El gobierna sobre vuestro país...

El hombre de la máscara

Víspera de Santa Ana y en Honor a San Joaquín25 Julio 1974

Verónica-Hay un círculo grande de luz azul. Está perfectamente formado alrededor del asta de la bandera entre los dos árboles. Ahora los árboles se iluminan mucho. La bella luz azul y los rayos de luz bajan sobre los estandartes de San Miguel. Son muy bellos. Los rayos iluminan todo el cielo, y...¡oh! ahí viene Nuestra Señora ahora. ¡Oh!

Nuestra Señora está sobre esta gran bola - parece casi como la luna. La bola es tan grande. Es sólida - se ve sólida; no es transparente. Y ahora simplemente se desliza a través del cielo y baja por el asta de la bandera. Nuestra Señora está de pie sobre ella. Es muy bella. Ahora Nuestra Señora mira de derecha a izquierda. ¡Oh!

Nuestra Señora tiene puesta una larga túnica blanca. Es muy bella y tiene una banda azul. La banda es larga. Llega casi al borde inferior de la túnica. Y alrededor de Su cabeza, Nuestra Señora -puedo ver solamente un poquito del cabello de Nuestra Señora. Se ve muy brillante como un marrón oscuro pero con color dorado alrededor de los bordes debido a la luz que brilla desde Su cobertura que tiene sobre Su cabeza. Nuestra Señora tiene un adorno dorado en el contorno de la envoltura y refleja sobre Su rostro y cabeza. ¡Que bello!

Nuestra Señora-"Hija Mía, estarás sujeta a mucha prueba. A medida que tu país y el mundo progresa hacia una oscuridad más profunda, todos los que representan y reconocen a Mi Hijo se encontrarán con mucha persecución.

Dejarás de defenderte por escrito o por palabra hablada. Tienes que comprender que ellos proceden como los patos en las fotografías que te He dado.

El hombre de la máscara - él gobierna sobre vuestro país. Los otros son solamente mercenarios para hacer su voluntad.

Tienes que reconocer las caras del mal a tu derredor, hija Mía. Ellos se presentarán con una semblanza de piedad y un exterior como los elegidos.

Tú Me pides, hija Mía, una señal para el mundo - un gran milagro. No, hija Mía, no estás siendo presuntuosa, pero tienes que entregarte a la voluntad del Padre.

Perseverancia y valor serán necesarios en los días venideros. La fortaleza y la gracia serán dadas para continuar con la Misión.

El Padre me ha enviado como una Mediadora para traer esta advertencia al mundo. Debéis regresar de vuestros caminos actuales que ofenden mucho al Padre, porque estáis llamando sobre la humanidad un gran castigo. Muchas advertencias han sido dadas en el pasado pero no han sido reconocidas como procedentes del Padre.

El Padre no tolerará las abominaciones que se cometen en las Casas de Dios. Muchos de Sus dedicados son tolerantes en su enfoque para la salvación de almas. No ganaréis ni redimiréis almas, rebajando las normas. Muchos de Nuestros dedicados - el clero y las doncellas tontas en los conventos - se han entregado a sí mismos al mundo, a la carne y al demonio. Cuán triste que tan grandes gracias pudiesen pasar y ser desechadas a cambio de los placeres temporales del mundo.

Vuestro mundo y vuestra nación han entrado en una oscuridad profunda de espíritu.

El Aviso prometido a la humanidad no tardará en llegar. Se os dará como un acto misericordioso del Padre para despertar a la humanidad antes que sea demasiado tarde y el gran Castigo sea enviado sobre vosotros.

Yo he pedido muchas veces que todas Nuestras legiones de trabajadores se unan en una causa común para salvar almas. Estamos muy tristes de ver que hay tanta división entre los rangos de trabajadores. Satanás fomentará confusión y descontento, ya que es su manera de desunir. ¡Dividir es conquistar!

Tú, hija Mía, continuarás con tu Misión bajo la dirección del Padre. A medida que abres tu camino, luchando, entre la oscuridad del mundo, permanecerás sobre el camino angosto. Será un camino lleno de espinas. No podemos prometerte una vida de gran felicidad y aprobación en tu mundo, pero, hija Mía, ¿es esto lo que quieres? No puedes tener ambas cosas, pero te aseguro, renuncia al mundo y permanece dedicada al trabajo que te ha sido dado, y tu recompensa será grande en el Cielo. No seas desviada, ni te pongas triste, por el juicio del hombre sobre tí, porque así como juzgaron a Mi Hijo, también tú recibirás lo mismo. Solamente los que escuchan Nuestra dirección, reconocerán los signos de los tiempos.

Me entristece mucho, como Madre, ya que verdaderamente soy Madre de grandes dolores - Me entristece a medida que veo a Mis hijos sucumbir a las asechanzas de satanás, entregándose a las lujurias de la carne. Paganismo, lascivia, desnudez, ¿qué será de vosotros y de vuestros hijos? A menos que mantengáis puros y santos pensamientos en vuestras mentes y mantengáis limpios vuestros cuerpos, ¡no entraréis al Reino del Cielo! ¡Vuestro cuerpo es el templo de vuestro espíritu eterno! ¡Vuestros ojos son el espejo de vuestra alma!- ¿Por qué colocáis abominaciones dentro de vuestros hogares para destruir las almas de vuestros hijos? ¿Por qué no tenéis las imágenes de Dios? Todos los que mantengan las imágenes en sus hogares serán salvados.

Hijos Míos, os dirijo con un Corazón sincero ya que Yo tengo gran conocimiento del futuro. Esto se Me ha sido dado en la Misión del Padre. Habrán grandes pruebas en vuestra nación y en el mundo. Muchos se entregarán a sí mismos al mundo, ya que no tendrán la fuerza de la gracia para continuar luchando contra las fuerzas del mal en vuestro mundo. Esta fuerza se os dará al estar con Mi Hijo en oración continua y en unión con El en la Eucaristía.

Yo hablé, hija Mía, de los elegidos. Nosotros nos referimos a los elegidos como nuestro clero dedicado, hombres de Dios, escogidos entre las ovejas para ser los pastores. Satanás ha enviado un gran engaño sobre vuestro mundo. Satanás vaga en la Casa de Dios. Oh, líderes de Nuestras ovejas, pastores de Nuestro rebaño, ¿estaréis de pie delante del Padre y diréis que vuestra enseñanza ha sido pura a Su vista? ¡No-o-o! ¡Muchos de vosotros estáis mal guiando! ¡Muchos de vosotros sois mal guiados y lleváis vuestro error a las almas de otros! ¡Despertad! ¡Despojad la ceguera de vuestros ojos y de vuestros corazones! ¡No destruyáis almas por el reconocimiento del hombre! No colocaréis al hombre como un ídolo para adorar!

¡La disciplina será necesitada! ¡Una base firme no tiene necesidad de ser reforzada con nuevas ideas!

Toda clase de confusión está siendo sembrada sobre vuestro mundo por satanás. Sois como ovejas que corren en toda dirección. Y seréis presa para los lobos vestidos de ovejas. Se os ha dado vuestra cruz. Llevad vuestros sacramentales, acompañad a Mi Hijo en los Tabernáculos del mundo, y aceptad las gracias que el Padre os otorga, y no perderéis el camino.

¡Nuestro clero no deberá colocarse en los rangos del hombre corriente! Un hombre de Dios no es un hombre ordinario. ¡El es un representante de Mi Hijo! Como tal, deberá ser visto con respeto, ¡pero este respeto tiene que ser ganado!

Muchos han descartado sus vestimentas. ¡Reemplazadlas, porque estáis en grave error! Doncellas tontas, ¿por qué os habéis quitado vuestros hábitos? Estáis ciegas al hecho que ya no recibís el respeto ni el honor, y que vuestro liderazgo es pobre - ¡vuestro ejemplo es pobre para los jóvenes! Doncellas tontas, por favor, ¡reemplazad vuestros hábitos!

Repito, hija Mía, que mucha disciplina será necesaria. La manera de vestir que Nosotros vemos que es permitida por los padres de familia para que lleven sus hijos, es una abominación ante los ojos del Padre. Ella es pecaminosa, ella es degradante y ella lleva a otros al pecado. Cubrid vuestros cuerpos porque son los templos del Espíritu Santo.

El hombre no vestirá como mujer, y tampoco la mujer vestirá como hombre! ¡Pantalones cortos, pantalones, no serán llevados (por mujeres) ante la presencia de Mi Hijo!

No habrá ninguna racionalización aceptada por la perpetración de estos actos de impureza.

Vuestra nación va por el camino de su propia destrucción como lo fueron muchos países en el pasado. Pensad, explorad la historia de vuestra nación y del mundo. ¡Vuestra moralidad es vuestra escala! Despojad a vuestra nación de su moralidad, y vuestra nación caerá - el mundo caerá."

Verónica-Ahora veo un grupo de personas alrededor de una mesa grande. Parecen estar en conferencia, pero estas personas no son de un solo país. Parece que son de varios países y están llevando a cabo alguna clase de conferencia, y del otro lado en el centro de la primera mesa, hay un letrero - un rótulo - y escrito sobre él dice: EL DESTINO DE LOS ESTADOS UNIDOS. Ahora estas personas, ellas no se ven muy agradables - se ven malas. Sí reconozco a algunos orientales. Es como si estuvieran sentados planeando el destino de los Estados Unidos.

Ahora se oscurece y Nuestra Señora se adelanta. Oh, no puedo ver a esas personas. Ahora Nuestra Señora se adelanta y la luz es muy brillante. Es bella. Nuestra Señora está de pie del lado derecho del asta de la bandera.

Nuestra Señora-"Hija Mía, estáis viendo una gran conspiración. No tengas miedo de lo que ves. Pon todo al cuidado de Mi Hijo.

Sí, hija Mía, se que hay una gran conspiración para quitar Mi Mensaje de entre la humanidad. Me entristece mucho saber que tantos han endurecido sus corazones y están ciegos a la verdad.

Id adelante, hijos Míos, con gran esperanza en el conocimiento que la victoria final estará con Mi Hijo.

Estáis en la guerra de los espíritus. Es una guerra mucho más grande que cualquier guerra humana sobre vuestro mundo ya que vuestra alma es eterna.

Hija Mía, es tiempo que el mensaje del gran engaño y error sea dado a conocer. La conspiración de error y engaño estará en el plan de satanás y los líderes de la oscuridad para destruir la Casa de Mi hijo y establecer una unión de un mundo; ¡una Iglesia de Dios que no tendrá Dios!

Sabed que cuando el mundo y vuestra Iglesia sobre la tierra sean uno, el fin estará cerca. Las puertas bien abiertas del infierno, ellas reclamarán a todos - ¡aún las mitras que se han entregado a sí mismas a ganancias mundanas y a la destrucción de sus ovejas! ¡Las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Casa de Mi Hijo!

Tú, Mi hija, Verónica, tienes que llevar ahora una vida muy recluida. No te digo esto para darte miedo. No es Mi Misión llevar miedo a los corazones de la humanidad. Debo haceros conocedores del plan de satanás y los métodos eventuales que el Padre empleará para purificar vuestro mundo.

La Bola de la Redención será enviada sobre la humanidad. El mundo será bautizado con fuego.

Todos los padres de familia deberán prepararse para hacer gran batalla contra satanás. El pondrá a padre contra hijo, madre contra hija, y habrá mucho desacuerdo dentro de la familia. Rezad, rezad dentro de vuestros hogares y atravesaréis este período de tristeza con esperanza, con confianza en la victoria sobre el mal - el mal que ha entrado en muchos hogares.

El tiempo vendrá - padres de familia, escuchad bien - ¡el tiempo vendrá cuando vuestros hijos os entregarán para ser ejecutados, tan grande será el poder de satanás!

Comprende, hija Mía, que ningún hombre, ningún poder, ni siquiera satanás, está por encima del Padre; sin embargo, no puedes comprender los caminos del Padre. El permite estas cosas que tu encuentras tan confusas de comprender, hija Mía. El las permite para el bien eventual. El cambiará todo lo malo a bueno, porque ningún mal es triunfante para siempre.

Encontraréis gran oposición del clero, hijos Míos. Es triste, pero es un hecho, que muchos han perdido su camino. Rezad por ellos, porque ellos, también, pueden ser recuperados con vuestros actos de sacrificio y oraciones.

¡El Sombrero Rojo ha caído, y el Sombrero Púrpura está siendo mal guiado! ¡Cuán tristes están Nuestros Corazones en el Cielo!

Los Mandamientos del Padre han sido desechados. Ellos os fueron dados para que vuestro mundo pudiese vivir en paz y prosperar. Ahora buscáis invitar a Exterminatus. Exterminatus, hija Mía, es el demonio de la destrucción, conocido como la guerra.

Hay suelto sobre vuestro mundo incontable número de demonios. Las puertas del infierno están bien abiertas.

Los falsos milagros de los últimos días, promovidos por satanás, están muy evidentes sobre vuestro mundo. La ciencia da muchas explicaciones pero no ha presentado la verdad. ¡Vuestros platillos voladores no son más que una manifestación sobrenatural de satanás!

Sería mejor, hija Mía, si el clero emplease su tiempo en no desaprobar los milagros honorables de Dios el Padre, y buscasen la verdad de estos deshonorables, milagros deshonestos - que ellos llaman milagros - ¡de satanás! ¡Los milagros del infierno son transportes - transportes de demonios!

Muchos del clero, hija Mía, no aceptarán Mi Mensaje porque se han entregado al mundo.

El arma más poderosa que tendrás, hija Mía, es la oración; una vigilia constante de oración, a través de tu mundo y de tu país. Iréis adelante, hija Mía e hijos Míos, protegidos bajo Mi manto azul, una envoltura de luz, con la cruz de Mi Hijo en vuestra mano derecha y las cuentas de oración en la izquierda. En vuestras manos, entonces, sostendréis la más poderosa arma en esta guerra de los espíritus - oración, expiación y sacrificio. Hijos Míos, la balanza está pesadamente hacia la izquierda ahora. Mirad y rezad mucho. El reloj de arena se queda sin arena."

SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Verónica-Ahora Nuestra Señora va hacia...Ella se desliza hacia el lado derecho del asta de la bandera por los árboles. Ahora descendiendo detrás de Ella en el cielo está San Miguel. ¡Oh, él es enorme! Nuestra Señora se ve tan pequeñita, como una pequeña figura a la par de San Miguel. El es tan enorme; sin embargo, bello. ¡Oh! San Miguel tiene una larga lanza en su mano derecha y sostiene la balanza en su mano izquierda. Es una balanza dorada pero de un lado tiene como un cáliz. Pero hay algo que sale del cáliz - parece sangre. Ahora San Miguel se inclina.

San Miguel-"¡Ves, hija Mía, las abominaciones al Corazón - al Sagrado Corazón de Jesús! ¡Ningún hombre se colocará por encima de su Dios!

Verónica-Ahora Nuestra Señora señala hacia...Ella viene hacia el asta de la bandera ahora, y está de pie ahí. Y Ella es tan brillante. Puedo ver Su rostro ahora. Nuestra Señora...Ella se ve tan joven.

Nuestra Señora-"Hija Mía, por favor, dile al mundo, divulga el Mensaje que dí hace muchos años. Mucho de él permanece escondido al mundo - el Mensaje de Fátima. Jacinta ha sido olvidada. Ellos han enterrado Mi Mensaje, así como tratarán de enterrar Mi Mensaje aquí sobre estos terrenos sagrados; sin embargo, es demasiado tarde ahora, hijos Míos. Debéis advertir y despertar al clero. Ellos están siendo probados."

Verónica-Ahora Nuestra Señora extiende Su Rosario. El Rosario es muy bello. ¡Oh! Y ahora Ella extiende Su Rosario, así, sobre el crucifijo: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Nuestra Señora se inclina.

Nuestra Señora-"Te sentarás ahora, hija Mía." (Pausa)

Verónica-Ahora todos los que puedan, por favor, arrodíllense. Nuestra Señora se adelanta. La luz es muy, muy brillante. Nuestra Señora está de pie por el lado derecho del asta de la bandera. Ella está justo arriba de la rama de los árboles. Ahora detrás de Ella, hay un hombre vestido en una túnica larga marrón con sandalias - con sandalias marrón en sus pies y él tiene cabello marrón oscuro y una barba, y no tiene nada sobre su cabeza destapada. Yo - ¡oh! ¿San Joaquín? Y contiguo a él hay una señora, y ella es más gruesa que Nuestra Señora, y está vestida en una vestimenta marrón y blanca que le llega a sus pies, pero sus pies parecen estar en sandalias, oh, sandalias marrón - se ven como de cuero marrón. Ahora alrededor de su cabeza hay un chal. Es marrón con borde blanco. ¡Oh! ¡Oh! Son Santa Ana y San Joaquín, y a la par de ellos está Jesús, sonriendo, y El se adelanta ahora.

Jesús extiende Su mano enfrente de El, así, con los tres dedos, así. Jesús levanta Su mano enfrente de El y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús lleva Sus dedos a Su boca - El desea que yo escuche.

Jesús-"Hijos Míos, podéis esperar gran oposición en el fomento de la Misión de Mi Madre. Iréis adelante con gran perseverancia y valor. La gracia será dada a todos para permanecer firmes en la verdad. Podéis esperar ser perseguidos como Yo, también, fui permitido por el Padre para pasar esta prueba. Conoced que esta batalla rugirá con gran ferocidad, pero la victoria final será un triunfo para todo el Cielo. Estáis siendo probados y se os darán grandes pruebas. Manteneos firmes en vuestra Fe, mantened la verdad en vuestros corazones y permaneced sobre el camino angosto. Haced a un lado todas vuestras inclinaciones humanas hacia ganancias mundanas y de reconocimiento. Seréis tratados, y obligados a rebajaros, pero haced esto, y salvaréis almas. Ellos os pisotearán pero sabed que los profetas antes que vosotros, ¡tuvieron que ser pisoteados antes que venciesen a sus perseguidos! Vuestro ejemplo salvará muchas almas, hijos Míos, así que continuad con la Misión del Cielo."

Verónica-Ahora Jesús levanta Su mano delante de El: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús extiende Su mano, así. ¡Oh! Y los rayos emanan. ¡Oh! ¡Son muy, muy brillantes, muy brillantes! Apenas los puedo mirar. Ellos vienen sobre los terrenos y pasan arriba de las personas. ¡Oh! ¡Ellos son bellos! Ahora Jesús vuelve a ver. El sonríe.

Jesús-"Ellos no te cegarán, hija Mía, continúa viéndolos."

Verónica-Ahora los rayos van hacia...y Jesús señala con Su mano al lado izquierdo del asta de la bandera. Ahora Jesús flota hacia... y Santa Ana y San Joaquín y Nuestra Señora Lo siguen al lado izquierdo del asta de la bandera. ¡Oh! Ellos se ven tan felices y tranquilos.

Ahora Nuestra Señora ve hacia abajo y extiende Su Rosario, y ahora Santa Ana se acerca a Nuestra Señora y Le susurra algo, y San Joaquín está de pie allí con Santa Ana, y ahora Jesús ve hacia abajo y extiende Su mano, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús se adelanta. El está justo entre el estandarte de San Miguel y los árboles. El está vestido con una bella túnica borgoña, y ¡oh! El está todo radiante con luz. Es tan bello. Oh, ahora El extiende Su mano otra vez, y, ¡oh! las luces emanan. Las luces son rayos brillantes que emanan de las manos de Jesús. Ahora van por todas partes, hacia abajo, y a la carretera. Oh, y ahora Jesús pone Su mano sobre Su pecho.

Jesús-"Muchas gracias serán dadas - gracias para conversión, gracias para curación. Todos los que renuncien a sus vidas, encontrarán vida."

Verónica-Ahora Jesús viene al lado derecho del asta de la bandera. Y El cambia Su capa a Su brazo izquierdo. Se ve muy pesada. La capa que El lleva sobre Su túnica es muy pesada y la cambia a Su brazo izquierdo, y extiende Su mano otra vez, así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús asciende. El sube - El simplemente está flotando arriba del asta de la bandera. Ahora se inclina y Nuestra Señora asiente, "Sí". Nuestra Señora ahora dice:

Nuestra Señora-"Continuaréis, hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación; son dolorosamente necesitadas."

FIN