Un otro atentado contra su vida en Roma...

Juan Pablo II!

Víspera de la Asunción de la Virgen María14 agosto 1981

Este mensaje (14 de agosto 1981) en forma poética me fue dado por Santa Teresita poco antes de venir a la Vigilia. Yo estaba asustada de tener la experiencia de este fenómeno, como lo llamaría el mundo, por el hecho que hace muchos años que no recibía de Santa Teresita o de Nuestra Señora, un mensaje previo a la Vigilia en forma poética, como los de 1968 y 1969. Pero este es para ser declarado ahora con la Víspera de la fiesta de la Asunción de Nuestra Señora.

REPARACIÓN-ORACIÓN-SACRIFICIO

Recordad orar siempre en el "82"

Y jamáis olvidéis el vestir vuestro azul.

Guardar el camino y bendecir vuestro hogar.

Cuando el cielo se encienda y los mares se espumen.

Los nueve forman línea en curso regular:

Las centellas emanan con tan grande violencia,

El sol al ir girando en torno danzará

Para asustar las almas aquí sobre la tierra.

Inundaciones...mucho calor--repetirás:

Los que habrán de salvarse sólo pocos serán.

Para el que desafíe de Dios los mandamientos.

Estas tribulaciones serán duros tormentos.

Verónica-Luego Nuestra Señora me habló, pero estoy segura que a Ella no le molestaría que pongamos también esto con en mensaje.

Nuestra Señora-"Los seis días de angustia para ti no serán, entre los pocos salvos contada tú estarás."

Verónica-Ahora Santa Teresita continuó:

El sol la piel quemará, la quitará de los huesos;

Luz entonces no dará para las oscuras casas.

Cubierta estará la luna por una luctuosa bruma;

Luego, en fuerte serpenteo mostrará un rojo matiz.

Los mares se vaciarán, la tierra estará desnuda;

Se acabará la comida, no habrá para compartir.

Entonces muchos, de angustia, sus dientes rechinarán,

Porque ahora han observado, las semillas que sembraron.

-----------------------------------

Nota del traductor: Nuestra Señora da mansajes como éste, no para asustarnos, sino para movernos a enmendar nuestras vidas, con la esperanza que nuestra penitencia y oración nos alcanzarán el perdón de Dios, como cuando el rey y el pueblo de Nínive hicieron penitencia y Dios los perdonó y no destruyó su ciudad. Escuchemos a Nuestra Madre celestial para obtener la conversión de Rusia, la paz del mundo, y el perdón y la conversión de esta generación dada a toda clase de cultos diabólicos y de hechicerías y voodoos; dada a tergiversar la palabra de Dios, dada a imitar a Sodoma y Gomorra, y a matar a sus propios hijos...

14 agosto 1981 - Víspera de la Asunción de la Virgen María.

"VUESTRO VICARIO NO ESTA A SALVO. HABRÁ OTRO ATENTADO CONTRA SU

VIDA EN LA CIUDAD DE ROMA..."



Verónica-El firmamento todo alrededor de los árboles se está tornando un color rosado intenso. Y en lo alto, arriba de la estatua de Nuestra Señora, el cielo se está abriendo. Jesús viene hacia adelante, y muy cerca detrás de El le sigue Nuestra Madre Bendita. Ellos descienden ahora lentamente.

Hace mucho viento, y Jesús es--Su capa ondea al viento, muy suavemente. Yo veo--que ahora Jesús--El está descendiendo mucho más rápido ahora.

Nuestra Señora permanece detrás de El, y Ella mira de derecha a izquierda. ¡Oh, Ella--Nuestra Madre Bendita está vestida tan hermosamente! ¡Oh! Ahora Ella viene y va al lado derecho de Jesús. ¡Oh, Ella está vestida tan bellamente!--Ella tiene puesto un manto blanco, pero la orilla de oro es mucho más ancha alrededor--alrededor de todo el borde del manto cerca de Su túnica y sobre Su cabeza. El manto de Nuestra Señora se extiende bastante hacia abajo sobre Su frente. Yo diría que hasta la mitad, entre Sus cejas y la línea de Su cabello.

Y sobre Su cabeza Nuestra Señora tiene la hermosa corona de Fátima, la que es redonda como el mundo, con la cruz encima de ella. Es toda de oro--yo sé que es filigrana de oro. Es absolutamente tan brillante.

Ahora Nuestra Señora tiene Sus manos juntas, así, en oración, y Su hermoso Rosario cuelga hacia abajo, casi en cascada, tan suavemente están sus cuentas entrelazadas entre Sus manos. Y el viento está soplando. Y el crucifijo está ahora realmente balanceándose de los dedos de Nuestra Señora. Ella está mirando a Su alrededor, y no ha separado Sus manos.

Oh, Nuestra Señora tiene Sus pies en las más hermosas sandalias. Están hechas completamente de oro, aún el material, el material tipo metálico de la correa que va a través del empeine de Nuestra Señora. Está realmente a través de Su empeine. Y luego en formación como de cruz hay otra correa desde Su--el borde de Sus delicadas sandalias hacia arriba hasta el nivel del tobillo. Yo no puedo ver tan lejos, porque Su túnica cubre casi hasta el borde del empeine. Pero puesta sobre la sandalia, sobre la correa que va directamente hacia abajo por el centro, hay una pequeña roseta de oro sobre cada pié. Yo digo roseta, porque es una rosa muy pequeña. Pero no es--yo no creo que sea una rosa real, viviente. Parece más--parece más como una rosa de filigrana de oro. Es muy hermosa, pero muy pequeñita en la punta de la sandalia de Nuestra Señora, sobre cada sandalia.

Ahora Jesús mira a Su alrededor, también, y noto, no puedo dejar de notar que Ellos tienen una mirada compungida muy triste, sobre Sus rostros. Y ahora Nuestra Señora se inclina hacia Jesús. Yo no puedo oír lo que Ella dice. El ha asentido con la cabeza muy lentamente.

Ahora Jesús extiende Su mano hacia fuera, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús se vuelve hacia Nuestra Señora y El asienta con la cabeza. Nuestra Señora ahora toma el hermoso crucifijo de oro de Su Rosario, Sus manos están ahora unidas, y Ella hace la señal de la cruz con el crucifijo: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora toma el crucifijo, y Ella tiene una expresión muy triste en Su rostro. Yo puedo verla muy claramente esta noche. Y Ella besa el crucifijo, así, y ahora Ella lo aprieta con Sus manos contra Su pecho, así.

Ahora Jesús está mirando a la distancia. El está mirando fijamente a cada uno alrededor de aquí. Ahora Nuestra Señora se acerca más. Ella se había movido un poquito hacia la derecha. Pero Ella se acerca ahora, y Jesús le indica a Ella algo con la cabeza. El retrocede. Y Nuestra Señora viene hacia adelante. El asienta de nuevo con la cabeza. Nuestra Señora ahora coloca Su dedo índice sobre Sus labios, lo que quiere decir que escuche y repita.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, y especialmente hija Mía, Verónica, Yo pedí a Mi Hijo que te trajera aquí esta noche, a pesar de tu incapacidad física, pero es urgente que tu hagas conocer al mundo que todo los avisos, todo el consejo dado en el pasado tendrá lugar ahora.

"Yo os he prevenido como Madre de Dolores. Yo he andado por diversas partes de vuestra tierra, a través de incontables años terrestres, aconsejándoos como Madre vuestra, rogando a Mi Hijo que os prolongue el tiempo para que hagáis enmienda por vuestras ofensas al Padre Eterno. Hijos Míos, Mis lágrimas caen sobre vosotros y sobre vuestra nación y sobre todas las naciones del mundo. Por vuestra ceguera fallasteis en ver lo que rápidamente está viniendo sobre la humanidad.

"Yo no os daré a esta hora un discurso largo de razonamiento por el castigo que se aproxima hacia la humanidad. Muchos avisos menores han sido dados en el pasado, y han pasado desapercibidos o han sido rechazados.

"Oh, hijos Míos, verdaderamente llueven lágrimas del Cielo. Nosotros escuchamos las voces de los santos que claman a Nosotros angustiadamente: ¿Hasta cuándo esperaréis pacientemente a que una generación haga reparación? ¿Hasta cuándo, Oh Señor, tiene que seguir esta matanza, mientras Lucifer continúa reuniendo sus ejércitos y llevando a muchos de la tierra a su morada de los condenados?

"Hijos Míos, Yo no puedo daros un mensaje más urgente que pediros, como Madre vuestra, que volváis y leáis todo los consejos, todos los mensajes dados a través del mundo por videntes justos.

"Hijos Míos, Yo debo advertiros que tenéis que probar los espíritus. Cuando Yo os dí un mensaje que habría muchos videntes a través del mundo, Yo no dije que ellos se reunirían en un país. Entended esto bien, hijos Míos: es la manera de satanás para engañar y quitar mérito de las apariciones auténticas. Las reconoceréis porque no pueden permanecer ocultas. Por sus frutos serán conocidas.

YO NO VENGO...PARA IR ALREDEDOR DEL MUNDO HACIENDO ALABANZAS.

"Hija Mía, estás agotando tus energías. Tal como te he advertido en el pasado, tu no debes preocuparte con la opinión del hombre. Comprende, hija Mía, si estuvieras hablando y dándoles a ellos, a nuestros hijos del clero, un mensaje que alimentara su orgullo y erigiera su arrogancia, tú serías aceptada. Pero Yo no vengo a la tierra para dar alabanza. Yo vengo a advertir de una urgencia sobre la tierra, y de una acción del Padre Eterno para restaurar la tierra a su gloria de antes.

"La Iglesia de Mi Hijo ha estado, y está bajo un pesado ataque de los agentes del infierno. Pero el infierno no prevalecerá contra la Iglesia de Mi Hijo.

NO ABANDONAR VUESTRA PARROQUIA...

"Yo os he pedido en el pasado, y os pido y continúo rogándoos hijos Míos, que no abandonéis a vuestro Vicario en Roma, y que no abandonéis vuestra parroquia. Puede ser que tengáis desacuerdo con vuestro párroco, con otros sacerdotes en vuestra parroquia, pero debéis recordar esto, hijos Míos, si os da algún consuelo en vuestra naturaleza humana, y por esa naturaleza humana debéis comprender: vosotros debéis honrarlos por ser quienes son, pero no juzgarlos por lo que ellos son o por lo que han llegado a ser.

EL CAMBIO CAUSA CONFUSIÓN Y ERROR

"La Iglesia de Mi Hijo ha sido delineada, y el curso al Cielo, el camino al Cielo ha sido dado por El. Por lo tanto, el cambio causa confusión y error. Cuando tenéis algo bello, cuando tenéis un cimiento firme, no empezáis a hacer huecos en el, o lo debilitaréis. Sin embargo, Yo sugeriría que digáis que las paredes se han rajado, hija Mía e hijos Míos. Porque el cimiento es Mi Hijo, y en parábola y simbolismo, Yo digo, el cimiento es sólido. Mi Hijo es la Iglesia. El hombre puede erigir otra iglesia, pero no tendrá a los ángeles para asistirlo.

UNA DIVISIÓN QUE BORDEA EN CISMA...

"Mi Corazón, el Corazón de Mi Hijo han sido heridos, a medida que vamos alrededor del mundo y vemos la matanza espiritual que ocurre dentro de Su Iglesia. Podemos ver una división que bordea en cisma. Hijos Míos, os he pedido en el pasado--No podemos tener esta división, porque es promovida por satanás. El refrán del pasado permanece siempre verdadero: Unidos permaneceréis, pero divididos caeréis.

"No juzguéis la Casa de Mi Hijo, Su Iglesia, por el hombre, aunque él es un representante--legal, un representante legal de Mi Hijo--en Su Casa. El no es sino un ser humano en su naturaleza. Pero durante el tiempo que Mi Hijo viene a vosotros, este hombre será usado a través del Espíritu Santo, sin importar el estado de su naturaleza humana, esté en pecado o sea un santo-- sea un pecador o uno que ha llegado hasta descarriar a aquellos en error--en el momento en que Mi Hijo viene en la consagración, El, Mi Hijo, estará con vosotros. Por lo tanto, no podéis decir que la Misa no es válida. Esto ha traído gran pesar a Nuestros Corazones, porque muchos dejaron el redil por este motivo.

"Hija Mía e hijos Míos, Yo digo nuevamente: probad los espíritus. Porque ahora hay una conspiración del mal a través del mundo, yendo a la extrema izquierda de invocar a satán-en la adoración de satanás-una misa contraria a Mi Hijo. Tristemente, la oscuridad del espíritu se prevalece entre la humanidad.

¿Por cuánto tiempo permitirá el Padre Eterno que exista esta condición?

"Hijos Míos, Yo os digo ahora como Madre vuestra que Mis lágrimas caen sobre vosotros, porque no sabéis lo que estáis haciendo. Estáis trayendo sobre vosotros un gran castigo.

"¿Sois tan ciegos que no reconocéis la aceleración del pecado entre vosotros? Los asesinatos abundan, los robos, toda clase de carnicería, destrucción de almas jóvenes, aborto, homosexualidad, condenados desde el principio del tiempo por el Padre Eterno. Además, el pecado se ha convertido en una manera de vida. El pecado es tolerado ahora, aún dentro de los más altos jueces de vuestro país y de vuestros países a través del mundo. Como habéis sembrado, así cosecharéis. El pecado es muerte, no sólo del espíritu, sino también del cuerpo. Las guerras son un castigo por el pecado del hombre, su codicia, su avaricia. El orgullo y la arrogancia están arrojando mitras de la Casa de Mi Hijo hacia el infierno.

"Oh, hijos Míos, cuánto tiempo debo viajar aquí y allá a través de vuestro mundo, perseverando porque Yo os amo como Madre vuestra, y quiero salvaros de vosotros mismos. Porque Yo clamo como Mi Hijo, `Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen'.

CAOS EN LA IGLESIA DE MI HIJO...

"En el nombre del modernismo, en el nombre del comunismo, en el nombre del humanismo, habéis caído en error y en discordia. Caos en la Iglesia de Mi Hijo, el alejamiento de las almas de la Eucaristía, el Pan de Vida. Hijos Míos, sin el Pan de Vida dentro de vosotros, no podéis sosteneros ahora por largo tiempo en vuestro mundo.

"El camino al Cielo no es un camino fácil a menos que os mantengáis en el camino estrecho. Tiene restricciones. Yo os pido ahora, hijos Míos, que evitéis aún lo que parecen ser placeres del mundo que os pueden parecer, a medida que estáis siendo cegados por los medios de comunicación, por amigos, por asociaciones, ciegos al hecho que ellos son destructores de almas. Ahora debéis limitaros en cuanto a buscar diversiones fuera de vuestras casas. Porque cuando abrís vuestra puerta, salís ahora a un mundo que está siendo guiado por gobiernos, y aún por agentes en la Iglesia de Mi Hijo, dinastías financieras, gobiernos nacionales e internacionales, que se dirigen rápidamente hacia una colisión.

"Hijos Míos no olvidéis que por años os he dicho: seréis chocados por un planeta. Hija Mía, debes apresurarte a hacer que se envíe el mensaje de San Benedicto."

EL MENSAJE DE SAN BENEDICTO.

Verónica-¡Oh! ¡Ay!

Nuestra Señora-Yo he venido a advertiros: vosotros desataréis los cielos sobre la tierra. Seréis golpeados por un planeta. Los doctores deben hacer bien y curar honorablemente. Los reinos, los obispos, Roma, deben restaurar la Iglesia de Mi Hijo, o habrá gran destrucción en la Ciudad Eterna.

"No os dejéis convencer, hijos Míos, por los medios de comunicación que os han adormecido y embotado vuestros sentidos repitiéndoos sobre la seguridad de vuestro Vicario. Yo debo advertiros en este momento que vuestro Vicario no está seguro. Habrá otro atentado contra su vida en la ciudad de Roma, provocado por las fuerzas rojas. No te aflijas, hija Mía, porque todo está controlado y permitido por el Padre Eterno.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN QUE SE HAN AUTODENOMINADO CATÓLICOS

ROMANOS.

"La segunda parte de Mi último consejo contigo, hija Mía, debe permanecer secreta. Tu rezarás--todos rezaréis una vigilia constante de oración por vuestro Vicario, el Papa Juan Pablo II. Debéis tener cuidado de vuestros medios de comunicación, aún de aquellos que se han denominado a sí mismos, Católicos, Católicos Romanos. La infiltración, hijos Míos, está en todas partes ahora.

"Debéis rezar por iluminación. Buscad dirección únicamente del cielo. Pero sobre todo, consolad a Mi Hijo en Sus sagrarios del mundo.

"Retirad vuestros pensamientos, vuestros juicios del hombre que está de pie delante del altar quien representa a Mi Hijo. Ved en él únicamente como a uno que es Mi Hijo en el momento de la consagración, sea pecador, o sea un santo. A su tiempo comprenderéis y aceptaréis este consejo.

"Sed un buen ejemplo para todos en la iglesia de vuestra parroquia. No os dejéis disuadir por la opinión de ningún hombre, sea él un laico, o de una denominación de los religiosos. Recordad, hijos Míos, que cuando atraveséis el velo, no habrá ninguno para defenderos. Traeréis contigo únicamente vuestro amor y oraciones, y vuestros propios méritos para presentarle al Padre Eterno para vuestro juicio. ¿Así qué, que le beneficia, o qué gana un hombre, si él reúne todas sus riquezas del mundo y sufre la pérdida de su alma? ¿Puede algún hombre que escuche Mi consejo y Mi voz, desafiarme y decirme que él vivirá para siempre sobre la tierra? Oh, hijos Míos, vosotros buscáis vida eterna sobre la tierra. Buscáis crear vida sobre la tierra. Vosotros no la crearéis.

LA VERDAD ES DEMASIADO SIMPLE PARA EL...

"El Padre Eterno ha sido profundamente ofendido y herido por el hombre de ciencia quien siempre está buscando pero nunca encuentra la verdad, porque la verdad es demasiado simple para él. En su arrogancia, en su búsqueda y conocimiento científicos, él siempre busca pero nunca llega a la verdad. Es mejor que el hombre busque un camino simple de vida y él no caerá en la telaraña de santanás.

"Hija Mía e hijos Míos, continuaréis enviando Mi consejo, el consejo de Mi Hijo, a través del mundo con gran urgencia. ¿No podéis reconocer los accidentes que no son accidentes a medida que ellos aumentan sobre vosotros? Pensad, hijos Míos, accidentes que no son accidentes. Satanás tiene un gran poder para entorpecer la mente de la humanidad cuando ésta cae fuera de la gracia.

"Hija Mía, te hice relatar el mensaje dado por medio de Teresita por una razón. Considera esto, la primera parte del aviso de esta noche, como un rompecabezas, otro rompecabezas para que lo resuelva la raza humana. No es un rompecabezas tan difícil como fué el de Jacinta para la humanidad, hija Mía. Es bastante simple, si pedís y buscáis la respuesta. Pero Yo os advierto ahora, hijos Míos, no toméis la primera parte de este aviso a la ligera."

Verónica-Nuestra Señora ahora lleva Sus manos a Su rostro. Oh, ¡ay! Ella se enjuga una lágrima de Sus ojos. Yo no me dí cuenta que Ella había estado llorando.

Ahora Nuestra Señora se vuelve hacia Su izquierda, hacia Jesús. La luz se hace muy intensa alrededor de Jesús. El es, ustedes saben--El es bastante más alto que Nuestra Señora. Ella solamente le llega a Sus hombros. ¿Su hombro? Su hombro derecho. Nuestra Señora está de pie hacia el lado derecho de El, a nuestro lado izquierdo. Pero Ella es tan bella. Oh, Nuestra Madre Santísima, la luz,--que viene en cascadas de Ella como si la luz viniera de dentro de Ella, hacia afuera, también. Es tan brillante, que yo estoy segura que sin la gracia del Cielo, yo me volvería ciega. Es una luz que nunca podría ser captada de ninguna manera sobre la tierra. Es más allá de cualquier cosa excepto lo sobrenatural. Jesús está ahora poniendo Su dedo índice sobre Sus labios.

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, debido a la urgencia de vuestros tiempos, Yo permití a Mi Madre, quien permanecerá con vosotros como Yo lo haré, a través de la tribulación que viene, estar aquí esta noche. Y, Verónica, hija Mía, te hicimos salir bajo dureza y tensión humanas para traerte aquí por la humanidad.

"EL mundo debe escuchar ahora el aviso del Cielo. El reloj de tiempo llega ahora, hija Mía e hijos Míos, a los granos finales.

"Observa hija Mía..."

SOLO QUEDAN TRES GRANOS DE ARENA

Verónica-Y Jesús señala hacia el cielo al lado derecho, y ahí se está formando un reloj de arena (de vidrio). Y está como dentro de una base de madera, por encima y por abajo, pero al observar, ahora hay arena rosada dentro de él, y está ahora cayendo a través. Yo diría que quedan solamente como tres granos--ellos son realmente granos. Puedo ver que quedan tres granos en forma de diamante. Yo no sé los tres--por qué hay tres.

Y Jesús sonríe. Ahora El señala a Sus labios, lo cual significa que yo debo escuchar.

Jesús-"Sí, hija Mía, el tiempo se acaba. Pero no te atemorices por el mensaje que se te ha dado, hija Mía. La humanidad ha tenido muchas advertencias, muchos años para hacer restitución al Padre Eterno.

"Rezad por todos los hombres de pecado. Id a vuestros hermanos y hermanas, a aquellos quienes están en el mundo sin consejo. Porque mucho se espera de aquellos que han recibido muchas gracias.

Y cuando vosotros vayáis por el mundo, tened cuidado que ni el orgullo ni la arrogancia vengan sobre vosotros, o perderéis vuestra gracia. Porque cuando hacéis el bien entre el hombre y la humanidad, lo hacéis por el Padre Eterno, Quien os observa en secreto. Por lo tanto, no permitiréis que la mano izquierda sepa lo que estáis haciendo con vuestra mano derecha.

ESTÁIS AHORA EN LOS ÚLTIMOS DÍAS

"Vosotros comprendéis, hijos Míos, Yo doy este consejo a todos los que se han unido en la Misión del Cielo para dar el Mensaje del Cielo a toda la humanidad, a medida que os estáis aproximando--no aproximándoos, hijos Míos--sino que estáis ahora en--los últimos días."

Verónica-Ahora Nuestra Señora y Jesús-y ahora Nuestra Señora levanta Su hermoso Crucifijo dorado, así, y Jesús al mismo tiempo extiende Su mano hacia afuera, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús y Nuestra Señora--¡Oh! Ellos, ¡Ellos lucen tan hermosos! ¡La luz es tan bella! (Pausa)

Jesús-"Recuerda, hija Mía, yo no puedo prometerte felicidad en este mundo. Ha sido siempre de esta manera, hija Mía. Continuaréis ahora, hija Mía e hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación.

"Hija Mía, se te dará la fuerza pero no podrás pasar tiempo completo fuera de tu cama. Hay una razón para esto, la cual tu comprenderás pronto.

"Continúa ahora, hija Mía, las oraciones de reparación. Ellas son penosamente necesarias."

FIN