La Comunión en la mano es...

Un Sacrilegio!

En honor de la Visitación de Nuestro Señor30 junio 1984

Verónica-En todo el contorno de los árboles hay ahora hermosas luces reosadas y azules que caen en cascadas. Esto siempre nos convoca al conocimiento - y nos da el conocimiento - que Nuestra Señora y Jesús se están aproximando al alcance de nuestra vista.

Ahora en todo el derredor de los árboles hay una hermosa luz que se forma, y sube en cascadas, la luz, hasta lo alto del cielo sobre la estatua de Nuestra Señora. ¡Oh, la luz es sencillamente tan hermosa! Yo no puedo explicarla en palabras humanas; no hay palabras capaces de describir la belleza de la luz que emana en todo el derredor de los árboles y ahora asciende alto hacia los cielos. Ahora directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, el cielo se abre en una forma circular de luz. Parece que estamos teniendo (?) la más hermosa noche. Las estrellas brillan; el cielo está claro. Y Nuestra Señora y Jesús ahora--yo puedo ver--Ellos vienen de una distancia considerable; Ellos descienden juntos. Ahora Nuestra Señora...yo puedo notar la brillante corona sobre Su cabeza. Jesús La toca ligeramente sobre el hombro y El señala a todo Su derredor, llamando la atención de Nuestra Señora, sobre todas las maravillosas gentes que están aquí para saludarlos esta noche. Ahora Jesús y Nuestra Señora se acercan ahora lentamente por el cielo hacia abajo. Yo diría ahora que Jesús y Nuestra Señora están cerca de quince pies arriba de la estatua.

Nuestra Señora tiene puesto el más hermoso vestido blanco con un borde de oro de cerca de --oh, cerca de una pulgada en todo el contorno del manto, la capa. Y sobre Su cabeza Ella tiene la más hermosa corona. Yo siempre me he referido a ella como la "corona de Fátima", porque eso es exactamente lo que parece.

Ahora Nuestra Señora mira a Su alrededor...y está algo ventoso allá arriba porque aún la capa de Jesús está siendo batida por el viento. Jesús tiene puesta una capa color rojo borgoña, y Su túnica es de un color blanco crema, como un champaña. Y Jesús tiene una corbata alrededor de Su cuello; está hecha de oro. Es una corbata parecida a un cordón, y que sostiene el manto, la capa de Jesús, sobre Sus hombros. El tiene puesto un par de pantuflas que son sandalias. Yo creo que están hechas de algún tipo de piel de animal porque las sandalias son abiertas, y Jesús estaría con los pies desnudos, si no fuera por las sandalias. Al mirar hacia Nuestra Señora, yo noto que Nuestra Señora tiene puestas unas zapatillas muy delicadas. Ellas son blancas, pero en el centro de cada empeine hay una pequeña rosita, una hermosa rosita pequeña de oro.

Ahora Nuestra Señora y Jesús se acercan más a nosotros. Jesús levanta Su mano, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora ha tomado el Rosario de alrededor de Su cintura--Nuestra Señora tiene Su Rosario enrollado en el cordón alrededor de Su cintura--y Ella lo toma ahora y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora y Jesús están de pie allá...Nuestra Señora ha colocado Sus manos juntas, así, en actitud de oración, y yo noto que Su Rosario, el Rosario de Nuestra Señora se balancea de Sus dedos. Ella tiene el crucifijo en las palmas de Sus manos, y el resto del Rosario cuelga y se balancea. Y a medida que va y viene por el movimiento de las manos de Nuestra Señora al subir, todos los colores del arco iris parecen caer en cascada desde las Avemarías de Su Rosario.

Ahora Jesús ha dado una palmadita en el hombro de Nuestra Señora, y El indica con Su dedo a Sus labios, eso significa que Nuestra Señora quisiera conversar ahora conmigo privadamente. (Pausa)

Verónica-Sí. Ahora Nuestra Señora toca Sus labios de nuevo con Sus dos dedos, lo que significa que yo debo escuchar y repetir.

Nuestra Señora-"Hija Mía e hijos Míos, Nuestros Corazones están apesadumbrados esta noche porque los males de que os hemos advertido se han acelerado a través del mundo.

LA MISA SE CELEBRA SIN HONOR NI SACRIFICIO

"El Corazón de Mi Hijo está sangrando debido a la manera en que se celebra Su Misa - sin honor ni sacrificio. Mi Hijo no está complacido con la manera en que Su Cuerpo y Sangre está siendo dado a todos los humanos sobre la tierra. La Comunión en la mano no ha sido, ni será aceptado por el Cielo. Esto es un sacrilegio ante los ojos del Padre Eterno y no debe ser continuado porque vosotros únicamente estáis añadiendo a vuestro castigo cuando continuáis con las maneras que han sido halladas ser desagradables al Padre Eterno.

CULTO OBSCENO LLEVANDOSE A LOS NIÑOS

"Vuestros niños se han convertido en víctimas inocentes de sus mayores. Muchos padres están llorando porque sus hijos les han sido arrebatados, para no verlos nunca más. Yo quiero que vosotros sepáis en este momento, hija Mía e hijos Míos, que hay un culto obsceno, un culto en vuestro país ahora, que está hurtando a los niños de sus casas para que crezcan en un medio ambiente de corrupción. Oh, hijos Míos, ¿qué será de vosotros?

"Yo he viajado a través de vuestro mundo por incontables años terrenales advirtiéndoos que vosotros os estáis aproximando a un castigo muy terrible. ¿Y cómo podemos Nosotros detener esto ahora? Ha progresado y es demasiado tarde para ser detenido.

"Oh, hijos Míos, Yo sé que hay muchos que lloran conmigo. Yo voy ahora por el mundo con lágrimas constantemente fluyendo sobre Mis hijos; mis lágrimas constantemente fluyendo sobre Mis hijos. Mis lágrimas no pararán porque Yo sé ahora que todos los cataclismos, todas las inundaciones y todas las sequías continuarán. La humanidad tiene que ser despertada de sus sopores, porque ella será castigada en una manera mucho peor de lo que la mente humana podría comprender.

"Yo traté de advertiros, hijos Míos, que hay una gran habladuría, habladuría y acción, yendo ahora a través de vuestro país, pero las habladurías no os llevarán a ninguna parte, porque ellas no hablan del Padre Eterno. Ellos hablan de paz, paz sobre la tierra donde no hay paz. No habrá nunca paz sin vuestro Dios. Ningún hombre es un dios, y como tal él se hará a sí mismo dios ante los ojos de otros.

"Oh, hijos Míos, Yo os ruego, como Madre vuestra, que Me escuchéis. Mi voz se debilita. Yo he levantando otras portavoces a través del mundo para tratar de alcanzar a aquellos que no han ensordecido sus oídos a Nuestros ruegos. Os pedimos a todos vosotros que mantengáis una vigilia constante de oración yendo a través de vuestros país y del mundo.

PLAN EN MOVIMIENTO PARA INVASIÓN

"Vuestro país, los Estados Unidos de América, está en un gran peligro de invasión. Ya el plan está en movimiento. Os advierto nuevamente: los Estados Unidos de América están en un gran peligro de invasión. Vosotros estáis rodeados ahora por el enemigo.

"No os dejéis despistar por vuestros medios de comunicación. Ellos no os están diciendo toda la verdad. Hay mucho que está ocurriendo y que es mantenido oculto de vosotros. Vuestro país, los Estados Unidos de América, y también Canada, han sido invadidos desde adentro. El enemigo ha trabajado bien su camino hacia adentro. Ha tomado años--años en los cuales Yo vine a vosotros, como Madre vuestra. Y os rogué que escucharais mientras había tiempo. Pero ¿quién se preocupó suficientemente para escuchar? Solamente aquellos pocos de quienes Nosotros dependemos ahora para ir adelante y llevar el mensaje al mundo.

UNA MISTERIOSA ENFERMEDAD

"Los niños, los inocentes niños, son víctimas de corrupción. Los niños--muchos de ellos morirán. Impondremos sobre vuestra nación y otras naciones del mundo, una misteriosa enfermedad. Pero que se sepa desde ahora: no será una enfermedad misteriosa, sino la mano del Padre Eterno impuesta para remover estas almas inocentes antes que ellas sean introducidas a la corrupción. Oh, hijos Míos, los niños desaparecidos en vuestros países no han desaparecido precisamente porque quieran ser adoptados, o porque otros deseen llevarlos a sus casas para ser amados como niños. Ellos están siendo llevados para ser usados en toda clase de maneras impuras.

"Oh, hijos Míos, Yo os ruego como Madre vuestra, que Me escuchéis, Yo nunca Me daré por vencida en la esperanza que Me escucharéis a medida que Mis lágrimas caigan sobre vosotros."

Verónica-Ahora Nuestra Señora está llorando. Las lágrimas están justamente--es como lluvia del Cielo, las lágrimas caen ahora sobre nosotros. Yo puedo sentirlas lavando mi cara.

"Pero, Madre Santísima, yo quisiera poder ayudarte en alguna manera de más sacrificio..."

Ahora Jesús mira a Su Madre; Ella ha vuelto Su cabeza a un lado para enjugar las lágrimas de Su rostro. Y Jesús se vuelve hacia mi, y coloca Su dedo índice sobre Sus labios.

SANGRE EN LAS CALLES DE NUEVA YORK

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, Mi Madre--Mi Madre, Mi querida Madre--Sus lágrimas caen sobre las naciones, porque Ella sabe, como Yo sé, lo que ha sobrevenido a la humanidad y lo que reserva el futuro. Yo os advierto a todos ahora: Vosotros estáis aproximando a una crisis terrible, una crisis que contendrá muerte. Pronto la sangre fluirá de las calles de Nueva York.

"Hijos Míos, eso no significa que vosotros huiréis, porque vosotros encontraréis que no servirá de nada huir de la carnicería, porque vosotros no estáis a salvo en ninguna parte sino bajo el manto de Mi Madre. Y todos los que usen sus Escapularios y el Rosario serán salvados. Pero todos aquellos que los echen a uno lado como superstición se perderán.

"Hijos Míos, vosotros debéis usar vuestra armadura y proteger vuestras casas. Yo os he pedido muchas veces trancar vuestras casas a todos excepto a vuestra familia inmediata y a los trabajadores cercanos del Santuario, porque aquellos quienes tocan a vuestras puertas serán malvados, y serán enviados ahí para invadiros.

"Oh, hijos Míos, ¡qué mundo estamos mirando! Nunca el pecado ha sido tan sofisticado y aceptado como normal. Ningún pecado quedará sin castigo. Yo quiero que vosotros sepáis ahora: hay un cielo, hay un infierno, y hay un purgatorio. Y vosotros, hijos Míos, por vuestra propia voluntad, escogeréis adonde iréis. Ningún hombre irá al infierno a menos que él desee esto y lo acepte, y que se haya vuelto a satanás como a su líder.

MUCHOS CULTOS SATANICOS

"Hay muchos cultos satánicos, hija Mía, en vuestro país, en Canadá, y en todas las naciones del mundo. Satanás ha hecho su trabajo bien, pero él sabe que su tiempo es limitado. Por lo tanto, él reunirá ahora más discípulos para estar entre vosotros. Hijos Míos, se os dará el conocimiento cuando uséis vuestro Escapulario y mantengáis vuestro Rosario con vosotros--se os dará el conocimiento para reconocer la cara del mal. Aunque ellos usen los cuerpos de los hombres, ellos son demonios en forma humana.

"Os advierto ahora: Todos esos--los que llaman platillos voladores, hijos Míos--no son platillos voladores. Son vehículos del infierno que transportan demonios de lugar a lugar. Aunque ellos sean espíritus, hay un misterio de los muertos vivientes que vosotros no conocéis. Ellos tiene que ser transportados; ellos no pueden ir por sí mismos. Esto es un misterio que, tal vez en el futuro, os daré a conocer.

"Hija Mía e hijos Míos, tenéis que orar constantemente. El sonido de la oración es como platillos que tumban a través de sus oídos, y ellos tienen que correr y huir de vosotros. Así vosotros debéis mantener una vigilia constante de oración yendo a través de vuestra vida. Vuestra posición en la vida no significa nada. Vosotros tenéis que orar, porque lo perderéis todo--vuestra posición, vuestro hogar, vuestros hijos, vuestras vidas.

"Oh, hija Mía, si al menos pudiese Yo venir con palabras de regocijo. Pero ¿puedo Yo engañaros? Yo no soy quien engaña; Yo tengo que deciros la verdad. Y la única manera como podéis protegeros a vosotros mismos y a vuestra familia es conociendo la verdad.

GRANO DE ARENA COMENZANDO A CAER

"Mantened una vigilia constante de oración yendo a través de vuestro mundo, vuestro país, vuestra casa, y vosotros seréis salvados. Todavía hay tiempo de volver. ¿Cuánto tiempo se os da? El único grano de arena está comenzando a caer ahora a través del reloj de arena. Eso os dirá, hija Mía e hijos Míos, cuán seria es la situación ahora sobre nosotros.

"Mira hacia el firmamento, hija Mía."

Verónica-Directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora hay un gran globo, pero se ve muy negro--y oscuro. Pero yo sé que es un globo del mundo con una enorme cruz sobre él. Pero ahora, llamas están saliendo, llamas de cada lado de la bola. Parece que el mundo está en llamas. Es una cosa aterradora, ¡la cosa más aterradora! ¡Oh Dios, ten piedad de todos nosotros! ¡Misericordia!

Ahora Nuestra Señora viene hacia adelante, y el mundo en llamas se desvanece ahora, y Nuestra Señora toca Sus labios con Su dedo índice. Ella está llorando todavía, las lágrimas están cayendo de Sus ojos sobre nosotros. Y yo sé que estas lágrimas caen sobre muchos, porque yo puedo sentirlas ahora sobre mi cara.

Nuestra Señora-"Yo lloro, Mis lágrimas caen sobre vosotros, hijos Míos. ¡Oh, cuán ciegos son muchos! Yo amo a todos y a cada uno de los niños que han sido colocados sobre la tierra, pero Mi Corazón está apesadumbrado por aquellos que han sido abortados. El Padre Eterno ha enviado a los pequeños sobre vuestra tierra por una razón, ¡y ellos han sido asesinados! Esto no será permitido. ¡Ellos fueron asesinados! Cualquier país que permita los asesinatos de los recién nacidos, y de los por nacer, será destruido. Cualquier país que permita a los homosexuales merodear y seducir a los jóvenes, será destruido. Cualquier país que haya difamado a Mi Hijo en el Santo Sacrificio de la Misa, será destruido.

"Hija Mía e hijos Míos, Yo sé cuán preocupados estáis con la severidad del Mensaje, pero vosotros debéis comprender que la verdad debe ser dicha. Es solamente por la verdad que vosotros podéis ser salvados."

Verónica-Nuestra Señora señala ahora hacia Su lado izquierdo, que sería nuestro lado derecho, y allá...yo puedo ver un mapa, y yo sé que es un mapa de Europa, Europa occidental. Hay algo que está ocurriendo allá.

GUERRA EN ALEMANIA OCCIDENTAL

Nuestra Señora-"Las guerras, hijos Míos, son un castigo por los pecados del hombre. Las guerras aumentarán, y la carnicería aumentará, y aquellos que están viviendo, a menudo envidiarán a los muertos, tan grande será el sufrimiento de la humanidad. Todo este sufrimiento, hijos Míos, la humanidad lo ha traído sobre sí mismo. Cuando ella abandonó al Padre Eterno, ella se volvió a satán, y ésta es su recompensa.

MISAS Y SACRIFICIOS PARA SALVAR AL PAPA

"Oh hijos Míos, ¡orad, orad! Orad por vuestro Vicario. Habrá otro atentado contra su vida. Orad por vuestro Vicario. No lo juzguéis por los medios de comunicación, porque él es un buen hombre, con un corazón que es blando y con frecuencia puede ser engañado. Sin embargo, él es un hombre bueno, y él es alguien a quien Yo guardo ahora bajo Mi manto para su protección. Pero Nosotros necesitamos vuestras oraciones, hijos Míos, vuestras Misas y vuestros sacrificios, si queréis que él continúe entre vosotros. Como Yo digo, repetiré nuevamente: Habrá otro atentado contra su vida, y éste, hija Mía, será serio."

Verónica-Ahora Nuestra Señora va hacia nuestro lado derecho, eso sería Su lado izquierdo, y Ella levanta Su Rosario-el bello crucifijo dorado, con las cuentas de todos los colores, y Ella hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora ahora besa Su crucifijo, y Ella también toca Sus labios con Su dedo índice.

Nuestra Señora-"Hija Mía, vosotros debéis hacer conocer a todos, que todos los Rosarios bendecidos esta noche, y todos los sacramentales, serán usados en el futuro para curaciones y conversiones: curaciones del cuerpo y del espíritu, conversiones del alma, conversiones de los no creyentes."

Jesús-"Esto os lo damos de Nuestros Corazones que están llenos de amor por Nuestros hijos, aún aquellos que se han alejado de Nosotros. Nosotros os amamos a todos vosotros, hijos Míos, y queremos salvaros. Por eso es que Mi Madre se ha aparecido constantemente sobre la tierra; porque Nosotros no queremos que satán tenga ni uno de Nuestros hijos. Orad por vuestros hermanos y hermanas; no los juzguéis, sino orad por ellos para que ellos tengan la fortaleza de salir y escapar fuera de la garra de satán."

Verónica-Ahora Nuestra Señora hace la señal de la cruz nuevamente: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús viene...Jesús estaba de pie al lado del árbol sobre nuestro lado derecho, y El viene hacia Nuestra Señora, y coloca Su brazo alrededor de Sus hombros. Nuestra Señora llora. Hace muchos años que yo no veía a Nuestra Señora llorar tanto, y tan dolientemente.

Y ahora Nuestra Señora sostiene en Su mano un Corazón. Es realmente un Corazón palpitante, pero tiene todas las espadas en él---heridas.

Nuestra Señora-"Mira Mi Corazón, hija Mía, destrozado de dolor debido a los abusos a Mi Hijo. Yo amo a Mi Hijo, y Yo quiero que todos vosotros améis a Mi Hijo, así como El os ama a todos vosotros, en el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo. Os traemos estas palabras, y estas palabras de prevención del Padre Eterno. Porque satán está suelto sobre vuestra tierra, y muchos han sido ya tomados cautivos por él.

CRUCIFIJO EN LA PUERTA DE ENFRENTE Y EN LA PUERTA DE ATRÁS

Jesús-"Orad y usad vuestros sacramentales. Y, también, hijos Míos, Yo os pido nuevamente colocar un crucifijo sobre vuestra puerta. Ambas puertas - la del frente y la de atrás - deben tener un crucifijo. Yo os digo esto a vosotros porque habrá carnicería dentro de vuestras áreas, y esto pasará de largo si vosotros mantenéis vuestro crucifijo sobre vuestras puertas.

"Hija Mía, Verónica, tú no te preocuparás regularmente acerca de las finanzas. Como te dijo una vez antes, Yo veré que las necesidades del Santuario de Mi Madre estén satisfechas." (Pausa)

Verónica-Ahora Nuestra Señora y Jesús se elevan alto en el cielo; Ellos no se están yendo. Ellos van a estar ahí. Nuestra Señora dice algo a Jesús; yo no puedo oír desde aquí. ¡Oh! Oh, Nuestra Señora dijo que Ellos no se van; que Ellos estarán aquí. Y que nosotros debemos continuar con nuestras oraciones de reparación.

Dios te salva María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de Tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerto. Amén.

FIN