Sermón y Testimonio del Padre...

Robert Skurla!

En la Catedral de San Pedro, Scranton, PA4 abril 1982

Capellán y Custodio de la Capilla del Ejército Azul en Fátima, Portugal

“Los mensajes de Bayside nuevamente restauraron mi confianza en la Iglesia Católica. Apostaré mi reputación si eso significa algo, sobre la doctrina contenida en los mensajes. La doctrina es la misma con la cual fui capacitado durante años.”

Este increíble sermón sobre las Apariciones de Bayside, dado durante la Hora Santa el Domingo de Ramos, 4 de abril de 1982 en la Catedral de San Pedro, Scranton, Pensilvana por el Padre Robert Skurla, un sacerdote de ritos Orientales, quien en ese momento servía en el área, forzó a que algunos periódicos católicos de tendencia principal de los Estados Unidos se fijaran en Bayside. Un artículo en Our Sunday Visitor caracterizó al Padre Skurla como “un sacerdote de cierta estatura... quien más tarde se volvió capellán y custodio de la Capilla del Ejército Azul en Fátima, Portugal, la capilla que guarda el ícono mundialmente famoso de Nuestra Señora de Kazan, Patrona nacional de Rusia. De hecho, la autoridad adicional de este puesto le dio a sus palabras un impacto que las llevó más allá del alcance de esa diócesis”.

Nota Introductoria: Se nos ha dicho que el Padre Skurla originalmente escribió una declaración pro Bayside más conciliatoria y subyugada, pero mientras estaba orando de rodillas poco antes de dar su ahora famosa e histórica plática, sintió una inspiración interior – como si la voz de la mismísima Santísima Virgen – le urgiera a un endoso completo e inequívoco de los mensajes de Nuestra Señora en Bayside. Por favor tómese unos minutos para leer todo el sermón del Padre Skurla; es muy instructivo. Esperemos y oremos para que la voz valiente del Padre Skurla, como un San Juan el Bautista moderno que clama en el desierto, sea escuchada por muchos cleros Nicodemus, que no tienen la fortaleza para reconocer abierta y públicamente la llamada de su Madre en Bayside.


El Testimonio del Padre Skurla:

En este Domingo de Ramos, pensemos sobre la Sexta Estación de la Cruz, el Vía Crucis, cuando Nuestro Señor se encuentra a Verónica. De acuerdo al texto de San Alfonso, dice en nuestros libros típicos: “Consideren ahora a la santa mujer, Verónica, quien al ver a Jesús tan afligido y Su rostro bañado en sudor y sangre, le presenta una toalla con la cual limpia Su adorable rostro, dejando en ella la impresión de Su Santa Faz”. Mis amigos, pongámonos mentalmente en esta escena.

La mayoría de la muchedumbre ha estado en un loco frenesí, y la mayoría de las personas reaccionan contra Jesús. Son esas personas que lo buscan para hacerle daño y aquellas que normalmente siguen a la muchedumbre, que aún hoy las tenemos. Juntos proceden con el mayor sacrilegio de todos los tiempos. Oh, pero esperen un minuto; ¡esperen un minuto! No todos están contra Jesús. Podemos ver a un alma valiente – alguien que se atrevió a ser distinto – quien limpia Su rostro afligido con una toalla. Debido a este acto caritativo, ella estará en el Corazón de Jesús durante toda la eternidad.

Creerían ustedes niños y adultos, creerían que en el año 1982 Jesús es sentenciado para ser crucificado de nuevo – esta vez a través de Su Cuerpo Místico, la Iglesia – mis amigos, de cuya Iglesia ustedes y yo somos miembros. Pero el cáncer (ustedes saben qué es el cáncer; escuchamos tanto esta palabra)- el cáncer se ha metido en la Iglesia a través de Satanás, quien ha entrado en la Iglesia. ¡Satanás ha entrado en la Iglesia! A través de la instrumentalidad del modernismo, el humanismo secular y el comunismo, el demonio ha influido en muchos de los cambios en nuestra Iglesia Santa, Católica y Apostólica.

Ahora, aquí estamos de nuevo en la Sexta Estación. ¡Allí viene Jesús! Allí viene Jesús por el camino, cargando la cruz una vez más, con Su rostro bañado en sudor y sangre. En los eventos actuales representados en los Evangelios, en la sexta estación, en donde vimos a Verónica expresar sus sentimientos más profundos, debemos mantener en mente que la religión de aquel entonces, para Verónica, era la religión judía, a la cual pertenecía Verónica. Ella pertenecía a esa religión. Los líderes eclesiásticos de Verónica, los sacerdotes y los altos sacerdotes, ya había decidido y juzgado crucificar a Jesús; y al ayudar a Jesús y limpiar Su rostro con una toalla, ella tenía que desafiar lo que hacían sus sacerdotes.

La mayoría de nosotros, o demasiados de nosotros, seguimos al líder. Ustedes y yo, hemos sido correctamente entrenados – hasta cierto punto, entrenados correctamente para obedecer a nuestros sacerdotes y obispos. Y deberíamos hacerlo, definitivamente deberíamos hacerlo. La Santísima Madre ha estado suplicando con lágrimas en sus ojos, que ustedes personas oren por nosotros los sacerdotes y obispos, y los cardenales. Es porque hemos fracasado que ellos tienen tantas dificultades. Hoy, hemos sido atrapados en las modas del modernismo, con la tendencia principal de católicos siguiendo los cambios. A medida que hablo con católicos como nosotros, encuentro que, al igual que yo, están muy confundidos. ¿Existe algún lugar al que podamos recurrir, que tenga algo de certeza para encontrar las respuestas al dilema de hoy?

Algunos cambios están causando un daño serio a la Iglesia Católica. En el nombre del progreso, los obispos y sacerdotes, así como laicos, van con los cambios que son dañinos al Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia. En estos tiempos, ¿existe alguien entre nosotros en nuestra área, en este país, los viejos y buenos Estados Unidos de América – existe alguien entre nosotros suficientemente valiente para decir lo que piensa? Uno de sus sacerdotes debería estar acá, contándoles sobre esto, pero temo que quizá tengan miedo que les den una parroquia más pequeña. Y no estoy sujeto a su obispo. Yo considero que la Santísima Madre no solo me ha pedido, sino me ha urgido, que les dé este mensaje a ustedes.

Si Verónica del Evangelio no le hubiese limpiado con la toalla el rostro a Jesús, de todos modos Él hubiera sido crucificado, porque Jesús de cualquier manera ya estaba destinado por la voluntad Divina a ser sacrificado de esta manera por nuestros pecados – los de ustedes y los míos. Pero Verónica cambió su propio destino con su libre albedrío. Dios no interfiere con el libre albedrío. Ella cambió su propio destino, no el de Jesús. Y por su pequeño acto de bondad al dar un paso al frente, al ser distinta de toda la muchedumbre... ella se salió de la multitud y fue al encuentro de Jesús y le limpió el rostro a Jesús. Y el Cuerpo Místico, que es Nuestro Señor, necesita de personas como ustedes para que den un paso adelante y se salgan de la multitud y le limpien Su Rostro. ¡El bello acto de amor de parte de Verónica! Y no importa lo que ustedes y yo hagamos durante estos días de 1982, sucederá el daño en la Iglesia, el cual es permitido por Dios y el cual está predicho en la Biblia. Pero ustedes y yo podemos cambiar nuestro propio destino al ser otra Verónica.

Debe ser muy difícil para ustedes laicos, ya que yo he sido un sacerdote durante más de veinte años, y muchas cosas han sucedido [recientemente] que han amenazado lo que yo aprendí sobre la Iglesia, y lo que yo he creído en mi corazón que es la verdad sobre la Iglesia. Y yo también, al igual que ustedes, veo a mi alrededor y me pregunto: “¿Quisiera saber qué piensan Jesús y María sobre todos estos cambios?”

Bien, según lo dicta el destino, la Divina Providencia nos ha suministrado soluciones. Estas soluciones vienen de Jesús y María quienes están muy preocupados. Pero recuerden, el demonio haría cualquier cosa para mantener esta información alejada de ustedes. La historia ha reconocido a otra Verónica – Verónica Lueken, una sencilla ama de casa como muchas de ustedes, a quien Jesús y María se le han aparecido durante más de diez años. En su mayor parte, el diablo ha mantenido esta información alejada de la mayoría de nosotros. Ah, ¡vaya digo si no quisiera el diablo prevenir que yo continuara y que me cerrara la boca!

Jesús y María se le han aparecido a Verónica en la víspera de todas las principales fiestas de la Iglesia Católica. Yendo en contra de la opinión popular de los líderes de la Iglesia y contra la corriente principal, Verónica de Long Island ha estado dispuesta a aceptar todas las cruces involucradas en ser la caja sonora, la transmisora de los mensajes provenientes de Jesús y María para Sus hijos. Ahora, si vienen purificaciones y castigos divinos a la tierra y sobre las personas que la habitan, ¿piensan ustedes que Jesús y María se quedarían sentados y dejarían que estas cosas sucedieran sin advertirnos?

Yo personalmente – y hablo por mí mismo y por nadie más – yo personalmente he estudiado estos mensajes durante casi diez años y he encontrado en ellos la paz y la luz, así como la información que necesita un Católico del siglo veinte y durante estos tiempos problemáticos. En estos años tan difíciles, Jesús y Nuestra Madre Celestial nos han advertido de los días venideros. Ella nos da toda la información que necesitamos para ayudarnos a salir adelante del castigo venidero – lo que ya ha sido aprobado por el Padre Celestial, y viene en camino.

De manera que yo considero, hijos, que no hay nada sobre lo cual hay que reírse. Estas cosas son serias y deberían de tomarse en cuenta. Nuestra Madre María ha hablado sobre este tema. Y ustedes dirán: “¿Por qué Padre? ¿Por qué van a suceder estas cosas a personas jóvenes y ancianas? ¿Qué hicimos de malo?” Principalmente, sin entrar en un largo discurso, ¡los abortos! ¡El terrible crimen del aborto!

Nuestra Madre María nos ha hablado sobre este tema en un mensaje del 28 de diciembre de 1974. Ella se le apareció a Verónica y le mostró una escena en donde los bebés eran botados a la basura. Hubo una mezcla de diminutas cabezas y pequeños bracitos y piernitas; y María dijo: “Sí. Hija Mía, asesinato; ¡esto no es una vista agradable! Todos quienes siquiera comparten en leve medida la responsabilidad en el asesinato de los no nacidos, se enviarán a sí mismos al abismo. Arrepentios ahora de vuestros asesinatos.”

Debido a Sus apariciones en los Estados Unidos, en Bayside, Nuestra Señora desea que se conozca como Nuestra Señora de las Rosas, María, Auxilio de Madres. Y ustedes, madres, sepan que no hay mejor título para las madres de América: Nuestra Señora de las Rosas, María, Auxilio de Madres. María y Jesús han hablado sobre los mismos temas que a la mayoría de nosotros nos parecen confusos: El aborto es un asesinato. Los hombres no se vestirán como mujeres, y las mujeres no se vestirán como hombres. Las mujeres no deberían usar pantalones de tela ni de lona. Ustedes no deberían reírse de la Iglesia. Jesús ha dicho que ninguna mujer entrará al ministerio y no hará función alguna del ministerio. Ahora, yo no podría decir, ni ustedes podrían decirlo, pero Jesús lo dijo; y Él tenía el derecho de decirlo. Sobre la homosexualidad, Él dijo: “Todos que tomen parte, o que aprueben el homosexualismo, serán destruidos.” La música rock ha sido consagrada a Satanás.

El Padre Pío- mi muy buen amigo, a quien yo le rezo todo el tiempo – El Padre Pío se apareció el 5 de abril de 1975 en Bayside, Nueva York: “El Santo Sacrificio de la Misa se celebra de una manera que no está aprobada por, ni agradable a Dios Todopoderoso.” No es que no sea válida, pero no es agradable a Dios Todopoderoso. Hínquense para la Comunión. Decimos en las Escrituras: “Al oír el nombre de Jesús todos deberían hincarse”, entonces, ¿por qué nos paramos para la Santa Comunión cuando tenemos a Jesús en persona? ¡No acepten la Santa Comunión en la mano! No pierdan la fe en la Misa. Sin embargo, ya sea que su sacerdote sea un santo o que su sacerdote sea un pecador, Jesús vendrá a ustedes. La Misa es válida. ¿Por qué? ¡Por Jesús lo dice! Pero, aún más importante que todas estas cosas, y la razón por la cual hablo como lo hago es que María dice: Personas, ¡rezad el Rosario! ¡Rezad el Rosario! La mano de la Santísima Madre – a Ella se le dificulta retener la mano de Dios: “La mano de Mi Hijo ha sido retirada ahora, y la tribulación viene sobre la humanidad”. Ella ya no la puede detener.

Y Jesús también ha dicho: “Mi Madre se ha dispuesto a detener durante muchos años un justo castigo sobre la humanidad, pero muy pocos La han escuchado”. Y Jesús dice: “Vuestro tiempo se acaba. Las advertencias de Mi Madre no han sido aceptadas, han pasado desapercibidas y han sido rechazadas, aún por Mi clero. No especulen en fechas. Si vosotros no estáis listos ahora, nunca lo estaréis. La tribulación está cerca. Mi voz os clama ahora para que os preparéis”.

Ahora, la oración es el único medio, con acciones, para salvar almas en nuestro país, los Estados Unidos de América, y a nuestros conciudadanos, cuando Jesús dice: “La oración es el único medio para salvar almas en vuestro país y a vuestros conciudadanos, porque está por venir la destrucción sobre vosotros. Orad, hijos Míos, para obtener fortaleza. Tomará mucha valentía poder permanecer en la Iglesia Católica durante los días venideros, pero vuestro coraje será la cruz y el conocimiento de la verdad. Recordaos, no os convirtáis en oradores de la criatura, sino del Creador; porque la criatura es el mundo y el mundo es Satanás. El Creador es vuestro Dios y Su palabra es el Reino del Paraíso. Esta opción será vuestra.” Cada uno y todos nosotros – hombre, mujer o niño – tendremos que tomar esta decisión. Ningún hombre se perderá a menos que se pierda por su propia voluntad.

Jesús dijo: “Hijos Míos, leeréis y volveréis a leer los mensajes del Cielo dados a través de Mi Madre para vosotros. Leedlos bien. Recibiréis gran conocimiento y podréis saber el día, la hora de la tribulación.” El fin de mi cita de Jesús.

Las personas hoy en día están confundidas. Las personas necesitan algún lugar al cual recurrir. Nuestros líderes han sido llevados por mal camino y estamos obligados a obedecerlos; pero no cuando lo que nos piden nuestros líderes contradice lo que Dios ha dicho. En vez deberíamos temerle a Dios y no al hombre. Dios nos ha dado otra Verónica, pero el demonio se ha metido y ha causado una enorme confusión en cuanto a los mensajes; y, hasta ahora, la Iglesia no ha aprobado las apariciones de las cuales hablo. No les pido que vayan allá, pero Jesús ha pedido que vayan a través de los mensajes. Les pido que lean los mensajes y que oren sobre ellos.

Toda mi confusión como sacerdote, un sacerdote Católico, y todas mis dudas fueron eliminadas cuando leí las instrucciones de Jesús y María. Fátima ha sido llamada la reconfirmación del Evangelio. Yo digo que los mensajes de Jesús y María en Long Island no contradicen, ni podrían contradecir, lo que está contenido en el Evangelio. Los mensajes están en perfecta armonía con todas las cosas en que creo y que me enseñaron sobre la Iglesia Católica.

Estuve en comunión con sus sacerdotes todo el tiempo, y siempre hemos acordado sobre todo. Hace veinticinco años fui a hacerme sacerdote porque estaba impresionado con las bellezas de la Iglesia Católica; pero Satanás ha entrado en la Iglesia y la ha cambiado tanto [que] ha perdido mucho de su belleza. Ya no atrae a nuestros hombres jóvenes hacia el sacerdocio. Y si yo viviera [como joven] hoy en día, dudo si iría. Ya no es la misma Iglesia.

Los mensajes de Bayside restauraron mi confianza en la Iglesia una vez más, y una vez más estoy orgulloso de ser... porque las cosas no han cambiado tanto; estamos tratando de cambiar, pero Cristo nunca cambia.

Los mensajes de Bayside restauraron mi confianza en la Iglesia Católica una vez más. Apostaré mi reputación si eso significa algo, sobre la doctrina contenida en los mensajes. La doctrina es la misma con la cual fui capacitado durante años.

Quisiera ser registrado como una persona que acepta personalmente los mensajes hasta que nuestro santo, bueno y amoroso Santo Padre demuestre lo contrario. Pero, el aceptar los mensajes hoy, el Domingo de Ramos de 1982, requiere de una cantidad excepcional de gracia, similar a la cantidad de gracia que necesitó Verónica en valentía para dar un paso adelante y salirse de la multitud y limpiarle el rostro a Jesús. No espero que todos tengan esta clase de gracia, pero se que cuando venga la Advertencia, más personas creerán en estas cosas. Similar a lo dado a Verónica en el Evangelio, ustedes necesitan ser fuertes en la fe, mantener sus convicciones y ser valientes.

De manera que digo, sí, tradicionalmente nos han dicho que meditemos sobre la Pasión, tal como fue descrita por los cuatro Evangelistas. Sí, lean la Pasión; pero les pido con todo el amor de mi corazón, que lean los mensajes. Y si ustedes leen los mensajes que implican ser los mensajes de Jesús y María, ¿no tienen derecho a saber lo que Ellos dicen, especialmente cuando Ellos dicen cosas muy serias sobre lo que ha de venir?

Que la Madre Santísima y Nuestro Señor los inspiren para que tengan una Semana Santa muy buena. Y no solo se sienten pasivamente, sino colóquense en el camino al Calvario, a la par de Jesús y digan: “Jesús, ¿qué puedo hacer en 1982 para ayudar?” Mediten sobre la Pasión de Nuestro Señor. La Madre Santísima dice que no meditamos suficientemente sobre la Pasión.

Quédense con su Iglesia, con su pastor y con sus sacerdotes, porque la Santísima Madre les dice en estos mensajes: “Quedaros con vuestra Iglesia.” No se den por vencidos. Quizá no estén de acuerdo con el sacerdote, o con uno de los sacerdotes si tienen más de uno; pero Ella dice que cuando un sacerdote hace la Consagración, Nuestro Señor no lo tomará en contra de ustedes: ese pan y vino se cambiarán al Cuerpo y Sangre de Jesús, y Nuestro Señor vendrá a ustedes. Y ustedes necesitarán esa fortaleza que recibirán de la Santa Eucaristía.

De manera que recen por sus obispos, cardenales y sacerdotes - ¡realmente oren! Y que Nuestro Santísimo Señor esté con todos nosotros y que Dios nos bendiga; y que la Santísima Madre nos bendiga para que tengamos la gracia de hacer la voluntad de Dios en esta vida, y que seamos considerados dignos de su Reino Celestial.

FIN