No deseo que abandonéis...

Vuestras Parroquias!

Víspera del Domingo de la Trinidad9 junio 1979

Verónica-El cielo todo en contorno a los árboles se está iluminando con un gran brillo que parece venir de lo más profundo, hasta de los árboles. Es tan bello. Dirigiéndose hacia arriba por el cielo hay rayos de luz que casi forman un patrón traslúcido de luz cristalina, clara.

Precisando directamente el centro del cielo, viniendo por el centro, puedo ver a Nuestra Señora quien avanza hacia delante. ¡Oh! Está vestida tan bellamente. Debe de estar haciendo viento, porque las faldas de Nuestra Señora ahora están siendo batidas a Sus pies.

Nuestra Señora está vestida con la túnica blanca más bella. Es un blanco tan claro que es brillante y difícil de fijar la vista sobre él debido al fulgor. ¡Es bella!

Nuestra Señora ahora se ha acercado lo suficiente; Ella mira a Su derredor. Ella tiene Sus manos unidas en oración, así. Y en Su cintura puedo ver Su Rosario, el bello Rosario con las cuentas doradas de los Padrenuestros y las bellas traslúcidas cuentas de múltiples colores de las Avemarías alrededor de la cintura de Nuestra Señora. Ella también lleva una banda esta noche, una banda de un azul oscuro; es bastante ancho y forma Su cinturón, la costura parece ir directamente para abajo en el contorno del vestido en la parte de adelante.

Nuestra Señora tiene puestas sandalias muy delicadas. Parecen ser hechas como de un material, o hilo, dorado. Tienen una tira que atraviesa el tobillo. Puedo ver a Nuestra Señora que gira ahora con Sus manos hacia arriba en oración-Sus dedos hacia arriba. Su Rosario ahora cuelga y atrapa el brillo de las luces todo alrededor de Nuestra Señora. No hay manera alguna en que yo puedo explicar cuán bella es Nuestra Señora. La luz misma ahora parece venir de Ella misma, al salir de--no lo puedo explicar. No hay palabras humanas para poder explicar que Nuestra Señora parece estar toda iluminada esta noche.

Ella tiene alrededor de Su cabeza, una capa muy bella de color azul oscuro. Su manto es azul oscuro, y colocada sobre Su cabeza tiene la más delicada--como una escultura--una bella corona dorada, con puntas dobladas hacia arriba de lo dorado. Está hecha de pura filigrana de oro, muy delicadamente colocada sobre la cabeza de Nuestra Señora.

Ahora Nuestra Señora toma Su Rosario de Su cintura, el Rosario con los bellos Padrenuestros dorados y también el crucifijo de pura filigrana de oro. Nuestra Señora sonríe, tiene una sonrisa triste en Su rostro, y Ella besa el crucifijo, así. Ahora Nuestra Señora toma el crucifijo de Su bello Rosario, y lo extiende hacia afuera y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora coloca de nuevo Su Rosario en Su cintura. Ella lo ha amarrado con la banda de Su túnica. Y ahora Nuestra Señora toca Sus labios con el dedo índice de Su mano.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, escuchadme bien, hija Mía, Verónica, os he aconsejado en el pasado que no os preocupéis de otros sitios reportados de apariciones.

"Comprendo tu naturaleza humana, hija Mía, y que te sujetas a sufrimiento innecesario por tus emociones. No te preocupes por estas apariciones a través del mundo, porque te aseguro, hija Mía, que necesitarás de todas tus energías para continuar enviando el Mensaje del Cielo a través del mundo.

"Yo conozco la gran angustia entre las naciones ahora. Al acortarse vuestro tiempo sobre la tierra, hijos Míos, encontraréis que habrán muchas tragedias enviadas sobre vosotros. Estas tragedias vendrán por enfermedad del cuerpo y enfermedad del alma. Podemos decir que hay muchos cuerpos que caminan ahora por el mundo con almas muertas, porque el Espíritu, la Luz, los ha dejado y sus cuerpos ahora están envueltos en oscuridad.

"Oh, hijos Míos, al repetiros una y otra vez, he venido constantemente como Madre vuestra y viajo por el mundo, guiándoos por la oscuridad. Cuán a menudo os he suplicado que preparéis vuestros hogares, resguardéis a vuestros hijos, y mantengáis el verdadero conocimiento de vuestra Fe y la Iglesia de Mi Hijo en vuestros hogares y en los corazones de los jóvenes.

"Hijos Míos, os suplico como Madre vuestra, como una Madre amorosa y de comprensión, que en la caridad de vuestros corazones recéis por vuestros obispos, recéis por vuestros cardenales y todo el clero, quienes ahora están bajo ataque del 666, satanás y las fuerzas del infierno. Donde haya oscuridad allí estarán reunidos los agentes del infierno. Sabed por esto, hijos Míos, la predominancia del pecado os dará una señal que en esa posición y lugar se han reunidos los agentes del infierno.

"Hijos Míos, si tan solo tratarais de rezar, y buscarais el conocimiento de la verdad, de la existencia de lo sobrenatural, evitaríais muchas trampas y salvaríais vuestras almas. Porque el hombre ahora ha rechazado la verdad y se ha volteado contra las enseñanzas de su Dios, se le ha dejado ahora sus propias diversiones, y él ha encontrado a satanás.

"Hijos Míos, os he advertido en el pasado que ahora estáis pasando por un período de prueba y ensayo. Es de esta manera que el Padre Eterno ha planeado separar las ovejas de las cabras. ¿Estaréis perdido para el Cielo u os mantendréis con perseverancia en el camino angosto que lleva al Reino del Cielo, gozo eterno, paz y felicidad?

"Oh, hijos Míos, los líderes de las naciones sobre vuestra tierra rápidamente se están confundiendo y aturdiendo. Los gritos de paz y fraternidad van por todo el mundo y, sin embargo, los líderes del mundo en secreto planean la destrucción de sus hermanos.

RELIGIÓN USADA PARA AUTOGRATIFICACIÓN Y GANANCIA PROPIA

"Os digo que habrán muchos falsos profetas yendo a través del mundo. También han encontrado que la religión es un medio de gratificación y ganancia propia. Como ángeles de luz ellos se acercan a muchos quienes son débiles de fe, y como falsos profetas ellos llevan un testigo falso y diabólico a las enseñanzas del Libro de la Vida y del Amor, la Biblia. Proteged vuestros hogares cuando lleguen a tocar a vuestras puertas. Yo no pido que seáis poco caritativos ni abruptos; pero no dejéis que estos falsos testigos entren a vuestros hogares para destruir las almas de vuestros hijos. Hijos Míos, os repito una vez más que hay muchos quienes llegarán a vosotros como ángeles de luz, pero son agentes del infierno. Muchos han sido atrapados en esta telaraña de Lucifer, porque demasiados pocos rezan por ellos; y ellos mismos se han entregado a las búsquedas del mundo y ya no rezan o hacen penitencia por sí mismos ni por los demás. De esta manera entonces, ellos carecen de gracias y no reconocerán al que los engaña entre ellos.

"Rezad, hijos Míos, una constante vigilia de oración por vuestros hijos y por todos los niños de las naciones de la tierra. El gran Castigo se llevará a la mayor parte de la humanidad de la tierra.

"No temas, hija Mía, por el conocimiento que se te ha sido dado en secreto. Debes tener confianza en la salvación de las almas a través de tus hermanos y hermanas. Hay muchos quienes ahora están dispuestos a aceptar una pesada cruz como víctimas para el Padre Eterno, por la salvación de las almas.

"Muchos sobre la tierra, hijos Míos, se han entregado a la vida de lujo y a búsquedas pecaminosas. A menos que ellos se arrepientan mientras todavía hay tiempo--perderán la oportunidad de recobrar gracias necesarias para su redención. Redención, gracia y paz.

"Una purificación, una purificación gradual de la tierra pronto comenzará. Hijos Míos, ¿estáis preparados ahora? ¿Habéis preparado vuestros hogares? ¿Resguardáis a vuestros hijos con los sacramentales que os han sido dados? U os ha llegado el enemigo con burla y llamándoos fanáticos, ¿los habéis removido de vuestros cuellos? ¡¡Vuestra protección entonces se ha ido y podéis ser perdidos!!

"Que no seáis engañados por los agentes del infierno, o por aquellos quienes, sin querer y sin sospechar, se han enredado con los agentes del infierno. Ellos llegarán a vosotros con aparentemente buenas intenciones. Pero recordad, hijos Míos, que el camino al infierno está a menudo pavimentado con buenas intenciones. Os digo como Madre vuestra, como una Mediadora entre Dios y el hombre, los Mandamientos del Padre Eterno deben ser seguidos: ¡si rompéis uno, los rompéis todos!

"Hijos Míos, mantendréis una constante vigilia de oración a través de vuestro país y del mundo. Buscaréis toda clase de oportunidad para hacer sacrificio y penitencia por la salvación de las almas. Porque aquellos quienes han recibido en abundancia, mucho es esperado de ellos.

LA MEDALLA DE SAN BENITO

"Debéis emplear una y otra vez un sacramental de gran importancia en estos días, conocido como la medalla de San Benito. Estáis ahora en una guerra de espíritus; ¡lo bueno contra lo malo, el Padre Eterno contra satanás! ¿Qué lado habéis escogido, hija Mía e hijos Míos?

LA BATALLA LENTAMENTE LLEGANDO A UN FIN

"Yo sé, Verónica, Yo sé que estás muy afligida por los eventos de la semana pasada en tu país. Sin embargo, os digo a todos, debéis rezar constantemente, porque la batalla está lentamente llegando a un fin, y Lucifer ahora ha acordado maneras erradas para tratar de destruir todo lo que queda sobre la tierra para la salvación de las almas. Y eso, hija Mía e hijos Míos, incluye toda clase de libros y conocimiento dado a vosotros a través de las épocas del hombre.

"Yo no tengo que involucraros a todos, hijos Míos, en una larga disertación del estado actual del hombre en el mundo. Os puedo decir a todos: mirad a vuestro derredor y reconoceréis los signos de los tiempos. Actuad sobre ellos y seréis salvados. Creed y se os será dado el camino.

"De esto, hija Mía, le he hablado a menudo al Padre Eterno, pidiéndole que El te fortalezca en los días venideros. Tu cuerpo humano está grandemente abrumado, pero te aseguro, hija Mía, no se te dará un peso más grande para soportar que el que puedas llevar.

"Sí, hija Mía, todo lo que se te ha dado en secreto (a conocer) en el pasado, llegará a pasar. Cuando llegue el momento te daré permiso para darlo a conocer.

"Mantendréis en los corazones de todos los verdaderos creyentes el conocimiento de la existencia de los santos, hija Mía e hijos Míos. Ellos también pasaron por muchas pruebas severas de sufrimiento sobre vuestra tierra. Fue de esta manera que ellos recibieron sus coronas."

Verónica-Nuestra Señora toma Su crucifijo de Su bello Rosario y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora gira hacia el lado derecho, Su lado derecho, y Ella va lentamente a través del cielo. Oh, y yo puedo ver detrás de Ella ahora, que San Miguel ha aparecido más allá de los árboles. El es una figura tremenda de fuerza. ¡Oh, él es tan tremendo!

Y detrás de San Miguel, yo puedo ver, ¡oh! viniendo hacia adelante hay muchos ángeles. Están todos vestidos con túnicas de colores múltiples y son muy amplios y ondulan. Son--oh, son tan bellos. La luz es tan brillante que es muy difícil tratar de percibir sus rostros o sus expresiones. Están sólo cubiertos por la luz. Ahora siguen a Nuestra Señora a través del cielo, y Ella va ahora hacia el lado derecho, Su lado derecho del cielo, nuestro lado izquierdo, y Ella extiende ahora Su crucifijo, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora mira a todo Su derredor. Ahora Ella ha unido Sus manos, así, en oración. Su Rosario cuelga entrelazado entre Sus dedos. Y ahora Ella cruza el cielo otra vez, a Su lado izquierdo, nuestro lado derecho, y Ella viene hacia adelante en el cielo. Ella está de pie ahora directamente arriba de Su estatua. ¡Oh, Nuestra Señora es tan-n linda! Ella parece no tener peso, y sin embargo, al mirarla, Ella parece ser de composición completa. Y sin embargo, Ella se mueve por el cielo como si fuera llevada por el aire.

Ahora Nuestra Señora asienta con Su cabeza. Y los ángeles ahora han formado un patrón circular alrededor de Nuestra Señora justo detrás de Ella. Y ahora Nuestra Señora toca Sus labios con el dedo índice de Su mano derecha.

Nuestra Señora-"Ahora, hija Mía, continuarás con tus oraciones de expiación. Son urgentemente necesitadas."

Verónica-En todo el contorno de los árboles el cielo se está tornando un color rosado profundo, un bello color rosado tibio, que nos da una sensación emocional de bienestar que no puedo explicar con palabras humanas.

Directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, la coloración de rosado parece formar rayos, que van ahora de los árboles hasta arriba al centro del cielo.

Ahora muy arriba en el cielo, yo puedo ver a Jesús que viene hacia delante. Yo siempre Lo puedo reconocer, ya que aún a gran distancia, Su capa, Su capa color borgoña, es muy predominante en el cielo.

El se acera más ahora. Jesús tiene puesta una túnica de color de lino crudo, crema, una túnica de color crema oscuro. Es muy larga y cae sueltamente alrededor de Sus pies. El tiene puestas sandalias. Son sandalias de un tipo como de piel de animal de color marrón, con una correa que atraviesa Sus dedos, y también una banda alrededor de Su tobillo.

El comienza a recoger Su capa sobre Su brazo izquierdo. Y El extiende Su mano hacia delante, así, con una bendición. El tiene Sus dos dedos, los tres dedos extendidos--los dos dedos y el pulgar, así--y El hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús coloca Su mano sobre Su Corazón, así, y El mira a Su derredor. Ahora El gira a Su lado izquierdo, y Nuestra Señora se acerca. Ella se para, se para más allá de los árboles. Yo no puedo ver hacia la derecha debido a la luz brillante. Pero Nuestra Señora ahora cruza el cielo, y Ella va detrás de Jesús y se detiene a Su lado derecho. Ella está sonriendo con una sonrisa triste. Pero ahora levanta Su vista hacia Jesús. Ella es un poco más baja, más baja que el hombro de Jesús. Ahora Jesús mira a Su derredor, y El lleva Su dedo índice a Sus labios.

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, no es necesario decir que no daré una larga disertación sobre el estado actual de vuestro mundo y de la humanidad. Mi Madre lo ha hecho saber ampliamente. El curso que el hombre ha tomado lo llevará a un camino de su propia destrucción.

"Cuando el Padre Eterno puso a la humanidad sobre la tierra, El esperaba que hubiese un gran mundo de gozo para él. Pero, en lugar, el hombre que El creó ha traído gran sufrimiento, una y otra vez, a Su Corazón misericordioso. En Su Divinidad, ningún ser humano podría comprender Sus caminos que aceptan, con un Corazón misericordioso, esos puñales que atraviesan Su Corazón por una generación ingrata.

"Como fue en el pasado, así será este día sobre la tierra, que el hombre ha regresado ahora a la edad del paganismo, idolatría, y locura debido al pecado. El hombre se ha entregado a sí mismo a toda clase de abominaciones. Y es muy triste decir, este camino de la vida en el cual el hombre sigue, no es el camino dado por el Cielo para la salvación de la humanidad, sino que (sigue) una oscuridad en el camino que envuelve ahora a todo el mundo. Muchas almas van rápidamente rumbo al abismo, perdidas para siempre, en una eternidad de condenación.

"Recordad, hijos Míos, que ningún hombre, mujer, o niño de edad de conciencia caerá al infierno, ¡a no ser que él vaya ahí por su propio libre albedrío dado por Dios!

"Como en todo camino de la vida, hay una manera. Y el camino para la humanidad fue dado en el Libro de la Vida y del Amor, la Biblia. Y este camino tiene que ser seguido con disciplina, templado con amor y comprensión, pero más que todo, construido con tradición y fe. Muchos de Mis pastores ahora han caído en los modos, los modos actuales del modernismo y del humanismo y mal guían a Nuestra ovejas. Por lo tanto, será necesario para el Padre Eterno poner a andar la purificación, la tribulación sobre la humanidad. De esta manera vendrá rápidamente la separación de las ovejas de las cabras.

"Hija Mía e hijos Míos, reconfortaos en el conocimiento que todo el sufrimiento será dado ahora para la salvación de las almas. Aprended el valor del sufrimiento. No desperdiciéis un martirio que puede ser dado por la salvación de un ama. Aceptad la voluntad del Padre Eterno, pero rezad siempre y probad los espíritus que os llegan.

UNA GRAN MISIÓN

"Hija Mía e hijos Míos, se os ha dado una gran Misión con Mi Madre como vuestra guía. Es la voluntad de todo el Cielo que esta Misión continúe y que el Mensaje del Cielo llegue a toda la humanidad.

"Perseverad en los días venideros. No juzguéis basados en el consejo de los hombres, sino aceptad únicamente lo que está escrito en el verdadero Libro de la Vida y del Amor, la Biblia. No entréis en discusión con los demonios que os llegan como ángeles de luz.

NO DEBÉIS SEPARAROS

"No debéis aún en vuestra naturaleza humana convertiros en orgullosos y arrogantes. Debéis aceptar el consejo de los verdaderos sacerdotes que están en Mi Iglesia. No podéis y no debéis separaros formando vuestros propios grupos.

"Yo he dado un procedimiento desde el comienzo del Libro de la Vida y hasta el fin. Vosotros debéis seguir plenamente este proceder. Mi Iglesia no será subyugada aunque ahora pasa por una gran prueba.

"No deseo que abandonéis vuestras parroquias; deseo, y os aconsejo como vuestro Dios, ¡que os quedéis en ellas! Si tenéis alguna discusión, os pido que para la preservación de vuestra salvación sobre la tierra, no descartéis el papel del sacerdocio como fue dado por los Apóstoles, Mis seguidores.

"Pedro fue Mi primer Papa y vuestro primer Papa, y como los demás que le han seguido, deben ser aceptados sean débiles o nobles, sean ellos santos o no santos. Ellos deberán ser aceptados y seguidos.

"Hijos Míos, debéis siempre recordar: podéis odiar el pecado, pero debéis amar al pecador. La gracia (celestial) es un regalo de vuestro Dios, ¡y sin ella cada uno y todos de vosotros sois capaces de caer!

MANTENEOS UNIDOS CON ROMA

"Os pido que no juzguéis a otro; podéis aconsejar, podéis expresar vuestros puntos de vista, pero sin emplear violencia, y Yo no deseo cisma. Yo no quiero interferencia de los hermanos separados de Mi Iglesia. Ellos deberán ser traídos de nuevo. ¡Convertid al no creyente! Debéis manteneros unidos con Roma.

"El infierno no prevalecerá contra Mi Iglesia, porque vendrá una purificación y ¡todo lo que está podrido, caerá! Y ¡Mi Iglesia será restaurada a Su gloria antigua!

"Mantened los monumentos, las imágenes en vuestros hogares. Mantened vuestros sacramentales, vuestra armadura alrededor vuestro. Y no abráis vuestros oídos para que les piquen las doctrinas falsas.

"¡Todos los bautizados Católicos Romanos tienen que morir bautizados Católicos Romanos, o no entrarán al Reino del Cielo!"

Verónica-Ahora Jesús extiende Su mano, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús mira a Su derredor. Y Nuestra Señora también. Nuestra Señora sonríe, pero es una sonrisa muy, muy triste. Jesús está--no puedo--nunca puedo explicarles la expresión del rostro de Jesús. Nunca Lo he visto tan adolorido, tan sufrido, tan desilusionado y golpeado. No tengo palabras con que expresar el dolor en Sus ojos.

Ahora El gira a Su lado izquierdo, nuestro lado derecho del cielo allá, y El va hacia, justamente más allá del primer árbol. Ahora El extiende Su mano hacia afuera, así, con Sus tres dedos, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora El gira a Su lado derecho; Nuestra Señora se ha quedado en el centro del cielo. Ahora El retrocede hacia atrás a través del cielo, Su lado derecho, nuestro lado izquierdo. Y Nuestra Señora se mueve un poquito a un lado. El está de pie a la par de Ella ahora. Nuestra Señora tiene ahora Sus manos unidas en oración, así, el Rosario entrelazado entre Sus dedos. Y Jesús asienta con Su cabeza.

Jesús-"Continuad ahora, hija Mía e hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación. Son dolorosamente necesitadas."

Verónica-Padre Nuestro, que estás en los cielos,

Santificado sea Tu nombre; venga a nosotros Tu Reino, Hágase Tu voluntad, así en la tierra como en el Cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y

Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros Perdonamos a nuestros deudores;

Y no nos dejes caer en la tentación,

Más líbranos del mal. Amén.

UNA PLAGA

Verónica-Todas, dijo Jesús, todas Mis oraciones deben ser conservadas. (Pausa) Habrán accidentes que no son accidentes. Y habrá una plaga. Una plaga que se llevará a muchos. (Pausa)

Jesús-"Repetirás, hija Mía, si así lo deseas. Recordad vuestros guardianes, los ángeles (guardianes). Llamadlos a menudo. San Miguel es el guerrero más grande del Cielo. Llamadlo a menudo, hijos Míos.

"Hija Mía, al aconsejar a otros, debes enfatizar la inmortalidad del alma. Hay muchos falsos testigos quienes ya no creen en el infierno ni en el purgatorio.

"No hay muerte del alma. Hay vida inmediatamente después de la muerte física--vida más allá del velo, sea en el Cielo, el Reino de vuestro Dios, purgatorio, o destierro para siempre en el infierno, el habitar de los condenados.

"La falsa teoría que no existe vida después de la muerte sólo es propuesta para llevar la caída del hombre. Porque si el hombre...cree que no hay vida (eterna), él se distrae con toda clase de pecado y de abominaciones. Se ha pedido disciplina desde el comienzo de los tiempos y hay reglas que deberán ser seguidas, hijos Míos. Es el camino del Cielo pero es un camino simple.

"No tratéis de agrandar sobre el consejo del Cielo, hijos Míos.

"Comprenderéis, también, que no deberán haber cambios en vuestra Biblia. Los cambios distorsionarán, confundirán, aturdirán y destruirán. No deberá hacerse cambios ahora en el Libro de la Vida y del Amor.

"A no ser que todos regreséis a vuestra Fe con los corazones de niños, seréis destruidos. Responderéis por esta destrucción a vosotros mismos, hijos Míos. Recordad, así como sembráis, así recogeréis. Y una Iglesia en oscuridad lleva una banda de muerte a su alrededor.

"Continuarás ahora, hija Mía, con tus oraciones."

Verónica-San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla,

y sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Sujétalo, Dios, pedimos suplicantes; Y, Tu, Príncipe de la celestial milicia,

Sepulta en el infierno, con el divino poder, a satanás,

y a los demás espíritus malignos,

Que merodean por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Jesús-"Repetirás, hija Mía: ¡satán, satán está vivo y camina por vuestra tierra!"

FIN