los hombres de ciencia busca crear vida...

El Producirá un Monstruo!

Víspera de la Transfiguración de Nuestro Señor5 Agosto 1974

Verónica-El cielo se pone muy claro. Hay una bella neblina azul ahora alrededor de los árboles del lado izquierdo del asta de la bandera. Nuestra Señora desciende. Ella está de pie justo arriba de los árboles, pero Ella desciende muy lentamente, y detrás de Ella está San Miguel. San Miguel es muy, muy grande. Oh, él cubre todo el cielo pero no se ve fuera de proporción. ¡El es simplemente bello!- Ahora Nuestra Señora viene al centro del asta de la bandera. Su voz es muy, muy baja, muy baja.

Nuestra Señora-"Hija Mía, He estado aquí todo el día. Han habido muchas almas devotas que han venido con grandes ruegos que han tocado Mi Corazón. Muchos recibirán curaciones de conversión y de aflicciones corporales; sin embargo, a muchos se les pedirá, también, que carguen con la cruz como almas víctimas por el amor misericordioso del Padre.

La creación del Padre - la tierra - está en gran aflicción, hija Mía. Se está acercando a la tierra un gran Aviso. Muchos quienes reciben Mi Mensaje lo desecharán porque crea miedo. Cuán triste es esto, porque están siendo malguiados.

Hay muchos falsos maestros entre vosotros, hijos Míos. Vosotros tenéis la Fe - debéis mantener la verdad en vuestros corazones. El Libro de la Vida ha sido cambiado para satisfacer la naturaleza básica carnal de la humanidad. No debéis leer el nuevo Libro de la Vida publicado recientemente. Buscaréis en vuestras tiendas y recuperaréis la verdad en las escrituras - esto debe ser antes del año 1964 de vuestros años terrenales.

"Los enemigos de Dios entraron en las Casas de Mi hijo hace muchos años terrestres. Su plan ha sido insidioso y con mucha astucia ellos hicieron su aparición y entraron, llegando a los lugares más altos de poder dentro de las Casas de Mi Hijo. De esta manera, hijos Míos, ellos han podido malguiar, malguiar y colocar a muchas almas sobre el camino hacia la destrucción de sus almas eternas. Nosotros ponemos una gran responsabilidad sobre todos los padres de familia para llevar la verdad a sus hijos.

Muchos perecerán - muchos morirán en el gran Castigo. ¿Cuántos serán rechazados en el Reino, hija Mía? Únicamente el tiempo que le queda a la humanidad será el equilibrio.

"Sabed que las fuerzas del mal se han reunido para tratar de silenciar Mi voz, hija Mía. Yo derramo grandes lágrimas de tristeza sobre la humanidad. Cuando el Padre te escogió, hija Mía, El conocía de tu perseverancia y tu gran valor en la Fe. Por lo tanto, Nosotros dependemos mucho que el Mensaje sea enviado a través tuyo, hija Mía, por todo el mundo.

"Satanás tiene el poder de atacar tu cuerpo. Aumentarás tus oraciones internas para luchar en contra de sus agentes que se han establecido para drenar tu fuerza. Te he pedido que permanezcas en reclusión. Esto es para tu protección y para la propagación del Mensaje.

El Mensaje, hija Mía, que yo te he encomendado, será rechazado por muchos. Sabe y aprende una lección simple. Yo no te hablo con acertijos ni en símbolos, sino con la completa verdad en la Luz. Aquellos en la oscuridad no comprenderán, ya que ellos no han penetrado esta oscuridad de espíritu.

"Hay gran desobediencia en las Casas de Mi Hijo a través del mundo, y un gran predominio de ella en tu país. Los pastores han escogido su propio camino. Muchos están en gran desobediencia hacia Nuestro Vicario. El hombre ha sido colocado como un ídolo de adoración. Ningún hombre estará por encima del Creador ya que todos los hombres eventualmente regresarán al polvo. El alma es eterna, la vida continúa; la palabra `muerte' deberá ser removida como tal de vuestros libros. No hay muerte. Vuestro cuerpo no es más que una envoltura, un templo para vuestro santo espíritu. Cuando profanáis este templo, profanáis vuestro espíritu. Ennegrecéis este santo edificio del Padre y como tal, sin redención, tenéis que ser entregados a satanás.

En el mundo hoy en día, el hombre ha sido marcado. El lleva la marca de la bestia o la marca e la Cruz. Aquellos que están en la Luz reconocerán estas señas entre sus hermanos.

"¡Huid de toda maldad! Solamente la oración puede regresar a aquellos quienes llevan la marca de la bestia sobre ellos. No entraréis en las cuevas de iniquidad! Tenéis que huir de todas las ocasiones de pecado. Porque así como las águilas se reunirán donde descansan cuerpos, así los agentes del príncipe de las tinieblas se reunirán entre los suyos.

Yo, hija Mía, he derramado muchas lágrimas amargas de tristeza. Es un gran remordimiento saber que Nosotros estamos viendo una repetición de los terribles días de antaño. Sodoma y Gomorra - ¡ellas fueron como nada comparadas a vuestra Babilonia de hoy! Vuestro mundo y vuestro país han aceptado el pecado como una manera de vida. Los jóvenes son las víctimas de sus mayores. El ejemplo es pobre y muchas almas serán llevadas por el camino de la condenación eterna.

"Rezad mucho, usad vuestros sacramentales. No os puedo enfatizar esto lo suficiente, hijos Míos. Vuestros sacramentales son vuestra armadura. ¡Dejad que otros se burlen de vosotros! ¡Dejad que os llaman dementes! ¿Importa esto, estas pocas palabras de arrogancia y orgullo y desprecio, cuando sabéis que todo hombre llegará a su fin y estará en juicio ante el Padre? ¿Construís vuestra vida para complacer a satanás, o, estáis construyendo vuestra vida y llevando vuestro peregrinaje sobre el camino al Reino de vuestro Dios? ¡Solamente vosotros podéis contestar esto!

"Luciel fue echado del Reino de la Luz. El está aquí, sobre vuestro plano terrenal. Fruisteis enviados por el Padre como peregrinos, guerreros del Cielo para hacer batalla contra satanás. Entristece mucho al Padre cuando satanás aumenta su conteo (de almas). La batalla de los espíritus está ahora, hija Mía, con gran fuerza. ¡No podéis regatear por vuestra alma!

Nosotros vemos las más grandes abominaciones siendo cometidas sobre vuestra tierra - la profanación de los templos sagrados, de vuestros cuerpos. ¡El Espíritu Santo no puede entrar en un cuerpo profanado! ¡Tiene que ser purificado primero! Esta purificación será hecha de vuestra propia voluntad - o, en la misericordia del Padre, ¡recibiréis esta purificación a través de un castigo!

"Mi Hijo regresará a vuestra tierra así como El ascendió de vuestra tierra. El regresará con las legiones, los ejércitos del Cielo, en la batalla final contra los agentes y las fuerzas del mal. El destruirá a las naciones que se han entregado a satanás. El destruirá a aquellos quienes se han convertido en agentes de satanás.

Su Misericordia - del Padre - no conoce límites; por lo tanto, debéis ahora poneros de rodillas y rezar, y haced mucha penitencia por las grandes ofensas que son cometidas ahora sobre vuestra tierra. Hay una balanza ahora - ningún hombre conoce la balanza - pero esta escala sostiene el destino de la humanidad. Cuando las fuerzas de la iniquidad excedan grandemente las fuerzas del bien, sabed que el gran Aviso y Castigo están sobre vosotros.

"Aquellos en la Luz sentirán que han entrado en un mundo de locura, ¡tan grande será el pecado de la humanidad! Perseverad y seréis salvados. No caigáis víctimas a las creaciones de satanás.

Vuestros hogares deberán ser un refugio para vuestros hijos. Mantened las imágenes - las estatuas - en vuestros hogares y enseñad a vuestros hijos, como padres de familia, los cimientos básicos de su Fe, y ellos no serán atrapados en la telaraña de satanás que lentamente está - como un pulpo - alcanzando en todas las direcciones y devorando a los jóvenes y a los mayores.

"Sí, hija Mía, la Bola de la Redención da vueltas cerca. El alzamiento de la mano del Padre dirige el curso de esta Bola.

"Ninguna fecha será dada, ya que no hay ninguna ventaja en divulgar fechas. La renovación de la humanidad tiene que ser una renovación completa y duradera. Por lo tanto, continuaréis en la instrucción dada por el Padre. Yo he venido como una Mediadora por la voluntad del Padre para dirigiros como una Madre. Como una Madre, Yo os imploro que Me escuchéis ahora y sigáis esta dirección, ya que si lo hacéis, seréis salvados. Si desecháis Mis palabras - la dirección del Cielo - seréis perdidos."

Verónica-Ahora Nuestra Señora extiende Su mano, Su mano, y Ella tiene Su bello gran Rosario, las cuentas blancas como perlas y los Padrenuestros completamente dorados; es un bello juego de cuentas. ¡Oh! Y Nuestra Señora ahora sostiene la cruz. La cruz es brillante, es dorada. Y Ella hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Nuestra Señora ahora sonríe, y Ella mira hacia el lado derecho del asta de la bandera, y Ella extiende Su mano con el crucifijo: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora desciende un poco más cerca. Ella está de pie justo arriba, del lado izquierdo del asta de la bandera, arriba del estandarte de San Miguel. Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"Recordad, hijos Míos, la promesa que os He dado. Yo he extendido Mi manto azul sobre todos quienes han venido, a quienes se han dado las gracias para venir a estos terrenos sagrados. Serán dispersados entre vosotros muchas curaciones y conversiones, por la propagación de la Misión del Cielo. Venid a Mí, todas las madres que están cargadas de tristeza, porque Yo os enjugaré vuestras lágrimas."

Verónica-En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra Señora-"Te sentarás ahora, hija Mía." (Pausa)

Verónica-Ahora la luz se torna muy, muy brillante arriba del asta de la bandera. Oh, es tan brillante que me duelen los ojos al mirarla. ¡Oh! Ahora se abre una luz muy circular. Oh, ahora puedo verla. Es Jesús. El desciende ahora a través de este gran círculo de luz. Oh, puedo ver Sus pies primero. El está descalzo. Jesús no tiene puestas Sus sandalias esta noche. Y El tiene puesta una túnica de color crema. Y Su capa es de un color rosa profundo, color borgoña. Y ahora el cabello de Jesús brilla en la luz - se ve como un marrón rojizo.

Y ahora El sonríe. Oh, Jesús ahora desciende. El está del lado derecho del asta de la bandera y El extiende ahora Su mano, así, con Sus tres dedos, y El hace la señal de la cruz, así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora El se inclina.

Jesús-"Escucha bien, hija Mía, y repite lo que tengo que decirte como mensajero del Cielo. Estas palabras son de gran importancia para la humanidad.

¡Los hombres no cohabitarán con hombres! ¡Las mujeres no cohabitarán con mujeres! ¡Estos actos son una abominación ante los ojos del Padre! ¡El Templo Sagrado el Espíritu Santo - vuestro cuerpo - está siendo profanado, profanado y destruido! Y no solamente el Templo, ¡sino el alma adentro es condenada, sin arrepentimiento, por la eterna oscuridad del abismo. ¡El hombre no tolerará ni racionalizará el pecado! ¡El complace a la naturaleza básica carnal de la humanidad caída!

¡El hombre se coloca por encima del Creador! ¡El busca crear vida! ¡El no creará vida! ¡¡¡El producirá un monstruo!!! La ciencia - los hombres de ciencia - ¡siempre buscando pero nunca llegando a la verdad! ¡Arrogancia, orgullo, es siempre el comienzo del fin! Es solamente en los corazones sencillos del hombre - los corazones sencillos - el candor de un niño, de un adulto, que la verdad y el camino serán encontrados. ¡Yo soy el Camino! ¡Ninguno vendrá al Padre sino es a través MIO - porque Yo soy el Camino!

"Todos los que niegan Mi visita a vuestro mundo, todos los que no Me han aceptado como el Mesías, ellos están en contra de Mí, y como tales, ¡buscarán destruir a todos quienes sostienen la verdad! ¡Recibiréis vuestra oportunidad - toda y cada alma individual - de hacer vuestra elección! Este tiempo se os acerca rápidamente. ¿Habéis tomado vuestra decisión? Si aceptáis el camino ancho y seguís a aquellos quienes están en contra de Mí, nunca entraréis al Reino del Padre, porque si no Me reconocéis, no reconocéis al Padre!- Mi Madre ha sido permitida aceptar Mi Cruz! ¡Ella hizo esto de gran Corazón por Sus hijos! ¡No me gusta ver - Me entristece ver - las abominaciones y la falta de respeto dadas a Mi Madre! Son solamente los enemigos del Padre en el Cielo quienes os quitan esta verdad. ¡No detendréis las palabras de Mi Madre! Ella es vuestra Co-Redentora; y como tal, ¡es Ella a quien se le ha dado la Misión de regresaros al camino hacia el Reino! ¡Sin Ella, estaréis perdidos!"

Verónica-Ahora Jesús desciende. El está cerca del centro del asta de la bandera y El señala hacia arriba con Su dedo derecho, así, al cielo justo entre el asta de la bandera y los árboles.

Jesús-"¡Observad el dedo!"

Verónica-Y ahora, es como si una gran mano flota hacia arriba al cielo y comienza a escribir. No comprendo...es la `Y' - es una `Y'. Es más como una herradura con una línea. Y luego hay una línea " 7 ". Y luego de nuevo está la línea "Y"', una "Y" con un gancho.

Ahora Jesús viene. El está justo arriba de la bandera y El se inclina y dice:

Jesús-"Todos los que están Conmigo, reconocerán las señales de los tiempos."

Verónica-Jesús dice que ahora deben extender sus Rosarios y todos los objetos de Dios para ser bendecidos. Ahora Jesús levanta Su mano enfrente de El y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora viene Nuestra Señora. Ella viene de detrás de los árboles. Ella estaba de pie justo arriba de los árboles del lado derecho. Y Ella se une a Jesús. Ahora hay corrientes de luz que descienden del Cielo sobre Nuestra Señora y Jesús. Ellos se van hacia el lado izquierdo del asta de la bandera. Ahora Jesús ve hacia abajo, y El extiende Su mano y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Jesús ahora dice:

Jesús-"Os bendigo a todos, hijos Míos, como el Padre os bendice en el Espíritu Santo. Dispensamos entre vosotros las gracias para vuestra salvación. Ninguno será perdido a menos que sea de su propia voluntad. Recordad esto - el camino al Cielo será el camino de la cruz."

Verónica-Ahora Jesús pone Su mano enfrente de El, y El hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu santo. Amén.

Ahora Nuestra Señora se adelanta. Ella está de pie directamente enfrente de Jesús, y Ella dice:

Nuestra Señora-"Es Nuestro más grande, más cariñoso deseo que el Mensaje del Cielo sea atendido. No tienes treinta años para divulgar este Mensaje, hija Mía, así que trabaja con gran prisa. Emplea todos los brazos que Nosotros te enviamos. No cedas al cansancio del cuerpo, ya que satanás pondrá cada obstáculo en tu camino para detener tu trabajo. No temas. Muchos brazos te serán enviados."

Verónica-Nuestra Señora ahora extiende Su Rosario, el bello Rosario blanco-rosado, con los Padrenuestros dorados. Ahora Ella sostiene hacia arriba el crucifijo dorado: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Y ahora Nuestra Señora toma Su Rosario y lo sostiene en frente de Ella, así, y - oh, los rayos emanan de las manos de Nuestra Señora. Oh, son bellos. Son rayos, ahora, que cambian de color. Se ven como arco iris - azul, verde, morado oscuro, naranja. Son simplemente bellos. Oh, y todo alrededor de Nuestra Señora ahora está bajando del cielo - se ven como astillas de vidrio, astillas muy pequeñas de vidrio. Ahora ellas están cayendo como lluvia, hacia abajo, abajo sobre el terreno. Ahora Nuestra Señora dice - Su voz muy, muy baja.

Nuestra Señora-"Hija Mía, son gracias."

Verónica-Oh. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra Señora-"Continúa con tus oraciones de expiación - se necesitan tantas, hija Mía."

FIN