Su vida está en gran peligro...

Juan Pablo II!

Víspera de Sta. Teresita del Niño Jesús2 Octubre 1979

Verónica-...en todo el contorno de los árboles se forma un bello color azul. El colorido es de un tono pastel, no sé cómo explicarlo con palabras humanas. Es un tono bello de azul, cálido, que ahora se forma en puntitos de luz que vienen directamente del centro del cielo, y se encuentran con el esbozo de azul, en todo el contorno de los árboles. Arriba en el cielo, arriba de la estatua de Nuestra Señora, yo puedo ver a Nuestra Señora que viene. Oh, Ella está vestida toda de blanco. Tiene puesto un bello manto blanco, con un borde de oro de, oh, unos tres cuartos de pulgada en todo el contorno de Su manto; y tiene puesta una túnica blanca como la nieve, y en Su cintura tiene un cinturón dorado.

Nuestra Señora tiene puesta una bella corona en Su cabeza. Es redonda, como una bola, pero toda abierta. Yo sí creo que es conocida como Su corona de Fátima. Tiene una cruz arriba, y está hecha de filigrana de oro; es absolutamente bella. Está asentada sobre la cabeza de Nuestra Señora, oh, no sobre Su frente como las otras (con las que La he visto), sino justo encima de Su cabeza sostenida en su lugar por el manto.

Nuestra Señora tiene Sus manos unidas en oración, así. Su Rosario, el bello Rosario, cuelga de Sus manos. Y ahora Nuestra Señora toma el Rosario, el crucifijo, el bello crucifijo dorado, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora mira a todo Su derredor. Debe de estar haciendo mucho viento porque la falda de Nuestra Señora, que es muy amplia, está siendo batida alrededor de Sus pies. Nuestra Señora tiene sandalias de aspecto muy delicado. Parecen tener una correa dorada, y justo en la parte del dedo, Ella tiene lo que parece ser una rosita diminuta hecha de oro, en cada pie--solamente una rosa. Es tan bello.

Ahora detrás de Nuestra Señora yo puedo ver a San Miguel. El está ahora--he notado anteriormente la brillantez del cielo al abrirse--pero San Miguel ahora rodea a Nuestra Señora. Y digo rodea, porque ni siquiera puedo ver hasta donde se extienden sus alas; van mucho más allá del lado derecho y de nuestro lado izquierdo. Y hasta el tamaño de su cabeza--tampoco lo puedo explicar--es enorme, pero no fuera de proporción. ¡El es magnífico!

Nuestra Señora ahora besa Su bello crucifijo, así. Y Ella toma Su Rosario, y lo coloca alrededor de Su cintura en el cinturón. Ella ahora mira a todo Su derredor, y lleva Su dedo índice a Sus labios.

EL PAPA PERMANECE EN GRAN PELIGRO

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, la crisis de Nuestro Vicario no ha pasado. Su vida está en gran peligro al permanecer en los Estados Unidos de América. Hay grandes fuerzas del mal sueltas ahora que tratan de destruirlo, o de poner en marcha una clase de revolución que ocasionará una gran cantidad de muertes en presencia de él. Os pido a todos que continuéis con vuestras oraciones de expiación, vuestros sacrificios; y Nosotros pedimos grandes actos de penitencia de todos vosotros."

Verónica-Nuestra Señora señala hacia el lado derecho del cielo--nuestro lado izquierdo, Su lado derecho, y puedo ver una cruz, una enorme cruz arriba de (la basílica) San Pedro. Pero infunde miedo porque la cruz ahora está cubierta con un manto púrpura como en tiempo de la Cuaresma. No parece--infunde mucho miedo. Es como en tiempo de cuaresma cuando debemos de hacer gran penitencia; la cruz parece estar apagada.

Nuestra Señora-"Sí, hija Mía, te permito ver la crisis que está por venir. Cuando la cruz sea extinguida, habrá gran confusión. Asesinatos abundarán; el hombre procederá aún más profundamente dentro de la oscuridad del espíritu. Sin debida expiación, sin penitencia y sacrificio de parte de muchos, Yo no podré por mucho tiempo más sostener la mano justiciera de Mi Hijo. El Padre Eterno, a través de Mi Hijo y el Espíritu de Luz, da un aviso justo a la humanidad, como un aviso final a vuestra generación; que debéis ahora dar vuelta y restaurar vuestra tierra para que sea agradable a los ojos del Padre Eterno en el Cielo, o El se verá obligado a destruiros.

EL MUNDO NO LLEGARA A UN FIN...

"Hija Mía e hijos Míos, no tengáis miedo por Mis palabras. El mundo no se acabará. El Padre Eterno ha dado Su promesa a la humanidad, que el mundo nunca más será extinguido de nuevo, como lo fue en el pasado, en el tiempo de las inundaciones. Sin embargo, vuestro mundo será purificado con un bautismo de fuego. Solamente unos pocos de las multitudes sobre la tierra, serán salvados. Se os ha pedido escoger entre la Cruz y la Serpiente. Y esta elección también ha sido pedida del clero en la Casa de Mi Hijo, Su Iglesia sobre la tierra.

"Cardenales y obispos, vosotros corréis de aquí para allá, experimentando con vuestro propio razonamiento humano, sin pedir ni doblar vuestra rodilla para pedir dirección Divina. Porque os habéis vuelto ciegos por los placeres de la carne, por buscar ganancias mundanas; y muchos estáis vendiendo vuestras almas para llegar a la cima. Os digo otra vez como Madre vuestra, en las palabras de Mi Hijo os repito: ¿Qué gana el hombre al recoger todas las riquezas del mundo si pierde su lugar en el Reino Eterno de su Dios? ¡No podéis tener ambas cosas!

"Hija Mía e hijos Míos, continuaréis enviando el Mensaje del Cielo a través del mundo. Debéis continuar rezando por vuestro clero, por vuestros obispos y cardenales, y especialmente por Mis pobres hijos, Mis pobres ovejas errantes. El Corazón de Mi Hijo, está destrozado de dolor por vosotros, mientras el Padre Eterno hasta llora por el justo castigo que pronto será enviado sobre vosotros.

"Oh, hijos Míos, ¿qué puedo hacer ahora? Si pudiese tomar Mi Corazón y ofrecérselo al Padre Eterno para salvaros, lo haría. Mi Hijo dio todo por vosotros sobre la tierra, y ¡cuán rápido lo habéis olvidado! Aún ahora, cuando viajo por vuestra tierra, visitando a Mis hijos, Yo encuentro que estáis re-crucificando a Mi Hijo. Por toda la Sangre que El derramó por vosotros, difamáis Su nombre. Por el Corazón que sangró por vosotros, vosotros lo odiáis de nuevo. Oh, hijos Míos, descargad sobre Mi todo el abuso que satisface vuestra adicción al pecado, pero ¡no difaméis el nombre de Mi Hijo! Os pido como Madre vuestra que me escuchéis, porque He venido para tratar de salvaros--de salvaros de vosotros mismos--porque estáis cegados por el pecado.

AUN EL CLERO ADICTO AL PECADO

"Aún el clero en la Casa de Mi Hijo se ha vuelto adicto al pecado. Se ha permitido que sean cegados y engañados, porque se han convertido en amantes de la carne, buscan placer y poder mundano, y desechan el conocimiento de lo sobrenatural. Ellos removieron, con su poder, a todos los guardianes necesarios para la protección de la Iglesia de Mi Hijo sobre la tierra.

VENERACIÓN A SAN MIGUEL TIENE QUE SER REGRESADA...

"San Miguel fue, es, y siempre será, el guardián de la Fe en la Iglesia de Mi Hijo sobre la tierra. Debéis ahora regresarlo a la vista, y en sonido, y en oración. Porque mientras él permanezca afuera de los portales (de las iglesias), los portales se derrumbarán, las puertas se cerrarán, y la persecución abundará sobre la tierra.

"Porque el pecado es siempre un precursor de la guerra, hijos Míos: asesinatos, persecuciones, robos, toda clase de pecados de la carne, homosexualidad, lesbianismo, perversión, sodomía. Sodoma y Gomorra cayeron por pecados menores que los que cometéis ahora sobre vuestra tierra. Noé tomó el arca y el mundo estaba en un mejor estado espiritual que vuestro mundo ahora; porque habéis aceptado una manera sofisticada de pecado, basado en el razonamiento del hombre y no en la verdad de Dios.

"Debéis comprender que la Verdad es la Luz que guía; y la Verdad es Mi Hijo, en el Padre Eterno y el Espíritu de Luz. Aceptáis falsos dioses que satisfacen vuestros deseos carnales. Los placeres de la carne han condenado a muchos al Infierno.

EL MODERNISMO DESTRUIRÁ EL MUNDO Y LA IGLESIA DE MI HIJO...

"Hijos Míos, es un engaño para la humanidad creer que una forma y manera de humanismo salvará el mundo. El modernismo destruirá el mundo y la Iglesia de Mi Hijo; pero no la base, porque Mi Hijo es la base. Aunque las paredes se derrumben, los pilares se sacuden, la base es firme; porque es Mi Hijo, y será reconstruida (y regresará), a su gloria antigua, después del gran Castigo. El Padre Eterno tiene absoluto control sobre vuestro mundo; aunque ahora, en vuestro libre albedrío, El os permitirá seguir vuestro propio camino hacia la destrucción.

ÚNICAMENTE UNOS POCOS SERÁN SALVADOS...

"De otra forma, hijos Míos, os diré una vez más: el otro camino que lleva al Cielo es un camino angosto. Demasiados pocos lo encuentran y se mantienen sobre él. Pero solamente unos pocos serán salvados en el conteo final de la población del mundo. ¿Estáis preparados, hijos Míos, para pasar esta prueba? ¿Habéis preparado a vuestros hijos y vuestras familias?

"Habláis de amor--Yo escucho la palabra `amor' desplegada por todo el mundo, y ¿cuántos conocéis el verdadero significado de la palabra? ¿Cuántos practican las palabras que ellos predican? ¡Tan pocos! El Padre Eterno mira dentro de vuestros corazones; no Lo podéis engañar. Palabras salen de la boca, pero El exige y ordena que lo que es del espíritu sale del corazón.

LUCIFER BUSCA REMOVER VUESTRO VICARIO

"Todos mantendréis una constante vigilia de oración a través de vuestra nación y del mundo. Como os he dirigido en el pasado, Lucifer busca remover a vuestro Vicario para que la Silla de Pedro quede vacía. Entonces abundará la confusión...y luego, sin vuestras oraciones y actos de penitencia, ¡vendrá...el fin!"

Verónica-Nuestra Señora ahora toma Su Rosario de Su cintura. Ella mira a todo Su derredor ahora, y extiende Su bello Rosario dorado hacia afuera, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora gira a Su derecha. Ahora del lado derecho--nuestro lado derecho--que sería el lado izquierdo de Nuestra Señora--descienden muchas figuras del cielo. Son realmente bellas. Yo sé que son ángeles; lo sé por sus contornos. Como he dicho antes, ellos no parecen tener rostros; sin embargo, no parecen estar desproporcionados. Son absolutamente bellos en todos los colores del arco iris, aún colores que no puedo describir; y estoy segura que nadie podría combinar colores para hacer unos similares a los que Dios ha colocado ante nuestra vista ahora, con la gracia que tienen estos coloridos de las túnicas de los ángeles. Oh, ¡son absolutamente bellos!

Ahora se han reunido alrededor de Nuestra Señora al cruzar Ella el cielo. Ella flota; Ella no camina. Ella parece carecer completamente de peso, y, sin embargo, se ve tan sólida como ustedes y yo. Nuestra Señora cruza el cielo hacia Su lado derecho, el izquierdo nuestro. Ahora extiende Su Rosario hacia abajo, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ella ahora gira a Su izquierda, y viaja más rápidamente a través del cielo. San Miguel La mira. El estaba--se había quedado en el centro del cielo, con sus alas extendidas cubriendo toda el área más allá de nosotros, hasta donde puedo ver a la derecha y a la izquierda.

Ahora Nuestra Señora va hacia el primer--el segundo árbol. Ella desciende hasta estar de pie arriba del árbol; y Ella se inclina, así, con Su crucifijo, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora ahora besa el crucifijo de Su bello Rosario, y une Sus manos, así, en posición de oración. Ahora cruza el cielo. Se ve absolutamente bella. Ella se ve muy frágil esta noche--muy frágil. Ella está de pie ahora, y desciende acercándose más a Su estatua. Ella desciende hasta estar muy cerca de Su estatua--oh, ¡es tan bello (de ver)! Nuestra Señora ahora lleva Su dedo índice a Sus labios.

Nuestra Señora-"Hija Mía, recuerda Mis visitas a La Salette y a Fátima. Comprende que tu tienes que aceptar el mismo rechazo como Yo; y como los portavoces quienes perseveraron hasta el fin, así también, hija Mía, tienes que perseverar en tu Misión. Se te darán las gracias necesarias. No puedo prometerte salud o gran felicidad sobre la tierra, hija Mía. Si llevas adelante tu Misión, la promesa que se te hizo por medio de Sta. Teresita será cumplida. Y ahora, hija Mía, tengo una gran sorpresa para ti."

Verónica-¡Ohh! ¡Ohh! Nuestra Señora señala hacia arriba al lado derecho del cielo, y--¡ohh! La conozco, ¡la reconozco ahora! Oh, Sta. Teresita viene hacia adelante ahora--Sta. Teresita--y viene con otras tres monjas. Las reconozco. Y--¡ohhh! Celine--ay, ¡sí! Oh, se ven tan lindas, y tienen puestos sus hábitos largos oscuros y esas cosas blancas...yo no sé cómo se les llama, pero los tocados de la cabeza que son blancos, con almidón, anchos, blancos, como bandas desde la frente hacia arriba. Sta. Teresita tiene el de ella justo arriba de sus cejas. Y noto que Sta. Teresita tiene un, un Rosario negro muy grande que cuelga hacia abajo desde su cinturón del lado derecho de su hábito. Ella sonríe ahora. Sta. Teresita está de pie allí, con sus manos en posición similar a las de Nuestra Señora, en oración, así. Ahora Nuestra Señora me hace una seña, y lleva Su dedo índice a Sus labios.

Nuestra Señora-"Escucha, hija Mía, y oirás un mensaje muy agradable."

Verónica-Oh, Sta. Teresita extiende su mano hacia arriba, y lleva su dedo a sus labios, y con la cabeza asienta `sí' a Nuestra Señora.

Sta. Teresita-"Mi hermana, Verónica, estoy contenta que me hayas reconocido esta noche, aunque mi corazón también esta apesadumbrado, porque la Reina del Cielo sufre mucho por los pecados de la humanidad. El Padre Eterno sí planea una penitencia severa sobre la humanidad. Oh, hermana mía, ¿puedes unirte a mi en la búsqueda de almas? Recuerda, yo te pedí hace muchos años que pescaras conmigo; y te dije, hermana mía, que nos uniríamos y seríamos pescadoras de almas.

LA RESOLUCIÓN DE LA MUJER CONTRA EL PLAN DE DIOS

"Sin embargo, ahora en vuestro mundo de confusión, esto no significaba que nos uniríamos a la revolución de la mujer en contra del plan de Dios. Tienes que decirle a todas las hermanas en los conventos, y a todas las mujeres sobre la tierra, que el Padre Eterno les ha dado su papel de hijas de Dios. Ellas no deberán rebelarse en contra de El y liberarse de ese papel, porque entonces ellas han sido engañadas por Lucifer.

"Tu Biblia debe ser bien estudiada, y comprenderéis que el Padre Eterno os ha dado verdaderamente un camino sencillo para seguir. Va más allá de mucha de la comprensión humana; porque, sin gracias, sufrimiento, ni penitencia, no tendréis el regalo del Padre Eterno para comprender las Escrituras Sagradas.

MUCHAS SON LAS LISTAS DE LAS OFENSAS AL PADRE ETERNO...

"Hermana mía, debéis apresurarte a advertir a las gentes del mundo que un gran Castigo llega sobre la humanidad. Hay tantas listas de ofensas cometidas en contra del Padre Eterno en el Cielo, y ofensas hechas a Nuestra Santísima Madre; que yo podría continuar y continuar y pasar la noche contigo, mi hermana, hablando de cómo corregir estas ofensas. Pero se necesitarán muchos sacrificios, muchas almas víctimas.

"Aún mis hermanas en los conventos deben mantenerse firmes en su Fe y las reglas. No deberán entregarse a sí mismas al modernismo y al humanismo, porque Lucifer ha enviado este engaño sobre ellas. La modestia y la castidad...son ejemplos para toda la humanidad, hijos Míos. Eso es lo que Nuestra Señora os ha dicho en el pasado, y sin embargo, habéis descartado Su consejo. Y ¿porqué? Por el tiempo tan corto que muchos pasarán sobre la tierra, ¿porqué descartáis este consejo?

"Mi Corazón está apesadumbrado porque yo conozco el futuro, porque el Padre Eterno me ha dado este conocimiento de los últimos tiempos. Sí, mis hermanos y hermanas, estáis acercándoos a los días finales de los últimos tiempos. Muchos morirán en la gran llama de la Bola de la Redención.

TODOS LOS PEQUEÑOS BEBES ASESINADOS...

"Nuestra Madre ha viajado y se está cansando. Mi corazón se desangra por Ella. Ella ha sufrido mucho por todos los hijos de Dios sobre la tierra, viendo pasar el velo a todos los bebés, asesinados antes de cumplir testimonio para su Dios, el Padre Eterno. Se ha rechazado la vida porque la luz está opaca sobre vuestro mundo: la luz de santidad y piedad. La castidad y la caridad han sido desechadas.

LAS MONJAS SE HAN CONVERTIDO EN SEÑORITAS TONTAS

"Oh mis hermanas, os habéis convertido en señoritas tontas en los conventos. Habéis escogido desechar vuestra vocación Divina para convertiros en mujeres del mundo. No podéis entrar al Cielo, mis hermanas de los conventos. Escuchad y actuad sobre este consejo, el consejo del Cielo, AHORA; porque os queda poco tiempo. Debéis regresar a vuestros hábitos y a las reglas. No podéis ser del mundo; aunque vivís en él, no debéis uniros al mundo, porque vuestro mundo ahora está bajo el control completo de satanás.

"Verónica, mi hija, te llamo `mi hija' porque Nuestra Señora así te llama. Yo te llevo muchos años terrenales de tiempo en edad, pero yo siempre seré una niña para el Padre Eterno. Ahora recuerda-y lo repito de nuevo-la sencillez de la infancia es lo necesario para el ingreso de todos al Cielo. A no ser que os volváis sencillos de corazón, sencillos en vuestras búsquedas, y como niños en vuestra aceptación de la Fe, no podréis entrar al Reino del Cielo.

"Y repito mi pequeño regalo de oración a toda la humanidad:

Querido Jesús, todo lo que puedo hacer es solamente amarte,

Porque mis riquezas están aquí en mi corazón;

No están encerradas ni encadenadas contra la separación.

¡Siempre están libres para partir!

Te ofrezco este regalo, Jesús;

Acéptalo con Tu precioso gozo.

Soy tuya para sostener en Tu Reino,

¡Acéptame como Tu pequeño juguete!

"Te acordarás siempre, Verónica, de espiritualidad infantil, siempre."

Verónica-Ahora Sta. Teresita gira, y ¡yo escucho música! Escucho una gran cantidad de voces. ¡Son bellas! Es como un coro. Yo quisiera...poder cantarlo para ustedes: ¡Allelujah! ¡Allelujah! ¡Allelujah! ¡Allelujah! (Verónica imita el canto y los sonidos de la música cantada por los ángeles.) ¡Allelujah! ¡Allelujah! ¡Allelujah! ¡Allelujah! Y las voces, ya no las puedo seguir. ¡Es bello! No puedo...¡nunca he escuchado algo como esto!

¡Oh! y ahora los ángeles están todos reunidos alrededor de Nuestra Señora. Y ellos están sosteniendo una guirnalda de rosas alrededor de Ella-deben de haber por lo menos 20 o 30 ángeles- figuras pequeñas. No sé si son niños, o si tienen edad de niño, pero se ven tan jóvenes y casi infantiles. Y ellos circulan a Nuestra Señora con esta guirnalda que es simplemente una guirnalda larga de rosas...¡se ve tan bello!

Nuestra Señora me mira ahora, y me hace una seña al llevar Su dedo a Sus labios.

Nuestra Señora-"Ahora, hija Mía, continuarás con tus oraciones de expiación. La crisis no ha pasado. Nosotros sabemos lo que sucederá, hija Mía, sí--pero debes ahora continuar con tu obediencia en el plan por venir. No repetirás, sino que escucharás...(Pausa)

"Ahora, hija Mía, esperarás la venida de Mi Hijo. Continua con tus oraciones de expiación."

(Verónica se desmaya al salir del éxtasis debido al largo tiempo transcurrido durante el mensaje, y por su estado debilitado por la condición de su corazón. Ella es revivida, y comienza a describir la venida de Jesús en voz baja y con interrupciones.)

Verónica-...el cielo. Oh, ¡El es bello! Jesús tiene puesta una capa color borgoña y una túnica color crema--es como un color crema. Y en Su cintura El tiene--un amarre bello y El--¡oh! El extiende Sus manos hacia mi, así. Y El toma mis manos.

Jesús-"Verónica, hija Mía, no desmayarás ahora. Te mantendrás en reclusión, hija Mía. No hiciste caso a las instrucciones de Mi Madre. Tienes que guardar todas tus fuerzas para la Misión. Te he pedido, hija Mía, mantenerte en reclusión.

PARA SALVAR VUESTRO VICARIO...

"El Mensaje del Cielo va por todo el mundo, pero la gran urgencia ahora es de salvar a vuestro Vicario...y ¡Nuestro Vicario! Os repito: todos vosotros haréis penitencia, expiación, y muchos sacrificios por vuestro Vicario.

"No os burléis de las instrucciones de Mi Madre. Ella os ha dirigido y aconsejado bien. ¡Así como sembráis, así cosecharéis!

"Las ovejas serán separadas de las cabras--aún en Mi Iglesia. Obispos y cardenales, pronto seréis llamados ante Mí, y ¡¿estaréis de pie ante Mi diciendo que vuestras enseñanzas han sido puras a Mi vista?! Mejor que regreséis ahora y restauréis Mi Iglesia, mientras haya tiempo. Habéis dispersado las ovejas, y como pastores verdaderamente estáis perdidos en el mundo...un mundo ahora controlado por las fuerzas del infierno. Debido a los pecados de omisión ¡muchos de vosotros seréis condenados para siempre!

NO PODÉIS ACEPTAR GRATIFICACIONES PARA COMPROMETER MI IGLESIA

"No podéis comprometer la Fe. No podéis aceptar gratificaciones para comprometer Mi Iglesia. ¡¿Donde está vuestra Fe?! Cuando Yo regreso ¡¿encontraré tan siquiera una pequeña llama de Fe en los corazones de Mi clero?! Y ¿aún entre Mis ovejas que han sido dispersadas--hijos Míos--sobre la tierra?

"No os daré una disertación larga sobre vuestras ofensas, pero os doy un justo aviso ahora que el grano de arena está por pasar en el reloj de arena..y ¡que vuestro tiempo se acorta! ¡Amen! ¡Amen! Os digo como vuestro Dios: ¡¡penitencia, expiación, y sacrificio, ahora!! Purificad vuestras almas con penitencia, ¡o seréis forzados a poneros de rodillas para hacer penitencia!

"El Padre Eterno castigará a aquellos a quienes El ama. ¿Seréis contados entre las ovejas o las cabras, obispos? ¡Arrancáos vuestro orgullo y vuestra arrogancia! El orgullo es una barrera formidable contra la santidad, ¡más aún que el libertinaje abierto! El orgullo precede a la caída, y ¡todo lo que está podrido caerá!

"Los granos que sobreviven en una tormenta a menudo caen sobre rocas y no florecen dando fruto. Pero ahora, al ver a Mi Casa, Mi Iglesia sobre la tierra, Yo encuentro que habéis abierto las puertas a los ladrones y hurtadores. Toda clase de herejía abunda ahora en los corazones de los hombres. Os habéis volteado en contra de vuestro Dios, y estáis formando dioses falsos de adoración basados en un camino humanístico de vida.

NO MODERNIZAREIS MI IGLESIA

"No modernizaréis Mi Iglesia. No cambiaréis Mi Iglesia para satisfacer al hombre, sino que debéis darle vuelta al curso del hombre para regresarlo a su Dios. Os he dado la gracia en vuestras vocaciones para reunir a Mis ovejas, y ¡vosotros habéis escogido dispersarlas!

"Muchos morirán en la gran llama de la Bola de la Redención. ¡Muchas Mitras caerán al Infierno! Una cruz pesada pronto será colocada sobre el mundo. ¿Habéis preparado a Mis ovejas para esta prueba?

"Rezad una constante vigilia de oración ahora en vuestro país. Vosotros que vais gritando amor y fraternidad para Mi Vicario--¿pero cuántos de vosotros rezáis por él? Mientras le dais todos los regalos del mundo, ¿cuántos de vosotros rezáis por él? ¡No podéis desviar a satanás de su curso con vuestros regalos de dinero, vuestros regalos de exhibición abierta de `amor'! Porque es por `amor' y `fraternidad' que seréis destruídos por vosotros mismos. ¡Porque mientras vuestro mundo grita `amor' y `paz' y `fraternidad', vais más rápidamente a vuestro fin!

"Hija Mía, no te recargaré más. El Padre Eterno conoce tu situación difícil. Tienes que comprender, hija Mía, que es un camino angosto y también lo encontrarás difícil mientras permanezcas en tu cuerpo humano."

Verónica-Jesús mira a todo Su derredor. Ahora Nuestra Señora viene hacia El. Ella estaba de pie allá-acabo de notar que Ella estaba de nuestro lado derecho del cielo. Y San Miguel todavía está de pie más allá de Jesús. ¡Es tremendo su tamaño! No hay palabras humanas con las cuales podría yo describirlo. Pero él no se ve fuera de proporción. Al mirarlo siente uno, una sensación de fuerza tremenda. ¡Oh! siempre siento esto--que San Miguel es verdaderamente el más grande guerrero en el Cielo, porque de todos los ángeles que he visto con Nuestra Señora y con Jesús, él es el más magnífico de todos y el más--él tiene la fuerza...uno lo siente al verlo. Es por eso que Nuestra Señora siempre me aconseja--y Jesús--de llamar a San Miguel a menudo. Y Nuestra Señora también ha pedido que San Miguel sea regresado a la Iglesia de Su Hijo, la Iglesia sobre la tierra, la Iglesia Católica Romana sobre la tierra.

Ahora Jesús asienta con Su cabeza. El sonríe. Nuestra Señora ahora va hacia el lado derecho de Jesús, nuestro lado izquierdo. Ahora Jesús extiende Su mano, así, y hace la señal de la cruz: El tiene Sus dedos extendidos, los dos dedos y el pulgar, así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora y Jesús cruzan el cielo de nuestro lado izquierdo. Están justo arriba del árbol. Y Nuestra Señora ve hacia abajo. Hace bastante viento porque la capa de Jesús ondula y Nuestra Señora sonríe. Ella cruzó el cielo con Sus manos unidas, así, unidas en oración. Pero ahora Jesús ha puesto Su mano hacia afuera, así, y Ambos miran hacia abajo. Están a bastante distancia a nuestro lado izquierdo, y Jesús hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús ahora gira; El ve hacia la izquierda. Ahora El cruza rápidamente el cielo. El, también, flota, El no camina. El pareciera no tener peso, sin embargo, se ve tan sólido como ustedes y yo, excepto que El está todo iluminado. ¡El es tan brillante! Hay una luz tremenda, que estoy segura que si el Cielo no me protegiera, yo ciertamente tendría los ojos quemados. ¡La luz es tremenda! No se los puedo explicar. Es más luminosa que todas las bombillas de luz. ¡Nunca he vista una luz tan brillante! Y es diferente, es realmente diferente. Yo supongo que es por eso que uno lo llama sobrenatural porque ciertamente--no hay manera de poderlo explicar. ¡La luz es una luz brillante, tremenda!

Y ahora Jesús vuelve y El está casi justamente de nuestro lado derecho, por el primer árbol. Nuestra Señora Lo sigue directamente; Ella Le llega un poquito más abajo de Su hombro. Ella llega apenas a Su hombro, más bien a unas dos pulgadas por debajo de la altura del hombro.

Veo una corona ahora. Nuestra Señora asienta con Su cabeza y yo, por un momento, yo pensé que la corona bajaba sobre Su frente. Ella asienta con Su cabeza-no, la corona no se mueve del todo. La estoy mirando. ¡Nuestra Señora se ve tan bella! Ahora Ella todavía tiene Sus manos, así, unidas en oración, y el Rosario entrelazado entre Sus dedos, cuelga. ¡Ella se ve tan bella!

Y Jesús ahora está, está directamente arriba del árbol grande; El se ha ido bastante hacia nuestro lado derecho, el lado izquierdo de El. Ahora El se inclina, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora está--no puedo escuchar lo que Ella dice, pero Ellos están hablando. Yo sé que no puedo escuchar; solamente oigo un sonido leve. Y ahora Ambos giran y cruzan el cielo otra vez. Jesús se adelante y Nuestra Señora se Le une. Y San Miguel todavía está de pie directamente arriba. Ahora...¡hummm! San Miguel, en lugar de ese, saben ustedes, el calibrador que él lleva, esa balanza ¡tiene una campana! Una campana muy grande. Ahora lo que él--él lleva la campana. ¿Saben a lo que se parece? Como la campana que se puede ver en Filadelfia. Una campana. Y él hace sonar la campana, él la hace sonar. ¡Es muy grande! ¡Santos! No me explico cómo él puede cargar esa campana. Es grande, y realmente está hecha de hierro. Es una campana enorme. Yo creo que todos la pueden--¿la pueden ver? Es tan clara (la visión), la campana, allá, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora.

Jesús y Nuestra Señora se han quedado de pie al lado derecho. Y San Miguel está de pie allí, y en lugar de esa balanza que él lleva, él tiene esta enorme campana en su mano, y la hace sonar...¡Oohh! Realmente-debe de pesar mucho, pero no para él, ay, pero ¡Oohh! ¡Hace bong! ¡bong! ¡bong bong! Oh, realmente que hace doler los oídos porque siento que estoy debajo de ella--hace tanto ruido. Y ahora, ¡la campana ha dejado de sonar! Vibra. ¡Oh! ¡Oh!

Ahora Jesús y Nuestra Señora vienen directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora y Jesús extiende Sus manos hacia afuera, así, y bendice al hacer la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Jesús coloca Su mano, así, sobre Su Corazón, mientras Nuestra Señora todavía tiene Sus manos en la posición de oración.

Jesús-"Continua ahora, hija Mía e hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación. ¡Y recordad a vuestro Vicario!"

Verónica-Sí, lo haré...Sí, lo haré.

FIN