Naciones desaparecerán de la tierra...

Una Gran Guerra se Acerca!

Víspera de la Fiesta de Cristo Rey24 noviembre 1979

Verónica-En todo el contorno de los árboles hay ahora una coloración azul muy luminosa que cubre el cielo en el área de los árboles. El color parece venir desde adentro de los árboles y se abre en forma de abanico hacia arriba hacia el cielo.

Directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, arriba en el cielo, se forma una apertura circular--es circular, y se abre como si hubiera una fuerza bella que empuja hacia un lado las nubes que cubrían el cielo.

La apertura de luz ahora es enorme. Está formando un patrón circular directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora. Ahora en el centro del patrón de luz yo puedo ver a Nuestra Señora quien se adelanta. Ella viene a través de la luz muy rápidamente, y por Su tamaño--que se agranda a medida que Ella se adelanta--es obvio que Nuestra Señora viene de una gran distancia. Ahora Ella se ve muy claramente. La luz--era tan brillante que apenas podía yo ver Su cara. Pero ahora Ella está de pie directamente arriba de Su estatua.

Nuestra Señora está vestida con una bella túnica blanca. Es de un blanco puro. Y alrededor de Su cintura Ella tiene una banda de color azul oscuro. Esta noche la banda es de un azul más oscuro. El manto de Nuestra Señora es blanco con un borde dorado, aproximadamente de--oh, de una media pulgada o tres cuartos de pulgada de ancho en todo el contorno del manto de Nuestra Señora.

Nuestra Señora mira a todo Su derredor. Ella ahora saca Su Rosario de Su cintura, y extiende el crucifijo, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Nuestra Señora lleva el crucifijo a Sus labios, así.

Ahora Nuestra Señora une Sus manos en posición de oración, y Ella mira a todo Su derredor. Ella tiene una sonrisa, una sonrisa suave en Su rostro, pero también es una sonrisa llena de tristeza. Ahora Nuestra Señora lleva Su dedo índice a Sus labios.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, esta noche en Mi visita a vosotros Yo no puedo traeros grandes noticias a los hijos del mundo, pero sí puedo dirigiros en los días venideros, hijos Míos.

"Os he pedido e implorado que hagáis penitencia. Habrá una gran crisis que será enviada sobre vuestro país, los Estados Unidos (de América). Oh, hijos Míos, no puedo tribularos ahora con una completa revelación de las maldades que son cometidas por muchos en vuestro gobierno y en los gobiernos del mundo, que han llevado al estado actual los asuntos en vuestro mundo.

"Como fue dicho durante incontables años terrenales por muchos profetas y portavoces del Cielo, vosotros ahora estáis viviendo días de gran tristeza. El mal abunda sobre la tierra y ha entrado en la Iglesia de Mi Hijo. El mal abunda sobre la tierra, y tiene sujeta los hogares y los medios de vida de Nuestros hijos sobre la tierra. ¿Qué salvación tenéis sino la de seguir el camino de la cruz?

"Hijos Míos, debéis rezar ahora y haced mucha penitencia. Una gran guerra se acerca a la humanidad, una guerra en la cual naciones desaparecerán de la tierra. Habrá mucho llanto y crujir de dientes. Ay de los habitantes de la tierra quienes no han aconsejado a los jóvenes, ni han buscado cambiar el curso de destrucción que ellos han permitido que progrese. Debido a su amor por lo material y su amor por lo que llaman humanismo, y por su amor por las ganancias mundanas y el poder, el hombre ahora ha sido abandonado por las fuerzas de luz y busca su propio camino, un camino que él ha escogido, que ha de estar cubierta de errores y oscuridad espiritual.

(VUESTRA) ÚNICA GUÍA: EL MENSAJE DEL CIELO

"Hijos Míos, os ruego como Madre vuestra; vengo a vosotros desde el Cielo como una Mediadora entre Dios y el hombre: debéis escucharme ahora. Os advertí en el pasado que vuestros medios de comunicación están controlados. La única guía para vosotros ahora serán los Mensajes del Cielo, dados a través de varios videntes, y otras manifestaciones milagrosas dadas por el Padre Eterno al hombre.

"Muchos serán martirizados en los días venideros. Podéis ganar el Cielo con el martirio.

LOS ESTADOS UNIDOS CONOCERÁN EL HAMBRE FÍSICO Y NECESIDAD

"Hijos Míos, no os preocupéis por ninguna posesión mundana, porque pronto muchos conoceréis el hambre. Hay ahora un hambre espiritual en vuestro mundo y en vuestros corazones, pero pronto vuestro país, los Estados Unidos (de América), se unirá a otras naciones en conocer el hambre físico y la necesidad.

"Hijos Míos, ¿puede esto evitarse? ¿Qué precio tendréis que pagar antes que escuchéis y despertéis de vuestra apatía y os deis cuenta de lo que le ha sucedido a vuestro país y a muchos países del mundo, a medida que vosotros vais como patos sobre las aguas siguiendo a líderes quienes se han hecho paganos en su codicia por el poder?

"Rezad, hijos Míos, por vuestros gobiernos, vuestros gobernantes; y rezad siempre por vuestro clero, porque muchos se han vuelto débiles y se han entregado a sí mismos a ganancias materiales y también, por orgullo, a la codicia por el poder. El orgullo es verdaderamente una barrera más formidable contra la santidad y la piedad, que el libertinaje descarado. El orgullo es un pecado, y evitará que muchos entren al Reino del Cielo.

"Os pido que no juzguéis a vuestros hermanos y hermanas, pero también os aconsejo, con todo el amor del corazón de vuestra Madre, que no los abandonéis en su pecado, sino ofrecedles consolación caritativa en el conocimiento de su Fe.

"Se tiene que dar una base religiosa a todos los niños, a los jóvenes del mundo. Sin esta base religiosa, el paganismo toma el mando; y pronto veréis un gran aumento en asesinatos y en toda forma de abominaciones.

"Esta noche Yo, hija Mía, no te daré, en vuestro estado (de salud) debilitado, una larga disertación sobre los principales pecados del mundo: los pecados que serán mantenidos en suspenso, los pecados que enviarán a la humanidad a una guerra mundial, una guerra más grande en naturaleza destructiva que lo que jamás haya experimentado la humanidad.

NO MANTENGÁIS OCULTO EL SECRETO DE LA SALETTE

"Os pido que Mis Mensajes, los Mensajes del Cielo, Mi voz de consejo, no sea descartada. Os pido que recordéis Mi visita a La Salette, y que no mantengáis oculto el mensaje que dí. Si calláis Mi voz, hijos Míos, seréis destruídos. Vuestro país entonces sentirá una destrucción, tanto física, como espiritual.

"Hijos Míos, la elección es vuestra. ¿Estáis tratando, con la ayuda de la oración y del consejo del Cielo, de salvar a vuestro país; o permitiréis que los poderes del mundo controlados por Lucifer destruyan a vuestro país, como ha trabajado ya Lucifer para destruir muchas naciones sobre vuestra tierra? Os digo de nuevo, hijos Míos: ¡la decisión es vuestra!

"Todos debéis mantener una constante vigilia de oración a través de vuestra nación y del mundo. Ya no hay tiempo para especular sobre lo que está por pasar. El futuro será muy corto para muchos."

Verónica-Nuestra Señora ahora precisa un punto a la izquierda--Su lado derecho en el cielo, el izquierdo nuestro--y yo puedo ver una enorme bola roja precipitándose por el aire. Es una visión muy aterradora. Y Nuestra Señora ahora lleva Su dedo índice a Sus labios.

Nuestra Señora-"Eso, hija Mía, es la segunda parte del Castigo.

"Recibiréis, hija Mía e hijos Míos, muchas manifestaciones del Cielo para guiaros en los días por venir. Debéis primero siempre probar los espíritus."

Verónica-Ahora Nuestra Señora extiende de nuevo Su Rosario hacia afuera, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora-"Continuad ahora, hija Mía e hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación.

"Hija Mía, Verónica, Mi Hijo hablará contigo en breve. Mantén tus fuerzas."

Verónica-El cielo todo alrededor de los árboles tiene un resplandor del más bello cálido color rosado, y el colorido cae en cascadas, no en rayos directos--no lo puedo explicar--es como una película de un rosado muy bello que viene de los árboles y va hacia arriba al cielo.

Ahora directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, Jesús viene por las nubes. Hay nubes a todo Su derredor, pero se convierten en un bello (color) rosado. El color es tan cálido y bello que le da a uno la sensación de una maravillosa paz y felicidad. El color en sí--yo no he visto ese color sobre la tierra--rosado es la palabra que yo empleo, rosado, pero yo nunca he visto ese color en ninguna pintura o en cosa alguna. Es tan bello.

Ahora Jesús se adelanta más rápidamente. El está de pie directamente arriba del árbol que está en el centro. Esta noche tiene sandalias puestas en Sus pies. Son marrón. Parecen de un material de cuero, con una correa que va desde Su tobillo hasta Sus dedos. Y Su capa, Su capa borgoña, es batida alrededor de Sus pies. Es muy larga, y es sostenida en el cuelo de Jesús con una cuerda de material dorado y trenzado. Y hay una capa. Hay una capucha para la cabeza de la capa, porque la puedo ver sobre el hombro derecho de Jesús.

"El cabello de Jesús ondula con el viento ahora. Se ve de un color marrón-rojizo, pero la luz es tan brillante que no estoy segura si es marrón-rojizo o si es marrón oscuro, con sólo el color de la capa y la luz a Su alrededor que sale en cascadas de Su cabello. Pero hace ver Su cabello de un color marrón-rojizo muy bello.

Jesús sonríe. El tiene una barba corta, pero parece estar bien recortada, yo no sé como se le llamaría, como una perilla, o, está recortada muy corta. Y Jesús sonríe, como si Le hiciera gracia. Yo sé que El se divierte con la descripción que doy de El. Y El ahora--¡Sus bellos ojos! ¡Jesús tiene los ojos más bellos!

Con Nuestra Señora...cuando Ella habla...El desea que ustedes conozcan que Nuestra Señora tiene una manera más humana de hablar; pero Jesús me habla, diría yo, a través de Sus ojos. El no tiene que mover Sus labios como lo hace Nuestra Señora. El solamente (me) mira y ¡uno sabe exactamente lo que El está diciendo!

Ahora Jesús extiende Su mano hacia afuera, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora--yo no sabía que Ella estaba de pie allá del lado derecho, pero ahora Ella cruza el cielo, y va a la par de Jesús. Y El habla con Ella; El no murmura, pero yo--yo no puedo escuchar lo que El dice. Ahora Nuestra Señora pasa detrás de El, y Ella se va a parar a Su lado derecho.

Y, también, detrás de Nuestra Señora y de Jesús, yo puedo ver a San Miguel. San Miguel está allí y, claro, con su tamaño tan tremendo, no hay manera humanamente hablando en que yo pueda explicar el efecto que El tiene sobre uno. El no se ve fuera de proporción, ¡pero su tamaño es tremendo! Exactamente como Nuestra Señora lo llama, un guerrero del Cielo.

Jesús y Nuestra Señora miran a Su derredor. Nuestra Señora ahora ha colocado Sus manos, así, unidas en oración. Su bello Rosario cuelga de Sus dedos enfrente de Su túnica. Y Nuestra Señora mira a Su derredor. Ahora Jesús lleva Su dedo índice a Sus labios.

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, Nosotros estamos conscientes de la confusión ahora en vuestro mundo, la ansiedad y la angustia de corazón para muchos.

"Oh, hijos Míos, verdaderamente sois Mis pequeños hijos, porque muchas veces un niño tiene que ser reprimido y castigado. Sin embargo, en vuestro libre albedrío, os habéis vuelto voluntariosos en vuestras búsquedas, y dependéis de vuestros hombres de ciencia, quienes os han llevado a la oscuridad espiritual.

PARA GOBERNAR COMO PEQUENOS DIOSES

"¿Creéis que podéis echar a un lado los mandamientos del Padre Eterno y existir en paz? No, hijos Míos, vuestro mundo ya ha dado completa evidencia de lo que sucede cuando os convertís en arrogantes y orgullosos, y buscáis gobernar como pequeños dioses sobre la tierra. Desecháis toda la base religiosa y construís vosotros mismos nuevas religiones que son guiadas por doctrinas falsas de humanismo y de modernismo y de satanismo. Oh, hijos Míos, nunca aprendéis del pasado, porque estáis ahora en un estado mucho peor que en los tiempos de Noé y Sodoma. ¿Y cuál será entonces vuestro destino?

"Hijos Míos, el Padre Eterno tiene conocimiento completo de vuestro presente, vuestro pasado, y vuestro futuro. Mucho de lo que estaba por suceder, iba a suceder en el futuro, pero vosotros, en vuestra arrogancia y por alejaros de la luz, habéis hecho, habéis forzado, que el futuro sea ahora. Se evidencia locura en asesinatos, inmoralidad, la falta de piedad, de santidad, de caridad en los corazones de los hombres--y aún carecen en los corazones de muchos de Mi clero--todo es evidencia completa de la caída ahora de la humanidad.

"Hijos Míos, todo el Cielo está preocupado por las almas de los jóvenes, como ellos pueden ser quitados de entre vosotros para su salvación.

ENSEÑANZAS HEDONÍSTICAS Y DIOSES FALSOS

"Oh, hijos Míos, Mi Madre ha llorado lágrimas amargas de angustia, porque a Ella se le ha dado conocimiento completo de lo que ha de ser. Ella ha tratado de prepararos, de guiaros a través de años terrenales incontables, de aconsejaros sobre las directrices para llegar al Cielo; pero vosotros habéis escogido en vuestra arrogancia y orgullo el construir nuevas religiones, aún introduciendo enseñanzas hedonísticas y dioses falsos. Por esto, hijos Míos, estáis abandonados a vuestra insensatez, y como tal, vosotros encontraréis que seréis llevados a vuestras rodillas, forzados a regresar del camino ancho que habéis escogido en vuestro libre albedrío.

"Como Mi Madre os ha aconsejado a través de muchas apariciones durante años terrenales, que cuando un país se entrega a sí mismo a Lucifer, desechando todo conocimiento de la verdadera Fe y de los mandamientos del Padre Eterno, ese país será destruido. La mano que será enviada sobre vuestro país será dura. Mi Madre ha rogado por vuestra causa al Cielo, ¿pero cuántos La habéis escuchado? ¿Cuántos habéis estado dispuestos a sacrificar vuestros propios deseos egoístas para salvar a la humanidad? Muy pocos, hijos Míos; ¡os digo que muy pocos! La balanza está pesadamente hacia la izquierda, no dejándole más remedio al Cielo que permitiros continuar sobre el camino hacia vuestra propia destrucción.

"Hijos Míos de la luz, no estéis afligidos, porque Yo estaré con vosotros, y vuestra esperanza estará en las palabras dadas a vosotros por Mi Madre en todos los mensajes del Cielo que os guiarán cuando el camino esté lleno de espinas y la cruz se haga pesada.

Sí, hijos Míos, porque a aquellos a quienes se les ha dado mucho, mucho es esperado de ellos, aún el martirio.

"No busquéis ser reconocidos por el hombre, porque si en vuestro orgullo buscáis este reconocimiento, ya habréis tenido vuestra recompensa; más bien haced vuestras obras buenas para el Padre Eterno, quien os mira en secreto, porque El os premiará. Sin embargo, si os entregáis al mundo, y buscáis las aprobaciones de vuestro mundo, ya habréis recibido vuestra recompensa.

"Hija Mía, aceptarás una cruz adicional para tu Misión. Te pido que regreses a casa y te mantengas recluida.

"No repetirás este consejo, hija Mía, ¿comprendes, hija Mía? Seguirás este consejo, hija Mía, o no sobrevivirás la enfermedad.

"Continuarás ahora, hija Mía, al dirigir a todos para que mantengan una constante vigilia de oración por vuestro clero, por el Obispo de Roma, vuestro Papa, y por toda la humanidad, por todos los pobres pecadores cuyas mentes han sido envenenadas por satanás.

"No te preocupes, hija Mía, por la corta demora que tengas para pasar y transmitir los mensajes. Nuestros queridos trabajadores continuarán, y el Mensaje del Cielo llegará a cada rincón de la tierra."

Verónica-Ahora Jesús extiende Su mano, así, hacia afuera, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora El toca Sus labios con Su dedo índice.

Jesús-"Recuerda, hija Mía--Yo conozco la pregunta en tu mente. Recuerda: Yo no te puedo prometer buena salud, pero no te preocupes. Nosotros conocemos tus trabajos, y Nosotros veremos que te sea dada la fuerza necesaria para continuar la Misión conforme la necesites. Regresarás a casa ahora."

FIN