repita que todos los que tengan parte, aún una pequeña medida, en el asesinato de los no nacidos, serán condenados eternamente al abismo! Los Mandamientos del Altísimo Señor, vuestro Padre en el Cielo, no os fueron dados para ser desechados, sino que son una regla de disciplina, y debe apegarse a estos mandamientos. ¡No mataréis a una creación de vuestro Padre!

Habéis escogido en vuestro propio albedrío, oh hombres de oscuridad, enviar de regreso al Padre, almas que aún no han cumplido su misión. La anotación está siendo contada y recibiréis los frutos de vuestras abominaciones. ¡Dad vuelta ahora, y haced expiación por vuestros asesinatos!

¡Tu ciudad, hija Mía, es un pozo negro de pecado! Las ciudades en vuestro país y el mundo se han convertido en pozos negros de pecado. Recordad a Sodoma; recordad a Gomorra. El pecado siendo cometido ahora sobre la tierra es mucho más grave que durante esos tiempos - por lo tanto, seréis redimidos por un bautizo de fuego. La mano de Dios se pone pesada; el Padre no tolerará estos asesinatos.

¿De qué le sirve a un hombre, hija Mía, si reúne los tesoros del mundo entero, y pierde para siempre su alma? Reza mucho, hija Mía, rezad mucho, hijos Míos, porque si regresáis a Nosotros, aunque sea una alma errante, y arrebatáis su alma de satanás, ¡habrá mucho gozo en el Cielo para siempre! Y vuestra recompensa sobrepasará mucho cualquier cosa que podéis considerarse en vuestra imaginación!

Nada es imposible con el Padre; por lo tanto, imploradle en estos días oscuros, porque El, en Su Corazón Misericordioso, rescatará aquellos por quienes hacéis sacrificio - por quienes vosotros, en vuestro verdadero amor por la humanidad, rezaréis, y por quienes haréis penitencia.

Comprenderás, hija Mía, con el tiempo, que aquellos a quienes se les dan grandes gracias, deberán cargar una cruz muy pesada. Hay mucho que no se te puede revelar ahora, porque hay misterios del Cielo, y un gran misterio de la tierra. A su debido momento todo esto se os dará a conocer.

Nosotros aquí en el cielo estamos muy tristes porque vemos a la humanidad darle vuelta a los hechos de lo sobrenatural, la Luz del Padre. Ellos llaman de tal manera que hace que Nuestros Corazones estén muy apesadumbrados, ya que alcanzan y llaman de tal manera que no ha sido dirigida por el Padre del Cielo. Ellos colocan sobre sí gran engaño y grandes aberraciones de la verdad. Rezad mucho, hijos Míos, para que no caigáis en estos errores.

Encontraréis en los días venideros, hija Mía, que colocarán a muchos en tu contra, ya que es para silenciarte como han hecho con muchos otros portavoces del Cielo en el pasado. Son muchos los que están en la oscuridad (y) no soportan que la Luz entre en su mundo. Ellos gozan y aman tanto a su pecado, que ellos escogen desechar el conocimiento del velo y del Reino eterno del Padre en el Cielo.

PARA SILENCIARTE

"El Padre os ha dado una gran gracia, hijos Míos, en el pasado - una postergación de la Bola de la Redención. Por cuánto tiempo podemos retener este cataclismo de fuego que os llegue - eso, hija Mía, ¡descansa con la expiación hecha por la humanidad! Sabed que las páginas del Libro de la Vida tienen que pasar; sin embargo, si regresáis de estas abominaciones, estas aberraciones y estos pecados de la carne, hija Mía, os prometo ir ante el Padre y rogar por vuestra postergación, porque soy una Madre, y verdaderamente soy la Madre de grandes dolores."

SAN ROBERTO BELARMINO

Verónica-Y ahora él tiene su mano derecha levantada, San Roberto, y tiene esta cruz grande que ahora coloca sobre el libro. Ahora él asiente, San Roberto, a Nuestra Señora, y Nuestra Señora asiente: sí. Y ahora, él se adelanta.

San Roberto-"Hijos míos, las palabras de la Reina del Cielo os han dirigido bien. Las palabras de verdad y vida os han sido dadas en el pasado por aquellos dirigidos por el Padre desde el Cielo. Vosotros llamáis a estas personas `hombres de luz', `los profetas de antaño'. ¡Pero no los desechéis, hijos míos, como antiguos y fuera de moda! No, hijos míos, este libro os fue dado para vuestra vida entera. La palabra de Dios - del Padre - es eterna: ¡no será cambiada para complacer a la humanidad! ¡No consintáis la lujuria de la carne! No es un camino fácil al Reino. Nunca fue intencionado ser un camino fácil. Es un camino ganado por gran gracia y mérito. ¡Es un camino que puede ser obtenido sacrificando vuestros placeres mundanos!

No podéis regatear con satán y el Padre. No hay un camino en medio. Debéis permanecer sobre el camino angosto que lleva a la Luz, ¡o iréis más adentro en la oscuridad!"

Verónica-Ahora Nuestra Señora señala hacia arriba con el crucifijo, arriba hacia el cielo del lado izquierdo del asta de la bandera - Su lado derecho. Ahora veo una gran reunión de personas, pero están todas vestidas en ropas muy diferentes que las que he visto antes. Oh, deben de ser (personas) de antaño por sus vestimentas - las mujeres están vestidas en túnicas muy largas y algunas son monjas. Reconozco a las monjas. Oh, y sé que ahí está Santa Catarina - ¡allí está Santa Catarina Labouré! Ella ahora tiene puesto el gran sombrero blanco, pero no gira su cabeza porque parece que la punta toca a la monja a su derecha, y le impide voltearse. Y ella sonríe.

RESCATAD LOS LIBROS DESECHADOS

Ahora Nuestra Señora va hacia...y Ella está de pie ahora del lado izquierdo del asta de la bandera, contiguo a Santa Catarina. Y ahora Nuestra Señora se adelanta.

Nuestra Señora-"Hija Mía, satán tiene un plan muy terrible. Tienes que dar a conocer al mundo que él tratará de desacreditar a todos los que escogimos en el pasado para llevaros la verdad. Reuniréis, hija Mía, todos los ejemplares de los libros que están siendo desechados de vuestras repisas, los libros de vida y de amor, los libros de la verdad. Muchos están siendo quemados, porque han sido reemplazados por libros que han sido escritos por los agentes del infierno. Apresúrate, hija Mía, a rescatar estos libros, ya que pronto serán pocos entre vosotros. Leedlos cuidadosamente y quedarán siempre en vuestros corazones. Dirigid a vuestros hijos hacia la Luz. No permitáis que ellos caigan dentro de la oscuridad del error."

Verónica-Ahora Nuestra Señora señala hacia dos monjas, y a todas estas personas que están vestidas, y las señoras todas tienen puestos estos largos vestidos, y Nuestra Señora ahora asiente.

Nuestra Señora-"Ves, hija Mía, empleas las palabras `como María', pero la verdadera palabra es `castidad', `modestia'. Es una palabra, `castidad', la palabra, `modestia', pronto olvidada sobre vuestra tierra.

Paganos, paganos, hija Mía, paganos vagan también en la Casa de Mi Hijo! ¿No hay quien los expulse? Os He pedido, por el Padre, que regreséis a Miguel a la Casa de Mi Hijo. El es el guardián de la Fe. Miguel tiene que ser regresado a la Casa de Mi Hijo.

Pastores, pastores del rebaño, ¿por qué esparcís Nuestras ovejas? No sabéis que vuestra responsabilidad descansa con el Padre, vuestro Creador, Quien os ha escogido para dirigir Sus ovejas? ¿Por qué habéis escogido esparcirlas? Reunid a estas las ovejas, o vosotros, también, entraréis para siempre al abismo. No hay ningún lugar en el Cielo para alguien que ha desechado el papel tan importante - de tanta grandeza - uno que es un representante de Mi Hijo en Su casa, escogido entre miles, millones sobre vuestra Tierra. ¡Cuán triste que tan pocos reconocen ya su verdadero llamado!

Si tan solo, hijos Míos, Yo pudiese romper esta barrera que vosotros habéis puesto en contra de Nosotros, y llevaros el conocimiento que tenéis únicamente una obligación, que es la de seguir la dirección de vuestro Padre en el Cielo. Porque es únicamente El ante quien vosotros estaréis parados en juicio. Ningún hombre sobre la tierra puede negar que un día él tiene que pasar el velo y estar parado en juicio ante el Padre.

Reunid vuestras gracias, hijos Míos, no contadas en bienes del mundo, sino gracias que pueden ser reunidas en abundancia gratis, tan solo con pedirlas. Es una misión de amor. Reunid estas gracias y almacenadlas en el Cielo, porque será con esta medida que ganaréis vuestra recompensa eterna."

Verónica-Ahora veo - Nuestra Señora. Ella va hacia el lado derecho del asta de la bandera, y ahora Ella señala hacia arriba, arriba hacia el cielo, allá por el lado izquierdo del asta de la bandera, y muchas letras ahora se forman en el cielo. Son brillantes, son formadas por muchas estrellas, diamantes diminutos montados en las letras bellamente esparcidas.

Nuestra Señora se desliza hacia...y Ella levanta Su Rosario muy alto arriba de Su cabeza, con Su mano derecha, así, y en Su mano izquierda, Nuestra Señora - ¡oh! Ella tiene un Escapulario muy grande, yo puedo ver el Escapulario - las figuras sobre él. Y ahora Nuestra Señora sonríe y se adelanta - ¡Oh, Ella es tan bella! ¡Oh! Nuestra Señora es tan bella.

UNA GRAN GUERRA

Nuestra Señora-"Hija Mía, persevera hasta el final. No temas a los días por delante, ya que con Mi Rosario y esto - el Escapulario - Nosotros aplastaremos la cabeza de satanás.

Habrá una gran guerra. Muchos estarán perdidos para Nosotros, ya que no se han preparado para esta gran guerra. Muchos no han reconocido las señales de sus tiempos, estando demasiado involucrados, hija Mía, con los placeres de su mundo. Su búsqueda por riquezas que se herrumbrarán y se pudrirán los han alejado de su búsqueda por la vida eterna.

El castigo que será enviado sobre la humanidad será, hija Mía, una gran bola de fuego."

Verónica-¡Oohh! Ahora Nuestra Señora señala arriba hacia el cielo. Se pone muy oscuro, y puedo verlo - ¡oohh! ¡oohh! (Verónica tose) ¡oh! ¡Es tan caliente! Veo una gran - oh, una enorme bola - se lanza a través del cielo y tira partículas de color - pero hay una gran neblina, es una gran neblina de polvo. Y ahora viaja a una gran velocidad y puedo ver ahora: una pieza de ella se ha desprendido y viene hacia abajo. ¡Aaaahh! ¡Aahh! ¡Aahh! Ah, una pieza de ella ahora cayó en un...se ve como un enorme cuerpo de agua, y oh, el agua se está evaporando y da vueltas. ¡Oh! Debe de ser sumamente grande porque el agua se eleva. Y veo personas corriendo por las calles y ellas están gritando. Parecen estar corriendo sin dirección, no saben adónde correr o esconderse. Es muy aterrador. ¡Madre! ¡Ah! ¡Oh!- Ahora se pone claro. Es muy aterrador. Nuestra Señora se adelanta ahora.

Nuestra Señora-"Hija Mía, conozco tu gran miedo. No puedo evitar permitir que veas la gran catástrofe, la gran destrucción que será enviada sobre la humanidad. ¡Grítalo, hija Mía, desde los tejados! No disminuyas en tu Misión. Sabe que la fortaleza se te dará para ir adelante. Te estamos enviando muchos brazos. Ten valor, hija Mía, no hay ningún hombre sobre la tierra a quien debes temer, ya que serás guiada por el Padre en el Cielo. El tiene un plan para cada vida puesta sobre la tierra.

Te hemos pedido, hija Mía, que te unas con otros portavoces a través del mundo para divulgar este mensaje del Cielo: ¡el tiempo se acorta! Años o meses, hija Mía, ¿qué diferencia haría si te diéramos la fecha? Lo único importante es que estéis preparados, porque os puedo asegurar, hijos Míos, que el gran Aviso os llegará en el momento cuando menos lo esperéis. Y entonces, un prodigio de gran proporción - en el Corazón misericordioso del Padre, recibiréis una gran Luz del Cielo. Muchos en el mundo rechazarán este milagro, porque habrán unido fuerzas con aquel enviado para ir adelante y aplastar, hija Mía, cada logro de lo sobrenatural enviado por el Padre para traer a la humanidad de regreso al camino hacia el Reino.

Y después de esto, si la humanidad no se arrepiente y cambia sus caminos, será enviado sobre ella la gran destrucción en dos partes: la gran guerra, que removerá de vuestra tierra a un tercio de la humanidad, y luego, la Bola de la Redención - ¡el segundo tercio! Y qué quedará, hija Mía, ¡Oh dolor de grandes dolores! Los que quedan, sin embargo, serán entre los pocos, pero ellos se unirán con Mi Hijo para levantarse con triunfo glorioso y reconstruir el Reino del Cielo sobre la tierra.

Estamos ahora levantando a muchos discípulos, muchos apóstoles de los últimos días. Ellos harán frente a la gran prueba sobre la tierra, pero como las voces en el desierto, en la oscuridad, ellos irán hacia adelante llevando la Luz, buscando con sus candelas a través de la oscuridad para la recuperación de sus hermanos y hermanas. Desde estos terrenos sagrados escogidos por el Padre, serán dadas muchas curaciones y conversiones para la edificación de la humanidad y la propagación de la Misión para recobrar las almas.

Rezad mucho, hijos Míos, haced muchos sacrificios. El placer más grande para el Padre es ver los sacrificios de los sentidos hechos por la humanidad.

Tú, hija Mía, tienes ahora que practicar la mortificación de tus costumbres de comida. No te hemos pedido esto antes, ya que no era el tiempo en el plan del Padre. Ahora te pedimos esto como una gran penitencia para la recuperación de muchas almas. Desde ahora, hasta cuando el Padre decida que no será necesario, te restringirás a una sola comida diaria. No, no tendrás hambre, ya que recibirás tu alimento de Mi Hijo. `¿Comprendes, hija Mía?'

Verónica-Sí, Madre.

PENTECOSTALISMO DE SATANAS

Nuestra Señora-"Tienes que advertirles ahora, hija Mía, que están siendo mal guiados. Las sociedades secretas y la búsqueda del Espíritu Santo está entrando en el reino de satanás. Demasiados pocos están buscando afuera de la Casa de Dios. Tú, hija Mía, tienes que hacer saber que la palabra que llamáis `Pentecostales' no es de Dios, es un error. Ha sido introducida para - digo tratar, hija Mía, ya que solamente traerá batalla pero no la destrucción. Será un mal insidioso que entrará para tratar de remover lo que es conocido como la Casa `institucionalizada' de Mi Hijo.

Cuando Yo uso, hija Mía, el nombre `institucionalizado', Yo no lo digo como un negocio, como muchos lo han hecho un negocio. Yo lo digo como una firme base de la Fe. La verdad y el conocimiento de la Fe del Padre en el Cielo ya os ha sido dado. Tenéis una base firme. ¿Por qué estáis tratando de sacudirla introduciendo sectas y grupos que llaman las moradas de satán? No permitáis que los que han entrado en la Casa de Mi Hijo os malguíen interpretando las palabras de vuestros profetas de antaño para acomodar, acomodar sus propios medios mundanos para encontrar el camino al Cielo. Yo digo mundano porque rápidamente los están alejando del camino.

Muchos llaman al Espíritu Santo, hija Mía, pero los espíritus que ellos invocan no son del Cielo ni de la Luz. Ellos vienen rápidamente del abismo. ¡Huid! No tengáis parte alguna en estas reuniones, ya que ellas no son de la Luz. Con el tiempo, hijos Míos, veréis los desastres que estas reuniones provocan. Muchos que deberían de saber mejor, se han entregado a sí mismos a esta diversión. No necesitáis esta diversión. Mi Hijo siempre está con vosotros en la Eucaristía.

Hijos Míos, muchos están dejando vuestros Sacramentos - buscando un nuevo mundo, un mundo en que abunda la palabra amor, ¡amor! ¿Pero quién conoce el verdadero significado de la palabra amor? ¿Cuántos están dispuestos a hacer sacrificio por este amor? ¿Cuántos están dispuestos a matar sus deseos mundanos por este amor? ¿Cuántos estarían dispuestos a dar sus vidas por este amor?

No, hijos Míos, a menos que recéis - no invocando los espíritus, sino rezando las palabras como os fueron dadas - no tendréis la comprensión en la Luz. No os confundáis y aturdáis. Las oraciones del Cielo son sencillas. No salgáis a buscar lo sensacional. Comenzaréis vuestras oraciones con `Padre Nuestro, que estás en los Cielos', no blablablablabla, que Nosotros escuchamos, hija Mía, que sube aquí. ¡La malinterpretación de la palabra `lenguas'! ¿Sabéis lo que leéis en el Libro de la Vida? El hombre ha hecho una muy torcida interpretación: blablablala, para Nosotros, hijos Míos, eso es a lo que suena.

Yo sé, hija Mía, que Mis instrucciones esta noche te han dado gran incomodidad y temor. No es a menudo que Mi Mensaje tiene que ser tan severo, pero si no podemos traeros al camino correcto, hijos Míos, razonando con vosotros ¿será enviado sobre vosotros el temor de Dios el Señor para regresaros?- No buscáis la Luz en los lugares correctos. Rezad por la Luz pero siempre rezad `Padre Nuestro que estás en los cielos' para que no invoquéis al padre de todos los mentirosos, el príncipe de las tinieblas, ¡satanás! Muchos de vosotros ahora estáis llamando a satanás - por lo tanto, rezad por la Luz; llevad vuestros sacramentales, probados y verdaderos."

LA ADORACIÓN A SATANAS

Verónica-¡Oohh! Nuestra Señora está señalando con una mirada muy enojada en Su rostro. Y puedo ver, oh, una terrible...¡oh! Es -¡oh! Yo sé lo que es. Veo...sé que son seres humanos que tienen puestas vestimentas negras con ojos rasgados en sus rostros. Y Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"¿Ves, hija Mía, la adoración al príncipe del mal? ¿Estás asombrada, hija Mía? No os engañéis que esto no existe sobre vuestro mundo ahora: la adoración a satanás. ¡Paganos, paganos en la Casa de Dios, paganos vagando por vuestras naciones, líderes de vuestras naciones entregándose a sí mismos a satanás!

La destrucción rápidamente está llegando sobre la humanidad. No hay nada que satanás no hará para seducir a las naciones. Despertad de vuestro letargo, de vuestro amor por las riquezas; abrid vuestros ojos a la verdad!"

Verónica-Oh, ahora veo - Nuestra Señora señala hacia...y hay, ¡oh! Parece que personas están peleando. ¡Oh! ¡Es una terrible guerra! ¡Oh! ¡Es una terrible guerra! Oh, ¡hay tanta sangre! Y veo una corriente de sangre y cruza las aguas, y parece Italia, y Francia. ¡Oh! Ahora Nuestra Señora se adelanta, y coloca sobre Su cabeza un chal negro.

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, mucha sangre será derramada sobre la tierra. Muchos serán martirizados por causa de Mi Hijo antes que esta batalla se termine.

Yo tengo gran esperanza, hija Mía, gran confianza que los ejércitos de Luz levantados a través de vuestro mundo podrán ir adelante y alcanzar al mundo con la verdad para que vuestra generación pueda evitar la parte más grande del castigo que ha sido asignada - que será dada a la humanidad, si vuestro mundo no regresa del mal y de las ofensas que son cometidas - ofensas que no serán toleradas por el Padre, porque os habéis entregado a vosotros mismos, como una generación perversa, a satanás.

Cuidad bien las almas de vuestros hijos, padres de familia. Porque habrán lágrimas que fluirán, y mucho crujir de dientes en los días, cuando muchos serán reclamados. Porque uno estará en el campo, y el otro será llevado. El mundo será purificado lentamente, y con un bautismo de fuego. Es a través de la gracia del Padre que todos aquellos quienes han recibido el Mensaje del Cielo, tienen el tiempo para preparar sus almas y las almas de los que aman. Y con la caridad de corazón ellos irán adelante a preparar a otros quienes han sido menos afortunados en recibir la Luz, ya que muchos la han rechazado. Pero en la misericordia del Padre, el poder de la oración de vuestra parte, traerá de regreso al redil a las ovejas errantes. ¡Convertid al no creyente! Id adelante ahora, ¡como apóstoles de la verdad!

Cuando llegue este cataclismo sobre la humanidad, no habrá ninguna excusa, no podrán desechar el hecho y el conocimiento que os habéis entregado a vosotros mismos al maligno satanás o al Padre en el Cielo. Cada hombre tiene un pacto con el Señor; cada hombre tendrá completa responsabilidad por su alma y las almas de los que él ama.

DISCIPLINA O CONDENACIÓN

"No rechacéis el conocimiento que hay un mundo sobrenatural a vuestro derredor, invisible a vuestros ojos humanos. Tenéis que ser separados de vuestro cuerpo humano antes de recibir este conocimiento de la vida más allá del velo. Pero no seáis engañados ahora por los agentes de satanás, quienes tratan de quitaros este conocimiento que sois peregrinos sobre la tierra -una permanencia corta, un período de peregrinaje en el cual ganaréis vuestro mérito o colocaréis vuestra alma sobre el camino de la condenación. Todos habéis sido dados el camino. Lo seguiréis con disciplina, sacrificio y oración, o estaréis perdidos para siempre. Rezad mucho, hijos Míos, porque muchas oraciones son necesitadas. Vuestro mundo está en profunda oscuridad.

DESAPROBACIÓN POR VUESTRO CLERO

"Hija Mía, te encontrarás con mucho desacuerdo por parte de muchos de Nuestro clero. Te preparo para esto, porque muchos han caído en la telaraña de satanás, no reconociendo estas reuniones de Pentecostales por lo que verdaderamente son - una creación para distorsionar y engañar. Recordarás, hija Mía, que satanás fue arrojado, Lucifer, Luciel, con gran conocimiento de cómo engañar a las naciones y a la humanidad. No, no puedo explicarte ahora el por qué todo este poder no le fue quitado. Es un secreto del Cielo.

PENTECOSTALISMO ES CONDENADO

"Sí, hija Mía, muchos se han entregado a sí mismos a la desobediencia a vuestro Santo Padre, vuestro Vicario. Nosotros le hemos pedido que condene la práctica de llamar al Espíritu. El ha seguido la dirección del Padre, pero muchos de su clero han caído en la desobediencia de vuestro Vicario. Muchos han escogido ir por su propia cuenta, siguiendo sus propias reglas sin disciplina. Muchos se han establecido a sí mismos para guiar a otros sin el verdadero conocimiento, porque han desechado a Nuestro Vicario y sus advertencias.

Vuestro Santo Padre sufre mucho, hija Mía. Rezad mucho por él, porque su fuerza es grandemente probada por aquellos quienes le ocasionan mucha tristeza; aquellos en quienes él confió; le han clavado puñales en su corazón.

Terminarás las oraciones de expiación, hija Mía."

Jesús-"Hija Mía, no será necesario que Mis hijos abran sus paquetes. Las gracias fluyen en abundancia del Padre sobre estos terrenos sagrados. Todas las cosas y cada alma será bañada en la Luz. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo."

Verónica-Ahora Jesús tiene Sus manos unidas, así, Sus tres dedos, extendidos, y El gira hacia Su derecha y levanta Su mano, así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. El hace la señal de la cruz.

Jesús-"Hijos Míos, recibiréis gracias en abundancia. Mi Madre ha llegado a vosotros en la voluntad del Padre como una Mediadora entre la humanidad y el Padre para salvar, para recuperar cuantas almas estén dispuestas a sacrificarse y hacer penitencia en el tiempo que les resta. Sabed que no desecharéis las advertencias de Mi Madre.

Hija Mía, Hemos dado el Mensaje del Cielo. Será aceptado o rechazado en la voluntad de la humanidad. El escoger salvar su alma todavía descansa con cada hombre. Ninguno será forzado a entrar al Cielo. Gracias serán dadas en abundancia por la recuperación de almas pero deberán desear, hija Mía, deberán pedir y recibirán por medio de mérito, las llaves al Reino.

Os envío sobre vosotros en el Padre y el Espíritu Santo, gracias para la curación y conversión - curación de los cuerpos y curación del alma - con solo ser pedidas. Todos los que están agobiados con tristeza, venid a Mi Madre y seréis consolados. No hay descanso en el Cielo - no hay tiempo como vosotros lo medís en la tierra. Sabed que Mi Madre está siempre presente en estos terrenos. Pedid y se os otorgará, porque Ella se ha puesto a Si misma con buena voluntad como una Mediadora para vosotros, porque Ella es vuestra Madre y todas las madres sobre la tierra, mirarán a Mi Madre como un ejemplo de pureza y sacrificio.

Hija Mía, continuarás ahora con las oraciones de expiación - tantas son necesitadas. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo."

FIN