Cayendo al agua...

California, New York

Cuarto Aniversario de las Apariciones18 Junio 1974

Nuestra Señora-"Como estuviste en Mi primera Aparición sobre estos sagrados y santos terrenos escogidos por el Padre, estarás de rodillas de nuevo.

Te enviamos este día un verdadero y santo sacerdote, uno que estará contigo en los días por venir."

Verónica-Oh, Nuestra Señora ahora desciende por el lado izquierdo del asta de la bandera, por los árboles. La luz es muy bella alrededor de los árboles. Es una luz blanca, brillante, pero azul pálido, se torna azul pálido en color.

Ahora detrás de Nuestra Señora hay un hombre. Oh! El tiene puesto un hábito marrón de monje. Es el Padre Pío. Oh, ahora sus manos están levantadas enfrente de él. El sonríe. Ahora veo su barba. Su barba es muy blanca, pero él tiene una cara muy joven. El sonríe; oh, ¡se ve tan feliz! Y coloca sus manos enfrente de él, así. ¡Oh! Y ahora toma alguna tela; parece como, parece como si tiene puesto un par de mitones, guantes con los dedos recortados. Ahora él se los quita de su mano derecha, y extiende sus manos hacia adelante. Oh, y puedo ver sus manos. Están muy lastimadas. Oh. Oh, se ven muy dolorosas. El tiene agujeros a través de su, del centro de sus palmas.

Ahora Nuestra Señora se adelanta. Ella se acerca bastante ahora. Ella está un poco arriba del letrero de San Miguel. Oh.

Nuestra Señora-"Hija Mía, es únicamente a través del conocimiento del sufrimiento y del valor del sufrimiento con conocimiento que obtendrás el Reino del Cielo. Tan pocos están dispuestos a sufrir por Mi Hijo, y prefieren los placeres del mundo.

Hija Mía, hazlo saber a Nuestros sacerdotes en las Casas de Mi Hijo sobre la tierra - Iglesias - que Nosotros queremos que Nuestros sacerdotes brillen como ejemplos puros de castidad y santidad. Ellos han sido mal guiados en su dirección por muchos superiores, quienes también siguen como ovejas al matadero, la mala dirección de sus superiores. Es como una rueda que da vueltas, hija Mía, con el fuego que lentamente la destruye.

El ejemplo que deberá ser mostrado y dado a los hijos de la tierra por Nuestros sacerdotes, deberá apartarlos como representantes de Mi Hijo. Ellos no tienen a nadie igual a ellos sobre la tierra, porque su vocación es un regalo especial de Dios. Nos entristecemos, hija Mía, al ver la oscuridad que cubre el alma de muchos.

El error más grande en la Casa de Mi Hijo es el engaño puesto sobre el hombre por satanás, que las almas serán ganadas si las unen a ellos en su corrupción. ¡NO-O-O! Su ejemplo deberá ser PURO y apartado del instinto mundano.

La naturaleza humana, hija Mía, coloca al hombre sobre el camino hacia el pecado. El puede sobreponerse al pecado MANTENIENDOSE CON MI HIJO, cerca de Mi Hijo en los tabernáculos del mundo. A menos que comáis de Su Cuerpo y bebáis de Su Sangre, no podéis tener la Vida dentro de vosotros, ya que Su Cuerpo es el ALIMENTO de vuestra alma. Tu alma, hija Mía, es una entidad aparte del cuerpo humano, que está sujeto, el cuerpo, a la descomposición y a ser destruido; sin embargo, la única destrucción al alma humana, que es eterna como la creó el Padre, es la destrucción que puede ser lograda por satanás. El libre albedrío del hombre lo coloca sobre el camino hacia el Reino de Dios o hacia el camino de la oscuridad de la condenación eterna con el príncipe de las tinieblas, Lucifer.

Hija Mía, Nos entristece mucho ver sobre una generación con la lenta desintegración de la vida familiar. ¡El ejemplo que se da en los hogares a los niños es inmundo! ¡D-I-S-C-I-P-L-I-N-A! ¿Adónde habéis guiado a vuestros hijos, hijos Míos?

Estás perturbada, hija Mía, por los actuales eventos. Te advertí que estuvieras preparada para las fuerzas del mal que rodearán estos terrenos sagrados en un esfuerzo por detener la buena obra. LA ORACIÓN ECHARA AFUERA LA OSCURIDAD.

Sí, hija Mía, Nosotros vemos a un mundo que se ha entregado a satanás. Las personas del mundo y de las naciones ahora se degradan a sí mismos en libertinaje, fornicaciones, y toda (clase) de pecados de la carne. Más almas, hija Mía, se están yendo al infierno debido a estos pecados de la carne. Ellas están cayendo al infierno tan rápidamente como copos de nieve que caen de los cielos."

Verónica-¡Oh! Oh, yo veo ese gran hoyo. Es un-oh, es un hoyo, una caverna, que baja en la tierra. Oh. Ahora veo-parecen como cuerpos humanos, pero resplandecen. Están casi encendidos como carbones. Pero reconozco sus formas; son seres humanos. Y casi puedo ver sus rostros, excepto por el resplandor naranja en que están. Están llenos de terror; sus rostros están llenos de terror. Ahora hacia un lado, hay criaturas horribles, horribles. Parecen casi como mitad humano y mitad animal. No tienen manos; son como-uno de ellos está agarrado del lado de la pared. Y a medida que los cuerpos de estas almas caídas pasan flotando, ellos los alcanzan pisoteándolos, al sostenerse a las paredes y pateándolas con los pies. Pero los pies tienen uñas largas, como garras, casi como garras de animales. Sus pies y sus manos son, son garfios de apariencia terrible. Sus rostros- no los puedo describir. Son horribles.

Ahora parezco estar subiendo, arriba, arriba y no está tan caliente como lo estaba en el hoyo. Y no puedo escuchar los gritos tanto. ¡Oh! ¡Oh! (Estoy) saliendo del hoyo. Oh, es como estar saliendo de un horno. ¡Oh! ¡Oh!

Y ahora Nuestra Señora viene hacia acá. Ella viene del lado derecho del asta de la bandera. Y el cielo se pone muy iluminado. Ahora Nuestra Señora se inclina.

Nuestra Señora-"Hija Mía, no es una vista agradable, pero es una que no puede ser evitada por muchos, ya que ellos escogen vender sus almas a Lucifer. Muchos han sido redimidos por los actos de expiación y oraciones de los fieles y de aquellos quienes tienen la capacidad de amar. El Padre es misericordiosísimo, y no desea que se pierda una sola alma sin causa; sin embargo, no seáis mal guiados por aquellos quienes enseñan una doctrina falsa, hija Mía, que no hay infierno ni Purgatorio ni lugar de expiación. Es solamente la obra de Lucifer para engañaros para que vuestro pecado se convierta en una manera de vida.

Vuestra nación ha caído en una oscuridad profunda del espíritu. Las naciones del mundo ahora avanzan rápidamente hacia su propia destrucción, hermano contra hermano, hermana contra hermana, madre contra hija, padre contra hijo. Oh, ¿qué será de una generación degenerada?"

Verónica-¡Oh! Nuestra Señora está de pie ahora. Directamente debajo de Ella - Ella dijo la estrella que guía. Arriba hay una estrella en el cielo. Nuestra Señora está de pie directamente debajo de ella. La luz de la estrella hace puntitos de resplandor sobre la corona de Nuestra Señora. Es muy bella. Nuestra Señora tiene una corona incrustada con bellas piedras. Los colores de las piedras son rojo y azul, púrpura, verde, amarillas. Oh, es la vista más bella que jamás he visto. Ahora Nuestra Señora señala hacia arriba a la estrella.

Nuestra Señora-"Hija Mía, pon tus ojos sobre la estrella más lejana en el cielo. Tendréis que ir mucho más allá de esa estrella para llegar al Reino del Padre. Es el mundo del espíritu. No podéis entrar a menos que dejéis vuestro cuerpo, vuestro cuerpo humano.

Hazlo saber al mundo, hija Mía, que el alma, cuando deja el cuerpo, tiene COMPLETA CONCIENCIA, completo conocimiento de lo que sucede a su derredor. Sabed que el Padre creó a la humanidad para seguir en la majestad del Padre; sin embargo, es triste decir, hija Mía, muchos han buscado unirse, e igualar, la majestad del Padre. Esta arrogancia y orgullo los coloca sobre el camino hacia su propia destrucción, porque así como el Padre echó del Cielo a aquellos quienes se habían colocado por encima de El, así, también, todos quienes se coloquen a sí mismos sobre la tierra por encima del Padre, serán echados al abismo de la condenación eterna.

Padres de familia, no os puedo dirigir con más urgencia que lo que hago ahora para pedir vuestra ayuda en gobernar las vidas de vuestros hijos con gran cuidado. La base de su Fe tiene que comenzar en los hogares. Los años jóvenes, los años tiernos de su niñez tienen que ser entregados al conocimiento del Padre y del papel que ellos deben jugar sobre la tierra como peregrinos, como discípulos del Padre en el Cielo.

Hay gran error, hijos Míos, en el mundo de hoy. Satanás ha envenenado muchas mentes, aún entre a quienes se les dio gran gracia de conocimiento y el poder para dirigir a las almas jóvenes. Ellos están empleando este poder para destruir. Sabed ahora que nada puede esconderse del Padre. Todos serán responsables por su parte en la destrucción de una alma joven. Nosotros no os colocamos para que juzguéis a vuestros hermanos y hermanas, hijos Míos, pero vuestro ejemplo deberá ser uno que es constructivo.

Entristece mucho a Nuestros Corazones, hijos Míos, el saber que hay tan pocos quienes dedicarán sus vidas exclusivamente para salvar a sus hermanos y hermanas.

IRRELIGIOSIDAD

"Hay muchos síntomas de la enfermedad principal de la humanidad: Irreligiosidad, hija Mía. Ellos se han olvidado de su Padre en el Cielo. El Padre castigará, hija Mía, a los que El ama.

¡Cuántas lágrimas He derramado a medida que estoy de pie viendo a una generación pagana! Desnudez, falta de pureza de corazón, que alcanza dentro de la corrupción del alma. Tened en mente, hijos Míos, que así como sembráis, así cosecharéis.

El poder más grande que tenéis ahora, hijos Míos, es la oración. Satanás y sus agentes NO PUEDEN QUEDARSE DONDE HAY ORACIÓN. Echadlos afuera ahora. Echadlos afuera con una vigilia de oración en vuestros hogares y en vuestras iglesias, y a través del mundo."

Verónica-Ahora Nuestra Señora se adelanta. Ella se ve muy bella. Oh, Nuestra Señora tiene sobre Sus pies - Su túnica y Su manto sobre la túnica son bellos. Es de un blanco brillante, con un adorno dorado todo alrededor del contorno. Oh, Ella se ve tan bella. Nuestra Señora se ve muy joven ahora, oh, como una niña joven, yo diría de unos trece o catorce años. Oh, y ahora Nuestra Señora ve hacia abajo. Ella está muy complacida con Sus zapatillas. ¡Oh! Oh, sí. Nuestra Señora tiene puestas sandalias doradas. Y en cada punta delantera del centro de la tira de la sandalias, hay una rosa dorada. Oh, es tan delicada, tan bella.

Y a medida que Nuestra Señora gira, la luz es reflejada de las rosas en Sus pies. Y Nuestra Señora ahora extiende Su mano derecha, así. Oh, y en Su mano derecha hay otra rosa, una rosa dorada. Oh. Ahora descendiendo detrás de Nuestra Señora hay los más bellos-oh, ¡los colores son simplemente bellos! Son ángeles pequeños. Oh, Querubines. Y ellos tienen-oh, ellos tienen - parece que uno tiene un corazón. Oh, sí, el que está a la izquierda, vestido de azul - ella está vestida de azul y tiene-parece ser un ángel mujer - ella tiene una guirnalda de rosas alrededor de su cabeza. Son blancas, blancas bellas. Ella se ve muy pequeñita. Pero ella sostiene un corazón que es de apariencia dorada. Es solamente un poco más pequeño que ella, el cual ella extiende enfrente de su pecho, así. Y ella sonríe. Y ahora de pie completamente alrededor de Nuestra Señora, en un círculo, hay otros ángeles pequeños vestidos en colores diferentes. La brillantez de la luz que viene detrás de ellos, y en todo su alrededor, hace que los colores simplemente centellen (tanto) que al verlos lastiman mis ojos. Es tan bello. ¡Oh!

Ahora ellos extienden enfrente de ellos una guirnalda - oh, son rosas, bellas rosas. Desde aquí parecen ser rosas frescas, amarillas y rojas y blancas. Bellas. Ahora Nuestra Señora gira y, oh, es tan brillante. La corona sobre Su cabeza resplandece, simplemente resplandece en la luz. Bella. Oh, ahora Nuestra Señora desciende y señala detrás de mí.

Nuestra Señora-"Puedes sentarte ahora, hija Mía. Tengo mucho que hablar contigo, pero mucho de esto debe de ser en secreto, por el momento." (Pausa)

Verónica-Nuestra Señora besa el Rosario. Ella sabe que yo tengo un rosario nuevo que tiene que ser bendito. Oh. Oh.

Nuestra Señora-"No puedo remover el plan que el Padre pronto pondrá en marcha. Gradualmente muchos niños serán removidos de la tierra para salvar sus almas. Padres de familia, escuchad ahora esta admonición que os evitará gran sufrimiento si rezáis ahora por vuestros hijos. No puedo, hija Mía, en este momento darte más conocimiento de lo que está por venir. Solamente puedo, como Madre, dirigiros, hijos Míos, para que escuchéis y atendáis Mis advertencias. Preparad a vuestros hijos, ya que muchos serán sacados de vuestro mundo. No comprendéis, no podéis comprender la gran tristeza de una pérdida. Muchos experimentarán en el futuro este gran dolor. Será de mucho consuelo el saber que habréis preparado a vuestros hijos.

No doy, hija Mía, esta dirección para poner temor en los corazones de Mis hijos. No puedo evitar decirte esto, ya que no deseo ver las lágrimas y saber el dolor de corazón de estas madres. - Preguntas, hija Mía, el por qué Yo no puedo ir adelante con un milagro completo de conocimiento para todos. Solamente puedo contestarte de esta manera. El Padre no obligará un amor. No, hija Mía, no puedo ampliar sobre esto por ahora. Hay muchos secretos del Cielo que ya no serían sagrados si te fuesen revelados.

Sí, hija Mía, habrá una gran Guerra y un gran Milagro, y entonces el gran Castigo. Todo tiene que llegar a ser.

Sí, hija Mía, el gran Castigo será un bautismo de fuego. En vuestro país hay áreas, hijos Míos, que caerán en una gran catástrofe."

Verónica-¡Oh! ¡Oh! Veo - yo sé - veo olas grandes. Oh, ellas golpean las playas en las costas. Hay bellas, grandes, casas en las costas. Ellas parecen, parecen ser muy costosas, grandes y blancas, y como mansiones. Todas están construidas sobre una cuesta. Y veo-oh. La tierra se desliza hacia abajo al agua, y las casas se están yendo. Y veo a personas que corren, tratan de huir de la tierra que comienza a abrirse. Y (la tierra) se cae dentro del agua. ¡Oh! Oh-h-h. Oh, veo-yo sé donde es - es California. ¡Oh! ¡Oh! Ahora Nuestra Señora se adelanta.

Nuestra Señora-"Esa no es, hija Mía, la única área que enfrentará gran destrucción."

Verónica-Y ahora Nuestra Señora señala hacia - el otro lado. Es como ver un mapa. Y hay otra costa. Sé que estamos en la costa este. Y veo - oh, reconozco Nueva York, y Long Island. Se extiende dentro del agua. Oh-h-h. Y veo un gran destello, un estallido de fuego. Y el agua se eleva muy alto, y esta costa, también, está como disolviéndose y cayendo al agua. ¡Oh!- Ahora Nuestra Señora señala hacia arriba y Ella señala alto al cielo. Y hay una tremenda, gran bola. Y viene a través del cielo a un paso tremendo de velocidad. Y a medida que se acerca, parece redonda en forma, pero es naranja y brillante. Es muy, muy caliente. ¡Oh! Ahora Nuestra Señora toca Sus labios, y ahora:

Nuestra Señora-"Hija Mía, esto es lo único que te puedo enseñar por ahora. Pero escucharás cuidadosamente Mis instrucciones.

LA ORDEN DE SAN MIGUEL IRA...POR TODO EL MUNDO

"La Orden de San Miguel irá por todo vuestro país y el mundo. Seguiréis la dirección del Padre, que Miguel sea regresado a las Casas de Mi Hijo, (las) Iglesias. Miguel es el Guardián de la Casa de Dios. El no será mantenido afuera de las Casas de Dios. Si no permitís la entrada del Guardián, abriréis las puertas para la entrada de los malos espíritus. El príncipe de las tinieblas ha colocado sobre la tierra a muchos agentes. Ellos no vienen en sus formas abominables, sino que ellos entran dentro de los cuerpos de los seres humanos caídos. No seáis engañados, hijos Míos, por los que desfilan como ángeles de luz. Debajo de sus exteriores, ellos tienen los corazones negros de Lucifer. No espero que echéis ojos circunspectos sobre vuestros vecinos, sino que permanezcáis dentro de vosotros, importándoos menos las cosas del mundo, y recurriendo más a la oración y el sacrificio. Vuestras vidas diarias deberán ser vidas piadosas, guiadas por el Espíritu Santo que ha sido enviado a vosotros.

LA FAMILIA QUE REZA UNIDA, PERMANECERÁ UNIDA

"Estamos muy complacidos con las palabras que el Espíritu envió sobre el hombre que LA FAMILIA QUE REZA UNIDA, PERMANECERÁ UNIDA, hija Mía. Jamás fue forjado un mensaje más verdadero. La familia que reza unida, permanecerá unida.

Hija Mía, en el Mensaje del Cielo, hazlo saber a la humanidad que ellos no deberán desechar el conocimiento dado por Dios de lo sobrenatural; sin embargo, ellos deberán ser prevenidos que no vayan a buscar conductos falsos del Espíritu de Luz, ya que Nosotros vemos gran error en sus búsquedas, porque ellos han encontrado a los espíritus de las tinieblas. Ningún mal jamás será triunfante; con el pasar del tiempo, por sus frutos, ellos serán conocidos. El rabat-el rabat es el maestro de la vida, el sacerdote; pero no podéis ser engañados por los que ensucian sus vestimentas. Rezad mucho por ellos, hijos Míos, porque siendo humanos, hay una gran lucha para permanecer en la Luz.

ACEPTAD VUESTRAS CRUCES

"Las fuerzas del mal están desenfrenadas sobre vuestro mundo. Muchos tomarán el camino fácil, el camino ancho que lleva al abismo. Aceptad vuestras cruces, hijos Míos, y seguid a Mi Hijo. Es el UNIDO CAMINO que llevará a la felicidad eterna. Tan pocos están dispuestos a sufrir. Nosotros escuchamos gritos de amor, paz, felicidad, gozo. Y lo único que Vemos es sufrimiento y tristeza. ¿Por qué, hijos Míos? Porque estáis buscando vuestra paz, gozo y felicidad en los lugares equivocados. No podrá haber paz, gozo o felicidad a menos que sigáis el plan establecido por el Padre en el Cielo.

Todos los días, cada hora, Nosotros miramos vuestro mundo, las personas de la tierra entregándose al pecado, un pecado más grave que en el tiempo de Noé. Ellas, las personas de la tierra, se entretienen de una manera más inmunda que jamás ha sido visto, aún en el tiempo de Noé; porque ahora van hacia adelante en un pecado inmundo, sofisticado - una manera de vida en que los niños están lentamente hundiéndose, más y más, hacia los pozos negros de error y oscuridad. Si esta manera de vida continúa, no habrá alternativa sino que os visiten el gran Aviso y Castigo.

Hija Mía, puedes esperar en el futuro gran oposición, aún de Nuestro clero, PORQUE LOS MÍOS ME CONOCERÁN, los MÍOS ME BUSCARAN, y los MÍOS, ME ENCONTRARAN.

Generación a través de generación, el hombre lleva el mismo estigma de ceguera y dureza de corazón. Muchos han endurecido sus corazones y cerrado sus ojos a la verdad. Por qué, hijos Míos, ¿me preguntáis por qué? Porque, hija Mía, es triste decir, que si ellos abriesen sus ojos y sus corazones se derritiesen y si ellos mirasen con sus corazones, ellos tendrían que rechazar sus pecados que tanto aman. Ellos aman más los placeres del mundo que las cosas del Cielo. En una tierra, en un hogar donde hay abundancia, mucho es esperado.

Irás hacia adelante, hija Mía, propagando el Mensaje del Cielo. Retírate completamente del mundo a tu derredor. Tu dirección te llegará y aparecerá ante tus ojos. Muchos milagros de curación y conversión serán dados para la edificación de las almas y del establecimiento de estos terrenos sagrados como un lugar de gran curación y conversión, como te He llegado en el plan del Padre como Mediadora entre Dios y el hombre.

Continuarás, hija Mía, con tus oraciones de expiación." (Pausa)

Verónica-Todos los que puedan, por favor, arrodíllense. Hay grandes luces que vienen ahora del cielo. Oh, ellas, ellas están como señalando; el cielo se abre. Oh, y Jesús ahora desciende. ¡Oh! Lo pueden ver-oh, ¡El se ve tan bello! Oh. Oh, ahora Jesús se adelanta y Nuestra Señora ve hacia arriba. Oh, El desciende ahora y está de pie a la par de Nuestra Señora. Nuestra Señora se va hacia...Ella retrocede flotando hacia atrás y hacia el árbol. Ahora Nuestra Señora está de pie justo arriba del árbol. Y Jesús al lado derecho de Ella.

Ahora El dice algo; no puedo escuchar. Y Nuestra Señora asiente con Su cabeza. Jesús mira a todo Su alrededor. El se ve muy complacido. Y ahora Jesús se adelanta y hace un poco de viento, porque Su, Su túnica ondea. Oh, y El tiene los pies descalzos. ¡Oh! Ahora-oh, puedo ver las Llagas sobre las manos de Jesús. El cambia Su manto a Su brazo izquierdo, y yo puedo ver los hoyos-realmente, es piel muy áspera. Es, oh, se ve muy, oh, muy doloroso. Alrededor de Su muñeca está muy rojo e hinchado. Oh, y ahora Jesús mira hacia abajo y dice, muy quedamente.

Jesús-"Hija Mía, es con gran gozo que Yo miro las amorosas almas. Mi Madre os ha sido enviada como una Mediadora del Padre. Escucharéis Su consejo, porque estaréis en gran prueba en los días venideros. Es únicamente a través de la intercesión de Mi amada Madre que seréis dirigidos afuera de la oscuridad. El Padre, en el Espíritu, considera que todos debéis hacer expiación por las ofensas en contra del Creador. Nosotros os enviamos muchas gracias, gracias para curación y conversión, gracias para las almas descarriadas. No las rechacéis, porque entonces seréis eternamente perdidos."

Verónica-Ahora Jesús extiende Su mano, así, y El tiene Sus tres dedos juntos, y El hace la señal de la cruz. El señala con Su mano hacia abajo - justo por los árboles. Oh, En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Nuestra Señora toma Su gran crucifijo del bello Rosario. Oh, es dorado - el crucifijo es dorado. Nuestra Señora lo extiende, así, y hace la señal de la cruz. Ella señala hacia abajo con él: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Nuestra Señora asciende más alto, y Jesús va hacia allá. El está como a la mitad del asta de la bandera ahora. Y El flota hacia - yo digo flotar - El no camina, El solo se desliza.

El aire parece llevarlo - al lado izquierdo del asta de la bandera. Ahora El ve hacia abajo, y sonríe. Y El extiende Su mano, así, Sus dedos así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús-"Hija Mía, harás saber que no es necesario sacar los objetos de naturaleza divina de sus paquetes. Os aseguro que las gracias pueden penetrar cualquier cosa hecha por el hombre."

Verónica-En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Jesús va hacia-oh, El está casi tocando esa rama del árbol. No, El asciende ahora y va hacia el centro y Nuestra Señora está directamente detrás de El. Ahora Ella está de pie y ve hacia abajo, sonriendo. Nuestra Señora sonríe. Y ahora Jesús extiende Su mano hacia abajo, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Jesús dice:

Jesús-"Os bendigo, hijos Míos, en el Padre y en el Espíritu. Sabed que Somos inseparables, porque Somos Uno, Quien os enviamos gracias en abundancia. Escuchad bien el consejo de Mi Madre y no estaréis perdidos para Nosotros."

Verónica-Ahora Jesús asciende. El va ahora hacia...El flota y gira a Su izquierda, que sería nuestro lado derecho, y ahora El va con Nuestra Señora.

Jesús-"Hija Mía, continuarás ahora con las oraciones de expiación. Yo podría agregar a las palabras de Mi Madre; sin embargo, no será necesario en este momento. Yo estoy seguro que las palabras de Mi Madre llevan gran carga sobre tí."

FIN