Únicamente un sacerdote deberá administrar...

La Communión!

La Presentación de María en el Templo20 noviembre 1979

Verónica-En todo el contorno de los árboles se forman semicírculos de luz. No se los puedo explicar bien, pero el colorido, el colorido azul no solamente está en el contorno de los árboles; sale de los árboles como si se iluminaran desde adentro de las ramas y va hacia afuera y hace una formación en forma de "C". Pero ahora se unen para formar una formación de semicírculos, en patrón circular en todo el cielo, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, y en todo el terreno hasta donde yo alcanzo a ver...al ver hacia atrás desde mi silla.

La luz ahora se extiende verticalmente directamente hacia adelante, desde el contorno en forma de semicírculos, hasta el centro del cielo arriba de nosotros, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora. El cielo se ilumina mucho. Es una luz bella; es más brillante que lo que palabras humanas podrían explicar. Es una luz clara--una luz que es clara, en formación como de vidrio. Yo sólo desearía que hubieran palabras humanas con las cuales poder explicar cuán bella es esta luz que se abre en el cielo.

Ahora puedo ver a Nuestra Señora adelantándose. ¡Oh! Ella se ve muy frágil. Nuestra Señora está vestida con una túnica de blanco puro, y sobre Sus pies Ella tiene sandalias muy delicadas. Yo puedo ver Sus...Sus pies. Y las sandalias tienen una correa. Las sandalias son de color dorado; y en la punta de la correa que se extiende desde Su tobillo hasta el centro de Sus dedos, hay--hay en cada pie una rosita pequeña, una rosita muy, muy pequeña.

Nuestra Señora también tiene en Su cintura una banda de color azul profundo, un azul profundo muy bello. Su manto es muy largo y ondeante. El manto de Nuestra Señora también es de un blanco puro, blanco como el azúcar. Yo podría decir como la nieve, pero creo que el color de azúcar explicaría de mejor manera la belleza del manto de Nuestra Señora.

En todo el contorno, el contorno interior del manto de Nuestra Señora hay un borde de oro muy fino. Parece ser verdaderamente un oro metálico, un metal de apariencia brillante. Nuestra Señora tiene Sus manos unidas en oración, así, con Su Rosario entrelazado entre Sus dedos.

Nuestra Señora sonríe, pero es una sonrisa triste. Siento que Ella está perturbada por...Ella tiene una sonrisa de amor, pero puedo escuchar a Nuestra Señora suspirar--(Verónica suspira profundamente)--un suspiro de angustia.

Nuestra Señora ahora se ha acercado bastante a Su estatua. Ella ha bajado en frente del árbol, y Ella está de pie a unos pocos pies arriba de Su estatua. Ahora Nuestra Señora lleva Su dedo índice a Sus labios, así, lo que significa escuchar.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos--hija Mía, Verónica, te he pedido que vinieras a estos terrenos esta noche, con tu dolor aliviado para esta Misión.

"Yo no he aceptado totalmente el conocimiento que la humanidad tiene tan poco tiempo para hacer penitencia, para hacer enmiendas al Padre Eterno por las ofensas cometidas en contra de El, Mi Hijo, y el Espíritu de Luz.

"Os he advertido, hijos Míos, a través de numerosos consejos, a través de muchos videntes en vuestro mundo, que a no ser que escuchéis Mi consejo y actuéis según el mismo, sufriréis un gran Castigo. ¿Por cuánto tiempo puedo Yo detener esta prueba para que no caiga sobre la humanidad?

E.U. (DE AMÉRICA) SUFRIRÁ GRAN CRISIS

"Ya se han reunido las fuerzas del mal; y vuestro país, los Estados Unidos, que ha proseguido ahora hacia la oscuridad espiritual, sufrirá una gran crisis. El tiempo de ser optimista ya ha pasado. Vuestro país, los Estados Unidos de América, será castigado. Mi Corazón está desolado por el conocimiento del gran número de vidas pérdidas que habrán con este castigo menor. Las guerras son un castigo por los pecados del hombre.

"Porque Estados Unidos y muchas naciones sobre la tierra se han entregado a sí mismas a toda clase de placeres de la carne, a puntos de vista, procederes y búsquedas materiales; desechando el amor y el conocimiento de su Creador, su Dios; buscando establecer sobre la tierra normas de gobierno que no tienen lugar para su Creador, su Dios; y gobernando sobre la tierra con las fuerzas del abismo y Lucifer, quien ha abierto el abismo al infierno (y todas las fuerzas del infierno han procedido ahora a sumergir a vuestro mundo), toda clase de pecado está siendo racionalizado y tolerado. ¿Y quién ha tratado de frenar la marea del mal? Únicamente aquellos de corazón humilde y con caridad de corazón han tratado de alcanzar con oraciones y obras, y con verdadera devoción el Sagrado Corazón de Mi Hijo, para frenar la corriente del mal; en verdadera caridad para tratar--y seguir tratando--como una labor de amor para todo el Cielo, de salvar a vuestros hermanos y hermanas en el poco tiempo que os queda.

"Este castigo que pronto llegará sobre vuestro país puede absorber a todas las naciones sobre la tierra, y en este involucramiento, muchas naciones desaparecerán de la faz de la tierra."

Verónica-Nuestra Señora mira a todo Su derredor. Puedo ver las lágrimas corriendo por Su rostro.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, verdaderamente soy vuestra Madre de grandes dolores, porque Yo he ido de aquí para allá, llamándoos como Madre vuestra; a quien se me ha permitido llegar a vosotros, para actuar como Mediadora entre Dios y el hombre por orden del Padre Eterno, y daros toda oportunidad de salvaros de la extinción, a vosotros mismos y a vuestras familias.

"El gran Castigo de la Bola de la Redención también se acerca. Vendrán pruebas pequeñas. Hijos Míos, ¿debéis esperar hasta que todo haya sido destruido antes que reconozcáis que habéis estado equivocados en vuestro proceder, en vuestras enseñanzas, y en vuestra búsqueda por renovaciones y novedades científicas, aún en la Iglesia de Mi Hijo sobre la tierra?

HABLAD CONTRA EL MAL...

"Os pido como Madre vuestra, a todos los cardenales, a todos los obispos, salid adelante de vuestra apatía, hablad en contra del mal. No neguéis la existencia de la inmoralidad. No neguéis la existencia de la vida después de la muerte, ni los reinos del purgatorio, ni el infierno--la morada de los condenados.

"Oh, hijos Míos, cuánto dolor siente Mi Corazón, que ha sido destrozado, una y otra vez, al ver a los jóvenes que son destruidos física y moralmente. ¡Maestros quienes han aceptado doctrinas de los demonios! Hijos Míos, ¡abrid vuestros ojos! Os habéis vueltos ciegos a la verdad. ¡Abrid vuestros ojos! ¿No podéis ver que vuestro país se ha paganizado--que adora a ídolos falsos, y que se entrega a vosotros mismos a la adoración del adversario, Lucifer? Sólo hay dos fuerzas sobre la tierra--el bien y el mal. Se espera que elijáis lo correcto, la única selección: seguir a Mi Hijo al Reino del Cielo.

"Cada hombre, mujer, y niño debe morir un día en su cuerpo humano. ¿Vale la pena renunciar a vuestra Fe, rechazar la Luz, y entregaros a vosotros mismos a todos los placeres de la carne, al materialismo, y a toda clase de búsquedas políticas del comunismo y del humanismo? ¿Para qué? Para vuestra propia destrucción.

"La vida es eterna. Vuestro cuerpo morirá, pero vuestro ser viviente continuará más allá del velo. Hijos Míos, os repito: no hay muerte; vosotros continuáis con vida. Una vez que dejáis vuestro cuerpo, vivís con pleno conocimiento y venís a Nosotros para ser juzgados.

NO SE OFRECEN SUFICIENTES ORACIONES PARA EL CLERO

"Oh, hijos Míos, proteged a vuestras familias; rezad una constante vigilia de oración. No se han ofrecido suficientes oraciones para vuestro clero. Muchos obispos van por un camino que los llevará al infierno, pero tristemente ellos se llevarán a muchos con ellos.

"Debe haber una completa purificación de la Iglesia de Mi Hijo. ¿Qué hacéis, hijos Míos, cuando vuestras casas son infestadas por roedores o sabandijas? Vosotros limpiáis vuestras casas. No las abandonáis, porque llevó mucho amor y trabajo construir las paredes. No la abandonéis, sino trabajad y rezad, y emplead todos los medios para limpiar la Casa de Mi Hijo, Su Iglesia.

NO ABANDONÉIS LA IGLESIA DE MI HIJO...

"¿Me comprendéis, hijos Míos? Os pido no abandonar la Iglesia de Mi Hijo en la crisis de Fe que hay ahora, sino que mantengáis a flote la barca de Pedro. Os pido que no os quedéis callados cuando os encontréis con malos procederes, sino que hablad y actuad para corregir una situación que es ofensiva a vuestro Dios y destructiva para vuestra alma. Hablad una vez, y si no sois escuchados, no habléis más; más bien rezad para que el Padre Eterno en el Cielo abra los oídos de aquellos quienes han cerrado sus corazones y sus oídos a la verdad.

EUTANASIA ES ASESINATO

"Y repito de nuevo a todo el clero en la Casa de Mi Hijo: no racionalizaréis el pecado. El aborto es asesinato, y ¡el asesinato os condena al infierno, si no os arrepentís! Eutanasia es asesinato, y el asesinato os condena al infierno si no os arrepentís! Los Mandamientos de vuestro Dios tienen que ser seguidos, y no se les harán cambios para satisfacer la naturaleza básica caída del hombre.

El camino al Cielo, hijos Míos, es un camino angosto. Demasiados pocos se mantienen sobre él, porque muchas veces son llevados por las preocupaciones del mundo, y los placeres de las cosas materiales, y su acopio de dinero, prestigio y poder. ¿Para qué? Para los pocos años permitidos a cada ser humano sobre la tierra. Pido que os preguntéis a vosotros mismos: ¿vale la pena perder vuestra alma? Muchos venderán sus almas para llegar a la cima.

"Así como he viajado a través de incontables años terrenales advirtiendo a Mis hijos, os digo como Madre vuestra: ¿habéis preparado bien vuestros hogares? Proteged a vuestros hijos. No abandonéis los sacramentales. Pronto todos comprenderéis los grandes tesoros de tranquilidad, seguridad, y santidad espiritual que se os han sido dado en estos sacramentales.

"No os descorazonéis, hijos Míos, al continuar en esta Misión para el Cielo. Seréis una minoría sobre la tierra, sujeta a prueba y burla de parte de aquellos quienes estarán perdidos. Así como Mi Hijo fue atormentado, rechazado y abusado físicamente, así vosotros debéis esperar cargar vuestra cruz como lo hizo El.

¡MI JESÚS, MI CONFIANZA!

"Cuando estéis en necesidad de consuelo, diréis con todo tu corazón: ¡MI JESÚS, MI CONFIANZA!

"Rezad, hijos Míos, siempre. Rezad por vuestros pobres hermanos y hermanas con quienes no estáis emparentados consanguineamente, sino que como creaciones de vuestro Dios, todos sois hermanos y hermanas en la tierra. En vuestra caridad, extended a todos amor y comprensión. No busquéis hacerle daño a otros intencionalmente. Os doy, como Madre vuestra, buen consejo; porque encontraréis que vuestra Fe y vuestras necesidades humanas serán puestas a prueba en los días venideros."

Verónica-Nuestra Señora extiende ahora Su Rosario con el bello, bellísimo crucifijo dorado. Oh, es tan brillante a medida que Nuestra Señora mira a Su derredor y extiende el crucifijo, así, del Rosario. Ella hace ahora la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora gira a Su derecha. El cielo detrás de Nuestra Señora se abre y puedo ver a San Miguel. Oh, ¡él es tremendo! El cubre todo el cielo. No hay palabras humanas con que poderles explicar a ustedes el tamaño tan tremendo de San Miguel. Pero él es tan bello. El da una sensación de consuelo y fortaleza con solo mirarlo, y...ni siquiera encuentro las palabras con que poder expresarlo, humanamente hablando--perseverancia, confianza y todo lo que es bueno.

Nuestra Señora ahora asienta con Su cabeza--sonríe y asienta, diciendo sí. Y ahora Ella cruza el cielo. Nuestra Señora va hacia Su lado derecho, el izquierdo nuestro--oh, y Ella se inclina ahora y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora ahora ha girado hacia Su izquierda, y Ella cruza el cielo de nuevo; Ella va más allá de Su estatua. Nuestra Señora está de nuestro lado derecho, justo--Ella está casi cerca de la punta del árbol grande de nuestro lado derecho, más allá del exedra. Ella ahora extiende Su Rosario hacia afuera, así, con el crucifijo, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora señala hacia el lado derecho--Su lado derecho, el izquierdo nuestro--en el cielo--y directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, un poquito hacia la izquierda, hay un gran cáliz que se forma en el cielo; es un bello cáliz dorado. Y yo puedo ver solo una mano, la mano de un hombre, con la Eucaristía extendida arriba del cáliz; y puedo ver que es un sacerdote, porque--cerca de su muñeca puedo ver la vestimenta. Y él ahora sostiene la Eucaristía hacia arriba, así, tan bello...una enorme Hostia blanca tan bella, una Hostia circular. Y ahora la luz que emana de la Hostia fluye hacia donde Nuestra Señora está de pie, del lado derecho, y Nuestra Señora asienta con Su cabeza y dice:

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, es la voluntad de Mi Hijo que únicamente el hombre--no la mujer--administre Su Cuerpo a las multitudes. Únicamente un hombre, un sacerdote, legalmente ordenado, un verdadero descendiente de Pedro, deberá administrar el Cuerpo de Mi Hijo a las multitudes."

Verónica-Ahora Nuestra Señora extiende el crucifijo hacia afuera, y ya no puedo ver el cáliz ni la mano del sacerdote. Nuestra Señora extiende el crucifijo hacia afuera, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Nuestra Señora ahora toma Su crucifijo y lo besa, así, y ahora une Sus manos, así, en oración, y asienta con Su cabeza:

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, continuad ahora con vuestras oraciones de expiación. Son dolorosamente necesitadas."

Verónica-Mi Dios, yo creo, yo adoro, yo confío, y os amo. Pido perdón por todos los que no creen, no adoran, no confían, y no os aman.

Oh, Jesús Mío, perdónanos nuestras ofensas; sálvanos de las llamas del infierno; llevad a todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas de Tu misericordia.

Nuestra Señora-"Hija Mía, deseo conversar contigo en privado. No lo repetirás. (Pausa)

"Se necesitan muchas almas víctimas para que hagan penitencia y que acepten sufrimiento para la repatriación de almas.

MENOS Y MENOS HONOR ES DADO A LA EUCARISTÍA

"Menos y menos honor es dado a Mi Hijo en la Eucaristía. ¿Es que no Lo amaréis? Mostrad y actuad según vuestro amor, al consolar a Mi Hijo en los tabernáculos del mundo. Visitadlo más a menudo, porque El se siente solo en Su Casa. Gracias en abundancia serán dadas a todos los que buscan a Mi Hijo en la Eucaristía.

"Apresuráos. Enmendadle a los tabernáculos del mundo, hijos Míos, mientras las puertas de las Casas de Mi Hijo, Su Iglesia sobre la tierra, todavía estén abiertas para vosotros. Muchos países serán privados de esta gran fuente de gracia, y habrá mucha angustia de corazón. Aceptad este elíxir de amor, hijos Míos--el Pan de la Vida, la Eucaristía.

NO OS SEPARÉIS FORMANDO PEQUENOS GRUPOS DE DISCORDIA

"Ya no abandonéis más a Mi Hijo al rechazar Su Iglesia. No juzguéis la Iglesia de Mi Hijo según el hombre. La base es Mi Hijo, Jesús. Y aunque las paredes puedan desarrollar grietas, la base es sólida. ¿No os quedaréis a remendar estas grietas, hijos Míos? No deseamos que os separéis en pequeños grupos de discordia. No deberán haber cismas en la Iglesia de Mi Hijo, porque todos los que son bautizados Católicos Romanos tienen que morir Católicos Romanos para entrar al Cielo. Un rechazo del Papado, un rechazo de la Fe debido a razonamiento humano, no será aceptado por el Padre Eterno en el Cielo. Manteneos fieles y verdaderos para siempre hasta el fin.

"Y tu, hija Mía, tu salud será aliviada por un corto tiempo. Pero en mi disertación silenciosa contigo, comprenderás porqué digo esto, hija Mía. Ahora continuarás tomando tres fotografías y éstas deberán mantenerse en secreto." (Pausa)

Verónica-El cielo en todo el contorno de los árboles ahora se pone un rosado profundo. Directamente arriba, ahora, de la estatua de Nuestra Señora hay largos rayos de luz que se extienden muy arriba al centro del cielo. El cielo se abre en un patrón circular de luz, como una Hostia gigantesca hecha como de vidrio. No lo puedo explicar. Y ahora se amplía, se hace más grande.

Y directamente en el centro, yo puedo ver a Jesús adelantándose. El viene rápidamente. El viaja desde una gran distancia porque...al principio parecía como una estatua. Pero ahora Lo puedo ver..aquí viene; ahora El desciende, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora.

Sus pies están desnudos. Puedo ver las Llagas en Sus empeines. El está de pie y mira a Su derredor. Su cabeza la tiene descubierta. Jesús tiene una capa de color borgoña, y está amarrada a Su cuello con lo que parece ser una cuerda trenzada dorada. Jesús tiene--no es blanca--es como--oh, no conozco la tela; es pesada como--no como una túnica de penitente; yo no sé como se le llamaría, pero es--el color es como crema. La túnica de Jesús--es pesada y es de color crema.

Y El tiene--Jesús tiene un cinturón que parece estar hecho de una clase de piel. Es de color marrón oscuro, como un tipo de piel de becerro o algo similar. No parece ser una cuerda; como dije antes, parece ser como piel de alguna clase que ha sido trenzada como cuero, y está amarrada a Su cintura y cuelga. No tiene ninguna clase de decoración; es muy simple, pero es un cincho. Y ahora Jesús extiende Su mano hacia afuera, así, con los dos dedos y el pulgar extendidos, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús mira a todo Su derredor. Si puedo ver Su cabello. El reflejo de la luz y de la capa borgoña hace que el cabello de Jesús se vea de un color marrón rojizo. Es bastante largo, Y Jesús gira ahora, y mira a Su derredor. Yo puedo ver que Su cabello Le llega más abajo de Sus hombros.

Ahora Jesús sonríe con una sonrisa como triste. Y El ahora--oh, Nuestra Señora se une a El. Nuestra Señora ha venido del lado izquierdo del cielo; Ella debe de haber estado más allá del árbol. Ahora Nuestra Señora viene hacia acá, y está de pie al lado derecho de Jesús. Ella es un poco más baja de estatura que el hombro de Jesús. Y ahora Nuestra Señora está de pie con Sus manos unidas en oración. Las cuentas del Rosario están entrelazadas en Sus dedos. Y Jesús Le ha murmurando algo a Ella que no he podido escuchar. El ahora toca Sus labios con Su dedo índice.

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, no tengo intención de elaborar sobre el consejo de Mi Madre. Yo solamente os advierto ahora a que aceptéis todas las directrices del Cielo como os han sido dadas por Mi Madre. Ella ha llevado una gran carga por todos vosotros como Madre vuestra. Muchos han rechazado Su consejo; muchos han escuchado, pero luego fueron distraídos por las atenciones de vuestro mundo, y olvidaron este consejo. Tristemente ellos pronto vendrán a sus sentidos, pero será demasiado tarde.

"Hijos Míos del mundo, estáis ahora parados sobre una cuesta, una cuesta que habéis construido con valores humanos y maneras materiales, mientras buscasteis construir un mundo propio apagando la luz y estáis construyendo una utopía, construida con humanismo y socialismo y comunismo; todo bajo el encabezamiento de amor y hermandad, pero cubierta con una cobija de oscuridad del espíritu. Por esto, el Padre Eterno os ha permitido seguir vuestro propio curso. El despertar vendrá en forma de sobresalto para muchos.

EL RELOJ DE ARENA HA SIDO VOLTEADO VARIAS VECES

"Mi Madre os ha aconsejado bien para que os preparéis y protejáis vuestros hogares. El reloj de arena ha sido volteado varias veces para daros más tiempo para hacer penitencia y remover la lacra de pecado de vuestros hogares, y de la humanidad en general. Sin embargo, el hombre ha buscado éxito y riquezas y ciencia para consolarlo, y en vez, ha encontrado un vacío. Y los hijos de estos padres, quienes han vivido sin Fe ni moral, son las mayores víctimas; porque mientras vagaban en una vida que ha sido vacía para ellos, ellos han buscado lo que no conocían en su razonamiento humano. Pero el corazón y la conciencia innata sobre Dios los ha mandado a buscar, pero sin una dirección firme (y esta dirección no ha venido ni de los padres ni tampoco del clero en Mi Casa), sino han encontrado en vez, más bien--estos pobres mal guiados, mal llevados hijos--ellos han encontrado, muerte, muerte del cuerpo y muerte del alma, muerte con drogas, muerte del alma con pornografía, inmoralidad, y adorar a dioses e ídolos falsos, aún asociarse con nuevas religiones basadas en humanismo y satanismo.

Oh, hijos Míos, cuán tontos sois de vender vuestras almas a cambio de los pocos años que el hombre se ha dado sobre la tierra. Os digo esto, porque el hombre traerá su propia destrucción; y entonces el Padre Eterno estará forzado a remover a muchos de la tierra con la Bola de la Redención.

¿Habéis todos hecho un esfuerzo firme para preparar vuestros hogares y proteger a vuestros hijos? Habrá mucho llanto y crujir de dientes y aflicción enviados sobre la tierra por Lucifer y las fuerzas de las tinieblas, sus agentes del infierno, todos sueltos ahora sobre la tierra bajo el título de 666.

"Hijos Míos, mantened una constante vigilia de oración a través de vuestro país ahora. La balanza ahora será llevada por unos pocos, o la muerte entrará en los hogares de muchos.

"Hijos Míos, rezad constantemente; y con verdadera caridad, rezad por vuestros cardenales y vuestros obispos. Muchos caerán porque muy pocas oraciones y pocos actos de sacrificio son hechos por ellos. Ellos no tienen un pasaporte especial para entrar al Cielo. Pero ellos, también, tienen una naturaleza humana que deben de mantener en guardia constantemente, y en lucha contra Lucifer y sus agentes. Rezad por ellos. No los juzguéis, sino tratad de aconsejarlos en buena fe y caridad."

Verónica-Ahora Jesús mira todo a Su derredor, y El ahora extiende Su mano hacia afuera, así, y hace la señal de la cruz otra vez: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús-"Hija Mía, irás inmediatamente a tu casa. Cerrarás tus puertas a todos menos a tu familia más inmediata y a los trabajadores más cercanos. Tienes ahora, también, que depender de la comunicación que el Cielo te ha dado. Comprenderás, hija Mía. Emplea esa medida.

LA LUCHA PARA VENCER EL DEMONIO...

"La lucha para vencer al demonio será una batalla de Fe. La astucia humana no podrá ser victoriosa en esta lucha. Solamente una forma de manifestación sobrenatural lo podrá remover. Hija Mía, no repitas (esto). (Pausa)

"El mundo, cuando sea renovado y restaurado, se acordará de la batalla llevada a cabo por aquellos quienes han llevado los colores del Cielo. Los ejércitos del Cielo dirigidos por Mi Madre vencerán a la cabeza de la serpiente.

"Es una prueba para toda la humanidad; lo bueno y lo malo probarán a toda la humanidad como los metales en el fuego. Las ovejas serán separadas de las cabras en los días venideros, hija Mía. El camino al Cielo es un camino angosto, y el permanecer en él es una lucha constante con la cruz.

"Aceptad toda prueba y sufrimiento, sabiendo que el camino de esta manera os llevará directamente al Reino del Cielo."

Verónica-En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús y Nuestra Señora están--Ellos ascienden al Cielo. Están de pie allí; Nuestra Señora asienta con Su cabeza. Y todo se pone muy brillante con luz al derredor de Nuestra Señora y Jesús. Ahora Jesús toca Sus labios:

Jesús-"¡Regresa a casa inmediatamente, hija Mía!"

FIN