Barcos y submarinos: parte del plan maestro...

Para el Apoderamiento!

Víspera de Domingo de Ramos14 abril 1984

Verónica-En todo el contorno de los árboles hay una bella luz azul. La luz corre en corrientes hacia arriba al centro del cielo, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora. Es tan bello y cálido que-no hay sensasión de frío ni de lluvia; yo sé que es algo más allá de lo que palabras humanas pudieran describir-la luz. Lo cálido aumenta. La luz ha venido sobre nosotros mientras estábamos en diferentes lugares en el Santuario. Y es una luz cálida, directamente sobrenatural. Pero es tan bella ahora. La luz cae en cascada en todo el contorno, lo cual significa que debo de estar lista.

Y ahora, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, alto en el cielo, hay una bella luz blanca circular. Es casi como de cristal por la forma que toma como de diamante, una partidura en la forma de diamante como de vidrio. Digo `partidura' porque el cielo se ilumina ahora de la manera más inusual.

Nuestra Señora desciende por el centro de la luz que es como un diamante. Es como si Ella fuera una estatua transferida a una medalla. Es sencillamente bello.

Nuestra Señora está vestida en una túnica blanca que llega hasta Sus pies. Pero puedo ver que Nuestra Señora lleva puestas las más bellas sandalias. Están hechas, yo pensaría, de oro puro. Son absolutamente bellas. En el centro del empieine de Nuestra Señora, por las correas-las correas van en forma de T, en ambos pies-hay una pequeña rosita. Oh, es tan bella.

Nuestra Señora tiene puesto Su manto blanco, y en todo el contorno del manto tiene un borde de media pulgada de oro. Está en todo el contorno y hasta abajo a los pies de Nuestra Señora. El manto tiene el borde de oro en todo su contorno exterior. Es absolutamente bello.

Nuestra Señora señala ahora hacia arriba, al cielo, y por nuestro lado izquierdo, arriba de la estatua, se forma un globo grande. Pero es un globo del mundo. Puedo ver eso inmediatamente por los contornos de varias partes del mundo y de los hemisferios.

Nuestra Señora saca Su Rosario de Su cintura y Ella extiende el bello crucifijo dorado de Su Rosario, que tiene los Padrenuestros dorados y las Avemarías blancas, que toman todos los colores del arco iris y los hace uno. No hay manera de explicar los colores que caen en cascada del Rosario de Nuestra Señora, de las cuentas de las Avemarías, al girar Ella de aquí para allá. Ahora Ella mira en ambas direcciones, a la derecha y a la izquierda, pero Ella extiende ahora su Rosario, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora sonríe muy suavemente. Pero ahora yo noto que Nuestra Señora toma el tiempo para enjugarse las lágrimas de Sus ojos. Sus lágrimas sencillamente ruedan por Su rostro.

Ahora Nuestra Señora toma Su Rosario y lo coloca de nuevo en Su cinturón, donde lo tenía originalmente, y de donde lo tomó para bendecirnos. Ahora Nuestra Señora coloca el Rosario alrededor de Su cintura, así. Y ahora, con su mano derecha, el dedo índice, lo coloca sobre Sus labios; lo cual significa escuchar y repetir.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, Mis queridos, queridos hijos del mundo, Mis lágrimas caen por vosotros. Yo os envío Mi Corazón y Mi amor a todos aquellos quienes han tomado la Cruz de Mi Hijo, como una forma de vida, para seguirlo a El.

"Existe tanta confusión ahora, hijos Míos, en vuestro mundo que, Verónica, hija Mía, Nosotros te trajimos aquí esta noche, por la crisis que va rápidamente hacia vuestro país.

"No toméis a la ligera los reportes de barcos y submarinos que están en el mar. Ellos están allí, hija Mía e hijos Míos, y no están allí de paseo. Todo es parte del plan maestro para el apoderamiento de los Estados Unidos y Canada.

NO EXISTIRÉIS POR MUCHO TIEMPO COMO NACIÓN LIBRE

"Yo se, Yo también he escuchado la voz, hija Mía, que dijo que los Estados Unidos será tomado sin un sólo disparo. Eso no es cierto, hijos Míos. Si avanzan sobre vosotros como planean, habrá derramamiento de sangre en las calles, sangre correrá y los corazones de las madres se romperán de dolor. Oh, cómo crujirán sus dientes y llorarán lágrimas de gran pesar, porque no previnieron ni escucharon las voces del cielo que les clamaba: Preparaos ahora, porque no existiréis por mucho tiempo como una nación libre.

"Hija Mía e hijos Míos, Yo podría regresar a través de los años y recordar cuántas veces He venido a la tierra para tratar de preveniros. Aquellas naciones que escucharon, fueron libradas de daño. Pero tuvieron que rezar el Rosario-el Rosario y el Escapulario.

"Yo me apresuré de un rincón a otro de vuestra tierra, suplicándoos como Madre vuestra, para escacharais ahora porque el tiempo se acorta.

MANIOBRAS NO SON UN JUEGO

"Las maniobras en vuestro país no son un juego. Están allí, con decisiones precisas en sus mentes.

"Oh, hija Mía, cuánto dolor siente Mi Corazón, porque he estado aquí con vosotros por muchos años, ¿y cuántos hemos reunido? Hay miles de almas que han escuchado el Mensaje del Cielo, y le han dado la espalda, tan endurecidos están sus corazones, y han ensordecido sus oídos al llamado del Cielo. Ellos se arrodillarán implorando en arrepentimiento, pero será demasiado tarde para ellos. ¿Es esto lo que queréis, hijos Míos? ¿Debéis ser castigados para traeros de regreso al redil?

CONSAGRAR A RUSIA O MORIR

"Oh, Nuestras ovejas descarriadas van sin verdaderos líderes. Mis sacerdotes del mundo, os digo ahora: debéis escuchar Mi voz del Cielo. Debéis consagrar a Rusia a Mi Inmaculado Corazón o moriréis.

"Oh, hijos Míos, Yo escucho las súplicas de madres con niños que han desaparecido, pareciera de la faz de vuestra tierra. Tan grandes y tan numerosas son las catástrofes en los hogares, que pensaríais, hija Mía e hijos Míos, que ellos comprenderían y aceptarían la verdad que satanás está suelto sobre vuestra tierra, satanás y toda su legión de demonios. Satanás y sus legiones son conocidos a vosotros como 666.

ENFERMEDADES INCURABLES

"No desechéis a un lado el conocimiento que os doy, Mis pocos escogidos, el conocimiento que el 666 es satanás y su legión de demonios. No seáis víctimas de aquellos quienes andan por el mundo desacreditando el actual conocimiento de lo sobrenatural. Ellos, en su teología y su nuevo modo de vivir para la humanidad, ¿qué es lo que ellos esperan que suceda cuando les llegue la enfermedad incurable? Enfermedades sin el conocimiento de cómo se desarrolló y de dónde vino. Esto y mucho más será enviando sobre vuestra nación y el mundo, como un último recurso para haceros volver al redil.

"Hija Mía e hijos Míos, El Padre Eterno no desea perder ni uno de Sus hijos. Y ¿qué puede hacer con todos los asesinatos de los no nacidos que se llevan acabo? Por esa razón, entre muchas, los Estados Unidos sufrirá a menos que sea colocado en vuestro gobierno un grupo que tema al señor, si es que no pueden amar al Señor. Ellos Le temerán y encontrarán medidas para detener la matanza de los no nacidos. Vosotros tomáis estos bebés, estos niños del mundo, antes de que realicen su misión. Todos y cada uno de los niños no nacidos, han sido enviados al mundo, con la misión de combatir a satanás. Removedlos sin el consentimiento de Dios, removedlos, y verdaderamente se dirá con gran dolor, que satanás rige ahora vuestros gobiernos y el mundo.

UN MUY TERRIBLE CATACLISMO

"Quienes si no vosotros, hijos Míos, los que escucháis Mi voz y Mis súplicas, sólo vosotros seréis salvados. Aquellos quienes seréis salvados, seréis contados entre los pocos. Sucederá un muy terrible cataclismo y destrucción."

Verónica-Ahora Nuestra Señora señala hacia arriba a nuestro lado derecho, el lado izquierdo de Nuestra Señora, y hay una bola resplandeciente en el firmamento, directamente arriba del lado izquierdo de la estatua, a nuestro lado derecho. El globo es ahora uno del mundo, pero hay llamas en un lado. Ahora me encuentro casi viendo dentro del área. Hay llamas, y hay un gran agujero; oh, el agujero cubre la mitad del globo. Está quemado, como si hubiera sido golpeado por una tremenda bola grande de fuego. ¡Oh! es terrible. Yo puedo sentir el calor.

Ahora noto que hay una tremenda bola que se coloca en el cielo, por el sol. Es como dos grandes soles en el firmamento. Pero la bola del lado derecho tiene una cola, comienza ahora a moverse alrededor del sol. Y mientras viaja, rebota locamente, como si de alguna manera, la bola se saliera de su curso. Y ahora va otra vez hacia la tierra. Ha golpeado la tierra una vez y algo sucedió. Ahora va hacia otra parte del globo. Ha girado su curso completamente y está chocando contra el globo. Puedo ver ahora en llamas a toda la parte de abajo del globo.

Nuestra Señora ahora lleva Su dedo índice a Sus labios, y ha extendido Su mano, así, y el cielo ahora parece estar, las bolas y el cuadro parecen estar evaporándose porque son soplados como niebla.

Nuestra Señora llora ahora. Nuestra Señora se ha movido hacia el lado izquierdo del cielo. Y, oh, Ella se está sentando ahora en una gran roca; Nuestra Señora se sienta en una gran roca. Y tiene ahora sobre Su cabeza...Antes cuando Ella se apareció primero, Nuestra Señora tenía puesta la corona de Fátima, pero noto que ahora Ella se ha cambiado de túnica. No veo el borde de oro de Su túnica. Pero Ella está sentada allí, muy afligida. Ella tiene-Nuestra Señora tiene sobre Su cabeza una corona que está hecha de rayos y ápices de oro. La corona es toda de oro, pero parece estar rodeada de vueltas en espiral sobre ella.

Y Nuestra Señora está llorando. Ahora Ella ve hacia arriba, y dice:

MI VISITA A LA SALETTE

Nuestra Señora-"Ve, hija Mía, cómo he sufrido en los pasados días. ¿No reconoces Mi corona, hija Mía? Yo te escuché que la mencionaste en tu discurso. Es, hija Mía, la corona de La Salette. Te menciono esto, hija Mía e hijos Míos, porque había una lección por aprender. Aquellos quienes escucharon, no perdieron sus cosechas, o fueron sometidos a otros medios escogidos por El Padre para traerlos al redil. Vosotros, hijos Míos, obtendréis más conocimiento si encontráis una copia de algún instrumento que os dirá de Mi visita a La Salette."

Verónica-Ahora Nuestra Señora-Ella retrocede al cielo un poco del lado izquierdo. Y el cielo-ahora Ella señala hacia arriba. El cielo ahora se pone muy rosado, un bello color rosado. Se siente muy cálido. Es más, es-la brisa sopla, y puedo oler flores, bellas flores. Es como un día soleado de mayo. ¡Oh!

Ahora allí, alto sobre la estatua en el cielo, yo veo una abertura circular. Es como si esta bella luz se agrandara, al venir hacia adelante. La luz se acerca, y ahora puedo ver a Jesús. El está en el centro de la luz. Y es como una bola de luz. Es muy diferente a como Lo ví atravesar anteriormente. Esta es una bola circular de luz, y es como si El viniera dentro de esa luz, y está descendiendo, descendiendo, descendiendo hasta...ahora El está de pie arriba de la estatua de Nuestra Señora. El ve a todo Su derredor.

Nuestra Señora ha vuelto a vestir Su túnica blanca con el manto con el borde dorado. Y, oh, Ella tiene Su corona de Fátima.

Ahora Nuestra Señora se reúne con Jesús. El está justamente arriba del árbol más allá de la estatua, y El está de pie allí viendo a todo Su derredor.

Jesús tiene puesta una túnica como-se ve como lino, la túnica. Y tiene puestas sandalias de piel marrón, hechas, parecen hechas de algún tipo de piel-sandalias en Sus pies. Jesús viste esta túnica como de lino del mismo material como Sus sandalias, como de piel de animal.

Y Jesús tiene Su capa alrededor de Su cuello. Es de color borgoña. Es una bella capa con algo dorado, una cuerda en Su cuello para sostener la capa cerrada.

Nuestra Señora está ahora de pie a la derecha de Jesús. Y Jesús Le susurra a Nuestra Señora. No puedo escuchar lo que-oh, Nuestra Señora ahora lleva Su dedo índice a Sus labios, lo cual significa que debo escuchar.

Y Jesús hace ahora la señal de la cruz, así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús ve a su derredor. Su capucha, de media pieza que El usa, se Le ha caído, y Su pelo es volado por el viento. Y El ve a Su alrededor. Ahora El va con Nuestra Señora - Nuestra Señora se mantiene a Su derecha-pero Ellos flotan a nuestro lado izquierdo, el lado derecho de Ellos, justamente más allá de los árboles, y Jesús hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Mientras Jesús ve a Su derredor, El va hacia Nuestra Señora, y Ellos cruzan el cielo. Nuestra Señora va ahora adelante de Jesús. El señaló, y yo creo que Le dijo a Ella que fuera por delante. Y Ella cruza el cielo, se detiene justamente sobre los árboles a nuestra derecha. Ahora viene Jesús, y toca Sus labios, así.

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, os envío a todos quienes vienen a estos terrenos sagrados, la gracia de la perseverancia en los días venideros. Quiero que recordéis, hijos Míos, siempre, que cuando el espino venga con las rosas, diréis, ¡Mi Jesús, Mi Confianza!"

Verónica-Ahora Jesús gira a Su derecha, y comienza a flotar. Es de la única manera como se podría explicar. El flota a través del cielo como si careciera de peso; sin embargo, Jesús y Nuestra Señora se ven tan reales como ustedes o yo. Otros han venido al Santuario con Nuestra Señora y Jesús, pero ellos se ven diferente. Ellos eran como transparentes, así como Santa Teresa, y el Papa Juan, y todos ellos. Ellos se ven transparentes, pero Jesús y Nuestra Señora son tan sólidos y humanos como ustedes y yo.

Ahora Jesús se mueve hacia Nuestra Señora, y Ellos cruzan el cielo, y vienen justamente arriba de la estatua, alto en el cielo. Ellos se mueven un poco más lejos hacia arriba, para estar un poco más alto en el cielo. Yo diría casi como a la última rama del árbol de la derecha, el pino.

Nuestra Señora ahora ve hacia arriba, y Jesús Le susurra algo a Ella; no puedo escuchar. Ahora El coloca Su dedo índice sobre Su boca.

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, es muy urgente que leáis y viváis los Mensajes dados por Mi Madre, del Padre Eterno en el Espíritu Santo, y por Mi, Su Hijo.

"Ella os dio Su Corazón, por todos los años pasados del tiempo terrestre. Quiero que sepáis, hijos Míos, que entendáis y escuchéis Mis palabras, porque pronto serán pocas, y la acción comenzará.

"Habrá mucho rechinar de dientes y pesar en vuestro país y en las naciones del mundo debido a satanás. Algunos dicen, hijos Míos, que él ahora controla el mundo. Al ver todo, como observador, otros pueden decir que aún hay tiempo. Pero no, hijos Míos, eso es un engaño. No tenéis mucho tiempo. Un grano queda en el reloj de arena. Vuestro tiempo se acorta.

"Debe deciros ahora, del Padre Eterno y del Espíritu Santo; que Ellos no aceptarán excusas provenientes de la mentalidad humana, de nuestros sacerdotes, nuestros obispos, y nuestros cardenales. Ellos ven con desdén el Mensaje del cielo. ¿Habrían ellos aceptado el Mensaje, de mejor manera, si Nosotros les hubiéramos dado una palmadita en la espalda, y continuáramos lánguidamente pensando que tal vez ellos descifrarían, con el tiempo, lo que estos Mensajes significan? ¡Pero ellos ya no cuentan con tiempo! Por eso, hija Mía, Nosotros te sacamos de tu casa y cama para traerte aquí esta noche, porque el tiempo se acorta mucho.

LOS NIÑOS ATRAPADOS CON EL MAL EN LAS ESCUELAS

"Yo podría repetir una y otra vez el Mensaje del Cielo, de los años pasados. Pero Yo os digo: los asesinatos abundan, la inmoralidad abunda... todos los inmunismos del humanismo, lesbianismo...homosexuales vagando. ¡Hijos! Los queridos niños, ¿Qué será de ellos? ¿Qué clase de ejemplo se les está dando en sus hogares? Padres de familia quienes carecen de la luz, ¿cómo pueden guiar a sus hijos? ¿Mandándolos a la escuela? Eso no será solución, porque los niños estarán atrapados con el mal.

"Oh, Mi Madre os dijo hace muchos años atrás que debíais cerrar bien vuestras puertas, porque cuando vuestros hijos salieran de sus casas, ellos entrarían a un mundo que ahora está siendo guiado por satanás para destruir a vuestros hijos. La única razón por la cual esto está sucediendo, es porque vosotros no pudisteis comprender, como seres humanos, los caminos del Cielo. Ellos no son los caminos del mundo, ni del hombre.

"El Padre Eterno, tiene un plan para cada vida; sin embargo, en Su Corazón misericordioso y Su bondad, El os dio libre albedrío para hacer vuestra elección. Cuando El puso a satanás, el ángel caído, sobre la tierra, y los otros que pelearon junto a él, para destronar al Padre Eterno, ellos lo dejaron sobre la tierra. Y con buen corazón y amor, el Padre Eterno creó al hombre y toda su descendencia sobre la tierra, para luchar con el ser maligno que buscó destronar al Padre Eterno.

"Pero, qué ha pasado ahora? Muchos se han volteado contra Mi."

Verónica-Nuestra Señora está llorando. Nuestra Señora llora mucho ahora. Es-es casi demasiado desgarrador de ver. Ahora Jesús toca Sus labios.

Jesús-"Hija Mía, Yo sé cuánto esto afecta los corazones de Nuestros hijos leales, pero debo advertir al mundo, hija Mía e hijos Míos, porque sólo unos pocos serán salvados. Pero esos pocos casi ya han sido escogidos, hijos Míos. Yo deseo que sepáis, que ninguno-ningún hombre, mujer o niño con edad de entendimiento-estará perdido, a menos que siga el camino de satanás, voluntariamente, con sus ojos bien abiertos, pero ciegos; sus oídos, buenos y saludables, pero ensordecidos de manera espiritual.

"Hija Mía e hijos Míos, hay toda clase de perversión llevándose a cabo ahora a través de vuestra tierra, y de todas las naciones del mundo. Y ¿por qué? Porque demasiados pocos rezan lo suficiente, muy pocos son voluntarios para las expiaciones al Padre Eterno, como almas víctimas. A muy pocos les importa lo suficiente, pensando que la vida continuará eternamente sobre la tierra. Solo recordad, hijos Míos: todos y cada uno de vosotros, ya han tenido puesto vuestro nombre junto a todos los miembros del Cielo. Nosotros sabemos lo que vuestro destino será, y tratamos de preveniros.

"Hija Mía, el sufrimiento será inmenso en vuestra tierra. Muchos serán removidos antes del cataclismo.

SALVAD AL CLERO

"Debéis rezar por vuestros obispos, vuestros cardenales y vuestros pastores. Es como un mal sobre ellos, trasmitiéndose de uno a otro. Ellos deberán de aceptar su destino... no alejándose de la Iglesia, Mi Iglesia, hijos Míos. No queremos que satanás cierre las puertas. Debéis de quedaros en vuestras parroquias, y manteneros allí, como un ejemplo, mientras habláis con los sacerdotes, los cardenales y los obispos. Debéis de mantener vuestro ánimo en alto, públicamente, como testimonio de los discípulos de los últimos días-debéis de seguir adelante tratando de salvar a vuestros hermanos, aquellos en el clero. Muy pocos rezan por el clero. En general, la idea es, hijos Míos, que ellos tienen un pasaporte al Cielo, pero eso no es cierto. Sus tentaciones son más grandes que las vuestras. Por ello, hay que tenerles misericordia. Porque si el infierno se os abriese, os mostraría la cantidad de mitras que han caído en los pasados años terrenales.

"Rezad, hijos Míos, una vigilia constante de oración. Rezad porque los asesinatos cesen-los asesinatos de los no nacidos. Rezad, que el Cielo aceptará todas vuestras oraciones y penitencias, hechas de todo corazón, por vuestros sacerdotes, y el clero. Rezad una constante vigilia de oración, como una cadena de oración mundial. Tomaréis vuestro Rosario y lo haréis el punto guía de vuestra vida. Aquel que no rece el Rosario una vez, al menos una vez, en su casa; aquel que rehúse aceptar la penitencia, cuando se le ha sido dada por el Padre Eterno, no conociendo, tal vez, el valor de la penitencia, por él debéis rezar. Hay muchos oraciones por ser rezadas, pero no tenemos suficientes (personas), hijos Míos, para rezar.

"Las personas, muchas son tibias. Vienen con un gran corazón. Ellos han oído los Mensajes del Cielo, pero ¿qué hacen? Ellos se dejan llevar por los placeres terrenales, y con los placeres de la carne. Quiero que sepáis que de eso depende satanás. Ellos ven y esperan, mientras vosotros caéis en pecado, y el pecado es el placer de la carne. Y el hombre le queda esta batalla por ganar. Es ahora el asidero de satanás, hijos Míos.

"Debéis estar siempre en guardia. Dejadlos que os llamen fanáticos. Dejadlos que os traten de abatir. Sólo hay una cosa que decirles: Tengo puestos mis ojos en el cielo. ¿Adónde habéis puestos los vuestros?

POR LO MENOS UN ROSARIO AL DÍA

"Ahora, hijos Míos, continuaréis con vuestras oraciones de expiación. Recordad: un Rosario al día por lo menos, Yo digo, por lo menos, (un Rosario) debe de ser rezado en la casa; eso es para que seáis perdonados."

Verónica-Ahora Jesús hace la señal de la cruz, así: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora Jesús está asintiendo con Su cabeza.

Jesús-"Continuad, hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación; son dolorosamente necesitadas."

FIN