Países desaparecerán en fracción de segundos...

Guerra Mundial III!

Víspera de la Natividad de Nuestra Señora7 Septiembre 1974

Verónica-El cielo es muy oscuro pero ahora hay una luz que viene desde una gran distancia. Hace que el cielo se ponga - se vea como un enorme cuadro.

Veo una casa muy pobre. "Adobe" dice Nuestra Señora - adobe. Es la casa en la cual Ella nació. Veo una casa, un pequeño cuarto. La casa consiste de dos cuartos, uno grande que tiene - debe de ser lo que nosotros hoy en día llamamos una estufa. Está hecha de rocas y está al lado izquierdo de la pared, y hay una vara de hierro, una vara de metal - pienso que es de hierro - que cuelga de la parte superior arriba de estos grupos de rocas, y hay un perol de metal - es una olla - que está sentada entre las rocas, suspendida de esta vara de hierro que noto que está sostenida en su lugar. Es casi como una chimenea, sostenida por otras varas. Las varas parecen estar colocadas entre dos paredes, y cuelgan sobre lo que debe de ser el área de cocinar. Y a un lado hacia la derecha, veo una mesa. Está hecha de una pieza de madera que se ve muy tosca, y las patas son cruzadas-diagonalmente cruzadas- y sostienen dos - cuatro piezas de madera, sostienen la estructura de la mesa.

Ahora sobre la mesa hay lienzos, noto, de tela que parece muselina. Ahí está un hombre; él sale y cae de rodillas. Es un hombre mayor, con su cabeza inclinada, y cae de rodillas ahora. Una voz lo llama y él toma estas piezas de lino de la mesa y entra al cuarto pequeño que está del lado izquierdo del cuarto grande.

¡Oh! Hay una señora - oh, ella está acostada y hay dos mujeres con ella, y ellas sostienen ahora, a, ¡oh! ¡es un bebé! Hay dos mujeres ahí y sonríen y la mujer en la cama se ve muy cansada. Ella es mayor, bastante mayor. Oh, es obvio que ella acaba de dar a luz al bebé.

Ahora todo alrededor de su cama hay un gran luz que brilla, y a la izquierda veo la figura de dos - oh, son ángeles - enormes figuras a la izquierda de la cama. Ahora la mujer en la cama, aunque está muy cansada, se ve muy feliz, muy serena y contenta. Yo diría que su edad es cerca de cincuenta, o más - en sus primeros cincuenta años. Y las dos mujeres hablan en un idioma extranjero, pero sé lo que están diciendo:

Mujeres-"El Señor os han dado este regalo para atesorar, ya que es el cumplimiento de la profecía. Vuestra vida..."

Verónica-Oh, la voz viene de los dos ángeles que están de pie - el sonido parece venir simultáneamente de ellos dos. El sonido de los dos que dice:

Angeles-"El comienzo de una profecía. Vuestras vidas están llenas de felicidad. El comienzo de una profecía. El cumplimiento del Padre."

Verónica-Ahora el hombre - él tiene una barba - y es bastante mayor, ahora él carga el bulto. Es un bebé muy pequeño, recién nacido, y él se sienta sobre una banca de madera y las lágrimas ruedan por su rostro. El llora y dice:

El Hombre- "No soy digno de esta gran alegría, este regalo del Padre."

Verónica-Ahora él sostiene el bebé muy cerca a él. Se pone muy oscuro - no puedo ver mucho. No puedo ver mucho ahora, se pone muy oscuro.

Del lado izquierdo hay una gran luz que viene hacia abajo, hacia el centro del asta de la bandera, del lado derecho. ¡Oh! ¡Es Nuestra Señora! Oh, Nuestra Señora está vestida bellamente. Ella está toda de blanco y alrededor de Su cabeza hay un bello círculo de estrellas. ¡Oh, Ella es tan bella! Ahora Ella viene, Ella flota hacia abajo, justo arriba de la estatua de San Miguel y arriba de los estandartes. Oh, Ella se va a parar sobre el estandarte si se acerca más. Oh, Nuestra Señora se ve muy delicada. Ella se ve muy joven. Está vestida toda de blanco y en el contorno de Su manto hay un adorno dorado de puro oro, y un círculo de luz y diamantes brillan como estrellas arriba de Su cabeza.

Ahora Nuestra Señora alcanza hacia Su lado, y oh, Ella tiene Su bello Rosario - el que tiene las enormes cuentas blancas y los Padrenuestros dorados. Ahora Nuestra Señora dice muy quedamente:

Nuestra Señora-"Hija Mía, has sido testigo de Mi humilde nacimiento. Desde el tiempo de Mi arribo, Mis santos padres Me llevaron al Templo."

Verónica-Nuestra Señora va hacia el lado izquierdo del asta de la bandera. Ahora dos figuras descienden del cielo. Oh, los puedo ver claramente ahora. Oh, es...¡Oh! Y dos siguen detrás. Y Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"Dos generaciones, hija Mía, de bondad y profecía."

Verónica-Los reconozco ahora. Es la familia de Nuestra Señora. Son Su madre y padre, San Joaquín y Santa Ana, y también Sus abuelos. Oh, ellos se ven tan, tan felices. Y Nuestra Señora señala hacia arriba, a ellos.

Nuestra Señora-"Hija Mía, el ejemplo - si tan sólo pudiésemos regresar a vuestro mundo el ejemplo dado por todos los que han pasado al Reino.

Las páginas del Libro de la Vida dan vuelta demasiado rápido, hija Mía. El mal está acelerando. Debes hacer todo esfuerzo por aumentar las oraciones sobre la tierra. Tienes que esperar encontrarte con mucha oposición, ya que las fuerzas del mal son grandes.

Te he advertido en el pasado; Mi Hijo te ha advertido. Ten cuidado de una fuerza del mal que rodea un santuario de pureza. Ellos tratarán de detenerte con toda astucia y engaño. Llama a tus guardianes, los arcángeles, y a Tusazeri a menudo. Reza por la Luz, hija Mía, reza por la Luz.

Las fotografías dadas a tí deben ser examinadas con mucho cuidado. Son dadas por un motivo. Debo advertirte, hija Mía, no revelar todo lo que está escondido dentro de ellas. Debes emplear prudencia en este asunto.

El Mensaje que viene del Cielo, hija Mía, es para toda la humanidad, ya que cuando el Aviso y el Castigo os lleguen, será toda la humanidad la que sentirá sus efectos. Muchos morirán en la gran llama de la Bola de la Redención. Rezad mucho para que aquellos quienes se ríen y desechan Mi advertencia, sean sacados de la oscuridad a tiempo para salvar sus almas.

Debes apresurarte, hija Mía, ya que el tiempo se acorta, para avisar a Nuestro clero que ellos no deben seguir el plan de satanás. Hay un gran engaño enviado sobre ellos. En los rangos de Nuestro clero y en los cuerpos gobernantes de las Casas de Mi Hijo, hay muchos quienes han caído a satanás. ¿Puedo Yo negar esta verdad y permitiros que vayáis como ovejas al matadero? ¡No, hijos Míos! Mi voz clama desde vuestros terrenos sagrados. Yo he sido enviada a través del mundo como una Mediadora entre Dios y la humanidad. Yo he sido echada de muchos lugares. Mi voz no ha llegado lejos; sin embargo, hijos Míos, el despertar será pronto y será un día y noche tristes para muchos.

Muchos siguen porque son mal guiados, hija Mía. Cuando les sea dado el conocimiento de la verdad y la ceguera sea removida, ellos, también, saldrán a la Luz. Rezad mucho, ya que con la oración muchas almas serán recuperadas. Estas oraciones no deben ser sin actos de sacrificio y obras. ¿De qué sirven buenas palabras sin obras? Estas palabras, hija Mía, a menos que sean llevadas a la humanidad, serán como poner carne sobre la tumba de un hombre muerto.

El miedo, hija Mía, no hay nada que temer. Enfréntate al miedo, y desaparecerá.

Yo he pedido muchas veces que los líderes en las Casas de Mi Hijo vigilen cuidadosamente a los que ellos tienen a su cargo. Ha entrado sobre ellos un engaño. No debéis ser absorbidos dentro de los brazos del pulpo de aquellos quienes buscan destruir la Casa de Mi Hijo - ¡Su Iglesia! Os llegan como ángeles de luz, con palabras endulzadas y sus actos de piedad que son superficiales; sin embargo, adentro, encontraréis el corazón ennegrecido y la mala intención.

Hay muchos ahora - agentes de satanás. Ellos estaban, hija Mía, en las sinagogas de Mi tiempo y ellos, ahora, están en las sinagogas de tu tiempo. Sin embargo, ellos no son verdaderos hombres de Dios; por lo tanto, ¡Yo la llamaré las sinagogas de satanás! ¡Ellos no honran a su Dios! ¡Ellos se han establecido a sí mismos para honrar al hombre! ¡Dios no tiene ningún lugar en sus vidas! ¡El hombre no será una criatura para adorar!

Separaos de estas sociedades secretas! No seáis engañados por sus palabras endulzadas de humanismo y modernismo, hermandad y amor - amor, amor. Tantas palabras de amor que escuchamos, y ¡qué cosechan sino odio y asesinato! ¡Por sus frutos serán conocidos!- Muchos se han unido a estas sociedades no conociendo su verdadero propósito. Investigad, no seáis mal guiados por la riqueza que se os ofrece en bienes materiales y entretenimiento mundano. Escarbad profundamente dentro de la realidad de su existencia y conoced que ellos buscan vuestra destrucción desde adentro.

Es por debajo del dolor al pecado y orden del Padre en el Cielo de excomulgar a todos los que entran a las sociedades secretas de las sinagogas de satanás - ¡los hijos de satanás!- No comprendes enteramente, hija Mía, Mis palabras. El mundo como fue creado por el Padre, era para ser un lugar de bondad y un paraíso, pero vuestros primeros padre y madre pecaron contra el Padre y tuvieron, entonces, que forjar su vida sobre la tierra en una constante batalla contra los enemigos del Padre, para hacer su camino de regreso al Reino del Cielo.

Mi Hijo está siempre presente en la Eucaristía y los tabernáculos del mundo. Si continuáis sobre vuestro curso actual, estos tabernáculos os serán removidos de entre vosotros. Rezad, rezad mucho para que recibáis la Luz de conocer el camino que está siendo pavimentado para vuestra nación y el mundo.

Los hijos de Dios se enfrentarán a esclavitud por los enemigos de Dios, conocido en vuestro mundo como el Cristianismo, a menos que recéis y llevéis el estandarte de Fieles y Verdaderos a Dios el Padre.

Hijos Míos, os imploro como una madre; ¡no Me neguéis esta oportunidad de alcanzaros removiéndome de entre vosotros! Yo he venido para dirigiros para que muchas almas destinadas para el abismo puedan ser recuperadas. Hemos visto con corazones gozosos la recuperación de muchos, y Hemos visto con corazones entristecidos, a medida que muchos caen al abismo.

La muerte será cosa común en vuestro mundo. Muchos hijos serán removidos de entre vosotros. Los agentes del infierno se multiplicarán. Rezad, porque la oración es el arma más grande que os ha sido dada ahora para remover este mal de entre vosotros.

Hija Mía, los avisos fueron dados en vuestra pasada vida terrenal por muchos, ya que el espíritu de la verdad había sido dado a muchos para dejaros con estos recuerdos - pero estas palabras de verdad y los pergaminos sobre los cuales fueron escritas están siendo eliminados de entre vosotros, ¡y reemplazados por los escritos del infierno! Yo repito `infierno' ya que, hija Mía, no escuchamos la palabra siendo repetida a menudo. El infierno y el Purgatorio y el Reino de Dios - ¿por qué habéis olvidado estas palabras? ¡Los enemigos de Dios han hecho bien su trabajo entre vosotros! ¡Salid de la oscuridad!

Nada está oculto al Padre. El ve dentro de los corazones de todos. Sabed que el Reino del Cielo espera a todos, pero ninguno entrará a menos que él se arrepienta de sus pecados y haga restitución por los daños (hechos) a la humanidad. Os digo estas palabras, hijos Míos, para que las repitáis a los que tienen el poder de dañar y destruir.

¡Pastores, pastores del rebaño! Limpiad vuestra casa ahora mientras tenéis el tiempo, porque una Casa en oscuridad, una Iglesia en oscuridad, ¡lleva una banda de muerte a su derredor! ¡Todo lo que está podrido, caerá! ¡Despertad de vuestro sueño! Quitaos la ceguera de vuestros ojos y seguid la verdad dada a vosotros en vuestra vocación. ¡Tenéis únicamente una respuesta! ¡Cambiad vuestro curso actual de destrucción! ¡Reconoced las caras del mal al derredor vuestro! Satanás tiene muchas caras y agentes. Ellos vendrán en forma humana para destruir. La astucia y la destreza de satanás, no hay límites que él no empleará para reclamar un alma."

Verónica-¡Oh! Veo - oh, ¡el hedor! ¡El hedor es tan horrible! Veo un pozo profundo y es verdadero, ¡está quemando! ¡Las paredes son naranjas y está ardiendo! ¡Oh! Oh, y veo a estas horribles criaturas; están prendidas de los lados de las rocas. Algunas tienen alas sobre ellos con horrible - se ven casi humanos - medio humanos, medio animales pero tienen orejas puntiagudas y...oh! Por favor, Madre Santísima, ¡sácame de aquí! ¡Oh! Tienen pies que se ven como garras y brazos con pelo, pero ellos, también, los dedos tienen uñas largas; son como garfios, y tienen las más horribles expresiones sonrientes en sus rostros.

Ahora veo cuerpos de seres humanos cayendo - cayendo. A medida que caen ellos comienzan a brillar. Brillan como un brillo de color naranja - y gritan: "¡Auxilio! ¡Misericordia! ¡Misericordia! ¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde!" ¡Oh! ¡Oh! Y veo que caen tan rápidamente! No sé de dónde caen. Ellos parecen como lluvia - (que caen) casi del cielo al pozo. Y veo -¡oh! ¡Veo algunos sacerdotes! ¡Oh! ¡Oh! Y veo que uno tiene -¡oh!, un sombrero de cardenal sobre su cabeza, y hay tres - ahora puedo contarlos - son tres, tienen mitras sobre sus cabezas. ¡Oh! ¡Es tan horrible! ¡El calor es tan grande, y el hedor! Siento como si me quemara...¡oh, Madre Santísima! Ahora estoy subiendo. El aire es más claro; no es tan pesado. ¡Oh! ¡Oh! Ahora se pone más claro. ¡Oh, estoy tan contenta! ¡Oh!

Nuestra Señora-"Hija Mía."

Verónica-Nuestra Madre Santísima ahora me lleva - siento que estoy toda cubierta con sudor. El calor - ¡es tan grande! Ahora Nuestra Señora me mira tristemente y luego se va hacia el lado derecho del asta de la bandera. Puedo ver el pozo negro ahora. ¡Oh!

Nuestra Señora-"Hija Mía, has visto las pobres almas de los perdidos para siempre en la eternidad. Ven conmigo, hija Mía, y mira."

Verónica-¡Oh! Ahora estoy viendo hacia abajo a otro pozo. Es como si la tierra misma se estuviera abriendo y veo un lugar muy oscuro, pero es claro en la parte de arriba. Pero estamos descendiendo más y veo a personas que brillan también. Pero ahora, abajo, muy abajo dentro del hoyo, veo - es como un vacío y veo a personas sentadas allí. Algunas son de color naranja, otras solo comienzan a ponerse de color naranja. Y lloran. Puedo escuchar palabras; todas están en gran angustia y escucho a dos - creo que se están hablando el uno al otro: "Oh, si tan solo pudiéramos regresar y contar. Si tan solo pudiéramos revelar a los de la tierra lo que ahora estamos viviendo."

Ahora Nuestra Señora toma mi mano. Estamos simplemente flotando. Estamos simplemente flotando alrededor de este gran pozo.

Nuestra Señora-"Ves, hija Mía, el lugar de espera, el lugar de purificación. Muy pocos escapan de la espera."

Verónica-¡Es el Purgatorio! Parecen haber varios niveles a medida que veo hacia abajo. En la parte de arriba - el lugar donde preferiría estar de pie si Nuestra Señora me dejara - un poquito más arriba, no es la sensación terrible de angustia. No es tan terrible aquí, Nuestra Señora. Es más claro, y más claro.

Nuestra Señora-"Eso, hija Mía, es porque el alma humana conoce que está próxima su liberación.

Verónica-Ahora Nuestra Señora toma mi mano y flotamos hacia arriba, arriba y Nuestra Señora señala arriba al cielo. Oh, y hay una bella luz grande en el cielo.

Nuestra Señora-"Hija Mía, eso es donde toda la humanidad debiese luchar por alcanzar. Más allá de la estrella más lejana hay una eternidad de felicidad con el Padre en el Reino del Cielo.

¿Vale la pena, hija Mía, que cualquier hombre tome la decisión de vida sobre la tierra - tan corta en años, una vida ofensiva al Padre, que él-luego-no pueda entrar al Reino de Dios? ¿Cambiaréis vuestras vidas por ganancia mundana y los pocos años cortos de placer - la destrucción de vuestra alma sobre la tierra?- Mis lágrimas son muchas, hija Mía, porque tan pocos buscan la verdad y tantos quitan esta verdad de entre vosotros.

Creed, creed, hijos Míos, y se os dará el camino. Buscad y encontraréis. Pedid y se os dará; sin embargo, debéis, hijos Míos, querer venir a Nosotros. Ningún amor puede ser forzado sobre vosotros.

Yo he pedido que estos terrenos sean consagrados para la recuperación de almas. Yo he pedido que el clero, a quien se le ha dado este deber sagrado al Padre, conserve estos terrenos sagrados como un santuario, un centro de expiación. La balanza para tu nación y tu estado, hija Mía, descansa en las oraciones que Nos llegan de tu país y del mundo.

Los enemigos del Padre han trabajado bien para removerme, hijos Míos, de entre vosotros. Mantened las imágenes, las estatuas en vuestros hogares. Recuperad los Antiguos Testamentos y libros que han sido desechados a los fuegos y destruidos, y reemplazados con las obras de satanás. Leed estos buenos libros de antaño a vuestros hijos. Mantened la Fe en los corazones de los que amáis, porque encontraréis que satanás enviará a sus agentes a vuestras puertas. Cuidad vuestras familias con los sacramentales que se os han dado. Rezad una constante vigilia de oración, hijos Míos. No os puedo advertir lo suficiente. Mi voz se debilita. Mis años en tiempo terrenal se acortan. Llego a vosotros, Mis brazos llenos de gracias - gracias al ser pedidas, gracias en abundancia, gracias para curación y conversión.

La vida eterna es la recompensa para los que se mantengan firmes en la Fe y defiendan a Mi Hijo. Vuestros cuerpos terrenales serán consignados al polvo; por lo tanto, ¿por qué os importan más los placeres de la carme y la vida de vuestros cuerpos terrenales, cuando podéis ganar el Reino del Cielo con un sacrificio corto, hija Mía?

Te repito, hija Mía, y escucha bien y medita sobre Mis palabras: la humanidad tiene ahora que cambiar su curso. La verdad, la luz es tenue a través de tu mundo. Los agentes de satanás buscarán tratar de remover de entre vosotros vuestra religión de verdad.

He dicho antes, hija Mía, y lo repetiré de nuevo: encontraréis al mundo envuelto no sólo en una guerra mundial de la carne, sino en una del espíritu - una guerra de religión. Todos llevaréis el estandarte `Fieles y Verdaderos', sabiendo que la victoria final estará con Mi Hijo. ¡Cuán tontos son los que piensan que se establecerán a sí mismo por encima del Padre, su Creador! ¿No han aprendido su lección del pasado? Lucifer y sus agentes - ¡ellos fueron echados del Reino! ¿Creéis que entraréis cuando neguéis al Padre sobre la tierra? ¡No! ¡Reclamaréis vuestra justa recompensa con satanás en su reino! El infierno - una eternidad del infierno espera a todos los que profanan y niegan la existencia del Padre en Mi Hijo y en el Espíritu Santo.

La compasión, hija Mía, pronto será una palabra desconocida. Misericordia y bondad, eso, también, desaparecerá a medida que la iniquidad aumentará a tan grandes extremos que la humanidad se encerrará para escapar de ella.

Yo digo que la compasión y la misericordia desaparecerán ya que muchos emplearán esas palabras únicamente como palabras para ganar su verdadera causa, la destrucción de un alma humana.

Reza mucho, hija Mía, persevera en tu Misión. El Mensaje del Cielo llegará a través del mundo. Emplea la palabra común a tu naturaleza humana - la Revelación. Los días apocalípticos están sobre vosotros. Todos debéis leer el Libro de la Vida. No aceptéis impresiones después del año 1965, ya que si lo hacéis, debéis rezar por la Luz para que no seáis engañados.

Ahora, hija Mía, siéntate y espera a Mi Hijo." (Pausa)

Verónica-Letras salen del cielo ahora. Hay grandes letras: "PERSECUCIÓN DEL CUERPO MÍSTICO". Está escrito: "PERSECUCIÓN DEL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO. ¡DEMONIO 6 ESTA SIENDO LIBERADO!"

Nuestra Señora-"Habrán muchos entre vosotros quienes clamarán ser el Cristo. Recordad, hijos Míos, que Mi Hijo regresará únicamente de la manera como El se fue, como El ascendió a los Cielos. El vendrá, regresará, descendiendo de los Cielos con los ejércitos del Cielo detrás de El. ¡No aceptéis a ninguno quien se pase a sí mismo ante vosotros como el Cristo, el Dios viviente! ¡Rechazad a estas criaturas del infierno en forma humana! Rechazadlas aunque os lleguen con grandes poderes de satanás. Número 6 - ¡cuidado con el anticristo entre vosotros! Número 6! El fomentará la Tercera Guerra Mundial, la gran guerra de destrucción a la humanidad. ¡Una guerra a la que nunca se le ha encontrado una secuela sobre la humanidad! ¡Una guerra de destrucción tan grande que países desaparecerán en fracción de segundos! ¡Tan grande será el poder del 6 que él comenzará esta guerra!

El Padre mira, hija Mía. ¡El hombre se lleva a sí mismo sobre el camino de su propia destrucción! Satanás ha engañado a la humanidad y ha puesto en sus manos los medios para su propia destrucción - no sólo de su alma eterna, sino de su cuerpo humano. Muchos cuerpos serán quemados, dejando los huesos expuestos."

Verónica-Ahora Nuestra Señora se adelanta y levanta Su mano. ¡Oh! Ella tiene Su gran crucifijo dorado en el final de Su Rosario y lo levanta y hace la señal de la cruz: "En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo."

Nuestra Señora-"Continuad, hijos Míos, con vuestras oraciones." (Pausa)

Hija Mía, deseo aclarar esto contigo. Cuando te hablo de estas sociedades secretas, conoce que hay muchas ahora. El número es mucho más grande que lo que sabes ha entrado en ellas. Algunos van ya que piensan que han alcanzado un lugar de respeto. Muchos han sido bautizados, destinados para el Reino del Padre; sin embargo, adviérteles, hija Mía, que están en gran peligro de perder este precioso regalo. Reconoced un engaño dentro de estas sociedades. Ellos hacen mucho bien, pero lo malo, el verdadero propósito debajo de este bien, es abominable, ya que buscan remover de entre vosotros, a Dios el Padre, y todo el conocimiento de Su Ser.

Lo más triste, hija Mía, es que este gran ejército de satanás busca destruir la Iglesia de Mi Hijo y empleará a sus propios miembros para tratar de destruir; sin embargo, la base es Mi Hijo. Nunca será destruida, pero las paredes pueden desmoronarse, y el número de almas perdidas estará contado en los muchos ya que ¡solamente unos pocos serán salvados!

¿Qué ganáis, hijos Míos, si ganáis el mundo entero y perdéis vuestra alma? ¡Pensad, meditad, salvad vuestra alma y las almas de los que amáis!

Muchos han desechado, y se les dará la oportunidad de hacer una recuperación, hija Mía. Es por esto que tú has visto y sentido Mis lágrimas cayendo sobre la humanidad.

El Padre castigará a los que El ama. Muchos regresarán en esta pena. Sabed que la Bola de la Redención es una realidad que vendrá sobre vuestro mundo. La Bola de la Redención se acerca.

Recordad el poder de la oración. Entrad y estad con Mi Hijo en los tabernáculos a través de vuestro mundo. El está solo. Las puertas están cerradas. Muchos Lo reciben con deshonor en sus corazones. Muchos hacen que Nosotros volteemos nuestros rostros de vergüenza, hija Mía, porque las profanaciones que se hacen dentro de las Casas de Mi Hijo son muchas.

Una gran porción, una gran medida de responsabilidad descansa en los padres de familia para la salvación de las almas de sus hijos.

Perseverad, hija Mía e hijos Míos, en los días venideros.

Los agentes de satanás han ganado control en los medios de comunicación mayores de vuestra nación. La gran águila ha sido desplumada. No se levantará de nuevo a menos que un milagro mayor de regreso al Padre, regreso a la Fe, sea logrado.

Hija Mía, atrancarás tus puertas a todos menos a tu familia inmediata y trabajadores de más confianza. No te puedo advertir lo suficiente. Escucha Mis palabras, hija Mía. Nunca dudes del Mensaje del Cielo porque tú estás cuidada por los ángeles, pero tienes libre albedrío, y tristemente, hija Mía, si no sigues las direcciones que se te dan, debes aceptar las consecuencias."

Verónica-Ahora veo que atraviesan el cielo - oh, los caballos. Hay un caballo blanco y un caballo rojo - extraños colores para caballos, blanco y rojo. Están galopando. Oh, van muy rápidamente a través del cielo y ahora hay un caballo negro. ¡Oh! Y a la par del caballo negro hay un gran - parece un signo de interrogación - un signo de interrogación a la par del caballo negro. Ahora contiguo al signo de interrogación, hay una muy extraña figura que viene de - parece un puño cerrado. Parece como alguien que sacude su puño, así. Directamente contiguo al signo de interrogación, hay una hoz y una gran mano, pero la mano es negra y azul - como una mano negra - y está sostenida, así. No sé lo que significa, Madre Santísima.

Nuestra Señora-"Lo entenderás, hija Mía, en el futuro.

Sí, hija Mía, ellos han puesto un precio sobre tu cabeza; sin embargo, no temas ya que tienes tu armadura."

Verónica-No, no tengo miedo. ¡Sólo estoy asustada!

Nuestra Señora-"No hay nada, hija Mía, que tú debas temer. Todo lo que debes de temer son los ataques de satanás y su seducción de almas. Recuerda Mis palabras a tí antes - tu familia es el mundo. Como mensajera del Cielo, tu familia es el mundo, el mundo de seres humanos. Es una gran tarea pero hay muchos contigo. La palabra de Dios irá por todo el mundo, y luego vendrá la oscuridad.

El conocimiento más grande, hija Mía, es la victoria final y reinado de Mi Hijo sobre la tierra. Habrán grandes pruebas. Muchos caerán a la orilla, no pudiendo cargar sus cruces. Muchos escogerán el camino fácil. Pero mantened un curso firme, ya que Mi Hijo está en el timón. Sabe, hija Mía, que la Barca de Pedro zozobra, pero Mi Hijo está en el timón. Los que están dormidos tienen que ser despertados. Reza para que los que están en la oscuridad puedan entrar a la Luz, hija Mía."

Verónica-Ahora se pone muy oscuro. Nuestra Señora se va hacia el lado derecho del asta de la bandera por los árboles.

Nuestra Señora-"No estés alarmada, hija Mía. Yo no me voy. Yo estaré aquí ahora hasta que venga Mi Hijo."

Verónica-Y arriba - ahora Nuestra Señora señala hacia arriba. ¡Oh! San Miguel está de pie justo arriba de Nuestra Señora por los árboles al lado derecho. El sostiene la balanza en su mano- en su mano derecha-y él tiene una gran lanza en su mano izquierda. El está de pie arriba de Nuestra Señora y a la par de él hay un hombre - un hombre mayor. ¡Oh! El tiene puestas bellas túnicas y noto que tiene una tiara sobre su cabeza. El debe de ser un Papa. El se ve muy amable y sacude su cabeza. El es un Papa. ¡Oh! Oh, arriba de él ahora está escrito: "Pío X", y él asiente su cabeza. ¿El Papa Pío X? ¡Oh!

San Papa Pío X-"Yo reconocí, hija Mía, los males que vendrían sobre el mundo. Buscad el conocimiento que os he dejado. Yo, también, fuí iluminado por el Espíritu Santo. Leed bien la herencia de verdad que os he dejado. ¡El modernismo tiene que ser borrado de vuestro mundo!"

Verónica-Ahora viene San Miguel. El está de pie arriba del asta de la bandera y ve hacia abajo. El se ve bastante serio.

San Miguel-"¡ESCUCHAD MIS PALABRAS, OH, HOMBRE DE PECADO! ¡NO MANCILLÉIS NI DIFAMÉIS A LA MADRE DE DIOS, LA MUJER DE VIRTUD Y PUREZA, A QUIEN BUSCÁIS DESTRONAR DE SU LUGAR ENTRE VOSOTROS! ¡VENGANZA, LOS SANTOS CLAMAN POR VENGANZA! ¡POR CUANTO TIEMPO SOBREVIVIRÉIS A LA BOLA DE LA REDENCIÓN!"

Verónica-¡Oh! Oh, allí - arriba en el cielo - está esa gran cosa, una bola de fuego. Parece otro sol gigante. ¡Oh! Parece un sol gigante - ¡es tan grande! ¡Y gira! ¡Hay dos soles! ¡Parecen dos soles! Son casi del mismo tamaño. ¡Oh! El de la izquierda está girando, aunque va hacia el otro. ¡Oh! ¡Oh! Parecen dos soles en el cielo. ¡Son tremendos! La bola de la izquierda, viene muy rápidamente. Es una bola completa de fuego y despide como colas de gases, creo, vapores, porque no son sólidos. Son como llamas y humo y vapores. ¡Oh! ¡Oh!

Y ahora se pone muy oscuro. Y Nuestra Señora ahora se adelanta. La luz es muy brillante sobre Nuestra Señora por los árboles. ¡Ella se ve tan bella! Ahora Nuestra Señora señala que me siente.

Nuestra Señora-"Continúa ahora y únete a las oraciones, hija Mía, ya que muchas son necesitadas." (Pausa)

Verónica-Las oraciones deberán continuar ya que Jesús está del lado derecho del asta de la bandera. ¡Bello! El sonríe. El tiene puesta una túnica de color borgoña, pero ahora Jesús toca Sus labios. No puedo hablar ahora.

Jesús-Harás saber al mundo que aquellos quienes Yo he elegido para ser los pastores de Mi rebaño, sufrirán mucho en los días venideros; sin embargo, ellos deben guiar por la luz a los que no tienen entrenamiento terrenal, ya que Mi sacerdocio ha dado el conocimiento de la verdad. Ellos deben vivir esta vida. Ellos no deben entregarse a sí mismos al mundo, ya que en los tiempos actuales, hijos Míos, Mis Casas sobre la tierra están siendo abiertas para todos los agentes del infierno. ¡Debéis limpiar Mi Casa ahora, o tendréis que cerrar vuestras puertas!

No os uniréis con las fuerzas del mal. No seáis engañados. ¡No comprometeréis la Fe!"

Verónica-Jesús ahora desciende. El mira hacia abajo a las personas y ahora Jesús viene hacia acá y está de pie por el lado izquierdo del asta de la bandera. El desciende y está de pie arriba del estandarte de San Miguel.

Ahora Jesús está vestido como Lo describí antes, pero El no quería que las oraciones fueran interrumpidas. Jesús tiene puesta una túnica de color borgoña. Es una capa exterior y El está descalzo. Puedo ver la gran herida - son casi como heridas - parece que la luz brilla sobre ellas, y puedo ver las terribles heridas en Sus pies, directamente en el empeine. La de Su pie izquierdo parece estar más cerca a Sus dedos. Se ven muy, muy dolorosas.

Ahora extiende Su mano enfrente de El, así, y Su mano-los dedos los junta, así, los tres dedos - y ahora El extiende su mano y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús gira y sonríe, y extiende Sus manos, así, y las luces emanan de Sus manos. Son muy, muy brillantes. Oh, ¡son tan brillantes! Puedo ver los rayos, son luces extremadamente blancas, muy brillantes, que bajan ahora sobre los terrenos. Y Jesús sonríe ahora y las luces son muy brillantes.

Jesús-"Fortaleza y entereza. Fortaleza y entereza."

Verónica-Jesús repitió dos veces: Fortaleza y entereza.

Jesús-"Piedad y Castidad. Piedad y Castidad."

Verónica-Ahora Jesús se eleva más alto arriba del estandarte de San Miguel. Y viene ahora al lado derecho del asta de la bandera. El sonríe. Jesús se ve muy sereno. Toda sensación - tanto gozo y paz - me sobreviene que, oh, hay...no lo puedo explicar.

Jesús-"Hija Mía, no hay manera humana en que tú pudieras explicar los misterios del Cielo."

Verónica-Ahora Jesús sonríe y El baja Su mano, y rayos vienen hacia abajo sobre el lado derecho. ¡Oh, son tan brillantes! No puedo verlos, ¡son tan brillantes! Oh, trato de contarlos, cuántos rayos, cuántos hay: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete rayos - son bellos. Van directamente hacia abajo a los terrenos. Ahora casi se tornan rosados, sobre los terrenos, y cruzan hacia, atrás, atrás, atrás por los árboles y a la calle. ¡Oh! Y parecen estar simplemente desintegrándose; están como evaporándose y Jesús, ahora, coloca Sus manos hacia abajo y extiende Su mano. El está viendo hacia abajo y hace, con sus tres dedos juntos, la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús-"Os bendigo, hijos Míos, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Continuad con vuestras oraciones de expiación.

Fortaleza y entereza; perseverad en la oración; actos de sacrificio serán necesitados en los días venideros. No sigáis las maneras de la humanidad. La verdad os ha sido dada. Vivid en la Luz. No echéis vuestras almas a las tinieblas."

Verónica-En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Jesús flota hacia arriba. ¡Oh! El flota hacia arriba, arriba, arriba al...El está casi en la punta del asta de la bandera. Y Nuestra Señora ahora viene de detrás de los árboles. Y Nuestra Señora está de pie contiguo a Jesús. Nuestra Señora Le llega a Su hombro - un poquito debajo de Su hombro. Y, ¡oh! La luz es tan brillante a Su alrededor. ¡Bello! Ahora Jesús se inclina.

Jesús-"Continuad con vuestras buenas oraciones, hijos Míos."

FIN