La marea del mal pronto traerá la exterminación de tres cuartos...

De la humanidad!

Víspera de la Natividad de Nuestra Señora7 Septiembre 1979

Verónica-En todo el contorno de los árboles se forma una bella luz celeste pálida. Forma cascadas hacia arriba a través del centro del cielo directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora.

Ahora en el centro del cielo, una abertura se forma. Es circular--oh, como la forma de una moneda--yo he tratado de describirlo con palabras humanas, la manera en que el cielo se abre al venir Nuestra Señora hacia delante. Oh, Ella se ve tan, tan linda--¡tan linda!

Ahora directamente detrás de Nuestra Señora--oh, Jesús también se adelanta. Y ahora yo puedo ver--no los puedo contar, los números son tantos--ángeles, que están siguiendo...Nuestra Señora ahora está casi directamente arriba de Su estatua. Y Jesús ahora está de pie; Nuestra Señora se mueve a Su lado derecho. Jesús y Nuestra Señora están de pie directamente arriba de la estatua. Oh, hay la...cubren el cielo ahora, hay la más bella formación de ángeles. Oh, es una ocasión muy, muy especial en el Cielo. Y hay voces que cantan ahora, "Ave María. ¡Salve a la Reina del Cielo! Glorioso es Su reinado para siempre...en el nombre de la Trinidad."

Ahora Jesús mira a todo Su derredor; Nuestra Señora sonríe, también. Ahora El--Jesús extiende Su mano hacia afuera, así, en frente de El: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús mira a Nuestra Señora y asienta con Su cabeza. Nuestra Señora se ha adelantado a poca distancia en frente de Jesús, y saca de Su cintura--Nuestra Señora tiene puesta una bella túnica blanca. Oh, el manto Le cuelga hasta Sus pies. Oh, Ella tiene puestas sandalias; son de color dorado con pequeñas rositas en cada empeine.

La túnica de Nuestra Señora es de un blanco puro, muy amplia, con una gran banda azul en Su cintura. Nuestra Señora alcanza, y cuidadosamente retira Su Rosario de Su cintura. El Rosario es bello; tiene un crucifijo de pura filigrana de oro, y las cuentas, especialmente las cuentas de las Avemarías, ahora brillan con color al moverse Nuestra Señora al ver a Su derredor, con el crucifijo en Su mano. Las cuentas de los Padrenuestros son de un muy, muy bello color dorado de filigrana de oro.

Nuestra Señora ahora levanta el crucifijo de Su Rosario y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora mira a Su derredor, y Ella lleva Su dedo índice a Sus labios.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, especialmente Mi hija Verónica...Nosotros ahora os habemos permitido experimentar mucho del sufrimiento que está ahora en los corazones de muchos padres de familia debido a la pérdida de sus hijos a Lucifer.

"Sí, hija Mía, actuaste bien al darle de comer a los hambrientos, al vestir al desnudo, al confortar al afligido, y visitarás a los enfermos.

LOS ACTOS CORPORALES DE MISERICORDIA

"Comprendes ahora, hija Mía, con tu experiencia, el porqué Yo lloro lágrimas amargas a través de vuestro mundo, implorando que el verdadero significado del amor sea expresado por la humanidad. Amor significa los actos corporales de misericordia.

"¿Conocéis, hijos Míos, verdaderamente conocéis y practicáis el significado del amor diariamente en vuestras vidas? ¿O es que vuestras vidas han sido entregadas al lujo y buscáis los placeres de la carne? Abunda el egoísmo en los corazones de muchos, y hasta en los corazones del clero. Los actos corporales de misericordia tienen que ser practicados por el clero en la Casa de Mi Hijo.

"Mi Hijo Me ha enviado a vosotros por el Padre y el Espíritu de Vida, como Mediadora entre Dios y el hombre, para dirigiros y aconsejaros, para que podáis comprender el conocimiento dado en el Libro del Amor y de la Vida, vuestra Biblia. Para muchos que La leen, son solamente palabras, sin ponerlas en práctica en sus vidas diarias.

"Hijos Míos, ¡sin caridad no tenéis nada! ¡¿Reina la santidad, y caridad, en los corazones del clero en la Casa de Mi Hijo?! ¡¿O debo daros la medida de ofensas por conteo como Mi Hijo sufre por esas ofensas?! Porque al no vestir a vuestro hermano en su desnudez, al no darle de comer a vuestro hermano en su hambre, al no confortarlo en su aflicción, ofendéis al Padre en el Cielo y a la Trinidad; porque aún el más pequeño y humilde entre vosotros, como seres humanos sobre la tierra, son los hijos de vuestro Dios, y todos y cada hombre, mujer y niño han sido creados a la imagen de Dios. Pero ahora os habéis entregado a la búsqueda de placeres mundanos; os habéis entregado vosotros mismos a adorar a Lucifer y a falsos dioses. Y después lloráis hacia el Cielo: ¿Donde están mis hijos? ¿Porqué nuestros hijos se han volteado contra nosotros? Padres de familia, líderes en las casas de religión sobre la tierra, ¿habéis seguido vuestra vocación? ¿En qué medida de responsabilidad tendréis que rendir cuentas por la caída de vuestra nación?

"Mi Hijo, el Padre Eterno y el Espíritu de Vida reúnen el conocimiento que será enviada sobre la humanidad una gran tribulación, una tribulación a través de la cual solamente unos pocos se salvarán. Satanás ha envenenado muchas mentes. Debéis rezar por todos los hombres de pecado...caridad y amor por vuestros vecinos.

LOS PECADOS DE OMISIÓN

"Humanidad, recordad: Fruisteis creados a la imagen de vuestro Dios, y lo que hacéis por el menor de vuestros hermanos, ¡lo hacéis por Mi! ¡Y lo que no hacéis, en pecados de omisión, cometéis este pecado contra todo el Cielo!"

Verónica-Nuestra Señora gira hacia Jesús. Yo veo que se forma en derredor de Su cabeza una muy, muy pesada corona de espinas. Ahora arriba de la corona de espinas, yo veo que se forma un tejido como de canasta, una envoltura tejida para la cabeza como el tejido de una canasta. Se asienta sobre las espinas y hace un envoltorio muy pesado para la cabeza. Yo puedo ver la sangre correr por Su rostro.

Nuestra Señora ahora ha unido Sus manos, así, en posición de oración. Parece haber un momento de gran tristeza en Sus Corazones Inmaculados. Ahora Nuestra Señora levanta Su cabeza y toca Sus labios (con Su dedo índice).

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, la cruz de vuestro Cristo está siendo pisoteada. Y ¿quién levantará esta cruz y la llevará en reparación por los pecados de la humanidad? Os ruego como Madre vuestra: Levantad vuestra cruz y llevadla por Mi Hijo. ¿Es que no podéis sufrir por Mi Hijo? ¿Es que no podéis hacer reparación por los pecados del hombre, para esperar que Dios el Padre en el Cielo os prolongue una pequeña medida de tiempo para salvar a vuestros hermanos?

"Hay ahora sobre la tierra, como os he dirigido y aconsejado que estuvieseis atentos, llevando vuestros sacramentales, estar preparados para los ataques de los agentes del infierno. Yo no deseo que hagáis juicios apresurados en contra de vuestros hermanos y hermanas. Los actos corporales de misericordia siempre deberán ser seguidos."

Verónica-Ahora Jesús mira a Su derredor. El tiene sobre Su cabeza la pesada corona de espinas. La sangre todavía corre por Su frente. Y ahora, al levantar Su mano hacia afuera, así, para la bendición, Yo puedo ver sangre que brota de Sus palmas y que corre por Sus brazos, y sobre Su túnica. Y El ahora extiende Su brazo--debe de ser muy doloroso hacer la señal de la cruz para bendecir a todos: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús ahora mira a Su derredor. El dolor causado por la pieza que cubre Su cabeza debe de ser casi insoportable, y el correr de la sangre por Su rostro...pero El gira ahora y ve directamente hacia Su lado izquierdo, nuestro lado derecho. Ahora El levanta Su mano tan cubierta con sangre a Sus labios, y El dice:

LA EXTERMINACIÓN DE TRES CUARTOS DE LA HUMANIDAD...

Jesús-"Hijos Míos, todos vosotros debéis ser defensores de vuestra Fe. Con vuestro ejemplo y la práctica de los actos corporales de misericordia entre la humanidad, vosotros podéis contener la marea del mal que ahora ha envuelto a todas las naciones de vuestro mundo y que pronto traerá la exterminación de tres cuartos de la humanidad.

"Oh hijos Míos, cuán necios sois al no atender las advertencias dadas por el Cielo a través de Mi Madre, cuyo Corazón sangra por vosotros, porque Ella bien conoce vuestro futuro próximo. Como Madre vuestra, Ella ha llegado a vosotros implorándoos desde Su Corazón de Madre, que hagáis penitencia, hagáis expiación y sacrificio, porque el tiempo se está terminando. Muchos morirán en la gran llama de la Bola de la Redención.

"Oh, los que se burlan dicen: Y ¿de qué tiempo hablas? Yo hablo del corto tiempo por venir.

"Hija Mía e hijos Míos, las fuerzas se han unido sobre la tierra. Ahora es una verdadera batalla de los espíritus. Tristemente, Lucifer ha reunido a muchos ahora; muchas almas sobre la tierra se han condenado a sí mismas al abismo.

"Nosotros pedimos a la humanidad almas víctimas: ¡aquellas que están dispuestas por voluntad humana y luz espiritual hacer restitución sobre la cruz! Os digo, como vuestro Dios, levantad vuestra cruz y cargadla. El camino es angosto y lleno de espinas. Pero sólo hay un camino al Cielo, y una vez que lo dejáis, el camino de regreso se hace más difícil, y para algunos, muchas veces imposible. ¿Y porqué? Porque muy pocos rezan por ellos.

ENCADENADOS EN EL PURGATORIO POR FALTA DE ORACIONES...

"Y ¿adonde se ha ido vuestra caridad de corazón por vuestros parientes y amigos que han pasado al purgatorio? Si Yo os revelara cuántos están encadenados en el purgatorio por falta de vuestras oraciones, ¡¿os movería la compasión por ellos si Yo pudiera mostraos cómo ellos imploran y ansían para que vosotros los libréis?!

"Hija Mía e hijos Míos, el Mensaje del Cielo tiene que continuar siendo enviado a través de vuestro mundo. Las palabras del Evangelio tienen que continuar siendo enviadas a través del mundo, ¡y entonces vendrá el fin!

"Lucifer, el agente del infierno, el maestro de engaño, su ejército, bajo el nombre de satanás y sus ogros, están completamente sueltos ahora sobre vuestro mundo. Es un terreno de prueba para toda la humanidad, la separación de las ovejas de las cabras.

"Hijos Míos, vuestra nación, los Estados Unidos, y sus vecinos se han entregado a sí mismos ahora a una manera pagana de vida. Reconoced los signos de vuestros tiempos. Proteged a vuestros hijos; proteged a vuestros hogares, porque cuando llegue la tribulación sobre la humanidad, ¿estaréis preparados? Porque habrá mucho llanto y crujir de dientes al ser enviada más aflicción sobre la tierra por Lucifer y sus agentes.

"Hay fuerzas oscuras de maldad ahora que vagan por el mundo; los ejércitos de Lucifer se están concentrando. No esperéis que ellos se os aparezcan en su forma humana. Ahora ellos se aparecerán hasta en lo sobrenatural.

"Hijos Míos, mucho llegará a pasar; los espíritus abundarán sobre la tierra. Todos debéis probar a estos espíritus. Lucifer tiene gran poder, pero él no es triunfante sobre lo bueno ni sobre el Padre Eterno en el Cielo. Todos vosotros ahora estáis siendo probados. Nadie caerá al infierno, una condenación eterna, ¡a no ser que vaya allí por su propia voluntad libre!

"Rezad constantemente, una constante vigilia de oración. Debéis dar a todas las naciones una barrera para protegerlas de capitular a las fuerzas del mal. Y ¿cuál es esta barrera? El conocimiento del Libro de la Vida, la Biblia.

"Hijos Míos, sois como candelas que van por la oscuridad, pero debéis perseverar y buscar a vuestros hermanos perdidos. Si regresáis aunque sea a uno de Mis hijos perdidos al redil, habrá mucho gozo y celebración en el Cielo.

NO ABANDONÉIS LAS IMÁGENES Y RELIQUIAS SANTAS

"Rezad constantemente en vuestros hogares. No abandonéis las imágenes ni reliquias santas por esculturas modernas y artefactos paganos. Proteged la inocencia de vuestros hijos. Debéis tener mucho cuidado y monitonizar su educación, tanto en cuanto a lo religioso como en lo sectario.

"Hijos Míos, Yo no deseo un cisma ni una división en Mi Casa sobre la tierra, Mi Iglesia. Convertid al no creyente. No comprometáis vuestra Fe. Herejía, ¡Oh dolorosa herejía! ¡tolerada y permitida en Mi Casa! ¡¿Buscáis, Oh clero, crucificarme de nuevo?!"

(Verónica en éxtasis extiende sus brazos en la forma de cruz al ver la agonía de Jesús sobre la cruz.)

Verónica-¡Ay! ¡Ay! ¡A-y-y! ¡Veo ahora a Jesús sobre la cruz! Así como Lo ví en 1971. ¡¡Ay-y-y!! ¡¡Ah-y-y!! Lo veo sobre la cruz...Sus manos con los clavos que atraviesan Sus palmas...y las cuerdas que sostienen Sus muñecas a la madera. (Verónica gime quejumbrosamente como si tuviera dolor.) ¡La sangre escurre a través del cla-v-o! ¡Ay-y-y! ¡Ay-y-y! (Verónica siente un dolor penosísimo, tanto emocional como físico, al unirse ella a los sufrimientos de Jesús.) Sus pies están cruzados sobre el madero, el pie derecho sobre el izquierdo. (Verónica gime pesadamente otra vez). Hay una gran estaca a través de Su empeine, a través de Sus pies hasta el madero. ¡¡Ay-y-y!! (Verónica grita del dolor.) Yo puedo ver Sus brazos...¡Ay-y-y! Sus brazos están tirantes. ¡¡Ay-y-y!!

Ahora hace Su cabeza hacia arriba, y El dice, "¡Padre, perdónalos de nuevo, porque ellos no saben lo que hacen!" (El estrés emocional de Verónica al ver a Nuestro Amado Salvador sobre la cruz, crucificado, es casi insoportable a medida que ella suspira y gime. Finalmente, Verónica, agotada por el esfuerzo, permite que se caigan sus brazos, y su cabeza cae flácidamente hacia un lado. Ella se ha desmayado debido a la penosa experiencia. Diez o quince minutos más tarde es revivida.)

"Jesús tiene puesta una bella capa roja, y Su túnica--es muy amplia. Nuestra Señora ahora extiende Su mano hacia mi. (Verónica, una vez más, suspira profundamente.)

Nuestra Señora-"Repite, hija Mía. Solamente por experiencia puede un ser humano comprender el sufrimiento de Mi Hijo. Muchas cruces son puestas sobre la tierra, que carecen del corpus (cuerpo de Jesús), para representar a aquellos quienes serán víctimas por el amor misericordioso del Padre Eterno en el Cielo y la repatriación de muchas almas.

"Recordad siempre, Verónica e hijos Míos sobre la tierra, que la victoria final sobre satanás estará con Mi Hijo. Tu, hija Mía, Verónica, no recibirás una cruz más pesada que la que puedes llevar.

"Habrán muchos brazos que estiran hacia el Cielo rogando por una guía, muchos corazones enviados implorando al Cielo.

"Hacedlo saber, hija Mía e hijos Míos, a toda la humanidad que todas las guerras son castigo por los pecados del hombre.

"Todos y cada hombre, mujer y niño sobre la tierra ahora tienen la hora, el día y el mes contados para dejar la tierra. Preparad vuestro pasar, hijos Míos, porque el tiempo se está acortando para muchos. Tu, hija Mía, tendrás que defender la Fe, no preocupándote por la opinión de la humanidad, ni por las objeciones o consolación de hombre o amigo alguno sobre la tierra. La Misión del Cielo siempre será primero, y la Fe como ha sido dada a través de los años incontables de tiempo terrenal no deberá ser diluida ni cambiada para llenar las necesidades de vuestra tal-llamada era moderna de avances científicos.

"El Padre Eterno dio el plan para la redención de la humanidad, y este plan tiene que ser seguido, o vuestro mundo, la tierra, recibirá sobre ella una gran destrucción.

"Hija Mía, tomarás una sola tanda de fotografías y regresarás a tu casa. Continuarás manteniendo tus puertas cerradas a todos menos a tu familia más cercana y a los trabajadores más cercanos. Recuerda, hija Mía, que la sabiduría llega a través de la experiencia. Tienes ahora que hacer algunas decisiones por tu propia voluntad, guiada muy necesariamente por las directrices en los mensajes."

Verónica-Ahora Nuestra Señora toma Su Rosario, así, con el bello crucifijo dorado sobre él y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús ve hacia la derecha, y El levanta Su mano, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús y Nuestra Señora cruzan el cielo. Ellos no caminan, Ellos flotan. Y van hacia los árboles a la derecha, y ahora Ellos extienden Sus manos--bueno Nuestra Señora extiende Su Rosario, así, con el crucifijo sobre él, y Jesús extiende Su mano, así, y hace la señal de la cruz directamente sobre--y de nuestro lado derecho--los árboles altos, hacia abajo--Ellos ven hacia abajo--y hacen la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Ellos cruzan el Cielo hacia nuestro lado izquierdo, que sería el lado derecho de Ellos, y ahora Jesús y Nuestra Señora están de pie directamente arriba de la estatua, y asientan:

Jesús-"Continuaréis, hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación."

TESTIGOS DE JEHOVAH

Los Testigos de Jehová son tal vez el grupo más agresivo que busca convertir hoy en día en los Estados Unidos. La secta, llamada Russellites desde 1931, fue fundada en 1872 por Charles T. Russell, quien anteriormente pertenecía a los Adventistas de los Siete Días. En enfatizó la Segunda Venida (Adviento) de Jesús y el fin del mundo como un acontecimiento inminente (1914) y fundó la Biblia Watchtower y la Sociedad Tract (1884), que publica hasta la fecha tractos, panfletos y libros sobre el movimiento de los Testigos. El Juez Joseph F. Rutherford sucedió a Russell cuando éste murió en 1931 y cambió el nombre del grupo a Testigos de Jehová.

Este nombre tiene un fondo curioso en las escrituras. Testigo, de la palabra griega, "mártir", es el nombre que se aplica a cualquier Cristiano quien es testigo de Cristo. Jehová es una combinación de dos palabras, Yahweh (o Jehveh) y Adonal, dos nombres para Dios en las Escrituras Hebreas. El primero (Jahweh) es el nombre propio para Dios en Exodo 3:14;6:3. Pero los judíos antiguos tanto reverenciaron este nombre que ellos no lo empleaban; empleaban, más bien, Adonai (Señor).

En los primeros siglos de los cristianos, los escribanos (quienes copiaban el texto bíblico) colocaron las vocales de Adonai con los consonantes de Jahveh, para indicar que Adonai debería de ser leído. A través de la combinación de los dos--los consonantes de Jahveh y las vocales de Adonai--llegamos al nombre híbrido de Jehová. Esta lectura fue encontrada en las primeras versiones de la Biblia de Santiago (King James Bible), pero fueron rápidamente abandonadas. Muy pocos Cristianos lo leen hoy en día.

Los Testigos (de Jehová) niegan la mayor parte de las doctrinas que nosotros asociamos con Cristiandad Católica y Ortodoxa. Ellos son unitarios quienes consideran La Santísima Trinidad como idolatría pagana. Jesús, para ellos, no es el único Hijo de Dios engendrado hombre; El es una criatura-espíritu quien se hizo hombre, murió y fue levantado como un Espíritu inmortal para recuperar para la humanidad el derecho de vivir eternamente sobre la tierra.

Los Testigos de Jehová esperan la Batalla de Armagedón (Apocalipsis 16:16) en la cual ellos creen que las fuerzas del mal serán destruidas y después de la cual satanás será encadenado por mil años, pero luego soltado para ser aniquilado. Continuará luego un paraíso de nunca terminar para la gran multitud de verdaderos Testigos y otros justos. Pero únicamente 144,000 Testigos gozarán de gloria celestial con Jesús. Los malos serán completamente destruidos.

La traducción del Nuevo Testamento por los Testigos, juzgado por los hombres de letras bíblicos Cristianos, es prejuiciado. Ellos mal interpretan partes del texto o introducen palabras nuevas para acomodar sus propias doctrinas. Los Testigos, sin embargo, son estudiantes diligentes del Nuevo Testamento y pueden citar largas porciones de ella, por capítulo y verso, de memoria.

Debido a que los Testigos de Jehová son personas muy dedicadas y con muy altas normas de moral y una comunidad religiosa altamente cohesiva, ellos pueden atraer a personas buscando tales valores (normas) cuya propia fe religiosa está relajada o quienes están confundidos acerca de lo que el Cristianismo trata. Tanto más es esto cierto porque los Testigos son persistentes y agresivos en su búsqueda de conversiones.

Padres de familia, sus hijos deberían discutir sus problemas con uno de sus sacerdotes parroquiales. La comprensión de su Fe posiblemente es muy deficiente. El sacerdote podrá explicarles el porqué no podemos aceptar las creencias distintivas de los Testigos de Jehová. Nosotros creemos que los Testigos de Jehová, no importan cuán dedicados, tienen creencias falsas. El convertirse a Testigos de Jehová es excomulgarse uno mismo de la Iglesia Católica.

(escrito por: Reverendo Padre Hamilton, Oficina Pública de Información Católica, Rockville Center, Nueva York)

FIN