No permitiré una cura...

SIDA—Plaga de Dios!

Víspera del Inmaculado Corazón de María21 agosto 1985

Verónica-Allí están las luces de aviso de Nuestra Señora...bolas azules redondas, de un color muy oscuro. Yo diría que son, como de--no de un celeste pálido, (son) un tono de azul muy lindo, parecido a, casi un púrpura; lo que indicará el sufrimiento por el que atraviesa el mundo ahora, así como lo que Nuestra Señora trata de detener, en Sus búsquedas por todo del mundo.

Ahora muy arriba de la estatua--oh, a una distancia--a más de una milla de distancia, diría yo, hay un bello rayo de luz. Los rayos bajan y rebotan de los árboles ahora, las luces; son muy brillantes, son como agua clara. No encuentro palabras humanas que pudieran describir las luces; son claras como el cristal. Son bellas.

Ahora, al abrirse el círculo de luz arriba de nosotros se abre, veo a Nuestra Señora ahora que viene a través del anillo de luz. ¡Oh, Ella es bellísima! Tiene puesta una túnica blanca, una túnica blanca muy brillante, que recoge todo el movimiento de los árboles, y todo a Su alrededor. Yo siento que esto es Su glorioso apego a Su vida terrenal, cuando Ella estaba en la tierra, a todo lo que nos rodea, y con lo que Ella está muy familiarizada.

Ahora Nuestra Señora desciende lentamente. Hace bastante viento, y Su túnica es batida alrededor de Sus--Sus tobillos. La túnica es muy larga; cubre más...más de Su empeine. Ahora, ahora que el viento se ha apaciguado un poco, Nuestra Señora ve a Su derredor. Ella tiene puesto un manto, un bello manto blanco; pero en todo el borde del manto hay aproximadamente una media pulgada--sí, como una media pulgada de oro, en todo el contorno de Su manto. No puedo ver Su cabello; Nuestra Señora nunca me ha permitido verla sin el manto cubriéndole Su cabeza.

Ahora Nuestra Señora ve a Su derredor y sonríe. Ella está ahora justamente como a un pie arriba de la estatua, solamente a un pie, directamente en el centro.

Ahora Nuestra Señora saca Sus cuentas de Su cintura. Ella tiene una pieza dorada de tipo trenzada en la cintura. No parece ser un cinturón; parece estar cosida a la cintura de la túnica. Y Nuestra Señora ahora toma Su Rosario, el bello Rosario con los Padrenuestros dorados y las Avemarías de color blanco, pero en realidad abrazan todos los colores del arco iris...Y son muy, muy difíciles de explicar, el efecto que tienen sobre nuestros ojos, porque estamos viendo a través de diamantes claros...la escena más bella que jamás he visto en mi vida. Es absolutamente bello.

Y Nuestra Señora se acerca ahora. Ella mira a Su derredor. Y Ella mira hacia atrás y señala hacia arriba al cielo. Y allí arriba de Nuestra Señora, yo puedo ver que el cielo se abre otra vez. Las nubes se han esparcido, y Jesús viene a través de las nubes ahora. Se están desplazando de El de manera que El está casi en el anillo ovalado de luz. Ahora Jesús desciende y Se acerca a Nuestra Madre Santísima. Ella ha mirado hacia atrás ahora, y sonrió. Y El asienta con Su cabeza--Yo sé que El Le está indicando a Ella que prosiga.

Ahora Jesús se mueve lentamente, para estar al lado derecho de Nuestra Señora. Pero Nuestra Señora va a nuestro lado izquierdo, justo arriba del árbol grande, y Ella extiende el crucifijo de Su Rosario y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora ve y sonríe. Y Ella flota ahora. Ella solamente flota; Ella no camina como hacemos nosotros, Ella solamente flota de una manera tan bella, no como hacemos nosotros, Ella solamente flota tan bellamente. Ahora está arriba de Su estatua. Y Jesús La ha seguido; El está de pie ahora a Su lado derecho. Y Nuestra Señora ve hacia Su lado izquierdo, que sería nuestro lado derecho, y sostiene el crucifijo hacia arriba, así, muy alto, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora se va hacia...y Jesús La sigue, y están de pie justamente arriba de la estatua de Nuestra Señora. Ahora Jesús ha llevado Su dedo índice a Sus labios. Nuestra Señora ahora está, también, asintiendo con Su cabeza, y toca Su crucifijo; Ella besa el crucifijo de Su Rosario, así. Y Nuestra Señora ahora está tocando Sus labios con Su dedo.

Nuestra Señora-"Hija Mía, ¿auxiliarías tú a Nuestro hijo en Roma, el Papa Juan Pablo II, hija Mía, repitiéndole al mundo entero una de las oraciones muy cerca a Mi Hijo, al Padre Eterno, y al Espíritu de vida? Repetirás esto, hija Mía:

Oh, Dios mío, me pesa haberte ofendido, y aborrezco todos mis pecados, porque temo la pérdida del Cielo, y a los sufrimientos del infierno. Pero sobre todo, porque Te ofenden a Ti, oh, mi Dios, que eres toda bondad, y digno de todo mi amor. Propongo firmente, con la ayuda de Tu gracia, nunca más pecar, hacer penitencia, y enmendar mi vida. Amén.

"Hija Mía, debes saber que en tu propia zona y en todas las naciones Católicas a través del mundo: ellos han confiscado otra de las llaves al Cielo al descartar las oraciones que el Cielo les han dado para proteger sus almas y las almas de sus familias y de sus hijos. Todas estas forman parte de la armadura del Cielo en la lucha contra las fuerzas del anticristo. Hija Mía e hijos Míos, debo constantemente advertiros, y repetir una y otra vez, acerca de la necesidad de llevar puesto el Escapulario Marrón, y también de rezar Mis cuentas de oración, el Rosario. Debéis mantener el rezo del Rosario, cuenta por cuenta, oración por oración, a través de vuestra nación, Canadá y del mundo entero, hija Mía.

"Sólo queda un grano en el reloj de arena. Yo sé que esto te aflige, hija Mía, el que Yo tenga que traeros tan terribles nuevas, pero Mi Corazón también está apesarado, por que muchos vienen a Nosotros a través del velo, y ¿qué podemos hacer con ellos, a la vez que Nuestras lágrimas caen junto con sus ruegos? Sin embargo, como lo ha ordenado el Padre Eterno, si no ha habido arrepentimiento en la tierra, esa alma tiene que ser rechazada. O ¿habrá misericordia para esa alma, hija Mía e hijos Míos, por medio de vuestras oraciones por los muertos, para que se les otorgue un plazo corto o largo en el purgatorio?

"Hija Mía e hijos Míos, Yo no tengo que deciros que el conocimiento del infierno y del purgatorio ha sido lentamente corrompido, destruido, y excluido de la Iglesia. Hija Mía e hijos Míos, todos vosotros sois Mis hijos. Yo no os juzgo por color o por raza, y no os juzgo por vuestro credo; sin embargo, si habéis recibido el conocimiento de la Única y Verdadera Iglesia, y si habéis sido dado el camino angosto que lleva al Cielo, deberéis seguirlo o seréis rechazados. Hay, hijos Míos, tantas pobres almas que ahora se consumen en el purgatorio; algunas de ellas permanecerán allí hasta el fin de los tiempos. ¿No las socorreréis, hijos Míos? ¿No rezaréis por ellas para abreviar su tiempo en este lugar de oscuro sufrimiento?

"Tu preguntas, hija Mía, por aquellos que están en el infierno. Recordad, hija Mía e hijos Míos, que si están en el infierno es porque así lo quisieron, habiendo preferido tener lo material y el poder del mundo, hasta el poder sobre la humanidad, el cual no ejercieron para la gloria de Dios, sino para su propio provecho egoístico humano.

HIJOS PERDIDOS--CAUTIVOS DE LOS SATANICOS

"Hija Mía e hijos Míos, hay un maligno plan ahora en vuestra nación, los Estados Unidos de América, y, también, sus ramas se están extendiendo como un maligno árbol dentro de las tierras de Canadá. Niños están desapareciendo de la tierra. Hija Mía e hijos Míos, siento que es necesario repetiros una vez más, que no os aburráis de la repetición del Mensaje, porque es urgente. ¿Será vuestro hijo el próximo? Los corazones de muchas madres están desgarrados, porque no han encontrado el paradero de sus hijos; sin embargo, muchas han encontrado la posibilidad del paradero de sus hijos, tomados como cautivos, para el placer y gozo de los satanistas. Aumentan en tu nación, hija Mía, y en todas las naciones del mundo. Es satanás y sus ejércitos ahora, sabiendo que el tiempo es corto para la batalla con los hijos de Dios.

"Tú, hija Mía, tienes que aceptar tu sufrimiento por el sacerdocio. Es un gran don de gracia, aunque no puedes escapar de los tormentos del cuerpo, hija Mía; no puedes escapar del sufrimiento, porque el sufrimiento es el bálsamo, b-á-l-s-a-m-o, hija Mía, el bálsamo para aquellos que están esperando ingresar a través del velo.

ARMAMENTO REUNIDO POR TODA RUSIA

"Día a día, el hombre asesina ahora. Muchas naciones estarán envueltas en guerras, hasta que tengamos la más grande guerra jamás vista, y como nunca más será vista, la Tercera Guerra Mundial, que sumirá a las naciones. Y muchas naciones desaparecerán por la fuerza del armamento que está siendo reunido por toda Rusia.

"Sí, hija Mía, no importa cómo reaccione el mundo a la verdad, tu lo gritarás desde los tejados que Rusia no ha aceptado ninguna propuesta de Roma. A menos que Rusia pueda ser dedicada al Corazón Inmaculado de Jesús y de María, a menos que ellos reconozcan la verdad, ellos continuarán sembrando semillas de discordia, de descontento y de guerra por todo el mundo. Sabéis, hijos Míos, que la guerra es un castigo por los pecados del hombre, pero también, que la guerra es un indicio que se ha perdido el conocimiento de Dios.

"Hijos Míos, no Me puedo imponer. Solamente puedo imploraros, como una Madre de misericordia, que regreséis mientras aún queda un poco de tiempo. Vuestro tiempo se acorta. Yo repito de nuevo: sólo queda un grano en el reloj de arena.

"Hija Mía e hijos Míos, no temáis. Si fuese posible que os llegara como una Madre con noticias alegres, sería la primera en llegar hasta vosotros y abrazaros, y consolaros con el gran conocimiento que habéis recibido un período de tiempo permitido únicamente por el Padre Eterno para liquidar vuestros asuntos, y cambiar vuestra forma de vida, para estar en el camino angosto hacia el Cielo. No pongáis en peligro vuestra vida, vuestra vida eterna, deseando o codiciando los bienes materiales de este mundo, porque ninguno de ellos os seguirá al pasar el velo para abogar por vuestra causa.

"Los enemigos de Dios se encuentran a todo vuestro derredor. Rusia ha planeado estos días, hija Mía e hijos Míos. Y cuánto He rogado, durante años terrenales, que Rusia sea consagrada a Mi Corazón Inmaculado. Cuando ella sea consagrada, ella se convertirá, hijos Míos, y entonces veréis el mundo uno de felicidad otra vez. Las lágrimas desaparecerán, y madres no sufrirán hasta morir de dolor por la pérdida de sus niños, de sus hijos.

"Hija Mía e hijos Míos, quiero que entendáis que Hemos sido pacientes sólo con la paciencia que Dios el Padre Eterno en el Espíritu Santo, os podría manifestar. Ningún ser humano puede comprender el sufrimiento que Hemos resuelto sobre Nosotros mismos por vuestra salvación y la salvación de todas las almas del mundo.

"Hijos Míos, todos vosotros sois Mis hijos; no permitáis que Yo vea ya más el gran daño que estáis desarrollando en la tierra. Estáis entregándoos a la búsqueda de armamento para matar. Y, ¿para qué, hijos Míos? El Padre Eterno grita desde los tejados: ¡No mataréis a vuestro hermano!

"Hija Mía e hijos Míos, Yo deseo ahora que se tomen tres fotografías; digo tres, porque en estas fotografías, hija Mía, tú, y sólo tú, encontrarás la fecha de la Tercera Guerra Mundial. Siéntate, hija Mía, ahora; despierta, y toma tres fotografías. Comprendes lo que te he dicho, hija Mía."

Verónica-Tres fotografías. (Pausa) ...lado. Ella está arriba, arriba de la rama del árbol más alto, al lado derecho de la estatua, pero a nuestra izquierda. Ahora Nuestra Señora señala hacia arriba con Su dedo, así, a Su lado izquierdo, y--oh, por la rama alta, arriba de la estatua de Nuestra Señora al lado derecho, Jesús desciende lentamente ahora. El ha estado de pie justamente arriba--estoy fascinada con la manera en que El desciende, porque El no camina como nosotros lo hacemos; El simplemente flota, como si careciera de peso. Es tan bello de ver.

Jesús sonríe ahora. Tiene puesta una capa color borgoña. Y tiene un adorno de oro, también, en el contorno de Su capa--alrededor del borde diría yo--oh, como de una pulgada. Y Jesús ahora--El está halando la parte superior de Su vestimenta, así, y observo que El afloja el ribete dorado como una borlita de seda que lleva alrededor de la parte superior de Su capa. Y sobre la espalda de la capa de Jesús hay un capucho--Nuestra Señora lo llama un capucho--también del mismo color; se ve como de un rico color borgoña, casi como de un terciopelo.

Ahora Jesús sonríe. Puedo ver Su cabello. Todos preguntan ¿cómo se ve el cabello de Jesús? Bien, creo que Su cabello es como de color castaño claro, pero con el color de Su capa, Su manto, hay una resolución y una sensación de luz que proviene de El por afuera de Su capa, que parece darnos la impresión que El está todo encendido de luz.

Ahora Jesús lleva Su dedo y lo coloca a Sus labios, así.

Jesús-"Eso significa escuchar, hija Mía, y repetir.

"Hemos ido por todo el mundo, hija Mía e hijos Míos--durante muchos años terrestres; He acompañado a Mi Madre, mediante la voluntad del Padre Eterno y del Espíritu Santo, para alcanzaros, hijos Míos, antes que las terribles catástrofes os lleguen.

LEGIONARIOS, HERPES Y SIDA

"Poco reconoció el mundo las tres plagas que originaron de la mente del Padre Eterno. A estas plagas se les llamó la Enfermedad de Los Legionarios, Herpes y SIDA. Pero, hijos Míos, como os he dicho en el pasado, hace muchos años, hija Mía e hijos Míos, los malos serán glorificados y los buenos sufrirán. Sin embargo, estas enfermedades que llegaron sobre la humanidad fueron originadas del Corazón misericordioso del Padre Eterno. Sufrimiento fue enviado sobre aquellos que deben limpiar sus almas para evitar ir al infierno.

"Preguntáis, hija Mía e hijos Míos, ¿por qué los buenos también deben sufrir? Cómo fue en el principio de los tiempos, también así será ahora, que nadie estará por encima de la Crucifixión ni más allá de Ella. Para poder llegar a la vida eterna del Cielo, debéis tomar vuestra cruz y seguir Mi camino.

SIDA--CASTIGO POR LA HOMOSEXUALIDAD

"Hijos Míos, no permitiré que el mundo científico descubra una cura para el SIDA, debido a la horrible naturaleza que ocasiona esta enfermedad llamada SIDA. Se hace alarde ahora de ello como si los buenos fuesen a ser pisoteados, y sobre los malos cayera la gloria.

"Hija Mía, Yo sé que el hablar otra vez de este tema de la homosexualidad, te traerá una vez más enorme cantidad de correspondencia de índole espantoso para tí. Pero el hombre tiene que saber que el Padre Eterno persevera hasta el fin de Su naturaleza, porque hay un objeto en cada cosa en la creación del Padre Eterno que tiene que llegar a un fin cuando se ha convertido en el medio de satanás para llevar las almas al infierno rápidamente.

"La homosexualidad nunca será aceptada. En los escritos de los buenos Padres (quienes escribieron la Biblia), hija Mía e hijos Míos, se os hizo ver claramente en el Antiguo y el Nuevo Testamento del Libro de la Vida y del Amor, la Biblia--se os había hecho conocer plenamente sobre los actos cobardes y viles de la humanidad, al cohabitar hombres con hombres. Esto no será aceptado ni tolerado por el Padre Eterno aunque tenga que enviar otra plaga sobre vosotros. No, hijos Míos, a ellos no, NO se les dará la cura.

"Yo veo y comprendo, hija Mía, tus sentimientos sobre este asunto. Yo sé que sientes lástima por ellos. Muchos rápidamente se encuentran en el camino hacia la perdición. Se debe de sentir lástima por muchos de ellos al seguir ellos este camino; especialmente, hijos Míos, al adentrar más en las moradas de satanás al practicar actos ilegales e inmorales.

"Uno de los Padres de vuestra Iglesia, San Pablo, os hizo saber con bastante amplitud, que hombres no cohabitarán con hombres; y que tampoco los hombres vestirán como mujeres. Todas estas son abominaciones a los ojos del Padre Eterno, Cuya Mano constantemente mesa firmemente hacia adelante y hacia atrás el cometa; Cuya Mano busca alzarlo y lanzarlo contra vosotros, para que vuestro planeta sea chocado por el cometa.

"Hija Mía e hijos Míos, mantened una vigilia constante de oración a través de vuestro mundo y por toda la tierra, durante el poco tiempo que aún se le ha asignado a la humanidad.

"Si os dijera, hijos Míos, ahora de manera clara, cuándo os llegará el fin, os apresuraríais, corriendo de aquí para allá, yendo de un lado a otro, tratando de advertir a la humanidad. Sin embargo, solamente unos pocos serán salvados. Digo esto, hija Mía e hijos Míos, mientras contáis las millones de almas sobre la tierra, solamente unas pocas serán salvadas.

"Debo, también, daros en este momento otro hecho de vuestra vida sobre la tierra. Vosotros como padres de familia--madres, padres--debéis vigilar bien vuestras puertas; y gobernar; tomar la disciplina en la vida de vuestros hijos, porque ellos os traerán muchas penas a vuestros corazones a medida que crecen en un mundo que ha sido entregado a satanás. Cuando vuestro hijo abre la puerta de su hogar, él le hará frente a los agentes del infierno que se encuentran sueltos en la tierra para reclamar su alma. Proteged a vuestros hijos, hijos Míos; aseguraos que como padres de familia no faltáis a vuestras obligaciones de enseñar a vuestros hijos, porque muchos ahora reciben enseñanza basada en el ateísmo. No leéis sus libros y manuales, hijos Míos. Debéis como padres de familia, ser un salvaguarda, un hogar de santidad para vuestros hijos, o ellos perecerán; y vuestras lágrimas de padres de familia caerán sobre el mundo, llorando, demasiado tarde, demasiado tarde.

"Hija Mía e hijos Míos, rezaréis también por Juan Pablo II, porque su tiempo se acorta. Habrá un ataque en su contra--digo `habrá'. El resultado no os lo puedo dar ahora, porque solamente vosotros, vosotros únicamente, hijos Míos de la tierra, podréis salvar a vuestro Vicario, Juan Pablo II.

TRES CERCANOS AL PAPA PLANEANDO SU DESTINO

"Sí, hija Mía, es triste tener que informarte que aquellos que están cerca de él--tres figuras en vuestras fotografías, hijos Míos--tres figuras con gran poder, planean el destino de vuestro Vicario. Debéis advertirle que se aleje de aquellos quienes se encuentran a su alrededor. Cuando él lea sus escritos, el comprenderá. Sin embargo, también pedimos que pase menos tiempo viajando de un lugar a otro por las naciones, ya que hace doblemente difícil Nuestra labor de protegerlo.

"Rezad una constante vigilia de oración. Tenéis un buen y santo Padre ahora en Roma, pero si llegase a ser removido, vendrá desastre.

VERÓNICA--VICTIMA PARA EL PAPA Y LA IGLESIA

"Hija Mía, quiero decirte ahora que estamos conscientes de tu sufrimiento físico. Se te ha sido dado, hija Mía, porque de aquellos que han recibido grandes gracias, mucho se espera de ellos. Y te aceptamos, hija Mía, como una alma víctima, junto con otras almas víctimas, para salvar a vuestro Vicario y a la Iglesia de Mi Hijo sobre la tierra."

Verónica-Nuestra Señora ha colocado Su mano sobre el hombro de Jesús; hay lágrimas en Sus ojos. Ella habló y desea que conozcan que Su Corazón realmente está sangrando. Ella sufre muchas espinas, debido a lo que sucede ahora en las iglesias de Su Hijo en la tierra.

Ahora Nuestra Señora va del otro lado de Jesús. Jesús está de pie justamente arriba de la estatua de Nuestra Señora. Y Nuestra Señora va alrededor de--Jesús va hacia Nuestra Señora. Ambos van hacia nuestro lado derecho, el lado izquierdo de Ellos. Jesús ahora toma Sus manos, así, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora murmura a Jesús; no puedo oír lo que Ella Le dice, (oigo) sólo un murmullo. Pero Ellos señalan. Van más hacia Su lado izquierdo. Ahora Jesús extiende Sus manos hacia afuera, así, y hace la señal de la cruz: En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Nuestra Señora señala, así. Oh, van hacia--cruzan el cielo. Oh, se ven tan bellos, porque Ellos--Ellos carecen de peso. Veo ahora las sandalias de Nuestra Señora. Ella tiene puestas sandalias doradas muy delicadas, con...yo les llamo rosetas; son pequeñas rosas doradas sobre el empeine de Su sandalia, como una pantufla.

Ahora Nuestra Señora va hacia allá, y hala el manto a Su alrededor. Y Jesús La sigue. El ve a Su derredor ahora, y coloca Su dedo índice sobre Su boca. El está de pie arriba del estandarte azul. Y Nuestra Señora continúa acercándose a Su estatua, arriba de Su estatua. Nuestra Señora está de pie a unos seis pies arriba de Su estatua. Y Jesús ahora está a la par de Ella, pero Se encuentra arriba de la bandera azul, a unos seis pies. Jesús es mucho más alto que Nuestra Señora; Ella sólo Le llega al hombro. Pero ahora Jesús mira, y extiende Su mano ahora hacia el centro: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora ahora gira a Su derecha, y Ellos flotan hacia el lado izquierdo, nuestro lado izquierdo, justo arriba de la estatua. Y ahora atraviesan por la línea de los árboles; van hasta los árboles allí, y ahora Jesús se inclina y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora, también, extiende Su Rosario con el bello crucifijo dorado, y Ella hace la señal de la cruz: En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ahora Jesús ve a todo Su derredor. El parece estar muy complacido. Sonríe suavemente. Y Nuestra Señora ahora--Jesús gira hacia Su lado izquierdo, y flota ahora de regreso a través del cielo arriba de la estatua de Nuestra Señora, y está de pie ahora justamente arriba del estandarte azul. Y Nuestra Señora Le ha seguido. Ella cruza directamente enfrente muy lentamente, pero es llevada por el viento, como si careciera de peso--¡es algo simplemente bello! Y la luz todavía cae en cascada a todo Su derredor. Ella parece estar--como Ray (el hijo de Verónica quien murió en 1974) dijo una vez--toda encendida de luz. No hay manera de explicarlo; se ve tan bella. Ahora Nuestra Señora mira hacia allá, y Jesús toca Sus labios.

RESTAURAR IMÁGENES, ALTAR PRINCIPAL Y BARANDALES (de Comunión)

Jesús-"Hija Mía e hijos Míos, que se conozca ahora que Hemos visto adentro de las iglesias por todo el mundo, y estamos muy confusos y quizás no podamos comprender la naturaleza de los seres humanos que en tan poco tiempo pudiesen hacer tanta destrucción en Mi Iglesia, Mi Casa en la tierra. Debéis restaurar Mis casas a su condición original. Os pedimos que restauréis las imágenes a Mis iglesias, que restauréis el altar principal, que repongáis las barandales para que otros puedan arrodillarse en adoración a su Dios. Esto no es más que el comienzo; hay mucho más que podéis hacer, pastores Míos, y los que lleváis las mitras debéis hacer, u os encontraréis rápidamente en el infierno.

"Hija Mía, tu cumplirás y continuarás con el trabajo para el Cielo. Se hará más difícil, conforme se acerca el fin, y satanás reunirá y concertará sus enemigos por todo el mundo. El enviará demonios en forma humana. Eso te sorprende, hija Mía, pero no puedes, en tu naturaleza humana, comprender completamente el poder de satanás. Será como si cuerpos muertos hubiesen recobrado vida, pero serán demonios dentro de los cuerpos, por un corto tiempo.

"Yo no puedo aceptar el razonamiento del mundo por todos esos cambios que Nosotros escuchamos hablar de, y los cuales alcanzamos en oraciones. Hija Mía e hijos Míos, hacedlo saber al mundo que no queda mucho tiempo para que aquellos sobre la tierra, reajusten sus vidas y regresen y restauren sus almas de una manera que complazca a Dios su Padre, al Padre Eterno en el Cielo, y al Hijo y al Espíritu Santo. Os hablo por Mí mismo, hijos Míos, porque Yo soy uno, así Soy en el Padre y en el Espíritu Santo; como el Padre está en Mí, y el Espíritu Santo. Esto no es complicado, hija Mía, si os acordáis de la Trinidad."

Verónica-Ahora Jesús extiende--ahora tiene, ha sacado, Jesús ha sacado, Jesús ha sacado de Su capa un Rosario. ¡Oh! Y ahora toma el crucifijo del Rosario...Jesús sostiene un bello Rosario. No es del mismo color que el de Nuestra Señora; es todo de color rojo, como el sufrimiento. Tengo la sensación de un tremendo sufrimiento, al ver este Rosario que sostiene Jesús hacia arriba, al hacer la señal de la cruz: En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús-"Esto, hija Mía, es una forma de sufrimiento por medio de la oración. Nosotros deseamos que la sangre de Cristo esté sobre la humanidad, y no la sangre de sus hermanos.

"Ahora, hija Mía, siéntate y toma tres fotografías. Sólo una divulgarás por ahora." (Pausa)

Verónica-El cielo está lleno, está lleno de los más hermosos ángeles. ¡Oh! En todo el contorno de los árboles y arriba de nuestras cabezas, yo no los puedo contar todos. ¡Son absolutamente bellos! Se ven como niños pequeños. No tienen caras, de manera que no se siente que les hace falta el rostro. Son tan bellos que yo diría, en mi idioma humano, que algunos de ellos son jóvenes. Parecen niños; o, quizás, en su espíritu de ser tan semejantes a los niños, se nos asemejan niños cuando se aparecen ante nosotros. Llevan puestas túnicas de colores pastel, tan bello.

Ahora uno de los ángeles ha reunido--al colocar sus manos hacia afuera, así, él ha reunido un manojo de rosas, rosas de un arbusto. No sé de dónde recogió las rosas, pero él ahora tiene las manos llenas de rosas y las lleva a Nuestra Señora. Nuestra Señora sonríe. Y ahora conforme él Le da las rosas, (éstas) parecen multiplicarse, y Nuestra Señora las sostiene ahora--parecen ser docenas de rosas. Y todas son rojas, rosas de un rojo brillante en Sus manos. Ahora Nuestra Señora las toma--¡ohh! ¡Ella las va a lanzar como hacemos nosotros! Nuestra Señora toma las rosas ahora, y las está lanzando, ¡así! Pero van mucho más allá de nosotros, porque Nuestra Señora las está lanzando de esta manera--una, dos, tres, cuatro. Y Nuestra Señora se vuelve--cuento las rosas conforme pasan, pasan completamente por arriba de nuestras cabezas. ¡Vean eso! Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete. Ahora parece que Nuestra Señora ha lanzado muchas más de las que yo conté--siete--muchas más, porque sólo Le quedan como tres rosas en Sus manos. Ahora Ella cruza muy rápido, Ella flota hacia Su estatua ahora, y Nuestra Señora coloca las tres rosas en la estatua, exactamente sobre el manto de Nuestra Señora. Ella las coloca, Ella pone los tallos de las rosas en el manto de Nuestra Señora, y dos en el lado derecho de la estatua, y una a Su lado izquierdo. Son rosas bellísimas. Y Nuestra Señora dijo, que ahora tomarán una fotografía de la estatua.

FIN