para lavar las mentes para que se sometan al mal...

La Televisión!

Víspera de San Miguel Arcángel28 Septiembre 1974

Nuestra Señora-"Ves, hija Mía, tu preocupación fue sin razón. Enfrenta al miedo y con seguridad desaparecerá. Verdaderamente llueven lágrimas del Cielo. Nuestra solución, hija Mía, para contrarrestar los enemigos de Dios, no siempre está dentro de tu comprensión. Comprenderás con el tiempo. Es por la proteccción de todos, las necesidades humanas, sus cuerpos humanos - que enviamos sobre vosotros esta fuerte lluvia. Os aseguro, hijos Míos, que comprenderéis que nadie puede subirse a los tejados cuando la lluvia cae sobre ellos. Ellos no contaron con el poder del Padre ya que El controla los elementos.

Hija Mía, ten paciencia con Nosotros por un tiempo. La lluvia no continuará durante toda la noche. Fue para tu llegada segura a Mis sagrados terrenos. Sabe que no te enfermarás debido a estas gotas celestiales. Muchas gracias serán recibidas. Yo pido que des estas gracias para la salvación de almas. Pido ésto en nombre de una maravillosa criatura de gracia quien se ha unido a Nosotros ahora del Reino Celestial para luchar contra los agentes del infierno, sueltos sobre la tierra. Tú, hija Mía, lo harás saber a las buenas personas de la provincia del Canadá, que su amado director se ha unido a Nosotros en la lucha. Os aseguro, hijos Míos, que él ahora tendrá el poder de ayudaros mucho más que si hubiese permanecido unos cuántos cortos años más sobre vuestra tierra.

Fue la voluntad del Padre que él se uniese y aceptase el camino de la santidad para que él pudiese dirigir la lucha contra las fuerzas del mal y de las tinieblas - la gran lucha que ahora se libra sobre la tierra. No cesaréis vuestras oraciones por vuestro director fallecido, porque él desea que recéis al Cielo a él, por él, y estas oraciones serán dadas a las almas en el Purgatorio.

Ves, hija Mía, cuán inútil es, y qué desgaste es a tu cuerpo humano el absorberte en preocupación. Tienes que tener gran confianza ya que se te ha dado mucho conocimiento sobre el poder del Padre. El miedo es un instrumento de satanás. Repito, enfrenta al miedo, y desaparecerá. Hija Mía, satanás te puede llevar al borde del desastre, pero no te puede dar el último empujón. Tienes que hacerlo de tu propia voluntad, y tampoco tiene satanás el poder de matar. El puede montar el escenario, la escena, pero no puede reclamar tu vida, porque tú como criatura del Creador, no puedes estar por encima de El y tampoco lo pueden estar los ángeles, aún caídos, que El creó. Ellos no tienen el poder sobre la vida y la muerte. Te aseguro, hija Mía, que ninguno puede ser removido, a menos que el Padre lo estime necesario para la salvación de otras almas.

Te he preparado en el pasado, hija Mía, para mucha persecución. No te he dirigido falsamente. Todo el que siga a Mi Hijo llevará una pesada cruz. Es a través del sufrimiento que ganarás una medida de perfección.

Cada momento de tu vida no es desperdiciado si aprendes una lección - una lección muy simple - en el camino a la santidad. Emplearás cada momento de tu vida y entregarás tus penas como sacrificio, como penitencia, para tu alma, o para la salvación de otras almas. Piensa, hija Mía, a través de las horas de tu día, cuántas gracias puedes acumular para las almas que esperan en el Purgatorio, especialmente las que han sido abandonadas por sus seres queridos, olvidadas - porque cuando no sois visible, lentamente sois olvidados. Recordad a estas pobres almas, hijos Míos, las que han sido abandonadas y las que ya no tienen a alguien sobre la tierra que rece por ellas. A menos que ofrezcáis vuestros sacrificios y oraciones, muchas tendrán que servir largos períodos de espera antes de entrar al Reino. Hay muchas, hija Mía, sin vuestras oraciones, quienes estarán aquí en este lugar de sufrimiento hasta el fin del tiempo de la tierra.

El hombre sobre la tierra ha abandonado a su Dios. El ha establecido a una criatura, a un hombre, para adorar. Cuando el hombre toma este curso, el Padre no tiene otro recurso más que abandonarlo a su lujuria y sus pecados hasta que ellos se multiplican tanto que él se destruye a sí mismo; sin embargo, hija Mía, es triste que él también, tiene el poder de llevar a otros con él al abismo; por lo tanto, rezad, rezad mucho, una constante vigilia de oración, hijos Míos, por todos los hombres de pecado.

Reconoced los tiempos en que estáis viviendo. Reconoced los signos de vuestros tiempos. Leed el Libro de la Vida y del Amor como os He dirigido en los años pasados - la Biblia - y encontraréis que uno de los fundadores - los Padres fundadores - favorecido por Mi Hijo, os dejó palabras de verdad. Leeréis en el Libro de la Vida, capítulo de `Romanos' - la carta de San Pablo a los Romanos. Cita, hija Mía, en el espíritu:

Así como San Pablo escribió a los Romanos, cuando el hombre haya abandonado a Dios y Lo haya reemplazado por las criaturas, él sería abandonado, permitido ir sobre su camino de pecado.

Ya que las mujeres han cambiado sus papeles como mujeres - prefiriendo ser como hombres, y han abandonado su verdadero, verdadero valor de la vida - han abandonado su papel como madres para llevar la creación de su Dios dentro de sus entrañas, ellas, por lo tanto, también encontrarán que sus maridos e hijos encontrarán rechazo a las mujeres, y los hombres buscarán lascivamente placeres con hombres, conocido, hija Mía, como la homosexualidad. Y ellos serán dados y abandonados a su lujuria, hasta que todas las criaturas sobre la tierra vivirán con miedo. Mujeres, entonces, se encontrarán a sí mismas buscando con ojos lascivos a mujeres - lesbianismo, hija Mía. Y luego serán impuestas toda clase de iniquidades: ¡asesinatos, codicia, idolatría, adulterio! ¡Oh, hija Mía, ¡el mal abunda sobre la tierra!- Hija Mía, has sido sujeta a tu primera gran prueba. No, hija Mía, no estamos disgustados por tu reacción; fue natural. Debes recordar a Pedro. De corazón él no se volteó contra Mi Hijo, pero él habló en palabras que no revelaron su corazón, ya que, él, también, era humano. Nosotros esperamos mucho de tí, hija Mía, ya que mucho se te ha dado; sin embargo, todavía esperamos que caigas a debilidades humanas. Darás todo a la Providencia del Padre. El dirige tu camino bien en la Misión que tienes de llevar la palabra del Cielo a todas las almas.

Sabe, hija Mía, que estás sobre un camino hacia la victoria cuando te encuentras con mucha oposición. Si tu camino fuese fácil, debes saber, hija Mía, que entonces tendrías motivo de preocupación. Porque, así como fue tratado Mi hijo, el hombre reaccionó de manera similar. Repite, hija Mía, las palabras de Mi hijo: Si Yo fuese de vuestro mundo, me comprenderíais, pero como no hablo de vuestro mundo sino en el Espíritu, del Reino de Mi Padre, no me comprendéis; Me rechazáis. Si Yo fuese de vuestro mundo, Me aceptaríais porque comprenderíais cuando Yo hablo. Pero como hablo del Espíritu, y no sois del Espíritu, pero si fueseis del Espíritu, seríais del espíritu de las tinieblas y no comprenderíais la Luz de que hablo.

Por lo tanto, quitad la ceguera de vuestro corazón, cerrad vuestros ojos, cerrad vuestros oídos, escuchad con vuestro corazón y seréis dada la Luz. Pedid y recibiréis. Es de libre albedrío que rechacéis la palabra de Dios o la aceptéis. Todo hombre será responsable de su alma. Ninguno puede caer a satanás, a menos que sea de su propia voluntad. El tiempo se acorta. Os advierto, hijos Míos, que vendrá sobre vosotros un gran Aviso, ¡de tal magnitud que cada hombre, mujer y niño, sentirá los fuegos ardientes adentro! No, hija Mía, no verás el cuerpo quemándose, como lo que viste en el abismo. Te dije, hija Mía, y lo repetí, es un Aviso. No es el Castigo del que hablo. Es del Corazón Misericordioso del Padre que recibiréis un gran Aviso. El hombre sentirá que los mismos poderes de los elementos habrán sacudido los mismos cimientos de su ser, tan grande será el impacto de este Aviso del Padre, ¡que ninguno dudará que habrá venido del Padre!

¿Cuándo ocurrirá, hija Mía? Si Yo lo supiese y estuviese segura que tú podrías guardar un secreto, hija Mía, te daría la fecha, pero debo amonestarte que sí te dijimos, hija Mía, hace algún tiempo, que Nosotros te habíamos escogido porque una de las faltas que Nosotros encontramos más apropiada para tu Misión, es que no puedes guardar un secreto.

Sí, hija Mía, visito muchos lugares sobre tu tierra. Muchos Me rechazan; ellos se encuentran con la misma cruz, pero debes saber que no estás sola en la lucha, ya que el Padre Me ha dado la candela y Yo busco a Mis hijos entre las tinieblas. Hay muchos videntes ahora a través del mundo. No tengáis miedo de aceptar el Mensaje, hijos Míos. Si no está en contra del Padre y de Su voluntad, si no desmerece de la Santa Iglesia establecida por Mi Hijo, con el sucesor legal de Pedro quien El ha escogido, no tendréis ningún miedo del Mensaje ya que el Espíritu Santo trabaja ahora entre vosotros."

Verónica-Nuestra Señora - no hay lluvia allá arriba. Es simplemente bello. Hay una bella luz brillante alrededor de Nuestra Señora. Ella está vestida toda de blanco; aún Sus sandalias ahora son blancas, y las rositas, las pequeñas rosas que siempre fueron doradas ahora son rojas. Verdaderamente son rosas rojas-están en las puntas de Sus sandalias. Las sandalias de Nuestra Señora son blancas. Están hechas de una cuerda blanca y tienen una pieza plana bajo los pies de Nuestra Señora. Sus pies se ven muy delicados. Estoy viendo a Nuestra Señora. Ella va hacia, hacia el lado derecho del asta de la bandera. Oh, Ella se ve muy delicada. Nuestra Señora es muy delgada. Me doy cuenta porque Su vestido ondea con mucha fuerza, y puedo ver que Ella es muy delgada. Ahora Nuestra Señora coloca Su manto sobre Su cabeza, y extiende Su mano enfrente de Ella, así, y mueve Su mano. Veo todas las nubes que son empujadas a un lado como si Ella estuviera abriendo el cielo, así. ¡Oh! Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"Pronto estaréis más cómodos, hijos Míos."

Verónica-Nuestra Señora mueve Su mano, así: "Puedes cerrar la sombrilla ahora", dice Nuestra Señora. Ahora, allá por Nuestra Señora, del lado derecho del asta de la bandera - no las había visto antes - pero ahora puedo ver, hay, ¡oh, bellas figuras! Hay tres figuras. Reconozco a San Miguel. Lo puedo encontrar en cualquier lugar porque él es tan grande. ¡Oh! Y hay otros dos -son ángeles. Están vestidos en largas túnicas blancas. Yo sé que son ángeles porque tienen estas cosas detrás de ellos, sobre sus hombros. Son bellos. Son muy suaves y como dobleces. Están en dobleces - las puedo sentir. Están cerradas. Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"Son alas, hija Mía, pero tal vez la humanidad puede encontrar un nombre más bello para estas criaturas que `alas'..."

Verónica-Sí, ciertamente, Madre Santísima. Son tan bellas, no deberían ser llamadas "alas". Solo son plumas suaves aterciopeladas, y llegan desde sus hombros hasta abajo-donde deberían de estar sus pies. ¡No puedo ver pies! Solamente veo las túnicas blancas y estas "alas" como plumas, es como las llamamos, Madre Santísima. Yo-y llegan hasta sus pies. Ahora Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"Mira, hija Mía."

Verónica-¡Oh! ¡Es San Rafael! El-¡oh! El abre sus alas, y ellas, ¡oh! - cubren todo el cielo! ¡Miren! ¡Oh! Sus alas cubren todo el cielo. ¡Son tremendas!

Nuestra Señora-"Preguntas, hija Mía, para qué se usan? Para el objeto con que vosotros construís vuestras máquinas sobre la tierra - ¡para volar, claro está!"

Verónica-Siendo espíritus, Nuestra Señora, ¿ellos vuelan?

Nuestra Señora-"Oh, sí, hija Mía, especialmente cuando te permitimos verlas. De qué otra manera las reconocerías? Ciertamente no podrías reconocerlas en el espíritu, hija Mía. Está más de lo que tu mente humana puede comprender.

Verónica-¡Oh, el tamaño de San Miguel! Sobrepasa en mucho a San Rafael y San Gabriel. ¡Oh! Oh, él es tres o cuatro veces más grande que San Rafael, o San Gabriel. El es bello. ¡Oh! Ahora veo que San Miguel todavía sostiene su balanza. El ha extendido sus manos y sostiene la balanza, la escala, en su mano y Nuestra Señora ahora va hacia San Miguel y señala. Nuestra Señora señala con Su dedo, así.

Nuestra Señora-"Hija Mía, ves que la balanza no está equilibrada. A menos que esté equitativamente equilibrada, el Aviso y el gran Castigo serán más pronto que lo que la humanidad pudiese creer posible. Debes saber, hija Mía, que Nosotros no deseamos enviar sobre vosotros el Aviso - sobre la humanidad, ya que habrán algunos quienes morirán del susto. Es triste, hija Mía; Yo sé ya de cuatro seres humanos quienes en ese momento perecerían sino fuese por una postergación de este Aviso, porque ellos vendrán a Nosotros sin estar preparados.

Tú preguntas adónde están, hija Mía. Ellos no están dentro de tu gama de amistades. Debes entender, hija Mía, que el Padre tiene Sus ojos puestos sobre la humanidad y el mundo. Nada está escondido para El. Debes apresurarte, hija Mía, en llevar las palabras del Libro de la Vida y del Amor a las personas. Yo he pedido que la verdad del Evangelio sea escrito. Si encuentras difícil ponerla sobre papel, la pondrás en una cinta, hija Mía, y la entregarás para ser escrita. He tratado de advertir al mundo, hijos Míos, que el respeto por la vida humana disminuirá, porque cuando toméis un paso hacia abajo entre el abismo - hacia el abismo - hijos Míos, el pecado se convierte en una manera de vida y el respeto por la vida humana y la dignidad son olvidados.

Las palabras no significan nada, hija Mía. Son los frutos que dan el verdadero significado a las palabras. Muchos practican matanza en masa de las almas y de los cuerpos de los niños jóvenes que el Padre ha permitido por una razón. Ellos son colocados sobre la tierra para traer gloria al Padre en el Cielo; sin embargo, ¡ellos son enviados de regreso al Padre con muertes prematuras! Sabed ahora, ¡que no escaparéis el castigo merecido a una generación ingrata, degenerada! El hombre de ciencia, ¡siempre buscando pero nunca llegando a la verdad! Es un hecho probado, hija Mía, que cuando se toma un paso y se va - es como una costumbre. El asesinato se convertirá en una manera de vida. Caridad de corazón, caridad hacia nuestros hermanos disminuirá. Toda clase de iniquidad abundará sobre la tierra. Los jóvenes serán asesinados. Los mayores vivirán con miedo que ellos, también, encontrarán muertes prematuras, porque el príncipe de las tinieblas abunda sobre vuestra tierra. El ha atrapado las almas de muchos y emplea sus formas humanas para hacer su voluntad.

Sabed, hijos Míos, que no ganáis nada sino una eternidad de condenación cuando os habéis entregado a los caminos del mundo, a los placeres de la carne y del demonio. No hay uno, ninguno, hija Mía e hijos Míos, ni uno entre vosotros quien puede decir que él nunca morirá ni pasará sobre el velo. El juicio espera a todas y cada una de las almas.

Nosotros os pedimos que deis buen ejemplo, que llevéis las palabras del Padre a la humanidad. Al hacer esto, no estáis juzgando, sino trayendo la amonestación del Cielo. ¡El hombre no empleará la racionalización para el pecado! ¡Vuestro Vicario derrama lágrimas! ¡Un puñal ha sido clavado en su corazón! ¡Muchos lo desobedecen! ¡Hay muchos enemigos a su derredor. Ellos van por sus caminos, haciendo su propia voluntad, a su propio antojo. ¡No hay disciplina en las Casas de Mi Hijo!"

Verónica-Nuestra Señora se refiere a las Iglesias. La Casa es una Iglesia. La casa de Dios es una Iglesia de Dios, la Iglesia de Jesucristo.

Nuestra Señora-"La Iglesia Católica Romana, bajo Pedro, y ahora dirigida por el Papa Paulo VI en Roma. Rezaréis por vuestro Vicario ya que él todavía es humano, hijos Míos, y necesita de vuestras oraciones. Seguirás el itinerario que te He dado, hija Mía, hasta que Yo remueva esta valla de tí. Empleo la palabra `valla', hija Mía, por una razón. Te he pedido que te mantengas en aislamiento por tu bienestar. Tienes que mantener en mente, Mi amonestación para tí de hace algún tiempo, que Yo te pueda dirigir del Padre, hija Mía, pero tienes el libre albedrío de ir por tu camino, y si lo haces, tendrás que recibir la recompensa de no haber seguido Mis direcciones. Te digo esto, no para amonestarte, hija Mía, sino para hacer el camino delante tuyo más fácil de lo que ha sido hasta el presente. Tú comprendes el pasado. Te has dado mucho sufrimiento, hija Mía, que no fue pedido de tí; sin embargo, lo hiciste por una buena causa. Lo puedes aplicar a todas las almas esperando entrar al Reino.

No te preocupes, hija Mía. Estos terrenos sagrados nunca serán quitados de los corazones de la humanidad. Es la voluntad del Padre. Ningún hombre será como juez sobre estos terrenos. Ningún hombre se establecerá a sí mismo por encima del Padre, ya que lo que pasa en santidad sobre los terrenos, será directamente del Padre y Su Corazón Misericordioso. Curaciones, conversiones y muchas manifestaciones - milagros ante los ojos de la humanidad - sucederán. Muchos serán rechazados, pero debes saber, hija Mía, la debilidad de la humanidad. Muchos los rechazarán ya que no desean enfrentar el conocimiento que ellos ofenden a su Dios.

A muchos se les permite ser ciegos como penitencia para ellos, porque ellos deben encontrar su camino para salir fuera de las tinieblas a las cuales ellos se permitieron entrar. Rezad, rezad, una constante vigilia de oración.

Removeros de estas máquinas diabólicas sobre los cuales ponéis vuestros ojos diariamente."

Verónica-¡Oh, Nuestra Señora se refiere a la televisión!

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, han sido creadas por satanás para seducir vuestras mentes. Removedlas de vuestros hogares ya que muchos de vuestros hijos serán seducidos por ellas y estarán perdidos para siempre al Reino del Cielo. Debes saber, hija Mía, que no se puede reconciliar con la verdad; no se puede llegar a ella a medias. Evita toda ocasión de pecado y no tendrás que sufrir por haberte salido fuera del sendero - el camino.

Yo te advierto acerca de esta máquina diabólica - la televisión - porque puedes considerarla como un agente mecánico de satanás ahora, pero en el futuro, hija Mía, será empleada para lavar las mentes de vuestros hijos para que se sometan al mal. Toda clase de mal y degeneración serán representados en esta máquina diabólica. Removedlas de entre vosotros. Ellos os exhibirán los placeres de la carne y la degeneración de vuestra generación. Todos los padres de familia tendrán la más grande medida de responsabilidad por la salvación de las almas de sus hijos. ¡Mantened vuestros sacramentales sobre vosotros! ¡Seréis acosados! ¡Seréis rechazados! ¡Seréis mofados! ¡Seréis llamados locos, solamente porque estáis en la Luz!

Hija Mía, serás enviada a los tribunales; sin embargo, no te sometas al juicio de la humanidad sobre tu estabilidad mental, ya que es la voluntad de satanás que ellos seguirán. Conoce, hija Mía, que tu nación está en grave error, ¡y está cayendo en gran pecado! Y cuando vuestra moralidad se ha ido y ha cambiado a inmoralidad, ¡sabed que vuestra nación ha caído! Porque es el camino que siguen todos quienes caen a los enemigos de Dios. ¡Reconoced el por qué habéis caído! ¡Debido a la verdad sencilla que habéis rechazado a vuestro Creador!

Recordad los sacramentales, os fueron dados por razón. Una vez que habéis dejado vuestros hogares - vuestros hogares están fortificados con vuestras imágenes, estatuas, vuestro Dios - pero cuando vuestros hijos cierran las puertas detrás de ellos, ellos se enfrentan a satanás. Ellos pasarán la prueba si ellos reciben una base firme de verdad de sus hogares y sus pastores, profesores, quienes realmente están en la Luz. Yo pido, hija Mía, que todos los padres de familia se entreguen a leer el Libro de la Vida y del Amor a sus hijos, ya sea en la mañana o por la tarde, o en una pequeña medida durante los ratos libres de la noche. Encontraréis que no es una fuente aburrida de lectura como muchos piensan. Es un Libro de verdadera sabiduría y conocimiento. Sí, hija Mía, gracias son dadas en abundancia desde estos terrenos sagrados. Hace muchos años, hija Mía, te mandamos un profesor."

Verónica-¡Oh! Ahí está Santa Teresita. ¡Oh! Santa Teresita desciende ahora y está de pie a la par de Nuestra Señora. Ella está del lado izquierdo del asta de la bandera. Nuestra Señora está del lado izquierdo del asta de la bandera y a su izquierda está de pie Santa Teresita - está justo como - su mano toca el asta de la bandera. ¡Oh! ¡Ella se ve muy bella también! El rostro de Santa Teresita es todo lo que puedo ver. Ella está completamente cubierta con Sus vestimentas. Ella tiene puesta una capa blanca sobre su oscuro - parece una vestimenta marrón negro-no, parece como marrón. Y Santa Teresita ahora sostiene su Rosario que está atado a su cinturón.

Santa Teresita-"Hija Mía, yo, también, agregaré mis pocas pero humildes palabras a las de la Reina del Cielo. Por favor, hermanas mías, ¡regresad vuestros hábitos al suelo! Vuestro ejemplo no es uno de piedad y castidad. Vuestros votos han sido desechados. Entráis a un mundo que ha sido dado a satanás. Retirad de este mundo. Regresad a vuestra vida de oración. Mejor una vida de soledad que una vida de condenación eterna.

La oración ha sido substituida por los placeres mundanos. Hermanas mías, verdaderamente sois doncellas tontas. Os habéis entregado como esposas de Cristo. Una esposa no comete adulterio en su corazón. Cuando rechazáis al Hijo de Dios, verdaderamente cometéis esto en vuestro corazón. El espíritu no tiene parte alguna en la carne. Debéis vivir en el espíritu y luchar contra los placeres de la carne, porque estos placeres no están siendo empleados en la manera dada por el Padre. Castidad y pobreza - éstas son dadas por razón. No descartéis esta pequeña manera hacia la santidad.

Nuestra Señora-"Repite, hija Mía-."

Verónica-Nuestra Señora dice: repite la pequeña carta y poema que te dio Santa Teresita. Ahora Santa Teresita viene al lado derecho del asta de la bandera y ella, dice:

Santa Teresita-"Yo repetiré y tú contestarás.

"Querido Jesús, todo lo que puedo hacer es amarte, porque mis riquezas están aquí en mi corazón. Ellas no están encerradas ni encadenadas contra el robo. Ellas siempre están libres para partir. Te ofrezco este regalo a tí, Jesús, acéptelo con Tu precioso gozo. Soy Tuya para sostener allá en el Reino, sólo trátame como Tu pequeño juguete."

Verónica-Ahora Santa Teresita sonríe. Ella está muy, muy complacida. ¡Oh!

Santa Teresita-"Estoy complacida, mi hermana Verónica.

Verónica-¡Oh! ¿Hermana?

Santa Teresita-"Estoy complacida porque has dado esto a la humanidad. Es llamado `El Camino hacia la Niñez Espiritual'. Porque como El Padre ha dicho: `A menos que seáis como pequeños niños, entregando todo a la voluntad del Padre, no podréis entrar al Reino del Cielo.' Es muy sencillo, hermanas mías. El razonamiento no es difícil de comprender. Es simplemente el olvidarse de uno mismo, y pensar únicamente en Jesús y Nuestra Madre Santísima.

Verónica-Ahora Santa Teresita mira a Nuestra Señora-Ella ha ido al lado izquierdo del asta de la bandera. Nuestra Señora, ahora, extiende Su Rosario en Su mano derecha, el gran Rosario blanco con los Padrenuestros dorados. Tiene un crucifijo muy grande, pero no tiene corpus. Puedo ver el crucifijo dorado. Nuestra Señora sonríe, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Ahora Santa Teresita viene y está a la par de Nuestra Señora y ella, también, eleva su cruz y asiente, y pone Su Rosario a su lado.

Santa Teresita-"Nosotros pedimos y se dio en el pasado, mis hermanas, que mantuvieses estas cuentas de oración a vuestro lado para que no pendierais un momento de vuestras vidas terrenales reuniendo las gracias para vuestra alma y las almas encomendadas a vuestro cuidado - vuestros seres amados y vuestros hermanos y hermanas sobre la tierra.

No perdáis ni un momento de vuestro tiempo, mis hermanas, porque no queda mucho tiempo. Vais a recibir un gran Aviso del Padre."

Verónica-Nuestra Señora ahora asciende, arriba más allá del asta de la bandera, arriba del águila. Y Nuestra Señora señala, así, oh, Ella me indica que me siente.

Nuestra Señora-"Continuad con vuestras oraciones, hijos Míos. Ofreceréis el rezo de todos los misterios de Fe por el alma que se ha ido de Nuestro amado hijo, Louis Even. Lo hará muy feliz, hija Mía, si es rezado en su lengua natal."

Verónica-Oh, el Rosario será rezado en francés, el idioma de Louis. ¡Oh! ¡Oh! Veo a un hombre, pero no se ve como Nuestra Señora. El no es sólido. El se ve casi como el Padre Pío cuando lo ví la primera vez. Veo un hombre. Es un hombre pequeño, muy delgado, y él - ya no se ve mayor. Sé que debe haber sido mayor, pero (ahora) se ve muy joven. El está muy feliz. El sonríe, y sacude su cabeza, así. ¡Oh! El simplemente está de pie contiguo a Nuestra Señora y hace así: "Oui, oui, oui". El dijo: "Oui". Y él sacude su cabeza. Ahora lo veo-él parece estar simplemente evaporándose. Ya no lo puedo ver más, aunque Nuestra Señora todavía está allí.

Nuestra Señora-"Hija Mía, no cuestiones los misterios de tu Fe. Hay mucho que es sagrado en el Cielo - si fuese revelado a tí, ya no sería sagrado. Un día tú comprenderás. Ahora, hija Mía, únete con tus hermanos y hermanas en oración y recuerda, en su lengua natal.

Verónica-¡Oh! Oh, ¡oh! Ni siquiera me siento cansada. ¡Oh!

Nuestra Señora-"No te sientes cansada, hija Mía, porque se te ha quitado un gran peso. Sí, hija Mía, mucho es permitido para tu edificación y conocimiento. Es por medio del ejemplo y, tal vez, experiencia, que tú aprenderás mejor una simple lección.

Recuerda que él no te ha pedido descartar las oraciones. Reunid las oraciones en su nombre para las siguientes almas que esperan. El hecho que él haya entrado al Reino, como otros, no significa que cesaréis vuestras oraciones. Debéis rezarle a él, si no lo hacéis por él. Rezadle a él porque él ahora está sentado con el Padre en la Trinidad. Ves, hija Mía, nada que es hecho para el Padre, en el Padre, pasa sin recibir una recompensa. El ha ganado su corona. ...años de servicio al Padre. Un verdadero lirio del campo entró al Reino del Padre."

Verónica-Nuestra Señora sonríe. Ella está muy contenta. ¡Oh, Nuestra Señora está tan feliz! ¡Oh!

Nuestra Señora-"Ves, hija Mía, el gran gozo en tu corazón ahora. Debes saber que esto es para todos quienes ponen sus corazones hacia el Cielo. Trabajad para el Padre en el Cielo. No os entreguéis al mundo, ya que vuestra única verdadera casa está con Nosotros al pasar el velo. Te mantendrás de rodillas, hija Mía. Te aseguro será una fuente de gran penitencia."

Verónica-Nuestra Señora desea que se conozca que no deben temer a la lluvia.

Nuestra Señora-"Es, hija Mía, una gran gracia."

Verónica-Sí, hace cuatro años que me arrodillo en toda clase de clima - lluvia, calor, nieve y aguanieve, y nunca he tenido un resfrío. Esto está en la gloria del Padre, ya que nada es imposible para Dios. Yo sufría mucho de catarros antes de hacer el trabajo de Nuestra Señora, pero desde entonces-hace cuatro años-no he vuelto a tener tan siquiera la más mínima molestia, y, sin embargo, en lluvia y calor, nieve y aguanieve y en todas las temperaturas, calor y frío, nos hemos arrodillado aquí durante cuatro años, y nunca he tenido la más mínima molestia de un catarro. Alabado sea Dios en la gloria de nuestra Madre, Reina del Cielo y de la tierra. Es a través de la gran gracia de nuestro Padre que ni una vez ha habido un informe de alguna enfermedad como resultado de una visita a los terrenos sagrados. Sabed que se hará la voluntad del Padre. Grandes gracias serán dadas en abundancia - gracias al ser pedidas, gracias para curaciones y conversión. Ya no llueven lágrimas del Cielo, sino una abundancia de gracias sobre ustedes.

Nuestra Señora-"Eso estuvo bien dicho, hija Mía. Veo que ya puedes viajar un poco por tu propia cuenta."

Verónica-¡Oh! Yo pensé que lo estaba repitiendo, Madrecita. Oh, no, yo dije eso.

Nuestra Señora-"Fue el Espíritu de la Verdad quien habló a través de tí."

Verónica-¡Oh! ¿El Espíritu Santo?

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, comprenderás a su debido tiempo. Nunca temas por lo que habrás de hablar, ya que las palabras se te darán por el Espíritu, ya que no serán tus palabras sino el Espíritu dentro (de tí) que te guiará. Es verdad, hija Mía, que hay dos espíritus sobre la tierra: los que están en la Luz y los que están en la oscuridad. Hay mucho miedo sobre la humanidad y ay cuando el espíritu de las tinieblas entre al alma, reclamando esa alma para los trabajos de Lucifer, satanás - por sus frutos serán ellos conocidos. Un buen árbol no dará mala fruta, ya que todo lo que está podrido, muy pronto caerá.

Las aguas que nutren la planta, el cuerpo humano, no deben ser contaminadas con errores y mentiras de satán, ya que satán es el padre de todos los mentirosos. Sabed que hay grandes mentiras que abundan ahora en la enseñanza de los niños. Muchos están enseñando en error. ¡Despertad! ¡Quitáos la ceguera de vuestros corazones! Fuisteis dados la base para vuestra verdad de Fe. No la desecharéis a medida que os entregáis a los antojos y astucias de satanás, y a las inclinaciones de debilidad de la humanidad. La frialdad humana es bastante evidente entre la humanidad ahora, ya que ella se ha entregado a su naturaleza básica carnal. Toda clase de maldad abunda sobre la tierra. Espantad esto con una constante vigilia de oración. Hija Mía, hazlo saber a la humanidad el gran poder de la oración. Satanás y sus agentes no soportan el sonido, ya que retumba en sus oídos como un gran estruendo, obligándolos a huir. Espantadlos con una constante vigilia de oración. Las aguas benditas por los verdaderos hombres de las Casas de Mi Hijo, los sacerdotes - no las desechéis como superstición. Esto es un error creado por satanás. Emplead las aguas de las fuentes en las Casas de Mi hijo-Iglesias abundantemente-ya que ellas tienen gran poder sobre el mal. Bendecid vuestros hogares y vuestros hijos diariamente. Es mejor, hijos Míos, que recibáis bautizo de agua, ¡que un bautizo de fuego que eventualmente llevará a la humanidad a sus rodillas!

¡Penitencia! ¡Expiación! ¡Sacrificio y oración! ¡La regla no está siendo seguida! ¡Regresad al camino angosto! ¡Estáis vagando como ovejas perdidas, no conociendo adónde iréis! ¡Regresad antes que sea demasiado tarde! ¡Pastores, no esparzáis las ovejas! Porque un día estaréis delante del Padre y El os dirá: `¿Estáis delante de Mí y decís que vuestra enseñanza ha sido pura a Mi vista?' Y, ¡oh, hijos Míos! El Padre os dirá: `¡Alejáos de Mí, víboras, a los fuegos eternos de la condenación! ¡Son las recompensas por las almas que habéis destruido!'

¿Cuánto más, hijos Míos, puedo agregar a Mis palabras de precaución y advertencias? Yo he prometido estar con vosotros hasta la Segunda Venida de Mi Hijo. Habrá gran prueba sobre la tierra. La paz que Yo prometí hace muchos años no le llegará a la humanidad sino hasta el regreso de Mi hijo. Tomará un gran reverso en los caminos del hombre para traer esta paz que os He prometido. Verdaderamente llueven lágrimas del Cielo. Muchos no están escuchando, hija Mía, así como muchos rechazaron Mis palabras hace años. No esperéis, hijos Míos, hasta que seáis forzados a vuestras rodillas. Venid a Nosotros ahora, ya que vuestra recompensa será mucho más grande en abundancia - llena de gracias, gracias más allá de lo que vuestra mente humana pudiese comprender.

Se os dará medida por medida por vuestras obras y vuestras acciones hacia vuestros hermanos y el bienestar de vuestra alma inmortal, y de las almas encomendadas a vuestro cuidado. Y si tenéis la misericordia de corazón y la bondad del espíritu, vosotros compartiréis esta Luz con otros. Encended conmigo vuestras candelas, hijos Míos. Buscad conmigo entre las tinieblas. Llevad el Mensaje del Cielo al mundo. Estas candelas, las luces de sabiduría y amor, serán encendidas a través del mundo. Cada país tendrá el conocimiento de la verdad. El Evangelio-las palabras del Padre-irán por todo el mundo antes que recibáis el juicio.

Ves, hija Mía, estas creaciones de la humanidad en su conocimiento científico, verdaderamente han sido la fuente de su propia destrucción. Ellos apresuran su propia destrucción. Con las obras de sus manos y no de sus corazones, ellos conciben toda clase de instrumentos de tortura y destrucción para herir a su prójimo. ¿Qué le sirve a un hombre si él gana el mundo entero y sufre el hecho que su alma sea perdida? El hombre tiene que pasar, hija Mía, el hombre tiene que pasar el velo - desde el mundo, para ser juzgado con lo que él entró, absolutamente nada más que los méritos que él ha ganado durante su vida - su peregrinaje sobre la tierra. Almacenad vuestros tesoros en el Cielo ahora, hijos Míos, porque serán contados - cada cabello de vuestras cabezas es contado.

Ahora, hija Mía, continuarás con las oraciones; muchas son necesitadas. El mundo está en un problema triste. El estado del mundo y de vuestro país puede ser sumado en pocas palabras simples. El hombre ama a la criatura más que al Creador. Cuando el mundo busque entrar en la Casa de Mi Hijo y destruirla, sabed que él ha alcanzado el tiempo de su juicio. Un gran Castigo será enviado sobre el mundo después del Aviso del cual te hablé previamente, hija Mía. Muchos morirán en la gran llama de la Bola de la Redención. Rezad por todos los hombres de pecado - satanás ha envenenado muchas mentes.

Sí, hija Mía, el mundo te llamará diferente. Tienes que ser diferente para estar con Nosotros. Nosotros también recibimos el trato que será dado a todos Nuestros hijos quienes tratan de ser diferentes. Recordad, todos vosotros vais por un peregrinaje sobre vuestra tierra, pero por un corto tiempo. Estáis trabajando vuestro camino al Reino. No vayáis por el camino equivocado, y si estáis sobre él, regresad ahora. Es por eso que os llamo. Verdaderamente soy una Madre de Dolores, pero Mi Corazón Inmaculado alcanza a toda la humanidad. Hija Mía, acepta todos los juicios falsos de la humanidad. Ofrece esto para la salvación de almas. Recuerda, aún mientras Nosotros estamos detrás del velo, hija Mía, Yo puedo escuchar el gran..."

Verónica-Oh. ¡Oh!

Nuestra Señora-"...las profanaciones, la degeneración que está siendo amontonadas sobre Mí."

Verónica-Oh, Madre Santísima, ¿sobre Tí?

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, estoy siendo difamada."

Verónica-¡Oh!

Nuestra Señora-"Es por eso que el Padre ha pedido a todos quienes se preocupan lo suficiente hagan reparación por estas injurias al Sagrado Corazón de Mi Hijo, y a Mi Corazón que sangra de nuevo, por cada acto de malicia y asesinato y sacrilegio que son cometidos por la humanidad. Nosotros no estamos sin sentimientos aquí en el Cielo, hija Mía, Ese es uno de los misterios que comprenderás cuando pases el velo. El estado de conciencia que conoces, hija Mía; comprendes que tienes completa conciencia al pasar el velo; por lo tanto, ¿qué importa lo que la humanidad le haga a tu cuerpo humano? Sólo reza para que ella no te entregue a satanás - tu alma - ya que es únicamente el verdadero ser eterno.

Hija Mía, repite: un error que ha entristecido Mi Corazón y el de Mi hijo - sólo tenéis un cuerpo. En el momento de concepción, el espíritu de vida es colocado por el Creador, Nuestro Padre, en un cuerpo llevado en el vientre de una mujer en el momento de la creación. El espíritu, cuando el cuerpo muere-lo que conocéis como la muerte-regresa al Padre. No entra dentro de otro cuerpo."

Verónica-Nuestra Señora se refiere a la reencarnación.

Nuestra Señora-"Después de todo, hija Mía, en el Juicio General, si estáis, digamos en más de un cuerpo, ¿cuál cuerpo escogeréis para entrar al Juicio General? ¿No suena como una total falacia demente? El Padre envía el espíritu, el alma, al cuerpo en el momento de la concepción - una vida es creada. Por lo tanto, todos los que asesinan a un no-nacido han tomado sobre sí la decisión sobre la vida y muerte de un individuo, una creación viviente de Dios, y como tal, él es culpable de romper el Mandamiento del Padre: `¡No mataréis!' ¡Y todos los que no hacen compensación, arrepentimiento de su pecado, serán eternamente condenados a los fuegos del infierno!

Ninguna excusa, ninguna racionalización es aceptada por el Padre. El es el juez final. No podéis juzgar el uno al otro; sin embargo, no podéis cerrar vuestro corazón y vuestros ojos y vuestros oídos a lo que sucede en derredor vuestro - ¡asesinato por los miles!- ¡Existe ahora un estado de vida mucho peor que en el tiempo de Herodes! ¡Los Santos Inocentes fueron asesinados, pero vuestros números ahora de niños siendo asesinados están contados entre los millones! ¡La condenación es la decisión final sobre cualquier hombre o mujer quien tome cualquier medida en la matanza de los no nacidos! ¿Tendréis el tiempo de hacer restitución y renovar vuestra alma antes que lleguéis a Nosotros para el juicio? ¡Dad vuelta ahora y restaurad vuestra nación a su dedicación original al Padre! ¡Removed este gran mal de entre vosotros! Mantened la Fe en los corazones de vuestros hijos. Rezad para que ellos no busquen la verdad, y la encuentren, en satanás. Porque muchos ya han establecido su propia manera de dedicación a este príncipe de las tinieblas, entregándose a toda clase de prácticas degeneradas. ¡Ay del hombre quien ha dedicado y entregado su alma a satanás sobre la tierra! ¡El es reclamado para siempre en el abismo! Ahora, hija Mía, rezarás. Continúa una constante vigilia de oración. No hay un solo momento que perder."

Verónica-¡Oh! Ahora por el cielo, centrado por el águila, hay un gran corazón. ¡Oh! Es simplemente un enorme corazón, formado en el cielo, con el águila en el centro de él.

Nuestra Señora-"El águila, hija Mía, no solamente representa tu país como símbolo, sino recuerda a San Juan. ¿Por qué digo, recordad a San Juan? Porque él se elevó muy alto, remontándose alto como el águila en sus escritos del Padre. El os dio la verdad. Leed lo que él escribió en el Libro del Amor y de la Vida, y conoceréis el camino que está por delante para la humanidad. El no escribió en error. El escribió en el espíritu de la verdad. San Juan-leed las Revelaciones en el Apocalipsis."

Verónica-Ahora Nuestra Señora sonríe, y Ella levanta Su crucifijo de Su muy grande, bello Rosario blanco. El Padrenuestro, la cuenta dorada es tan bella. Debe de ser de oro puro.

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, todo es perfección en el Cielo."

Verónica-Los colores que provienen de las cuentas blancas son como algo que nunca he visto anteriormente. Son absolutamente bellos-todos los colores del arco iris, pero noto que el color rosado parece predominar.

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, ya que es el color que Nosotros hemos dado para identificar a Mi Hijo, Jesús."

Verónica-¡Oh, sí!

Nuestra Señora-"Ves, hija Mía, El siempre está en Mi Corazón."

Verónica-¡Oh!

Nuestra Señora-"Es por esto que te pedí que trajeras tus cuentas rojas esta noche, ya que ellas significan las heridas a Su Sagrado Corazón."

Verónica-¡Oh!

Nuestra Señora-"Reza con ellas. Dí tus cuentas mucho. Muchas gracias serán dadas."

Verónica-Nuestra Señora desea que yo explique que cuando Ella dice `dí' quiere decir, rezar. Rezar mucho sobre Sus cuentas. Las palabras-Nuestra Señora dice que Ella emplea las palabras escogidas por el Cielo, y a lo que Ella estaba acostumbrada en Su vida sobre la tierra, para que los teólogos un día reconozcan la manera en que Ellos han hablado. Dará testigo a la verdad. (Pausa)

¡Oh! Hay dos platillos voladores ahora. Ellos van muy, muy alto en el cielo. ¡Oh! ¡Miren esa cosa! Nuestra Señora desea que se conozca que los platillos voladores son sobrenaturales, pero con la gracia de Dios, no todos los verán. Ellos son manifestaciones de los días finales, de satanás para confundir y aturdir. Ellos han sido fotografiados muchas veces desde los terrenos sagrados. Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"No temas, porque se te permite ver con lo que satanás engañará a la humanidad. No hay vida-como la conocéis-ni seres humanos, ni otra cosa, sobre otro planeta. La creación del Padre se os ha dado en el Libro del Amor y de la Vida. No fantaseéis sobre vida en otros planetas, hijos Míos. Es una falsedad. Si no fuese así, se os hubiese dicho, porque el Padre no esconde nada de Sus hijos. El creó al hombre, conocidos como Adán y Eva, y como tales, ellos fueron los primeros de la creación del Padre. Podéis decir, vuestro primer símbolo de madre y padre. No aceptéis las enseñanzas de error, que simplemente son un cuento. Os aseguro, hijos Míos, ellos son, y fueron verdaderos. Ellos fueron la primera creación del Padre y ellos cayeron a satanás.

Ellos fueron puestos sobre la tierra para ganar la buena pelea por el Padre en contra de las fuerzas del mal-satanás, quien ha jurado sus votos en contra del Padre para seducir a toda la humanidad, para desafiar al Padre de nuevo ya que él nunca aprendió su lección de obediencia y subordinación. El es una criatura arrogante, y muchos hombres lo siguen en su arrogancia y orgullo intelectual.

Sabed que todos los que desobedecen las leyes del Padre y siguen las leyes de error de la humanidad, leyes que son hechas por la criatura del hombre, y no del Creador, recibirán la misma sentencia como la de los ángeles caídos. Lucifer vaga por vuestro mundo. El reclama vuestro mundo ahora, pero su tiempo se acorta, así que él ahora va como lobo rabioso - guardaos cuidadosamente.

Yo escucho voces, hijos Míos, voces que dicen que Yo no soy quien os habla porque divulgo palabras de temor. Yo no divulgo palabras de miedo sobre vosotros, hijos Míos. ¡Yo os doy la verdad de lo que ha de ser! En vuestra naturaleza humana, no deseáis comprender ninguna forma de castigo. El Padre es misericordioso, pero El castigará a los que El ama si puede salvar sus almas de satanás.-¡Amor! ¡Amor! Nosotros escuchamos las palabras de amor constantemente pero tan pocos conocen el verdadero significado. La palabra está siendo abusada. Toda clase de pecado está siendo permitida en nombre del amor y hermandad, toda clase de corrupción en vuestra vida y gobierno - en nombre de la hermandad. Rezad por la Luz. Hay mucha oscuridad entre vosotros. Cuando Yo hablo de la oscuridad, hijos Míos, Nosotros hablamos de las fuerzas del mal - todo lo que no es de Dios - cegará el espíritu. Nosotros hablamos del estado del alma. El estado del alma a menudo puede ser reconocido por las acciones del hombre. Reconoced las caras del mal a vuestro derredor. Rezad para que ellas no os influyan y antagonizen el espíritu para que no caigáis en la telaraña del mal. No temáis, hija Mía e hijos Míos, porque He extendido Mi Manto sobre vuestros terrenos."

Verónica-Nuestra Señora está de pie, ahí, y Ella extiende Sus brazos, así. ¡Es simplemente bello! Y, ¡oh! Su manto es un bello color azul, un azul claro. No lo puedo describir. Es más azul que el cielo en las tardes. ¡Es tan bello! Y Nuestra Señora abre Su manto. Ella tiene puesta una túnica larga, Su bella túnica blanca, pero de reflejo como azules, debido a la luz. ¡Oh! Y parece que por la posición en que está Nuestra Señora-parece un manto que cubre todo el cielo. Su mano está extendida de tal manera - Ella no se ve fuera de proporción. Es justo el área - Su mano va hacia los árboles, ambos brazos.

Nuestra Señora-"Hija Mía, pronto recibirás una fotografía. El Padre ha permitido que te sea dado esto. Otros sí podrán ver, hija Mía, lo que se te ha dado a ver por el Padre. Aquellos quienes no comprenden, saben que no fuiste escogida por méritos, hija Mía, sino por necesidad. No serán muchos los que irán adelante con perseverancia. Sabe, hija Mía, si sigues Mis instrucciones, no fallarás. Otros no comprenderán tu largo discurso conmigo, Sí, es diferente, pero hay una razón. Es ésta la razón por la que te Hemos llamado, hija Mía, una portavoz. Tú Me pides un milagro grande de Mi aparición."

Verónica-Nuestra Señora sonríe.

Nuestra Señora-"Dejaremos eso, hija Mía, con el Padre."

Verónica-Y Ella sonríe. ¡Oh! Tengo un gran secreto, y yo, yo sé. Nuestra Señora dice:

Nuestra Señora-"A su debido tiempo. No comprendes la persecución, hija Mía, el valor de la misma. Sabe que muchas almas serán ganadas."

Verónica-¡Oh!

Nuestra Señora-"Puedes regresar ahora a un estado de oración. (Pausa) ...las luces. Sabe que fueron colocadas ahí por una razón. Tu buen esposo no estaba equivocado con la necesidad de tener luces. Los agentes quienes están en la oscuridad trabajarán en la oscuridad, hija Mía. Mejor que ellos estén expuestos a la luz. Hija Mía, estás bien escondida detrás de Mi estatua, pero ciertamente confío que ellos no removerán Mi cabeza."

Verónica-¡Oh! ¿Quieres decir la cabeza de Tu estatua, Madre Santísima? O, quieres decir...

Nuestra Señora-"Ambas, hija Mía. Mis palabras, Mi dirección, y Mi estatua."

Verónica-Yo la sostendré. ¡Ellos nunca tendrán la estatua, Madre Santísima!

Nuestra Señora-"Bien, hija Mía. Estoy segura que eso aseguraría Mi estatua, aunque ambas ciertamente no cabrían en un carro! (Pausa)- Disfrutad, hijos Míos, de la lluvia - gracias en abundancia. Sabed que esto es una ventaja, ya que llueven muchas gracias sobre vosotros. Pedid más. Hija Mía, no te defiendas por escrito. El Padre tiene todo bajo control. Todo será aclarado a Su tiempo. Ahora puedes unirte a las oraciones, hija Mía, y esperar la venida de Nuestro Jesús. El clima se aclara, hija Mía, Permanecerás sobre los terrenos. Hija Mía, cuán tontos son de pensar que tu eliminación detendría la palabra. Sabe que nadie es insustituible. El Padre tiene todo bajo control. Darás las flores ahora." (Pausa)

Verónica-Ya no debe de estar lloviendo fuerte, porque Jesús viene hacia delante con Nuestra Señora, y hace un poco de viento pero no parece estar lloviendo sobre Ellos, como sobre nosotros. Ahora Jesús sonríe. ¡Oh! El desciende. Jesús está de pie del lado derecho del asta de la bandera - nuestro lado derecho aquí. Y El sonríe, y extiende Sus manos.

Jesús-"Hija Mía, Nosotros continuamos la lluvia sobre vosotros por una razón. Comprenderás cuando los culpables sean removidos de los terrenos."

Verónica-¡Oh!

Jesús-"Por lo tanto, sabed que nada se le esconde al Padre."

Verónica-Jesús sonríe.

Jesús-"En estos momentos no están lloviendo lágrimas del Cielo, sino una abundancia de gracias sobre vosotros, hijos Míos. ¡absorbedlas! Verdaderamente sois hijos de la Luz."

Verónica-¡Oh! Ahora Jesús extiende Su mano, así. Sus dedos están unidos y El hace la señal de la cruz. El está justo-entre el asta de la bandera y el árbol derecho, aquí. Ahora El ve hacia abajo. Jesús ha cambiado Su manto a Su brazo izquierdo. Su mano derecha está extendida, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Y ahora Jesús ve hacia abajo - El parece estar muy entretenido.

Jesús-"Hija Mía, darás las instrucciones que no tienen que estar buscando en sus bolsos. Te aseguro que puedo ver dentro de ellos."

Verónica-¡Oh! ¡Oh! Nuestra Señora sonríe también. Y Ella extiende Su Rosario y bendice a las personas: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús-"A uno, quien estaba en el bus, le será dada una gran curación esta noche. Debes asegurarte-obtener una confirmación de ellos, que ellos te entregarán por escrito. Recibirás esta carta dentro de una semana. Deberá ser publicada para el fomento de la Misión de Mi Madre sobre la tierra."

Verónica-Ahora Jesús y Nuestra Señora van hacia el lado izquierdo del asta de la bandera.

Jesús-"Este milagro de curación, hija Mía. Estoy acercándome."

Verónica-Debe de ser del lado izquierdo, aquí, del asta de la bandera. Alguien debe estar muy enfermo y Jesús va hacia ahí ahora. El extiende Su mano, ambas manos, así, y hay luces que emanan de Sus manos hacia abajo, abajo sobre las personas. Las luces son muy, muy grandes. ¡Oh! ¡Oh! Son tan fuertes. Casi no puedo verlas. ¡Oh! Ahora Jesús está - las luces descienden, pasan un poco arriba de mi cabeza, hacia atrás. Las puedo seguir. No quiero tocarlas, no. Jesús retira Sus manos y la luz se disipa, muy, muy lentamente - se disipa. Ya no la puedo ver más. Jesús ve hacia abajo, y El sonríe. El no parece estar mojado allá arriba. El sonríe y ahora extiende Sus manos, y El hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Jesús ve hacia el área de los árboles, y El extiende Su mano, así. Ahora El hace la señal de la Trinidad: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús-"Os bendigo a todos, hijos Míos, en el Padre y el Espíritu. Sabed que muchas gracias serán ganadas con vuestra penitencia. Es verdaderamente una penitencia sentarse en este clima; sin embargo, es por razón.

Sabed que la abundancia de gracias será dada triplemente esta noche a vosotros."

Verónica-¡Oh! Ahora Nuestra Señora y Jesús van flotando, y hay una gran "V". No creo que sea mi nombre, pero mi nombre principia con una V. Pero Jesús dice que no es por mí.

Hay una gran letra blanca en el cielo ahora. Aparece una gran "V", pero es...no, Jesús dice, significa victoria sobre el mal, y debajo hay dos "M"; una "M" y después otra "M" cruzada. Son como dos "M" que cruzan. Pero creo que Jesús dice: "Mártires, martirio." ¡Oh! pero victoria sobre el mal...

Ahora Jesús ve hacia abajo y extiende Sus manos, y se va ahora...El hace un gesto de recorrido de esta manera desde la derecha, Su derecha, hacia la izquierda con Su mano. No comprendo. Un gesto de recorrido, así, y Jesús ahora señala hacia arriba. Y a medida que veo para arriba - ¡oh! El dice: "El futuro." ¡Oh! Allí está -¡Oh! Y ahora Jesús dice:

Jesús-"¡Lo que estaba por suceder en el futuro, será ahora! Es cosa tuya para poder cambiar esto, hija Mía, el divulgar el Mensaje del Cielo con gran prisa."

Verónica-Ahora veo en el cielo, las palabras escritas - parecen estar escritas por una mano invisible. Las palabras están siendo escritas solas, sin pluma. Ellas aparecen en el cielo: la palabra A-D-V-E-R-T-E-N-C-I-A, "ADVERTENCIA VIENE", V-I-E-N-E. "ADVERTENCIA VIENE PRONTO." P-R-O-N-T-O. "ESTAD" E-S-T-A-D "PREPARADOS" P-R-E-P-A-R-A-D-O-S. "PREPARAD AHORA. ADVERTENCIA VIENE PRONTO. ESTAD PREPARADOS. PREPARAD AHORA." Eso es lo que Jesús ha escrito en el cielo. ¡Oh!- Ahora Jesús extiende completamente Sus manos, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Jesús-"Continuad con vuestras oraciones de expiación. Esto ha sido un centro establecido por el Padre para la repatriación de pecadores."

FIN